Villa Pompei Carlotti

Villa Pompei, Carlotti es un majestuoso edificio del siglo XVIII, situado en Illasi en via Rimembranza. La villa perteneció desde el principio a la familia Pompeya y hoy es propiedad del Marqués Carlotti.

La Pompeya de Illasi eran una familia de origen patricio, cuya presencia en el territorio de Verona se remonta al año 900. Desde ese momento y durante muchos siglos, los Pompeya fueron propietarios de gran parte del país, con posesiones en Illasi, Santa Giustina, Arano y Guasparino. Se establecieron definitivamente en el siglo XV, cuando el Dux Nicolò Marcello confirió el privilegio de inmunidad perpetua a Giovanni Pompeya, como recompensa por méritos militares y lealtad a la República de Venecia. Más tarde, el Senado Veneciano dio a la familia el castillo de Illasi y el título de condes del feudo. En su territorio, la Pompeya aplicó la ley con el máximo rigor y constantemente hizo sentir la presión de su poder: hasta el día de hoy siguen existiendo testimonios escritos de imposiciones ilegítimas, desvío de aguas en su beneficio, multas, intimidaciones y condenas en detrimento de los ciudadanos. La Pompeya fue una de las pocas casas nobles de Verona que se puso del lado a favor de la República de San. Contra el avance del Imperio de los Habsburgo, y precisamente en reconocimiento de tal lealtad y hazañas militares, obtuvieron el Condado de Illasi. La posición geográfica del feudo era estratégica, por dos razones principales: en primer lugar, se encontraba en los relieves prealpinos de la zona noreste de Verona, el punto de unión entre la llanura veneciana y los dominios Austríacos; en segundo lugar, se encontraba en la frontera entre el territorio de Verona y el Veneciano. Es necesario recordar que las familias Pompeya son más de una, pero en realidad hay dos ramas que dividieron la jurisdicción en el territorio: la Pompeya de S. Paolo en Campo Marzo y la Pompeya de Isolo Di Sotto. Su supremacía se extinguió con la edad napoleónica, pero el período de su regencia fue particularmente majestuoso, como lo demuestra la construcción de dos villas todavía en buenas condiciones: la Pompeya, Sagramoso y la Pompeya, Carlotti. La villa Pompeya, Carlotti se encuentra majestuosamente en la calle que conduce a la plaza principal del pueblo, donde se encuentra el municipio y la Iglesia Parroquial de San Giorgio. En el dintel del pronao leemos la fecha MDCCXXXVII, de la que se podría deducir que la villa fue construida en 1737. En realidad, el edificio se remonta a una época anterior, y fue construido en dos tiempos diferentes, como lo demuestra una placa que lleva la siguiente inscripción Aedem hanc quam proavus Alexander Pompeius comes lazorum etc dimidiam fecit Alexander Pompeius prenepos in omnes posterorum utilitates intentus totam perfecit A. D. MDCXCI (esta casa que el proave Alessandro Pompei, conde de Illasi etc., hecho la mitad, el bisnieto Alessandro Pompei, con el pensamiento dirigido a todas las ventajas de la posteridad, completado para el conjunto en el año del Señor 1691). El núcleo primitivo de la fábrica se inició ya en 1600, cuando se construyeron las arcadas y el cuerpo central. A finales de siglo, el edificio fue ampliado por el arquitecto Vincenzo Pellesina. En 1731 se reanudó el trabajo para rehacer toda la parte central según los dibujos del arquitecto Alessandro Pompei. El edificio permaneció en posesión de la rama de San Pablo de la familia Pompeya hasta la muerte del último descendiente, Giulio Pompeya, el 13 de agosto de 1852. Con un testamento redactado en 1848, nombró a su heredero universal un pariente por su abuela Anna Maria, El Marqués Giulio Carlotti. Esta elección creó amargas disputas entre los nuevos propietarios y Antonio Pompeya, un descendiente de la rama Isolo Di Sotto, quien reclamó la herencia de la familia para los derechos de nacimiento. El conflicto se resolvió en 1860, mediante una convención con la que el conde Antonio Pompeya renunció a sus pretensiones sobre los bienes de la familia y la villa pasa definitivamente a manos del Marqués Carlotti. Durante la Primera Guerra Mundial, la villa fue requisada por el ejército italiano y utilizada como Escuela de ametralladoras. Al final del conflicto, el edificio fue confiado a Giulio Carlotti, cuya administración, sin embargo, estaba en bancarrota y consumió en poco tiempo una parte significativa de los bienes familiares, tanto es así que se propuso la idea de vender toda la estructura. El hermano Pietro decidió intervenir y, con la ayuda financiera de su suegro, logró salvar la villa de la venta. Durante la Segunda Guerra Mundial, el complejo fue utilizado de nuevo con fines militares. Inicialmente se depositaron algunas obras de las galerías de arte de Verona para salvarlas de los bombardeos. En el invierno de 1944, un general de la República de Salò se estableció allí con su familia para escapar de los partisanos y más tarde la villa fue ocupada por la Wehrmacht, que instaló un hospital militar allí. Al final del conflicto, la villa fue reorganizada y volvió a ser la residencia de la familia Carlotti. Después de la muerte del Marqués Pietro, fue su esposa Nina quien se hizo cargo del complejo: hizo restaurar los frescos, la fachada posterior, el jardín y compró numerosas pinturas, muebles y estatuas de enorme valor. Antes de su muerte, La Marquesa prestó al grupo Alpini d''Illasi la antigua casa de cocchiere, adosada a los establos de la villa, donde todavía se encuentra la "cabaña alpina" .

El complejo, con la parte delantera orientada al sur, consta de dos plantas más un sótano y consta de un cuerpo central, dos cuerpos perpendiculares y dos torretas de base cuadrada. En el centro hay un gran pronaum con cuatro columnas dóricas coronadas por un tímpano triangular, que conecta a los lados con las dos Barchesse preexistentes. El escenario de este cuerpo central es palladiano, pero se diferencia de los otros modelos de este arquitecto por el estilo más severo y sobrio que presagia, en plena época rococó, el neoclasicismo. La estructura de la villa evoca la grandeza de un antiguo templo griego, y está enriquecida por balaustradas con esculturas de Andrea Schiavi. A los lados de la fachada hay dos torretas cuadradas que probablemente sirvieron originalmente como Palomares (albergaban palomas viajeras). Completan el complejo el pequeño oratorio, adyacente a la torre Este, una larga barchessa, una vez utilizada como establo, y finalmente el vasto jardín italiano que rodea la villa. Los trabajos de albañilería de la construcción se terminaron en 1737, como lo demuestra el dintel de la puerta; los trabajos de decoración en su lugar continuaron durante algunos años. Alessandro Pompeya (1705 - 1772) puede ser considerado el inspirador y el cliente de la decoración de interiores. Los frescos fueron confiados a Antonio Balestra (Verona 1666 - 1740), famoso pintor de Verona que también había sido maestro del propio Alessandro Pompei. Sin embargo, muchos otros artistas intervinieron en la decoración del interior. Autor: Antonio Balestra y colaboradores la obra principal consiste en el Hall Central, al que se accede directamente desde la fachada. Está completamente decorado con un aparato arquitectónico, dividido en dos zonas por un marco marcapiano. En la parte inferior hay pares de columnas estriadas, que comprenden doce pinturas de estatuas de dioses, que en las paredes cortas dejan espacio para dos escenas de la mitología griega: la rata de Elena en el Este y la matanza de Aquiles en el oeste. Sobre las puertas, en marcos ovalados: Borea secuestrando a Orizia, rata de Deianira, rata de Europa, Aurora secuestra a Céfalo. Sobre las ventanas, en marcos moldeados: Ariadna abandonada, Danae y la lluvia dorada, Leda y El Cisne. En la zona superior, se encuentran doce putti. En el techo, un elaborado marco arquitectónico celebra el triunfo del amor, según la iconología de Petrarca. Autores: Matteo Brida, Tommaso Porta y Andrea Porta los frescos de estas salas se atribuyen a Matteo Brida, uno de los alumnos más originales y brillantes de Antonio Balestra. La sala sureste pertenece al ciclo de frescos con historias de la vida de Alejandro Magno, tomadas de las vidas paralelas de Plutarco. La sala de estar en el noroeste, por otro lado, celebra los acontecimientos de la Jerusalén liberada, el poema de Torquato Tasso. Los frescos resaltan el enfoque caricaturesco de Brida, que interpreta la literatura a través de una pintura caricaturesca, casi grotesca. En tiempos posteriores, intervinieron otros dos pintores famosos de Verona, Tommaso Porta (Brescia 1686 –Verona 1766) y su hijo Andrea (1720 - 1805), que pintó escenas de paisajes imaginarios, a veces incluyendo elementos locales, como el Castillo de Illasi. Sus frescos demuestran una apertura al paisaje, un acercamiento bucólico a la naturaleza típico de una cierta corriente cultural de la época. Tommaso y Andrea Porta procedían de un ambiente culto, influenciado por la Accademia Dell''Arcadia de la que Scipione Maffei ya había fundado en 1705 La Colonia veronesa, a la que pertenecía el propio Girolamo Pompei. Arandelas, agricultores, viajeros, pescadores, bosques, rocas y cascadas son los protagonistas de las escenas pintadas, de acuerdo con el repertorio típico del gusto Arcadiano. Autores: Antonio Cavaggioni y otros Los frescos de estas salas están dedicados a la mitología griega. Las escenas de hecho representan los eventos de Venus, Apolo, Aurora, Eros, Crono y otras deidades. La cercanía del autor a los modelos de Antonio Balestra es evidente, tanto en la reconstrucción de poses y rostros, como en el uso de la técnica pictórica, a través de borradores más ligeros para lograr el efecto claroscuro.

Villas de Illasi

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad