Vicente María Viénot de Vaublanc

Vincent-Marie Viénot, conde de Vaublanc (2 de marzo de 1756 – 21 de agosto de 1845) fue un político y escritor francés. Durante su larga carrera política, el Vaublanc apoyó a casi todos los que, con diferentes orientaciones políticas, siguieron la guía de Francia: Luis XVI, Napoleón, el conde de Provenza, el futuro Luis XVIII y finalmente Carlos X. Fue proscrito cuatro veces por diferentes regímenes políticos, pero, a pesar de ser buscado, nunca fue arrestado, ya que cada vez logró volver a entrar en las gracias de los gobernantes. En su azaroso asunto fue, en sucesión, diputado monárquico bajo la Revolución, proscrito bajo el terror, todavía diputado durante el directorio, entonces prefecto de Napoleón, Ministro del interior de Luis XVIII-implementando una controvertida reorganización de la Académie française - y, finalmente, diputado ultrarrealista. Conocido por la viva elocuencia de sus discursos, de Vaublanc fue sin embargo un personaje secundario a lo largo de ese período extraordinario y turbulento de la historia francesa. Hombre de orden, de carácter decidido, partidario moderado de la revolución de 1789, terminó su vida política bajo la restauración asumiendo posiciones reaccionarias. Era el hermano mayor de Jean-Baptiste Bernard Viénot de Vaublanc.

El conjunto por primera vez en Francia en 1763, completó sus estudios militares en la Prytanée national militaire en La Flèche, y en la École militaire en París de 1770 a 1774, siendo condecorado, poco antes de salir de la escuela, con la Orden de San Lázaro del conde de Provenza, entonces Gran Maestre de la orden, y el futuro Luis XVIII, de 1776 a 1782 fue teniente en el regimiento del Sarre, comandado por el duque de La Rochefoucauld y su tío Carlos era Teniente Coronel Vincent-Marie Viénot de Vaublanc nació el 2 de marzo de 1756 en Saint-Domingue, donde su padre, Vivant - François Viénot de Vaublanc, era nativo de una familia noble de Borgoña y comandante de Fort Saint - Louis en Fort Dauphin. Posteriormente fue destinado a Metz, Rouen y Lille, y luego trasladado a la colonia de Saint - Domingue, donde fue llamado por asuntos familiares. Su profesión, indicada en los documentos de servicio como propietario-agricultor, le dio la oportunidad de interesarse por la agricultura y el tiempo para dedicarse a las artes y las letras, mientras que el cargo obtenido, consistente en la función de Juez de paz en las frecuentes disputas surgidas entre los pequeños nobles del lugar, por razones de propiedad si no por cuestiones de honor, lo dio a conocer a un número de aristócratas de la región Allí se casó con una tal mademoiselle de Fontenelle, de quien tuvo una hija; volviendo a Francia en 1782, compró - según el uso del tiempo - el puesto de teniente de la maréchaussée, en Dammarie - les-Lys, cerca de Melun, también comprando una tierra decente. Partidario, en una primera vez, nuevas ideas illuministe, inspirando la Revolución francesa, se lanzó a la carrera política: se convirtió en miembro de la nobleza de la di Melun en 1789, de la que la Asamblea fue elegida como su secretario, bajo la presidencia de Gouy d''Arcy, gran alguacil de Melun, de la que era parte del conocido navegante y explorador Bougainville. La Asamblea se encarga de elaborar un cahier de doléances (cuaderno de quejas) que se presentará al gobierno real y de nombrar a un diputado a los Estados Generales. Apoyó la candidatura de Fréteau de Saint Just, que fue elegido diputado de la nobleza para la Bailía de Melun y más tarde se convirtió en miembro de la Asamblea Constituyente. En 1790, Vaublanc fue llamado a la posición de miembro y luego presidente del Consejo Departamental, también llamado Consejo General, de Seine - et - Marne, que también le dio el derecho de presidir el directorio administrativo del Departamento. Una vez disuelta la Asamblea Constituyente, se formaron las circunscripciones electorales para elegir a los nuevos diputados. Vaublanc, presidente del Colegio Senna y Marna, el 1 de septiembre de 1791 fue elegido diputado a la Asamblea Legislativa con 273 votos de 345 votantes. La Asamblea fue elegida, compuesta por 745 miembros, se dividió básicamente en cuatro corrientes: a la derecha, se sentaron los 264 miembros del círculo son monárquicos, moderados, como opositores gran parte del Antiguo Régimen que de la democracia; se dividieron además en dos fracciones, Los partidarios del anterior triunvirato de Barnave, Du Port y Lameth, y los seguidores de Lafayette; en el Centro, fueron 345 Diputados orientación incierta; a la izquierda, 136 diputados, en su mayoría Jacobinos con pocas Cordilleras a la izquierda Fue uno de los Diputados con mayor experiencia política, particularmente en la cuestión de las colonias de las Antillas, en una asamblea compuesta esencialmente por novicios de la política, ya que ningún miembro de la Asamblea Constituyente había podido postularse de nuevo, según el decreto del 16 de mayo de 1791, propuesto por Robespierre, que los declaraba inelegibles. Desde el momento de su elección, asumió el nombre de Viénot-Vaublanc, que conservaría hasta el final del Primer Imperio. Ya el 1 de octubre de 1791, día de la inauguración, se dio a conocer con un discurso denunciando las condiciones indignas en las que Luis XVI sería recibido por la Asamblea al día siguiente. Dadas estas declaraciones, fue elegido presidente del 15 al 28 de noviembre de 1791 por una asamblea todavía en una mayoría realista. El 29 de noviembre, Vaublanc fue encargado de redactar un mensaje pidiendo al rey que retirara el veto emitido contra el decreto de la Asamblea, el 9 de noviembre, con el objetivo de poner fin a la emigración masiva (alentada, especialmente por los sacerdotes y los nobles), que amenazaba a los príncipes alemanes de represalias si continuaban sirviendo como base para el ejército de los principios (El Conde de Artois y el príncipe de Condé). La Asamblea estaba tan satisfecha con el trabajo de Vaublanc que, en derogación de la costumbre, le pidió que fuera a leer, a la cabeza de una delegación de 24 diputados, el mensaje al rey. Luis XVI respondió que tomaría el mensaje de la Asamblea en la máxima consideración y, unos días más tarde, anunció las resoluciones adoptadas al respecto. En esta ocasión, Vaublanc indicó a la Asamblea "que el rey se había inclinado primero y que no había hecho más que saludarlo." El episodio es revelador de la inversión de las relaciones de poder constitucionales: el Poder Legislativo, representado por la Asamblea Legislativa, ha obtenido un ascenso sobre el poder ejecutivo encarnado por Luis XVI, que ahora no es más que el "rey de los franceses" . Vaublanc, del lado de los monárquicos constitucionales, se unió al club de los Follianti como otros 263 diputados (de un total de 745), convirtiéndose en uno de sus líderes junto con Jacques Claude Beugnot y Mathieu Dumas, ya que sus anteriores representantes principales, como Barnave o Lameth, ya no se sentaban allí. Se opuso firmemente, mostrando su lealtad monárquica, a las decisiones de los gobiernos revolucionarios sobre los sacerdotes refractarios y la confiscación de los bienes de los emigrantes y denunciando las masacres de Aviñón. Las posiciones se radicalizaron. La multitud que asistía a los debates a menudo le gritaba a él, así como a algunos de sus colegas, como Charles de Lacretelle: "¡a la linterna!" . Nicolás de Condorcet, su colega en la Asamblea Legislativa en 1791, no lo apreciaba en absoluto, diciendo de él que "hay en cada asamblea estos oradores ruidosos con la cabeza vacía, que producen un gran efecto con líos redundantes" . Jacques Pierre Brissot, el conocido líder girondino, aludiendo a su celo monárquico, lo apodó el líder de los bicameristas. En 1792, Vaublanc fue uno de los defensores del General Conde de Rochambeau ante la Asamblea, acusado de traición, obteniendo su absolución. Al decir que, como la mayoría de la Asamblea, favorable a la abolición de la esclavitud en las Antillas, advirtió, en un discurso del 20 de marzo, a los abolicionistas puros y duros como Brissot, que - en sus palabras - mal conocía la vida en las propias colonias con los riesgos de una posible guerra civil, dada la diversidad de grupos étnicos y las condiciones sociales de la población de Santo Domingo. Bajo este pretexto, se expresó a favor del mantenimiento de la esclavitud, limitándose a apoyar la ley del 4 de abril de 1792, que otorgaba la ciudadanía francesa a todos los "negros y negros ya libres" . En la sesión del 10 de abril, se pronunció a favor de la abolición progresiva del tráfico de negros en las colonias, siguiendo el ejemplo de Dinamarca y Gran Bretaña. El 3 de mayo de 1792, apoyó la propuesta de Beugnot de arrestar a "periodistas incendiarios" que, dijo, con la violencia de sus artículos perturbaban el orden público: entre ellos estaban Marat y el abad Royou. El 8 de mayo, en la reunión, se dirigió a los Jacobinos en estos Términos: "ustedes quieren, Caballeros, salvar la Constitución, bueno, ustedes solo pueden romper las facciones y los parciales; solo luchando solo a la ley; solo pereciendo con ella y por ella, y declaro que no seré el último que perezca con ustedes, a causa de su ejecución; y créanlo, Caballeros" . El 18 de junio fue elegido miembro de la Comisión extraordinaria de los Doce, creada a propuesta de Marat, encargada de examinar el estado de Francia y proponer los medios para salvar la Constitución, la libertad y la nación. Renunció el 30 de julio. El 13 de junio de 1792, Luis XVI, después de negarse a firmar los Decretos, votados por la Asamblea, que imponía la deportación de sacerdotes refractarios y la formación, en París, de una guarnición de 20.000 Guardias Nacionales para proteger contra posibles apretones de manos de GENERALES traicioneros, despidió a los ministros Girondinos. De esta manera, el Gobierno recuperó el poder de los Follianti, que buscaron, con Lafayette a la cabeza, enmendar la Constitución a favor de un fortalecimiento del poder del Rey. El 28 de junio Lafayette intentó persuadir al rey de que abandonara París para ponerse a la cabeza de sus ejércitos reunidos en el norte y trató de cerrar los círculos Jacobinos, pero su intento fracasó debido a la negativa de la corte a seguirlo y la reacción de la mayoría de la Asamblea que denunció los complots de Lafayette y los Follianti, proclamando El 8 de agosto Vaublanc defendió La Fayette en la Asamblea General y, según lo que escribió en sus memorias, logró con la ayuda de Quatremère de Quincy unirse a su causa 200 Diputados indecisos del centro, haciendo Fayette reconocido inocente por 406 votos a favor de 630 votantes. De hecho, los Girondinos, temerosos de favorecer a los revolucionarios Radicales y a la Plaza parisina, a la que también habían ayudado a movilizar el pasado mes de junio, habían retrocedido y estaban en negociaciones con la corte. Al salir de la sesión, Vaublanc, con una treintena de Diputados, fue amenazado y empujado por la multitud hostil que había presenciado el debate: algunos diputados tuvieron que refugiarse en la guardia del Palacio Real y de allí huyeron por las ventanas. Según Hippolyte Taine: "en cuanto al principal defensor de La Fayette, M. de Vaublanc, atacado tres veces, la precaución de no volver a casa, pero una turba irrumpiendo en su casa, gritando que" ochenta ciudadanos deben perecer en sus manos, y él por primera vez "; los doce hombres que se levantan en su apartamento, hurgando por todas partes Continuando la búsqueda en las casas cercanas, y, al no poder atraparlo, buscando a su familia; se le advierte que si regresan a su residencia, serán asesinados" . El 9 de agosto, Vaublanc solicitó la destitución de los partidarios más radicales de la Revolución, La "federada" y La "Marsellesa" , pero la solicitud fue rechazada por la mayoría de la Asamblea. El 10 de agosto de 1792 marcó el derrocamiento del régimen de la Asamblea Legislativa por la comuna insurreccional de París y el fin de la monarquía : Vaublanc presenció desde su fiacre la demolición de la estatua de Luis XIV que se encontraba en la actual Place Vendôme. Pidió que la Asamblea saliera de París hacia Ruan, entonces una ciudad realista, para escapar de la presión revolucionaria; también escapó del año sabático de un joven oficial de genio, el capitán Louis Bertrand de Sivray, futuro general del Imperio. Fue uno de los testigos presenciales de la llegada de la familia real que acudió a refugiarse en las Tullerías para ponerse bajo la protección de la Asamblea Legislativa, un episodio que describió más adelante en sus memorias. Sus memorias hacen una contribución interesante desde un punto de vista histórico sobre la atmósfera general que prevaleció bajo el terror y de la cual un aristócrata realista proscrito, amenazó con ser arrestado en todo momento, y terminar en la horca, en sus múltiples andanzas por el territorio de la joven República Francesa. En efecto, la tarde del 10 de agosto tuvo que refugiarse en Camus, el archivero de la Asamblea. Pocos días después se refugió en el Hôtel De Strasbourg, rue Neuve Saint Eustache. El 3 de septiembre de 1792, se oyeron gritos en el patio de su hotel y pensó entonces que había sido denunciado: en realidad era el paso de la multitud blandiendo la cabeza de la princesa de Lamballe pegada en una pala. Los recién formados comités de Salud Pública y vigilancia de la Convención emitieron una orden prohibiéndole, inscrito en la lista de proscritos por el municipio de París. Este decreto le obligó a abandonar la ciudad y refugiarse primero en Normandía, donde encontró a su familia, luego en su casa de campo de Bélombres, cerca de Melun, donde vivió recluido durante muchos meses. Se enteró en particular de que el periódico Gorsas lo acusó, como otros, de haber "recibido 300.000 Francos de la Reina para organizar la contrarrevolución en Provenza" y que "lo vio en secreto" . La Ley de sospechosos, aprobada el 17 de septiembre de 1793, también llevaba su nombre. Un destacamento revolucionario vino a registrar su casa, lo que lo llevó a "recorrer los grandes caminos" solo a pie, dirigiéndose al azar según las circunstancias. Vagaba de Posada en Posada, con la angustia de ser denunciado cuando llegó a una ciudad donde era necesario que su pasaporte fuera revisado por el Comité de supervisión local. En el momento del juicio de la reina María Antonieta, el 14 y 16 de octubre de 1793, su nombre apareció en un documento de acusación con el de su compañero diputado y amigo François Jaucourt. Optando por dirigirse al sur de Francia y Burdeos, cambió de dirección al enterarse de la dura represión llevada a cabo por Tallien, representante de la Convención, y por lo tanto de los riesgos en los que incurriría. Pasó en particular a Poitiers y La Rochelle, donde permaneció durante un mes. Queriendo escapar del riesgo de ser reclutado en la Guardia Nacional, donde podría ser reconocido, fingió estar enfermo y se le prescribió un tratamiento de spa en Castéra - Verduzan en el Gers. Para no despertar sospechas sobre su supuesta enfermedad, regularmente se pinchaba las encías para reproducir los síntomas de un "escorbuto incurable" . Fue en esta ciudad donde se enteró de la caída de Robespierre el 9 de thermidore (27 de julio de 1794). Sin embargo, tuvo que esperar otros cuatro meses para regresar a París, cuando su familia había obtenido el retiro de su arresto proscrito. Con el fin del terror, pudo regresar a París en la primavera de 1795, donde publicó sus reflexiones sobre los fundamentos de la constitución del ciudadano,***, bajo el seudónimo de Louis - Philippe de Ségur, presentado por su amigo Bresson, entonces diputado de la Convención Nacional, que ordenó imprimir en el texto. En este trabajo, recomendó la creación de dos cámaras parlamentarias, en lugar de una, como fue el caso bajo la Convención, siendo, según él, el esquema tiene una sola cámara de la Convención, de la que criticó la Constitución adoptada en 1793), sus ojos demasiado democráticos, una de las causas del Terror. También recomendó sistemáticamente que se estableciera una sola persona al frente del Poder Ejecutivo, con miras a mejorar la eficacia de la acción del Gobierno. Por lo tanto, se opone constitucionalmente al régimen de la Junta Directiva y sus cinco directores. Tras la publicación de este libro, La comisión compuesta por Pierre Daunou y Boissy d''Anglas, a cargo de redactar la futura constitución del año III, lo invitó a venir y expresar sus ideas, pero Vaublanc se negó. Sin embargo, su consejo sería seguido en parte, ya que, por primera vez en Francia, se crearían dos cámaras, el Consejo de ancianos y el Consejo del siglo XVI, para representar al Poder Legislativo. Contrariamente al decreto de los dos tercios, jugó un papel activo con Antoine Chrysostome Quatremère de Quincy, en el momento de la insurrección de la 13ª cosecha (5 de octubre de 1795). En esta ocasión, descubrió el genio táctico del General Bonaparte, entonces apodado El General Vendemmiaio. Fue miembro del Comité Central realista que reemplazaría a la Convención. El 17 de octubre, como jefe de la sección realista del Faubourg Poissonnière, fue condenado a muerte in absentia por una comisión militar presidida por el General Lostange, instalada en el Théâtre - Français. Esta nueva convicción le obligó por segunda vez a vivir en la clandestinidad: encontró refugio con Sophie Cottin, amiga de la esposa de Jean - Baptiste - Marie - François Bresson. Unos días antes de la Convención, obligado a nuevas elecciones, había llamado a los colegios electorales: las elecciones produjeron una mayoría relativa de realistas en ambas cámaras y Vaublanc ya había sido elegido el 15 de octubre para el Consejo del siglo XVI en el Colegio de Melun como diputado de Seine - et - Marne. Para asumir el cargo, tuvo que esperar la derogación de su condena, por inconstitucionalidad, por iniciativa de sus amigos del Consejo, Desfourneaux y Pastoret. La resolución del asunto fue facilitada por el miedo generado dentro de la Asamblea por el descubrimiento de la conspiración de iguales a finales de agosto de 1796. El 2 de septiembre de 1796, hizo un juramento original: "¡juro que odio la realeza y la anarquía!" . Uno de los montañeros presentes le gritaba: "¡más alto!" , a lo que Vaublanc, sin romper, le respondería: "¡y tú baja!" . Las elecciones posteriores del año V (mayo de 1797), que renovaron un tercio de las cámaras, confirmaron el hecho favorable a los realistas, que eran mayoría en los dos consejos. Así, el 20 de mayo de 1797 (20 pratile año V), Pichegru fue elegido presidente del Consejo del siglo XVI y François Barbé - Marbois del Consejo de ancianos. Entre los otros elegidos, para recordar al General Willot al Consejo de quinientos, Imbert-Colomès, ya represor de la revuelta campesina, conocida como el "gran miedo" , en 1789-1790, Claret de Fleurieu, un ex ministro de Luis XVI, y el presidente Jordan, todos ubicados cerca del Club de Clichy, un círculo de luz, o, como era entonces, cripto - realista. Vaublanc, por su parte, fue nombrado miembro de la Oficina del Consejo, del siglo xvi. El mismo día, el cuerpo legislativo procedió a reemplazar al Director republicano Le Tourneur, para cuyo cargo había sido elegido el realista moderado de Barthélemy, entonces embajador de Francia en Suiza. Vaublanc votó en contra de este nombramiento, prefiriendo al General de Beurnonville, conocido por su firmeza. La nueva mayoría apoyó la libertad de prensa, aunque solo fuera porque una buena parte de la prensa podía permitirse hacer campaña contra el directorio. El Club Clichy, del cual Vaublanc fue uno de los miembros más representativos, controló los dos consejos a partir de entonces y amenazó directamente a la Junta. Vaublanc fue nombrado miembro de la Comisión de inspectores del club Clichiens, cuya tarea era eminentemente policial, garantizando la seguridad dentro de los consejos, para este fin, había obtenido el poder de emitir órdenes a los Brigadiers de los consejos. El directorio está acorralado, tomó represalias, trayendo a París el ejército asignado en el Departamento de Sambre-et-MoSA-hoy el territorio de los 80000 hombres belgas liderados por el general Hoche; al mismo tiempo, Vaublanc pidió y obtuvo del Consejo la disolución del club, incluida la de los Jacobinos. El plan de los clichiens que había convencido al Carnot (gran general, ya orgulloso de jacobino) era simple: Vaublanc fue nombrado para pronunciar un discurso el 4 de septiembre, ante el Consejo de quinientos, que exigió la misa bajo la acusación de tres directores republicanos; al mismo tiempo, el general Pichegru, convencido por Carnot para entrar en la conspiración, a la cabeza de la guardia del cuerpo legislativo intervendría para detener Director El 16 de julio de 1797, bajo la presión de los consejos, El Directorio (Barras, Reubell y la Reveillière - Lépeaux) decidió una reorganización ministerial para poner a los realistas fuera de acción. El 3 de septiembre, Vaublanc, junto con su compañero Almirante Villaret de Joyeuse, y otros clichiens, estuvo cerca de llevar a cabo un golpe contra el triunvirato. Desafortunadamente para Vaublanc, el General Buonaparte, ex jefe del ejército italiano y luego estrechamente vinculado a Barras, arrestó a un agente realista, el conde de Antraigues, quien atribuyó la posesión de documentos sobre la conspiración y la traición de Pichegru. Buonaparte envió al General Pierre François Charles Augereau a París, donde asumió el mando de las tropas. Los principales conspiradores fueron en parte detenidos y deportados a Guyana, como Pichegru y Barthélémy, en parte huidos, como Carnot y Vaublanc. Este último logró salir de París, bajo asedio, escondiéndose en un fiacre con la complicidad de Rochambeau. Con su amigo Pastoret se fue a Suiza y, desde allí, a Italia, asumiendo varios y, al parecer, incluso extravagantes disfraces. Inmediatamente después del golpe de estado del 18 de brumaio del Año VIII (10 de noviembre de 1799) que llevó al poder a Bonaparte en calidad de Primer Cónsul, se emitió un decreto que permitía el regreso de los forajidos; por lo que Vaublanc aún podía regresar a Francia, donde fue presentado a Bonaparte. Vaublanc, que fue presidente del cuerpo legislativo, del 21 de abril al 7 de mayo de 1803, expresó su admiración agradecida a Napoleón Bonaparte por haber restaurado el orden en Francia y puesto fin a la persecución de los sacerdotes, "se puede ver en algunos de sus discursos de la época, como, por ejemplo, uno pronunciado el 24 floral del año X a los cónsules, como diputado del cuerpo legislativo, , elogio para el primer cónsul, o todavía el 13 enero 1805 (24 Año nevado 13), ahora frente a un Bonaparte convertido, como Napoleón I, emperador de los franceses, teniendo con Jean - Pierre Louis de Fontanes, el presidente del cuerpo legislativo en la oficina, con motivo de la inauguración de una estatua de mármol del Emperador en el salón del cuerpo legislativo para honrar al padre del nuevo Código civil En 1800, Vaublanc fue elegido, por el Senado conservador, diputado de Calvados, entre los 300 miembros del cuerpo legislativo, donde se desempeñó como cuestor por un período de cinco años. Se le encargó, entre otras cosas, La elaboración de un informe sobre el proyecto de un consulado vitalicio. El 4 de noviembre de 1804, el Papa Pío VII, haciendo una parada en su viaje a París con motivo de la coronación del Emperador, pasó la noche en su casa en Montargis, en la rue de Loing 28. En 1805, al final de su mandato como diputado, el Colegio Electoral de Senna y Marna lo presentó como candidato al Senado, pero no fue admitido. Interesado en la nueva organización administrativa y territorial, solicitó y obtuvo una prefectura. El 1 de febrero de 1805, fue nombrado prefecto del Mosela en Metz hasta 1814, donde se destacaría por su activismo. Según Odette Voillard," tiene las mejores relaciones con los notables del país. Un caballero elegante que viaja a caballo por su departamento, tiene una tendencia a reasentar a las principales familias de la sociedad antigua en los puestos directivos ". Napoleón no dejó de agradecerle durante este período Por El celo demostrado, cubriéndolo con honores. Fue nombrado comandante de la legión de Honor, el 28 de noviembre de 1809 fue nombrado caballero, luego Barón del Imperio el 19 de diciembre de 1809 con el derecho a la herencia del título, y gratificado el 17 de julio de 1810 de un mayor en Hannover. En junio de 1812 tuvo una reunión con el emperador de paso en Metz: le explicó, según lo que afirma en sus memorias, sus objeciones sobre la futura campaña de Rusia, pero por supuesto no lo escuchó. En el momento de la campaña francesa en 1813, tras la retirada del ejército de Maguncia derrotado en Leipzig, teniendo un gran número de soldados heridos refugiados en Metz, propagando una epidemia de tifus, Vaublanc se vio afectado y pronto murió. restauré y, en 1814, habiéndome dado cuenta de que la estrella del emperador estaba ahora al atardecer, abrí las puertas de Metz y acogí con entusiasmo a las tropas europeas aliadas contra Napoleón. Gracias a su transición a la causa borbónica, Vaublanc no solo retuvo el puesto de prefecto del Mosela, sino que, el 23 de agosto de 1814, obtuvo el nombramiento de Oficial de la Legión de Honor. En el momento de los Cien Días, intentó con el Mariscal Oudinot, gobernador militar de la ciudad de Metz, evitar las adhesiones a favor de Napoleón, pero una orden de arresto publicada por el Mariscal Davout en Le Moniteur Universel lo obligó a huir hacia Luxemburgo, para llegar a Luis XVIII en Gante. La anécdota atribuida a un oficial que lo había identificado en Metz, pero no quería arrestarlo, el siguiente dicho:" descanse tranquilo para mí. Pero debes pensar en ti mismo; No debes ser visto saliendo del gran patio de la prefectura, "y acompañó a Vaublanc de vuelta a una puerta cercana, antes de huir a caballo. A su llegada a Gante, conoció a Chateaubriand que recordaría el encuentro en las famosas Mémoires d''outre-Tombe :" M. de Vaublanc y M. Capelle se unieron a nosotros. El primero dijo que tenía todo en su cartera. "¿Quieres algo de Montesquieu? Aquí está, ¿Bossuet? Ahí está." . Envió al rey, a través de la mediación del conde de Artois, muchas memorias sobre el estado del país, y predijo que "volvería a París antes de dos meses" . Bajo la segunda restauración, para agradecerle su fidelidad, Luis XVIII lo nombró Director de campo del Estado, y luego, el 12 de julio de 1815, lo nombró prefecto del departamento de las bouches du Rhône (Bouches du Rhône), con la misión de liberar de 500 a 600 prisioneros detenidos en prisiones de Marsella. En la difícil situación del momento, con Marsella, que, entregada a los británicos, vio sangrientos movimientos anti-bonapartistas en curso). El 27 de diciembre de 1815, el rey lo nombró Gran Oficial de la legión de Honor. Queriendo hacer olvidar su pasado bonapartista, Vaublanc demostró ser uno de los animadores más fervientes de la facción ultrarrealista, mayoría en la Cámara de Diputados elegida en 1815, lo que se recuerda como la cámara introuvible. El 26 de septiembre de 1815 fue nombrado Ministro del interior en el primer gobierno de Richelieu : esto se debió al apoyo, que resultó decisivo, del hermano del Rey, el conde de Artois, de quien Vaublanc era cercano. El conde mantuvo una posición mucho más cercana a los ultras que su hermano que más tarde le sucedería con el título de Carlos X; mantuvo una corte rival al pabellón de Marsan, pero no renunció a ejercer su propia influencia en la acción política de los gobiernos. En cuanto a las razones de la afición del Rey por Vaublanc, el historiador alemán contemporáneo Rudolf von thadden, ateniéndose a las evaluaciones expresadas en el discurso del Vizconde de Martignac del 2 de abril de 1829, estima que su nombramiento se debió más a su pasado que a su talento personal. En cualquier caso, lo que es cierto es que el nuevo Primer Ministro Richelieu fue inmediatamente en su nombramiento, por lo que habría preferido posponer la entrada en el cargo del nuevo ministro, pero fue precedido por el Vaublanc que, la corriente de la maniobra, se apresuró a tomar su lugar en el Ministerio, exigiendo que el hecho cumplido. Vaublanc desplegó, a la cabeza de su ministerio, una política reaccionaria bien evidenciada por la memoria reservada para él por Víctor Hugo en el miserable, burlándose de él por haber venido a quitar la N, símbolo de Napoleón, de los puentes de París. A pesar de esto, el soberano habría descrito su activismo como "devoción desenfrenada" : durante los debates que se centraron en la presentación por la guardia del sello de una ley sobre el restablecimiento de los tribunales prevotales, ante la cámara introuvable, Vaublanc tomó la palabra y gritó: "Francia quiere a su rey!" . Con gran alegría, los Diputados de la cámara y la gente presente en las gradas se pusieron de pie repitiendo: "¡Sí, Francia quiere a su rey!" . El 10 de abril de 1816, en Pleno Consejo de ministros, Élie Decazes, Ministro de la policía, le preguntó con esta frase: eres, pero el ministro del conde de Artois y le gustaría ser más poderoso que los ministros del Rey! . Vaublanc respondió lashingly, si yo fuera más poderoso que usted, usaría mi poder para acusarlo de traición porque usted es, Señor Decazes, un traidor al rey y al país. Los aliados, que mantuvieron una impresionante fuerza de ocupación en Francia, estaban preocupados por las disensiones que surgieron dentro del gobierno francés. El embajador ruso en París, el curso Pozzo di Borgo, asumió la carga de llamar en cuestión personalmente Vaublanc: "una de las principales causas de este desorden, ha sido la composición heterogénea de los Ministros; la deserción de uno del interior ha paralizado la fuerza de la autoridad y la influencia de la corona en las habitaciones" . Las rivalidades personales entre el ministro del interior Vaublanc y la pareja Richelieu - Decazes, los vínculos muy estrechos entre el primer ministro y ''Su Excelencia'' (el futuro Carlos X), se sumaron al clamor de la batalla del 10 de abril, y finalmente, el recuerdo transmitido a Luis XVIII, en el que Vaublanc insistió en "la necesidad indispensable de una tendencia más firme, más decidida" , causaron su caída. El primer ministro obligó al rey a despedir a Vaublanc, amenazando, si no, su renuncia. Vaublanc dejó el ministerio el 8 de mayo de 1816, al mismo tiempo que François Barbé - Marbois, Ministro de Justicia, torpedeó a petición del conde de Artois para compensar la defenestración de un ultra. Reemplazado por Lainé, fue recompensado por el rey con los títulos honorarios de Ministro de estado y miembro del Consejo Privado. Vaublanc fue elegido el 13 de noviembre de 1820-luego fue reelegido el 10 de octubre de 1821 y el 6 de marzo de 1824, pero no en 1827 - por el Colegio Departamental de Calvados, con motivo de la renovación de una quinta parte de los escaños de la cámara, que tuvo lugar entre los ultrarrealistas. En la sesión parlamentaria de 1822, también fue elegido como uno de los dos Vicepresidentes de la cámara. Al mismo tiempo fue elegido por el Colegio de Guadalupe, donde fue copropietario de una fábrica de azúcar en la parroquia de Basse - terre, como diputado al gobierno del rey de 1820 a 1830. Como diputado, recomendó muchos cambios en el orden judicial y la administración de las colonias. No dejó de ser apoyado por la prensa: con los Diputados de su grupo, El Conde De La Breteche y el Barón de Vitrolles, controló una parte de los periódicos reaccionarios, comenzando por "La Quotidienne" y "le Drapeau Blanc" . En enero de 1823, falló a favor de la expedición española, y fue nombrado miembro de la Comisión de investigación encargada por el rey y presidida por el Mariscal Macdonald para examinar las extorsiones cometidas. Acababa de ser reelegido en el Consejo de Estado, el 25 de julio de 1830, con la promesa escrita de ser nombrado par de Francia, cuando fueron publicados en las ordenanzas de julio de 1830, que, sin embargo, no había pedido - lo que llevó a la Revolución de julio y la caída de Carlos X. Vaublanc se retiró de la vida pública después del acceso al trono de Luis Felipe en 1830, dedicándose a la escritura de sus memorias. Murió el 21 de agosto de 1845, a la edad de 89 años, casi ciego, en su casa parisina en la rue du Bac.

Políticos franceses del siglo XVIII

Políticos franceses del siglo XIX

Escritores franceses del siglo XVIII

Escritores franceses del siglo XIX

Nacido en 1756

Murió en 1845

Nacido el 2 de marzo

Murió el 21 de agosto

Nacido en Tolagnaro

Muertes en París

Personalidad de la Revolución Francesa

Adornado con la legión de honor

Miembros franceses

Ministros de la República Francesa

Prefectos franceses

Personalidad de la restauración francesa

Charles Hermite

Charles Hermite (24 de diciembre de 1822-14 de enero de 1901) fue un matemático francés que hizo importantes contribuciones a campos como la teoría de números, ...

Jules Tannery

Jules Tannery (24 de marzo de 1848 - 11 de diciembre de 1910) fue un matemático francés. Hermano de Paul Tannery, también matemático, estudió con Charles Hermit...

Matemáticos franceses

Nacido en 1822

Murió en 1901

Nacido el 24 de diciembre

Murió el 14 de enero

Grandes oficiales de la Legión de Honor

Miembros de la Academia de Ciencias de Turín

Nacido en 1848

Murió en 1910

Nacido el 24 de marzo

Murió el 11 de diciembre

Nati en Mantes-la-Jolie

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad