Radiología del sistema linfático

La radiología del sistema linfático (radiología tradicional, ecografía, tomografía computarizada, resonancia magnética) permite investigar numerosas patologías que afectan a los ganglios linfáticos, vías linfáticas y órganos linfoides. Las enfermedades de la médula ósea no se tratan en este epígrafe, como ya se ilustran en radiología del sistema osteo - articular y sus subtítulos.

Es posible por ultrasonido, discernir los ganglios linfáticos afectados por enfermedad benigna en comparación con los invadidos por células neoplásicas y observar el asiento, el tamaño (los benignos generalmente no son tan grandes de una pulgada de diámetro), la presencia o ausencia de la ilo (ausente en los ganglios linfáticos invadidos por células neoplásicas), la forma (los pacientes con ganglios benignos son redondos u ovalados), el grosor, y la tendencia a comblomamento, características del parénquima y su vascularización (detectable por el método ecodoppler El ultrasonido se puede utilizar eficazmente (por sondas de alta frecuencia: 10 - 15 m Hz) solo para estudiar las estaciones de ganglios linfáticos superficiales (cuello, axila, ingle) ya que el haz de ultrasonido no puede alcanzar los linfocentros profundos. Una vascularización a partir de la OIT es un índice de benevolencia, un anárquico de malignidad). El ultrasonido también se puede usar para estudiar el tejido linfoide intestinal o localizado a nivel de los órganos del parénquima. La radiología tradicional permite resaltar cualquier adenopatías mediastínicas mediante radiografía de tórax, así como signos de obstrucción intestinal causados por hiperplasia del tejido linfoide mediante radiografía de abdomen. La linfografía se realiza inyectando un medio de contraste selectivo al sistema linfático en las extremidades de las extremidades, permitiendo así la visualización de la anatomía de las vías linfáticas en estos niveles. Este último examen es especialmente útil en el estudio del linfedema. La tomografía computarizada multicapa (TC), que utiliza escáneres delgados (de 1 a 3 mm de espesor) y un medio de contraste administrado por vía intravenosa, permite estudiar en detalle las estructuras de los ganglios linfáticos superficiales e incluso profundos. La TC le permite medir el tamaño y estudiar la forma de los ganglios linfáticos, pero no es capaz de estudiar su estructura interna. Por tales razones, utilizando la TC sola, a menudo es imposible distinguir un ganglio linfático reactivo de uno neoplásico. Típicamente, usando TC, los ganglios linfáticos con un diámetro mayor de un centímetro deben ser considerados patológicos. Sin embargo, en oncología, la TC es una de las pruebas más utilizadas para estudiar el compromiso de los ganglios linfáticos por la enfermedad y las relaciones anatómicas de las metástasis con las estructuras cercanas. El uso de un medio de contraste administrado por vía oral permite entonces estirar los asas intestinales, facilitando el estudio de las estaciones ganglionares en este distrito. La TC también se utiliza para guiar cualquier biopsia. La resonancia magnética (RM), al igual que la TC, permite estudiar estaciones de ganglios linfáticos superficiales y profundos, pero incluso esta técnica no permite distinguir las adenopatías reactivas de las neoplásicas. Normalmente los ganglios linfáticos tienen una señal hipointensa en T1 pesaba secuencias y ligeramente hiperintensa en T2 pesaba queridos. Un ganglio linfático con aumento de la celularidad (tanto inflamatoria como neoplásica) suele presentar un aumento de la señal en las secuencias T2 pesadas. Hay medios de contraste disponibles comercialmente que consisten en nanoagregados ferrosos, que son fagocitados por las células del sistema reticulo - endotelial. Este proceso conduce a una caída de señal en las secuencias T2 pesadas en áreas no afectadas por patologías. La Angio-RM también permite estudiar en detalle las relaciones anatómicas entre lesiones sospechosas y estructuras vasculares.

El bazo es un órgano linfoide ubicado en el abdomen en el sitio posterolateral debajo del diafragma. No es un órgano indispensable para la vida, ya que sus funciones de hemocateresis, inmunes y reserva también pueden ser realizadas por otros órganos si se extirpa. Es un órgano que a menudo es propenso a la ruptura como resultado de un trauma. El ultrasonido se puede utilizar para evaluar, forma, tamaño, Estructura, relaciones anatómicas y la presencia de cambios focales en este órgano (es menos eficaz en la detección de cambios difusos, como ocurre en los linfomas). El parénquima normalmente aparece homogéneo y ligeramente hipoecoico en comparación con el hígado. Utilizando el método doppler es posible estudiar los buques tributarios y detectar cualquier aneurisma. Los diámetros del órgano se pueden medir con precisión mediante exploraciones oblicuas intercostales. Por lo general, se miden un diámetro longitudinal y un diámetro iliocapsular (desde el ilio esplénico hasta el ápice de la gran curvatura esplénica). Los valores normales de estas mediciones son inferiores a 11 y 5 cm, respectivamente. En la TC el órgano normal aparece homogéneo, con una densidad entre 55 y 65 unidades Hounsfield (HU). El estudio sin medio de contraste solo es útil para detectar hemorragias recientes. La fase del parénquima después de la administración es la más importante en la caracterización de las lesiones esplénicas, ya que en la fase arterial el parénquima suele ser muy heterogéneo. La resonancia magnética con medio de contraste y sus múltiples secuencias permiten caracterizar las lesiones esplénicas con gran precisión. En las secuencias T1 pesadas el bazo suele ser hipointenso comparado con el hígado, mientras que aparece hiperintenso en las secuencias T2 pesadas. Después de la administración del medio de contraste, el patrón de mejora es primero arquiforme y luego homogéneo. La angiografía tiene especial valor intervencionista en el tratamiento de aneurismas e hiperesplenismo. También es útil en el estudio del bazo migrante y el tronco espleno - portal. Las técnicas de imagen por rayos X son muy útiles para detectar anomalías congénitas como el bazo accesorio, la poliesplenia y la asplenia (el bazo múltiple puede agrandarse como resultado de esplenectomías o linfomas). La esplenosis (implantación de tejido esplénico en el sitio peritoneal o pulmonar después de un trauma) y el bazo migrante (debido a la laxitud de los ligamentos que lo fijan) pueden identificarse igualmente fácilmente. El trauma esplénico es muy frecuente y puede ser penetrante, iatrogénico (si la causa es la cirugía), o no penetrante (la tracción ejercida por estructuras adyacentes provoca la ruptura de órganos). El bazo también puede romperse sin trauma (ruptura espontánea). La ecografía y la TC identifican con mucha precisión las colecciones de sangre que se forman como resultado de estos eventos, así como el posible hemoperitoneo consecuente. Un hematoma esplénico es hiperecoico e hiperdensante hasta 24 horas después de su génesis, y luego se vuelve cada vez más hipodensante y anecogénico. La RMN proporciona evidencia de cambios en la estructura de la hemoglobina a nivel de trauma. La TC en tales casos es el examen de elección, ya que en el politraumatizado también permite un examen de todo el cuerpo. Los quistes esplénicos no neoplásicos son de 3 Tipos: el bazo está involucrado en infecciones equinocócicas solo en el 5% de los pacientes, con la participación a menudo simultánea de otros órganos (especialmente el hígado). En la TC estos quistes aparecen hipodensos, sin refuerzo tras la administración del medio de contraste, bien circunscritos, con calcificaciones a nivel de la pared y a veces deformación del perfil del órgano y aspecto multiloculado. En la ecografía los quistes equinocócicos esplénicos aparecen anecogénicos con refuerzo a nivel de la pared posterior. En la RMN, en estos casos se observa hipointensidad en las secuencias pesadas en T1 e hiperintensidad muy desigual en las secuencias pesadas en T2. Los quistes de la hija en las secuencias T1 pesadas aparecen más hipointensos que el quiste de la madre. Los quistes epiteliales congénitos suelen ser únicos. En la TC aparecen hipodensas, bien circunscritas y homogéneas. En este caso no se observa realce después del medio de contraste y a veces se evidencian trabecolaciones o septos. En la resonancia magnética tales quistes aparecen hipointensa en T1 pesaba secuencias e hiperintensa en T2 pesaba queridos. Los quistes postraumáticos cambian su apariencia a medida que pasa el tiempo del trauma, a menudo tienen calcificaciones parietales y sedimentación periférica. La señal de RM también varía con el tiempo transcurrido desde el trauma; los quistes con contenido hiperproteico aparecen hiperintensos en secuencias T1 pesadas y con potenciación periférica. Los abscesos múltiples del bazo son sobre todo evidentes en pacientes inmunodeprimidos. En el ultrasonido el absceso esplénico aparece como un área hipoecoica que tiene un refuerzo a nivel de su pared posterior. En la TC el absceso aparece como una zona hipodensal. En la sepsis por Candida es posible observar múltiples lesiones pequeñas y oclusión de las arteriolas con las consiguientes áreas de infarto. En la RM los abscesos son hipointensos en las secuencias pesadas en T1 e hiperintensos en las pesadas en T2. Después de la administración del medio de contraste puede mostrar realce periférico. En el ultrasonido aparece como un área hipoecoica cuneiforme, con la base frente a la periferia del órgano y el ápice frente a la OIT. Con el tiempo, la lesión se vuelve hiperecoica e inhomogénea a medida que el parénquima esplénico se reemplaza con tejido cicatricial fibrótico y calcifico. En la TC la zona del infarto aparece inicialmente hipodensada y no muestra acumulación de medio de contraste, y luego se vuelve isodensada con el tiempo. A veces es posible la aparición de un área quística en el sitio de un infarto esplénico previo. La señal de RM se debe inicialmente a la presencia de productos de degradación de la hemoglobina y no aumenta después de la administración del medio de contraste; con el tiempo, la aparición de áreas de necrosis colicuativa lleva a que la lesión se vuelva hipointensa en las secuencias pesadas en T1 e hiperintensa en las pesadas en T2. El agrandamiento del bazo puede llevar a causas muy diferentes. Todos los métodos radiológicos son capaces de cuantificar los diámetros del órgano. La ecografía en estos casos suele mostrar una ecoestructura homogénea y de pequeño eco, con posible presencia en algunas formas clínicas de áreas nodulares hipoecoicas. La TC y la RMN son muy útiles para detectar incluso lesiones focales pequeñas en el contexto de agrandamiento del bazo. En las enfermedades inflamatorias, la ecoestructura muestra ecos más gruesos, más intensos con irregularidades proporcionales al grado de fibrosis; un cuadro similar también se detecta al medir cambios en la densidad en la TC. En las formas congestivas agudas en la TC la arteria esplénica aparece pequeña y con ramas periféricas acentuadas, mientras que en las formas crónicas el agrandamiento de la arteria esplénica se observa asociado con el desarrollo armónico de sus ramas; en tales casos la ecografía muestra un órgano normoecogénico, pero permite evaluar la hipertensión portal por métodos doppler. La vena esplénica en caso de hipertensión portal también puede tener aneurismas. Los tumores benignos del bazo son raros; los más frecuentes son el hemangioma, el linfangioma y el amartoma. Los Hemangiomas son los tumores más frecuentes del bazo y a menudo también están presentes en otros órganos. Su tamaño por regla general no supera los 15 mm. los hemangiomas cavernosos son más comunes en este distrito que los capilares. La variante celular del banco se parece a la nodularidad múltiple, consiste en canales vasculares de la pulpa roja, y también hay una variante maligna de la misma. En la ecografía, estas lesiones aparecen hiperecoicas y homogéneas si son pequeñas, de lo contrario aparecen no homogéneas, hipoecoicas, con contornos desiguales y calcificaciones contra su fondo. En la TC el hemangioma capilar aparece como una lesión homogénea iso o hiperdensa. La mejora después de la inyección de medio de contraste es similar a la de la aorta, pero menos importante. La variante cavernosa puede parecer similar o parecer isodensa en comparación con la sangre y ligeramente hiperdensa en comparación con el parénquima sano. A menudo, incluso en la TC se notan calcificaciones o componentes quísticos. La ruptura hemorrágica de estas lesiones es frecuente y bien detectada por tcic. Los nódulos de las células del hemangioma del banco son hipodensos en la fase portal e isointensos con respecto al parénquima en la fase tardía. En la RM, los hemangiomas son iso-hipointensos en las secuencias T1 pesadas y marcadamente hiperintensos en las secuencias T2 pesadas. Los hemangiomas muy grandes pueden tener una apariencia desigual debido a la presencia de áreas de hemorragia, trombosis o necrosis isquémica en su fondo. Después de la inyección de medio de contraste paramagnético, estos hemangiomas pueden dar realce homogéneo y persistente o periférico temprano que se vuelve homogéneo tardíamente o incluso periférico con progresión centrípeta y evidencia de una cicatriz central. Los linfangiomas esplénicos también se asocian a menudo con lesiones similares en otros órganos. El linfangioma puede ser quístico, capilar o cavernoso. La forma quística aparece ecográficamente como pequeños quistes con contenido de confluentes finamente ecogénicos. En la TC tales quistes no acumulan medio de contraste y tienen una densidad entre 15 y 35 HU, con calcificaciones a veces curvilíneas. En la resonancia magnética de estas lesiones son no homogéneas debido a la presencia de SEPTOS, hipointensa en T1 pesaba secuencias y claramente hiperintensa en T2 pesaba queridos. Las formas ricas en proteínas son claramente hiperintensas en las secuencias T1 pesadas. Los Amartomas consisten en parénquima esplénico fragmentado en calcificaciones, necrosis y quistes. En el ultrasonido aparecen como masas hipo-isoecogénicas relativamente homogéneas y redondeadas. En la TC estas lesiones son iso-hipodensas y presentan un realce lento tras la inyección del medio de contraste. En RM son hipo-isointensas en las secuencias pesadas T1 e hiperintensas inhomógenamente en las pesadas T2. La mejora después de la inyección de medio de contraste paramagnético es muy variable y no homogénea, pero se iguala en las fases finales. El tumor maligno más frecuente que se encuentra a nivel esplénico es el linfoma, que puede ser primario o secundario. El linfoma No Hodgkin de células pequeñas es el Primitivo más frecuente, mientras que la afectación del bazo por una enfermedad linfomatosa sistémica es un fenómeno muy frecuente. Esta afectación puede ser multifacética, miliar o manifestarse como esplenomegalia. En el 70% de los casos en los que el bazo está afectado por linfoma, también está presente compromiso de los ganglios linfáticos paraaórticos. Las lesiones grandes pueden entonces entrar en necrosis, simulando la aparición de un absceso en pacientes con fiebre. Si la esplenomegalia no está presente, la afectación esplénica por el linfoma de Hodgkin se extiende si hay al menos 5 nodularidades presentes. En el ultrasonido tales lesiones aparecen como nodularidad hipoecoica con márgenes agudos (en algunos casos solo una gran nodularidad es visible). En la TC los ganglios linfáticos aparecen hipodensos, con márgenes mal definidos y presentan poco realce tras la administración del medio de contraste. Los linfomas IRM basales a menudo no son identificables (a veces se detecta una ligera hipointensidad en las secuencias pesadas T1 y una ligera hiperintensidad en las secuencias pesadas T2). Después de la administración del medio de contraste paramagnético, la infiltración difusa muestra una mejora desigual, mientras que las lesiones focales no lo hacen. El Angiosarcoma es el tumor maligno no linfomatoso más común en el bazo. En el ultrasonido aparece como una gran masa bien definida, desigual debido a la presencia de áreas necróticas y hemorrágicas. También en la TC la apariencia de este tumor es muy desigual y variable, mostrando una captación heterogénea del medio de contraste. En la RM es similar a un área hemorrágica, con un anillo periférico hiperintenso en todas las secuencias y porción interna de apariencia muy variable. Después de la administración del medio de contraste paramagnético el comportamiento es muy variable. Las metástasis de órganos distantes en la ecografía pueden tener una apariencia muy variada, mientras que en la TC aparecen hipodensas, con márgenes poco claros y más evidentes después de la administración del medio de contraste. En la RM las metástasis aparecen iso-hipointensas en las secuencias pesadas T1 e hiperintensas en las pesadas T2, con patrón de impregnación de medio de contraste variable en relación con el histotipo del tumor primitivo.

La tomografía por emisión de positrones (Tep) es el examen de primera elección en el estudio de los linfomas. La PET ahora siempre se lleva a cabo combinada con un estudio de TC o RM coregistered, útil para la ubicación anatómica de los hallazgos de la PET. También en muchas otras patologías (oncológicas y no oncológicas) y mediante el uso de diferentes radiofármacos (en primer lugar fluorodeoxiglucosa), la PET se está estableciendo como método de estudio. La linfoscintigrafía de las extremidades se puede utilizar para estudiar la funcionalidad de las vías linfáticas en estos distritos, utilizando una dosis más baja de radiación ionizante y con mayor precisión que la linfografía. La investigación del ganglio centinela también puede hacer uso del uso de nanocoloides marcados con 99m Tc, que pueden ser localizados por imágenes centellográficas. El bazo, además de PET FDG, puede ser evaluado con gammagrafía nanocoloide y gammagrafía con hemazias desnaturalizadas por calor marcado.

Radiología del abdomen

Radiología

Hematología

Oncología

Mielofibrosis

El término mielofibrosis se refiere a una condición patológica caracterizada por el reemplazo progresivo de la médula ósea con material fibrótico. En este conte...

Linfocitos infiltrando el tumor

Los linfocitos infiltrantes tumorales (término Internacional til o linfocitos infiltrantes tumorales o linfocitos infiltrantes tumorales) son leucocitos que han...

Los linfocitos

Melanoma

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad