Titulización

La titulización es una técnica financiera diseñada para transformar instrumentos financieros no transferibles en otros instrumentos financieros transferibles, luego negociables y luego líquidos. La técnica es una elaboración moderna de la idea de Johan Palmstruch en 1647 que dio lugar al sistema moderno de bancos centrales y bancos comerciales.

Consiste en la venta de activos o pasivos, activos o deuda o préstamos privados a una empresa (generalmente un banco) que se define originador técnico, a través del cual construyen emisiones con la transformación del activo, o deuda/crédito (titulización) en valores de renta fija, que luego se colocan con el público. La técnica financiera se define en el modelo de originar para distribuir, contrario al concepto mismo de un banco que en cambio se basa en el modelo de originar para mantener. En esencia, con la titulización, el riesgo de crédito se transfiere del banco a los tenedores de bonos y el banco libera recursos de capital. Los activos o activos se transfieren a terceros, y la recuperación por terceros del valor de estos activos o activos debe garantizar la devolución del principal y los cupones de intereses indicados en la fianza. Si tal recuperación no es posible, la persona que compró valores titulizados incurre en la pérdida tanto del capital desembolsado como de los intereses adeudados. La mayoría de los activos transferidos consisten en créditos por cobrar, sin embargo, pueden ser bienes raíces, derivados u otros. Los activos se transfieren a una sociedad vehicular (SPV, Special Purpose Vehicle, cesionaria autorizada para emitir los valores en los que se incorporan los créditos transferidos) que paga al cedente la contraprestación económica obtenida a través de la emisión y colocación de bonos. Los bonos emitidos se dividen en clases según la calificación (AAA, AA, BBB, BB, etc.hasta la participación en el capital), con una solvencia que es menor cuanto mayor sea el nivel de subordinación en el reembolso de la deuda de bonos. Un sujeto, llamado originador, recoge en el mercado un cierto número de créditos (ejemplo de interés sobre hipotecas). El originador, luego transferirá los créditos a un vehículo de Propósito Especial (SPV) e ingresará su disponibilidad. La SPV recibirá, a partir de ese momento, los pagos por intereses y por la devolución del principal, realizados por aquellos que hayan suscrito las hipotecas. La SPV, para financiarse, emitirá bonos suscritos por inversores que tengan un excedente de liquidez. Estos bonos están estructurados en tramos, y a cada uno de ellos se le asigna una calificación (normalmente de AAA A BB). Ordenados desde el menos arriesgado, que por lo tanto coincide con el menos rentable, los tramos se pueden distinguir en: el pago de los tramos se realiza en cascada, es decir, los tramos menos riesgosos (senior) se pagan primero y luego los tramos más riesgosos (mezzanine y equity). La división en tramos permite distribuir el riesgo: los tramos senior, menos riesgosos y garantizando un menor interés, pueden ser suscritos por sujetos menos propensos al riesgo; los tramos de patrimonio permitirán una mayor especulación por parte del inversor, siempre que tenga una mayor propensión al riesgo. Los intereses pagados por los contratistas de los préstamos subyacentes se utilizarán para pagar los intereses de los bonos. La titulización permite a un banco convertir activos por definición no líquidos (como una hipoteca) en activos líquidos. Esto se debe a que, al transferir los préstamos a la SPV, obtendrá la contraprestación en efectivo (pero privándose del derecho a devolver el principal y los intereses de la hipoteca), siendo más líquido y permitiéndole replicar el proceso (concesión de nuevas hipotecas y posterior titulización de las mismas). Normalmente, la entidad con cometido especial no será responsable de ningún fallo del iniciador.

La Ley de referencia, en Italia, es la Ley de 30 de abril de 1999, n. 130 posteriormente enmendada al artículo 7 con la adición de los artículos 7-bis y 7-ter por la Ley de 14 de mayo de 2005, n. 80 y otras leyes posteriores. Los inversores, al suscribirse a los valores, aceptan una cláusula de recurso limitado, que vincula el pago de los cupones al reembolso del crédito del que dependen los valores. Se trata de una operación arriesgada, para la cual las empresas calificadoras especializadas evalúan la calidad de los bonos y, por lo tanto, el crédito subyacente, facilitando la evaluación de los operadores afectados. La cesión podrá referirse a préstamos morosos de bancos, aún no declarados no admisibles y retirados del balance. La titulización implica la transferencia al cesionario de los derechos y obligaciones del acreedor cedente. Las obligaciones y derechos del deudor permanecen, por lo tanto, inalterados y no modificables sin el consentimiento de ambas partes. Entre las empresas más activas en el mercado secundario de titulización se encuentran los fondos de cobertura en un enredo a menudo inextricable de intereses opuestos. En la titulización de créditos se identifican dos construcciones: las partes en el contrato son el acreedor original, el cedente y los aseguradores de los valores. La sociedad de titulización es, por lo tanto, el medio a través del cual se lleva a cabo la cesión de créditos por parte del originador a los tenedores de los valores. La titulización es una transferencia directa, es decir, no hay garantía de la solvencia del deudor transferido y los riesgos recaen en los tenedores de los valores. En Italia, la titulización ha dado lugar a cesiones significativas tanto por parte de los bancos (principalmente préstamos improductivos) como de entidades públicas. En varios casos, las titulizaciones, o los intentos de implementación, han conducido a investigaciones penales. En el caso de los organismos públicos, el Tribunal de cuentas es responsable de certificar la solvencia del crédito y autorizar su titulización. Los intermediarios que gestionen la colocación de valores pueden aceptar garantías de otras partes. Tras la entrada en vigor de la Directiva 2014/59/UE sobre recapitalización bancaria, la garantía debe ser pagada por los bancos a precios de mercado, y solo puede colocarse en el tramo preferente de los bonos emitidos por la compañía del vehículo (o banco malo), que lleva a cabo la titulización. De lo contrario, la garantía estatal se considera "ayuda estatal" , prohibida y fuertemente sancionada por la legislación antimonopolio de la UE, y daría lugar a la recapitalización, condonación o conversión en acciones de al menos el 8% de los pasivos del Banco objeto de la ayuda.

Derecho mercantil

Transacciones financieras

Patente

La patente, en Derecho, es un título legal en virtud del cual se concede al titular un derecho exclusivo para explotar la invención, en un territorio y durante ...

Fairtrade Labeling Organization

Fairtrade International es la organización internacional sin fines de lucro responsable de la marca de certificación de Comercio Justo FAIRTRADE ® y líder del s...

Derecho Industrial

Propiedad intelectual

Instituciones para la economía

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad