Palabras y cosas

Las palabras y las cosas es un libro de Michel Foucault, publicado por primera vez en Francia por Gallimard en 1966, con el título original Les Mots et les Choses (Une archéologie des sciences humaines) (" palabras y cosas - una arqueología de las ciencias humanas ") . Tanto en esta obra como en la arqueología del conocimiento, Foucault desarrolla la noción de episteme. Parece que en un principio Foucault prefirió el título L'ordre des choses (" el orden de las cosas ") , antes de cambiarlo al actual para satisfacer a su editor, Pierre Nora. Una de las razones para insistir en el título preferido - después de todo utilizado más tarde en la traducción al inglés, el orden de las cosas, y en la traducción al alemán, Die Ordnung der Dinge - habría sido evitar la casi homonimia con otros escritos contemporáneos del estructuralismo. Foucault se compromete a sacar a la luz los orígenes de las humanidades, en particular, pero no exclusivamente, la psicología y la sociología.

El libro se abre con una descripción y un comentario detallado de la pintura Las Meninas, de Diego Velázquez y la compleja composición de sus líneas de piano y sus efectos ocultos. "Puede ser que haya, en este cuadro de vélásquez, como la representación de la representación clásica" , escribe Foucault. Luego se desarrolla la idea principal de la obra, que todos los períodos de la historia poseían ciertas condiciones subyacentes de verdad que fundaban lo que era aceptable, como, por ejemplo, el discurso científico. Foucault argumenta que estas condiciones del discurso han cambiado con el tiempo, de la episteme de un período a otro, de una manera más o menos progresiva. Jean Piaget, en estructuralismo, compara la episteme de Foucault con la noción de paradigma defendida por Thomas Kuhn. Foucault demuestra los paralelismos en tres campos, lingüística, biología y economía. Define estas "condiciones del habla" con la palabra "episteme" , etimológicamente cercana a la noción de epistemología. Foucault analiza aquí las diferentes transformaciones de las ciencias. Las del lenguaje: la gramática general evoluciona hacia la lingüística. Those of Life: Natural History veers towards biology (en inglés). La ciencia de la riqueza corresponde a una mutación de la episteme de la que nace la economía moderna. La noción de episteme no debe confundirse con la de Weltanschauung (Concepción del mundo), apoyada por Dilthey y con la oposición expresa de Foucault. Michel Foucault enuncia tres recurrencias de la episteme: la episteme del siglo XVI es el tema del segundo capítulo, y es también el análisis más corto; la episteme clásica se discute a lo largo de la representación de la primera parte y la episteme moderna en la segunda. Para el paso de lo que Foucault considera la edad clásica (siglo XVII) al siglo XX, el filósofo francés identifica algunos pensadores o textos que han sido decisivos en la génesis de la episteme moderna, incluyendo, en orden cronológico: en la episteme clásica, argumenta Foucault, ciertamente hablamos del hombre, pero "no hay conciencia epistemológica del hombre" .

Para percibir la episteme, Escribe Georges Canguilhem sobre Foucault, era necesario "salir de una ciencia y de una historia de la ciencia: desafiar la especialización de los especialistas y tratar de convertirse no en un especialista de la Generalidad, sino en un especialista de la inter - regionalidad" . No le corresponde en absoluto a Foucault categorizar simplemente períodos históricos, la episteme no es - para una época dada-una especie de gran teoría subyacente. No es "la suma de sus conocimientos o el estilo de su investigación" sino "la brecha, las distancias, las oposiciones, las diferencias es un espacio de dispersión, es un campo de relaciones abierto e indudablemente indefinidamente descriptible" . Para entender la episteme foucaldiana, es necesario salir de un pensamiento de la historia que "llevará a todas las ciencias en una gran ola" . La episteme no es, paradójicamente, un objeto en el que la epistemología pueda desplegarse, es ante todo, y en su propio desarrollo, la razón por la que se busca un estatuto del habla en todas las palabras y cosas. El objeto es lo que el hablante nos dice. La episteme se compara, pues, con la historia de las ideas, con la historia de las Ciencias, es el objeto y el resultado de una elaboración conceptual donde la "arqueología" sustituye a la "historia" . Es a partir de este concepto de episteme, y de su relación con la arqueología, que Foucault se afirma como El Pensador de la discontinuidad histórica, El Pensador de la ruptura. Ciertamente Foucault rechaza claramente a lo largo de la historia continúa, el progresista, pero su trabajo no es oponerse a la historia de la ciencia, de las ideas (aunque esta última debe considerarse relativa y criticada), más bien, es que para Foucault tratando de salir adelante, arriesgar su pensamiento introduciendo el significado y la conciencia de la brecha que se puede percibir de nuestros propios pensamientos. Foucault define por otra parte obras como "lo que puede introducir una diferencia significativa en el campo del conocimiento, por el precio de una cierta penalización para el autor y para el lector, y con la posible recompensa de un cierto placer, es decir, el acceso a otra figura de la verdad" . El subtítulo de Le parole e le cose es "archeologia delle scienze umane" . Foucault presagia que la originalidad de sus análisis indisponga "a aquellos que prefieren negar que el discurso es una práctica compleja y diferenciada, obediente a las reglas, y a las transformaciones que se pueden analizar, en lugar de ser privados de la cómoda certeza de poder cambiar, si no el mundo, si no la vida, al menos su" significado "gracias a la frescura de una palabra que no será si no de sí mismos" . Así como Foucault hace de Ricardo la condición de posibilidad de la obra de Marx, hace lo mismo con Cuvier la condición de posibilidad de la obra de Darwin (aunque Foucault afectado por una cierta incomodidad ante este espécimen de caracterización de "autores" , hablará, en 1970, de una "transformación Cuvier" o "transformación Ricardo" , porque no es "la obra de estos autores lo que trata de hacer, sino las transformaciones que lugar en una época dada) Por ejemplo, en biología" el evolucionismo es una teoría biológica cuyas condiciones de posibilidad residen en una biología sin evolución - la de Cuvier ". La conciliación de este concepto con el concepto de estructura de tal manera que el estructuralismo surge de él no es del todo relevante. Las estructuras postulan una transformación y un invariante. Las diferentes epistemas que identifica Foucault se yuxtaponen según ciertas" discontinuidades enigmáticas ". Jean Piaget señala que su" emergencia contingente " está en contradicción con la idea de estructura.

La crítica de Foucault tuvo una influencia significativa en el campo de la historia cultural. Los diversos cambios de conciencia que describe en los primeros capítulos del libro han llevado a varios estudiosos, como Theodore Porter, a sondear la base del conocimiento de nuestro tiempo y también a criticar la proyección de las categorías de conocimiento sobre temas modernos que permanecen intrínsecamente ininteligibles, a pesar del conocimiento histórico. Las palabras y las cosas llevaron a Foucault a una posición de eminencia en la escena intelectual francesa. La obra, publicada el mismo año que Écrits de Jacques Lacan y Critique et vérité de Roland Barthes, parece, a los ojos de los lectores contemporáneos, formar parte del movimiento estructuralista, aunque Foucault negó pertenecer a él. El texto vendió 20.000 copias en el primer año, y más de 110.000 en los próximos veinte años. Foucault respondió: "¡pobre burguesía, si me necesita como ''barricada'', ya ha perdido el poder! Un año después, la publicación de Althusser titulada Pour Marx - las últimas palabras de Foucault en este libro-que afirma que una nueva episteme puede hacer desaparecer la figura del hombre como objeto de las ciencias humanas," como al borde del mar un frente de arena ", levanta una controversia sobre el supuesto" antihumanismo "teórico" por Foucault Publicada en la colección Tel desde 1990, la obra continúa vendiendo 5000 copias al año, según la editorial. Una crítica de Jean-Paul Sartre atacó a Foucault llamándolo "la última barricada de la burguesía" . Jean Lacroix también comenta el libro en un artículo en Le Monde titulado "fin del humanismo" . Gilles Deleuze, por su parte, tituló su artículo en Le Nouvel Observateur, "el hombre, una existencia dudosa" , mientras que Georges Canguilhem eligió como título el suyo, un año después, en la Revista Crítica : "muerte del hombre o agotamiento del cogito" . Por lo tanto, según Foucault, la "crítica" de las humanidades parece tener poco en común con la crítica del humanismo como tal, como indica, por ejemplo, el texto del folleto de Kant, la respuesta a la pregunta: ¿Qué es la ilustración? . La noción de episteme ha planteado problemas y producido malentendidos. La identificación de la episteme de una época, no es una categorización histórica y progresiva de los objetos de un conocimiento de un período dado, sino la colocación en perspectiva arqueológica (y crítica) de la misma brecha que podría asignarse en sus estructuras de pensamiento, tomadas en una red imperceptible de restricciones vinculadas a la episteme a la que pertenecemos, con una clásica) en la que es imposible reconocer cómo la disposición general del conocimiento ha sufrido "discontinuidades enigmáticas" que Foucault califica de "mutación" , "evento radical" , "retardo mínimo pero esencial" Foucault, en una entrevista de 1972, afirma: "lo que he llamado" episteme "en palabras y cosas no tiene nada que ver con categorías históricas. Quiero decir que todas las relaciones que han existido en una época determinada en los diferentes dominios de la ciencia son todos estos fenómenos de relación entre las ciencias o entre los diferentes discursos en los diferentes campos científicos que constituyen lo que llamo la episteme de una época" . En el prefacio de Le parole e le cose, Foucault explica: "lo que se ofrece al análisis arqueológico es todo conocimiento clásico, o más bien este umbral que nos separa del pensamiento clásico y constituye nuestra modernidad. Es en este umbral que apareció por primera vez esta extraña figura de conocimiento llamada hombre, y que abrió un espacio para las Ciencias Humanas" . Canguilhem, apenas un año después de la publicación, dice del libro: "al apuntar el nombre general de Antropología, el conjunto de estas ciencias que se formaron en el siglo XIX, no como un legado del siglo XVIII, sino como un" evento en el orden del conocimiento, Foucault llamó un "sueño antropológico" la certeza tranquila con la que los promotores de las ciencias humanas reales asumen que se concede como un objeto (. .) lo que no era al principio que sus palabras y cosas constitutivas proyecto es para las ciencias del hombre lo que la crítica de la razón pura era para las ciencias de la naturaleza ". Es a partir de estas" contra - Ciencias " Humanas, es decir, el psicoanálisis, la etnología y la lingüística, pero también de la literatura, que Foucault elabora su pensamiento.

En italiano, el libro fue publicado en Traducción por Emilio Panaitescu, con un ensayo crítico de Georges Canguilhem, en Rizzoli en 1967 y en numerosas reimpresiones posteriores.

Ensayos de 1966

Ensayos en francés

Obras de Michel Foucault

Ensayos de autores franceses

Paradoja sobre el actor

La Paradoja del actor (Paradoxe sur le comédien, en francés) es un tratado sobre el arte dramático escrito por el filósofo francés Denis Diderot entre 1770 y 17...

Ensayos de 1830

Obras de Denis Diderot

Historia del teatro

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad