Reino de Juan Carlos de España

España durante el reinado de Juan Carlos vio la consolidación de sus instituciones democráticas en el marco de una monarquía constitucional. A partir de los años ochenta, tras la transición democrática, España fue gobernada por Felipe González, José María Aznar, José Luis Zapatero y Mariano Rajoy. Termina en 2014 con la abdicación del rey en favor de su hijo.

Inmediatamente después de la muerte de Francisco Franco, Juan Carlos de Borbón se convirtió en jefe de Estado de España (22 de noviembre de 1975). El primer gobierno del Rey Juan Carlos fue de Carlos Arias Navarro, como señal de continuidad con el Franquismo. Bajo este gobierno, se promulgaron las primeras libertades de manifestación y asociación, aunque de una manera muy tímida. Sin embargo, la libertad de manifestación, aún a principios de 1976, continuó siendo reprimida, incluso con sangre, por la Guardia Civil. En junio de 1976 se aprobó la ley sobre el derecho de Asociación de los partidos políticos. A principios de julio, El Rey, durante un viaje a los Estados Unidos, se declaró a favor del establecimiento de un régimen democrático en España. En aquellos días, Arias Navarro se vio obligado a renunciar porque se le acusaba de no poder mantener el orden público. El nuevo presidente del gobierno fue Adolfo Suárez González. entre 1976 y 1977, bajo el Gobierno de Suárez, a pesar de la fuerte resistencia de algunos sectores del ejército, fueron promovidos a la Ley de reforma política, aprobada en referéndum, la legalización de casi todos los partidos políticos y la concesión de una amnistía. En las elecciones generales del 15 de junio de 1977 se consolidaron los cuatro partidos políticos, los tres primeros de ideología reformista o progresista : la UCD (Unión de Centro Democrático) del centro de la ciudad, el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y centroizquierda, el PCE (Partido Comunista de España) de izquierda, y el Partido Conservador de la AP (Alianza Popular). Los partidos nacionalistas también prevalecieron localmente, especialmente en Cataluña con el bloque PDC y en el País Vasco con el PNV. El primer gobierno elegido democráticamente fue dirigido por la UCD. En 1978 la nueva Constitución fue redactada y aprobada por referéndum en diciembre del mismo año. Mientras tanto, se crearon los primeros gobiernos autónomos en Cataluña y el País Vasco. El 1 de marzo de 1979 se celebraron de nuevo elecciones generales, las primeras después de la aprobación de la Constitución, que dio a la UCD una mayoría relativa con el 34,8% de los votos. El primer partido de oposición fue el PSOE, que obtuvo el 30% de los votos, mientras que el PCE quedó tercero con el 10%. Otras formaciones, como la Coalición Democrática y los partidos regionales, recogieron porcentajes de un dígito. En 1979 los Estatutos entraron en vigor en Cataluña y el País Vasco y entre 1981 y 1983 también en todas las demás comunidades. En 1979-1980, se promulgaron leyes laborales, con el nacimiento del Estatuto de los trabajadores, y leyes de divorcio. En enero de 1981 Suárez renunció como primer ministro. En febrero, la UCD propuso a Leopoldo Calvo Sotelo como jefe de gobierno, pero no pudo formar un gobierno. El 23 de febrero de 1981, doscientos soldados de la Guardia Civil, al mando del teniente coronel Antonio Tejero, ocuparon el Congreso de los Diputados. En ese momento se formó un gobierno provisional. En Valencia, Jaime Milans del Bosch, Capitán General de la tercera Legión Militar, decretó el toque de queda y ocupó militarmente la ciudad. Sin embargo, el Rey Juan Carlos no apoyó el golpe y alrededor de la una de la noche envió un mensaje al pueblo español en el que defendía la Constitución y llamaba a las Fuerzas Armadas. Milans del Bosch se vio obligado a retirarse. El golpe duró unas horas y al día siguiente Calvo-Sotelo logró formar el nuevo gobierno. El Gobierno de Calvo-Sotelo solo duró un poco más de un año durante el cual España se convirtió en miembro de la OTAN.

Las elecciones generales se celebraron el 28 de octubre de 1982. Con más del 48% de las preferencias, el PSOE de Felipe González obtuvo una abrumadora Victoria, logrando obtener una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados. El UCD y el PCE se redujeron considerablemente, ya que recibieron el 6% y el 4% de las preferencias, respectivamente. Por otro lado, como fuerza de oposición al PSOE, que con el 26% del mismo resultó ser Alianza Popular - Partido Demócrata Popular que pasó a ocupar el espacio político - electoral de la UCD. El 1 de diciembre de 1982, González ganó la investidura con los votos del PSOE, el PCE, el CDS (Centro Democrático y Social) y Euskadiko Ezkerra. El nuevo gobierno socialista se enfrentó a una serie de reformas económicas y sociales. En el ámbito económico, a finales de 1983 se aprobó el Decreto - Ley de reconversión industrial, se firmó el Plan Energético Nacional y, a partir de enero de 1986, entró en vigor el IVA. En el campo social, el Gobierno aprobó, ya en diciembre de 1982, la regulación del tiempo semanal a cuarenta horas. A principios de 1983, el aborto fue despenalizado. Durante 1984, el Congreso aprobó la Ley de libertad de asociación y objeción de conciencia. También se aprobaron leyes orgánicas sobre la escuela y la salud. En política exterior, González convocó a un referéndum sobre la adhesión de España a la OTAN. El referéndum se celebró en 1986; el "sí" fue el 52% de los votos, mientras que el "no" fue el 38%. El 12 de junio, España firmó el Tratado de adhesión a la Comunidad Económica Europea, del que pasó a ser miembro de pleno derecho, junto con Portugal, a partir del 1 de enero de 1986. Hubo una reconversión industrial, promovida por muchos factores, incluyendo una crisis económica que se agravó durante las últimas legislaturas, un enorme endeudamiento del estado causado por el gasto público descontrolado y dos huelgas generales de los dos principales sindicatos, la Unión General de trabajadores y las Comisiones Obreras. También aparecerán los llamados Grupos de liberación antiterrorista, los GAL, las organizaciones ilegales dedicadas a la lucha contra el terrorismo y los Herederos del terrorismo de estado tardofranquista. Luego salieron a la luz, entre las oficinas públicas registradas en el PSOE, varios casos de corrupción, que contribuyeron a acentuar la degradación de la imagen pública del partido. Estos incluyen el llamado caso Filesa y el caso Roldán. Una vez asegurada la democracia, los principales países europeos aceptaron la integración en la CEE, veinte años después de la primera petición. Las negociaciones fueron rápidas y dieron lugar a que España se convirtiera en miembro de pleno derecho de la CEE, ahora llamada Unión Europea, a partir del 1 de enero de 1986. Desde entonces, este espacio económico común ha permitido el libre tránsito de personas, bienes, capitales y servicios entre los países miembros. La estructura política, con el Parlamento, la Comisión y el Tribunal Europeo, quiere lograr, a largo plazo, la construcción de una unión política como los Estados Unidos de América. En 1992, la CEE firmó el Tratado de Maastricht, que transformó la comunidad en una Unión Europea y estableció una futura moneda única, el euro. Poco antes del final del gobierno de la UCD, Calvo Sotelo obtuvo la autorización parlamentaria para que España se uniera a la organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El 10 de diciembre de 1981 se firmó en Bruselas el protocolo de adhesión, aunque según algunas encuestas, el 43% de los españoles estaban en contra. El PSOE, tras ganar las elecciones, detuvo la entrada y prometió un referéndum para sacar a España de la alianza militar. A pesar de esto, a lo largo de los años cambió su posición, al darse cuenta de que la membresía en la Alianza era un requisito para la plena integración en Occidente. En marzo de 1986, el referéndum se celebró con un resultado favorable. La aplicación del Derecho Constitucional a la educación guiaba la tarea del Gobierno. En la educación universitaria, la Ley de Reforma Universitaria de 1983 otorgó autonomía de gestión a las universidades, facilitó la creación de universidades privadas y aumentó el número de estudiantes de primer año, gracias a la matrícula casi gratuita y a una amplia Política de becas. En la enseñanza primaria y secundaria se garantizó la escolarización obligatoria a toda la población menor de 14 años a partir de 1985 y de 16 años a partir de la entrada en vigor de la LOGSE en 1990. El gobierno creó un sistema educativo en tres vertientes: la educación pública, la educación privada y las escuelas concertadas, cuya gestión depende de una empresa u organización privada, pero el costo de los estudiantes es sufragado por el estado, a fin de ofrecer la mayor tasa posible de escolarización. La crisis económica, iniciada en parte por factores internos y externos, como la crisis energética de 1973, que se agravó en 1979, había creado una situación de recesión industrial, con fábricas o maquinaria obsoletas y sectores industriales deficitarios. Para el trabajador, llevó al Desempleo, hasta el 20% en 1985, y al aumento continuo de los precios, hasta el 25% de inflación anual. La reconversión Industrial se aplicó a la industria de la construcción naval, la industria siderúrgica y la industria textil, sectores tecnológicamente dañados, geográficamente mal situados y no competitivos con los productos europeos y asiáticos. Por primera vez, el Acuerdo aumentó el cierre de fábricas y el despido de trabajadores, aumentando el malestar social, contra un gobierno socialista que estaba, al menos inicialmente, en contra de los intereses de la clase obrera. La reforma tributaria persiguió la economía sumergida y el dinero negro, creó el impuesto al valor agregado (IVA) común al resto de los países europeos y aumentó la carga fiscal sobre los ingresos del trabajo y el capital, con el fin de obtener más recursos y sanar al estado. Para controlar la inflación, el gobierno redujo la circulación del capital, con altas tasas de interés bancarias y moderó el crecimiento social. El 14 de diciembre de 1988, contra el Gobierno del PSOE, este descontento llevó a una huelga general, en la que participó la gran mayoría de los trabajadores, convocada por los dos principales sindicatos, UGT y CCOO. La necesidad de modernizar la infraestructura obsoleta obligó al gobierno a gastar inmensamente. Desde 1985, la red de carreteras mejoró con la duplicación de la longitud de las carreteras, más de 7. 000 km. El ferrocarril se desarrolló con servicios más modernos y eficientes y con la apuesta de la línea Española de alta velocidad (AVE) entre Sevilla y Madrid, con planes de ampliarla en un futuro a Barcelona, Valencia, Alicante y Murcia. En las elecciones generales de 1986 volvieron a dar la mayoría de escaños al PSOE, así como en las de 1989 y 1993. A finales de los ochenta el panorama político, tanto a la derecha como a la izquierda del PSOE, cambió, ya que el PCE se unió a otras formaciones progresistas menores al iniciar Izquierda Unida, la UCD fue liquidada y la Coalición Popular, ahora la verdadera fuerza de oposición al PSOE, se convirtió en el Partido Popular. A principios de los noventa, debido a una serie de denuncias de corrupción, la popularidad de González y el PSOE estaba en fuerte declive entre el electorado español.

José María Aznar se convirtió en Presidente del Partido Popular en 1990. Aznar fue elegido Primer Ministro en 1993. En esas elecciones el PP obtuvo el 34% de los votos, frente al 38% del PSOE. El 3 de marzo de 1996 se celebraron las elecciones generales en las que el PP obtuvo la mayoría relativa al Congreso de los Diputados. A principios de Mayo Aznar asumió el cargo. El PSOE, en plena crisis, nombró en 1997 a un nuevo Secretario: Joaquín Almunia. En 1996 pudo beneficiarse de una gran parte de los fondos estructurales con los que la Unión Europea financió las zonas más pobres de la comunidad. Durante el Gobierno de Azanr, España vio un fuerte aumento en su Producto Interno Bruto. En 1997 comenzó la privatización de algunas empresas públicas, entre ellas Telefónica, Endesa, Repsol y otras. En este período La carga fiscal aumentó mientras el terrorismo Vasco seguía cosechando víctimas: en 1997 Miguel Ánggel Blanco fue asesinado. En septiembre de 1998 ETA anunció la tregua, pero se retiró unos meses después. En 1999, España, junto con otros países de la OTAN, participó en el bombardeo de la antigua Yugoslavia de Milosevic. Las elecciones generales del 12 de marzo de 2000 vieron un triunfo para el PP, que obtuvo el 44% de los votos y se fortaleció la dirección de Aznar. Por otro lado, el PSOE, con el candidato Almunia a la presidencia, se redujo ya que obtuvo solo el 34% de los votos. El 26 de abril de 2000, Aznar recibió su segunda investidura. El segundo gobierno de Aznar se caracterizó, especialmente después de los atentados terroristas del Once de septiembre, por seguir una política exterior decididamente proamericana. En 2002-2003 España apoyó a Estados Unidos en la invasión de Afganistán e Irak. En la primavera de 2003, varias manifestaciones contra la invasión de Irak también tuvieron lugar en España. En la política interna, la lucha contra el terrorismo Vasco se intensificó tanto que ya en el año 2000, de acuerdo con el PSOE, el Gobierno de Aznar llegó a ilegalizar al Partido Batasuna, brazo político de ETA. En 2003, los ataques de ETA se reanudaron. En la mañana del 11 de marzo de 2004, apenas tres días antes de las elecciones generales en las que el PP, con el candidato Mariano Rajoy apareciendo por delante de José Luis Zapatero, candidato del PSOE, fueron aparentemente detonados en cuatro trenes locales cerca de Madrid diez mochilas que contenían explosivos Goma - 2 ECO. Las explosiones estallaron justo en la hora punta, alrededor de las 7 a. m. 36 y 7. 40, en las estaciones de Atocha, El Pozo del Tío Raimundo, Santa Eugenia y en vía Téllez. El total de víctimas del ataque fue de 191. El Gobierno de Aznar culpó públicamente a ETA de la tragedia. Sin embargo, las primeras investigaciones contradecían la tesis del gobierno y había que buscar la responsabilidad en el terrorismo islámico. La prensa española y extranjera criticó al gobierno de Aznar porque había insistido fuertemente en la vía vasca (el propio gobierno estaba comprometido en la lucha contra el terrorismo Vasco).

Poco después de la derrota electoral de Joaquín Almunia en 2000, José Luis Zapatero, profesor universitario de Derecho Constitucional, se convirtió en secretario del PSOE. Después de cuatro años como líder de la oposición al gobierno de Aznar, Zapatero se postuló para el liderazgo de España contra Mariano Rajoy. En las elecciones generales de 2004, el PSOE, liderado por Zapatero, obtuvo el 43% de los votos contra el 37% del PP de Rajoy. El Gobierno de Zapatero fue inaugurado el 16 de abril de 2004. A favor, Además del PSOE, votaron Izquierda Unida y otras formaciones regionales progresistas. Los miembros del PP se opusieron, mientras que las otras formaciones regionales conservadoras se abstuvieron. El Gobierno de Zapatero, en comparación con el anterior, se distinguió tanto por su política exterior como por sus relaciones con ETA. En política exterior, La España de Zapatero se acercó al eje franco-alemán, manteniendo una relación más distante con los angloamericanos. En relación con ETA, Zapatero se embarcó en un proceso de paz, pero interrumpido después del bombardeo del aeropuerto de Barraja en 2006. El gobierno Zapatero también aprobó la reforma del Código Civil con la que amplió la posibilidad de contraer matrimonio entre personas del mismo sexo. En las elecciones generales de marzo de 2008 el PSOE, con el 43% de los votos, logró obtener una mayoría simple en el renovado Congreso de los Diputados. El PP de Rajoy obtuvo el 39% de los votos. El segundo gobierno de Zapatero fue inaugurado el 9 de abril de 2008. La crisis financiera global de 2008 se manifestó en España como la crisis inmobiliaria. Desde 2008, España ha experimentado un fuerte aumento del desempleo, una alta inflación, inmuebles sin vender y una disminución del PIB. A pesar de las garantías del Ministro de Economía Pedro Solbes España entró en recesión en el período de dos años 2009-2010. En 2010, el Gobierno de Zapatero aprobó una reforma laboral destinada a aumentar la flexibilidad del mercado laboral. En política exterior, España contribuyó con el uso de cuatro cazabombarderos F - 18 y un Boeing 707 a la intervención franco - anglo - Estadounidense en la guerra de Libia en febrero de 2011.

Mariano Rajoy, después de servir como ministro en el Gobierno de Aznar, se convirtió en Presidente del Partido Popular en 2003. En 2004 y 2008, como candidato principal por el PP, fue derrotado por Zapatero. En las elecciones generales celebradas el 20 de noviembre de 2011, El PP de Rajoy, junto con los partidos regionales de Navarra y Aragón, obtuvo el 44% de los votos contra el 28% del PSOE, que se postulaba por Alfredo Pérez Rubalcaba. El primer gobierno de Rajoy fue inaugurado el 21 de diciembre de 2011. El nuevo gobierno, a principios de 2012, había aprobado una serie de medidas, entre ellas el aumento de los impuestos, con el fin de subsanar el déficit del estado. En febrero de 2012, el Gobierno de Rajoy aprobó la reforma del Estatuto de los trabajadores, que aumentó la flexibilidad laboral y facilitó el despido. El 2 de junio de 2014 Mariano Rajoy anunció la decisión de Juan Carlos de abdicar a favor de su hijo Felipe. La elección, entonces, fue confirmada por el rey. El 18 de junio Juan Carlos firmó la abdicación. Al día siguiente Felipe VI fue proclamado rey de España ante las Cortes.

España contemporánea

Golpe de estado en España en 1981

El golpe español del 23 de febrero de 1981 (conocido en España como 23-F y también conocido como golpe Tejero) fue organizado e intentado, sin éxito, por alguno...

Golpes fallidos

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad