Túneles de Claudio

Coordenadas: 41°59 ' 18. 7 "N 13°26' 00. 2" E / 41. 988528 ° n 13. 433389 ° e 41. 988528; 13. 433389 los túneles de Claudio son una obra hidráulica de la época romana, que consta de un largo canal subterráneo, seis túneles y treinta y dos pozos, que el emperador Claudio había construido entre 41 y 52 DC. drenar el lago Fucino con el objetivo de proteger a los países Marsicanos de inundaciones o sequías insalubres y hacer que la tierra emergiera cultivable. Desde el lado de Avezzano una buena parte del agua del lago fluía, a través del emisario Hipogeo del Monte Salviano, en el río Liri desde la salida de Capistrello. El canal subterráneo es el túnel más largo construido desde la antigüedad hasta la inauguración del túnel ferroviario de Frejus en 1871. Con la caída del Imperio Romano, en ausencia de mantenimiento, el túnel se obstruyó haciendo que el cuerpo de agua volviera a sus niveles originales. Varios siglos más tarde, a partir de 1854, Alessandro Torlonia construyó el nuevo canal de más de 6 kilómetros de largo, en gran parte siguiendo el túnel Claudiano. La nueva obra hidráulica, conectada al Monumental Incile del Fucino, permitió el secado total del lago que tuvo lugar oficialmente en 1878. En 1902 los túneles de Claudio, también llamados erróneamente "túneles de Nerón" , fueron incluidos entre los monumentos nacionales italianos. La zona, que es un sitio de interés arqueológico y espeleológico, está protegida por un parque inaugurado en 1977.

El objetivo inicial era resolver el problema del régimen inestable del lago que inundaba muy a menudo el río países que viven debido a las obstrucciones frecuentes del único sumidero natural situado en la localidad de Petogna a las puertas de Luco dei Marsi, mientras que en el verano, especialmente debido a la retirada de las aguas a menudo las tierras que rodean las ciudades se volvieron pantanosas causando graves problemas a la salud y la higiene población Antes de las obras Claudianas era Cayo Julio César, instado por los habitantes del lugar, el Marsi, para hacerse cargo del proyecto de recuperación de la llanura de Fucino, en Abruzzo. Según Suetonio, el objetivo principal fue junto con el ambicioso plan de dibujar una carretera que conectara el Tíber con el mar Adriático a través de los Apeninos. César no tenía forma de preparar el trabajo ya que fue asesinado antes de implementar su plan. Una primera hipótesis de diseño implicaba la excavación de un canal que drenaría las aguas del lago a través del pequeño Colle Cesolino, vertiéndolas en el río Salto, en el sector norte del piani Palentini. Este proyecto, fácilmente alcanzable, pronto fue descartado porque la gran cantidad de agua, que fluía primero en el río Velino, luego en el Nera y finalmente en el Tíber, habría planteado una amenaza de inundación para Roma. Un segundo proyecto, pero más arduo, implicaba en lugar de llevar las aguas del lago al río Liri a través de un largo túnel excavado en el Monte Salviano. In 41 A. D. fue el emperador Claudio quien retomó el ambicioso proyecto y, gracias a una gran financiación pública, confió las obras a una compañía Romana. La obra considerada entre las más grandiosas empresas hidráulicas de la antigüedad tuvo que regular la extensión del Lago Fucino, temido por las poblaciones locales por la impetuosidad de sus aguas y el régimen inestable. A lo largo de sus orillas, unos treinta mil hombres, incluidos esclavos, albañiles, carpinteros y herreros, lucharon por cavar, incluso manualmente, el túnel y la realización de las infraestructuras relacionadas. Once años más tarde, en el año 52 D.de J.C., la obra llegó a buen término. Los túneles inclinados se construyeron primero, conectados entre sí por medio de numerosos descensos (o pozos), que sirvieron como respiraderos y para favorecer la excavación principal. Al final del túnel, las aguas del Río Fucino desembocaban en el río Liri. Sin embargo, muchos fueron los inesperados y las dificultades durante la fase de construcción, incluidos varios deslizamientos de tierra ocurridos en las secciones más vulnerables y arenosas del vientre de la montaña y en la zona de la presa, o la esclusa hecha entre los tanques romanos para la acumulación de agua y la entrada del emisario en el incile de fucense. Claudio, habiendo terminado la obra, quería celebrar la obra organizando antes de la apertura del túnel una naumaquia en el lago, en presencia de su esposa Agripina y el joven Nerón. Según Suetonio, con motivo del comienzo de la Batalla naval que vio a Rodianos y sicilianos opuestos en dos flotas de unos cincuenta buques, la frase latina Ave, César, morituri te salutant fue acuñada en la forma original Ave, imperator, morituri te salutant. Más tarde con Trajano, entre 98 y 117 D. C., y con Adriano, entre 117 y 138 D. C. se iniciaron trabajos de mantenimiento que, debido a la forma de la roca excavada y las imperfecciones técnicas de los trabajos realizados, se hicieron necesarios con gran gasto humano y sesterti. Gracias a las nuevas obras la cuenca del lago se estrechó aún más (con toda probabilidad se secaron entre el 7. 000 y 8. 000 hectáreas de tierra), pero no exactamente como reportan algunas fuentes históricas. Esto fue suficiente para evitar el peligro de inundaciones tanto que la economía de la Marsica - en particular los municipios de Alba Fucens, Lucus Angitiae y Marruvium - , con el florecimiento de la agricultura, se convirtió en floreciente y las áreas de montaña circundantes fueron elegidos como centros turísticos. Con la caída del Imperio Romano y las invasiones bárbaras que también marcaron la historia de la Marsica inevitablemente carecieron de mantenimiento tanto que, muy probablemente también debido a un grave terremoto ocurrido en 508 DC , los canales fueron bloqueados irremediablemente con el consiguiente retorno de los niveles anteriores del lago. En los siglos siguientes Federico II de Suabia (siglo XIII) y Fernando IV rey de Nápoles (1790) intentaron restaurar el drenaje de las aguas en el emisario Romano fallando en la intención debido a la escasez de fondos y debido a la complejidad de la empresa. A partir de 1826, unos 18 siglos después del primer secado Claudiano, se hicieron nuevos intentos por parte del Caballero Luigi Jura y el comandante Carlo Afan de Rivera para recuperar parcialmente la funcionalidad del emisario. Afan de Rivera fue encargado por el rey Francisco I para reactivar el paso subterráneo Claudiano y obras relacionadas. Sin embargo, fue con la intervención del banquero Romano Alessandro Torlonia que el 15 de febrero de 1854 el proyecto se reanudó con la ayuda técnica del ingeniero suizo Frantz Mayor de Montricher. El trabajo fue completado en 1870 por dos ingenieros, el director de obras El Suizo Henry Samuel Bermont y el subdirector el francés Alexandre Brisse asistido por el agente Léon de Rotrou. En 1873 comenzó el drenaje gradual de las aguas, mientras que las operaciones de recuperación de la cuenca de fucense se completaron entre 1875 y 1876. Después de considerables esfuerzos económicos y HUMANOS, El Lago Abruzzo fue completamente drenado, el tercer lago más grande de Italia después de Garda y Maggiore. Durante más de veinte años, los trabajadores y técnicos estuvieron entre los más calificados en el momento que renovaron el emisario original, túneles e incile, ampliando las secciones. A través del canal colector las aguas del Fucino fluían totalmente en el río Liri desde la salida del túnel bajo la ciudad de Capistrello. En monte Salviano se ampliaron los antiguos túneles de servicio del emisario y se añadieron otros respiraderos y pozos. El propósito de los túneles excavados con un curso inclinado era permitir el escape de aire al paso del agua, permitir el movimiento de trabajadores y vehículos y extraer los materiales excavados en el túnel. El primero de octubre de 1878 el lago fue oficialmente declarado drenado. Fue así que los pescadores de Fucino pronto se convirtieron en agricultores. La cuenca, vaciada y equipada con diferentes infraestructuras como las redes de canales, zanjas y caminos, se convirtió en una llanura fértil, rica en sedimentos de origen aluvial y lacustre, de más de 16. 000 hectáreas cultivadas inicialmente con cereales, patatas y remolacha azucarera, esta última tratada localmente con la creación de la fábrica de azúcar de Avezzano. Un segundo emisario fue construido en la primera mitad del siglo XX por los Torlonia con el propósito de llenar las funciones del túnel principal en caso de trabajos de mantenimiento extraordinarios. Este parte en dirección sur-suroeste desde el punto de intersección del emisario con el colector, a la altura de uno de los tanques de acumulación de agua en el Incile del Fucino. El canal subterráneo fluye a Canistro a la altura de una de las centrales hidroeléctricas de Liri, también construida por Torlonia en el Valle de roveto con el propósito de generar electricidad para la operación de la fábrica de papel y el ingenio azucarero avezzanese. En junio de 1977, con el fin de proteger y mejorar la obra, se estableció el Parque Arqueológico de Claudio, un área incluida entre las entradas de los túneles y el Incile del Fucino. La obra ha sido incluida por la FAI entre los lugares del corazón para el año 2016. En 2017, se asignaron fondos para la mejora del parque por la Cámara de comercio de L''Aquila, el municipio de Avezzano y el grupo de Acción Local.

La longitud total del emisario subterráneo es de más de seis kilómetros. Tiene una sección variable de 5 a 10m2 y un caudal medio de 9,09 m 3 /s con una diferencia de altura de 8,44 metros y una pendiente media de 1,50 metros por kilómetro en el tramo comprendido entre el Incile del Fucino y la salida de Capistrello. La entrada del túnel hipogea se encuentra en Borgo Incile, al sur de Avezzano, en la intersección con el canal colector que recoge las aguas descargadas en otros canales de la llanura por el Giovenco y el pequeño immissari situado a su alrededor en la zona de montaña. El colector corre longitudinalmente a lo largo de la llanura hasta la "cuenca" , una maleza deseada por Torlonia para ser utilizada como reserva de agua y en caso de mantenimiento extraordinario. Es una zona deprimida de la llanura cuya altitud es menor, situada entre la central hidroeléctrica de Borgo Ottomila (Celano) y los territorios de Ortucchio, San Benedetto dei Marsi y Venere dei Marsi. La sección del emisario torloniano permite en algunos lugares observar el original de la época romana, tanto en la zona de la entrada al incile como en la salida que se encuentra en el lado opuesto de la montaña, debajo de la ciudad de Capistrello, en pisciacotta. En algunos tramos, de hecho, las estructuras subterráneas conservan los trabajos de albañilería de época romana realizados en opus reticulatum. Para simplificar el trabajo de perforación y extracción del material y para permitir la aireación de las habitaciones se cavaron, incluso manualmente, hasta 32 pozos verticales y 6 túneles inclinados. De estos últimos son visibles las entradas situadas en el lado oriental del Monte Salviano. La infraestructura original se remonta a la época romana. El incile del siglo XIX consiste principalmente en la cabeza que conecta, la piscina de acumulación de agua y el puente de las compuertas, el canal colector con el emisario Hipogeo. El trabajo, equipado con válvulas de compuerta, permite regular la salida de agua en el túnel de monte Salviano. El cuerpo de fábrica de la cabeza del emisario de Borgo Incile está dominado por la estatua de piedra local de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. La monumentalización en estilo neoclásico fue realizada en 1876 por el arquitecto de la casa Torlonia, Carlo Nicola Carnevali. A continuación se muestran los Seis túneles de servicio inclinados:.

Acueductos romanos y sistemas de agua de Abruzos

Sitios arqueológicos romanos de Abruzzo

Monumentos nacionales de la provincia de L'aquila

Lugares arqueológicos de Avezzano

Arquitectura de Avezzano

Arquitectura de Capistrello

Claudio

Torlonia

Iglesia de San Michele Arcangelo (San Vittorino)

Coordenadas: 42°23 ' 47. 99 "N 13°18' 52. 35" E / 42. 396665 ° n 13. 314541 ° e 42. 396665; 13. 314541 la Iglesia de San Michele Arcangelo es un edificio religi...

Santuario de Nuestra Señora de los necesitados

Coordenadas: 42°02 '35 "N 13°05'34" E / 42. 043056 ° n 13. 092778 ° e 42. 043056; 13. 092778 el santuario de la Virgen de los necesitados, también llamado Santu...

Iglesias del Águila

Área Arqueológica de Amiternum

Iglesias dedicadas a San Miguel Arcángel

Santuarios católicos de la provincia de L'aquila

Edificios de culto dedicados a María

Iglesias de la Diócesis de Avezzano

Iglesias de Rocca di Botte

Iglesias de Pereto

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad