Museo de Historia Natural de la Universidad de Pisa

El Museo de Historia Natural de la Universidad de Pisa es un museo situado en Calci, en la provincia de Pisa. Es parte del sistema de museos universitarios de la Universidad de Pisa y, fundada en 1591, es una de las instituciones museísticas más antiguas del mundo.

El origen del museo se remonta al siglo XVI, cuando el Gran Duque de Toscana Fernando I de Médici estableció, anexado al jardín de los simples, un Wunderkammer (Cámara de las maravillas). Se trataba de galerías que recogían hallazgos naturales extraños o raros, muy extendidos en las cortes europeas de la época. A diferencia de muchas de las otras cámaras de maravillas, la de Pisa siempre ha estado vinculada a la Institución Universitaria de la ciudad; la dirección fue, de hecho, confiada a Luca Ghini, fundador y conservador del Jardín Botánico. Esta conexión hizo que la colección tomara, casi desde el principio, una connotación más rigurosa y científica. En 1595 Fernando ordenó que las diversas colecciones naturalistas Florentinas fueran traídas a la galería y al año siguiente con una burbuja formalizó la institución, fundando así uno de los primeros museos del mundo. Durante el siglo XVII el Museo entró en una fase de declive debido también al cambio de actitud que tuvo hacia Pisa cuando el Gran Ducado pasó de manos de Fernando I a las de Cosme II y unos años más tarde a Fernando II. De hecho, fue el hermano de este último, el Cardenal Leopoldo, quien encargó a Niccolò Stenone en 1672 la elaboración del inventario de los objetos de la galería, elegir las piezas más valiosas y traerlas a Florencia para ser exhibidas en la recién fundada galería Florentina. Sin embargo, a pesar de que Stenone recogió una parte considerable de los hallazgos, las colecciones del Museo continuaron enriqueciéndose gracias a los legados de las colecciones de los diversos prefectos. La fase de declive del Museo terminó en 1737, cuando el Gran Ducado de Toscana pasó de los Medici a la Lorena. Sin embargo, en el siglo XIX que el museo tiene el período de máxima expansión: de hecho, en 1814, la Universidad de Pisa decidió separar las cátedras de las enseñanzas de la científica y confiar a Gaetano Savi la de Botánica y George Saints la de Zoología, paleontología y Geología; esta separación de las cátedras significaba que el museo, que en el momento incluido Bajo la dirección única de las colecciones botánicas, se dividió en dos administraciones separadas con mayor autonomía de decisión Con Lorena al gobierno y con la difusión del pensamiento de la ilustración, la Universidad de pisa recuperó prestigio y fama, y el museo se enriqueció con nuevas colecciones: en particular, en 1747, Francisco I de Lorena adquirió para el museo una parte importante de la colección de conchas, del médico Florentino Niccolò Gualtieri, incluyendo más de tres mil especímenes recogidos por el naturalista holandés Georg Eberhard Rumphius. Bajo la dirección de Paolo Savi, las colecciones se enriquecieron enormemente, los espacios de exposición se ampliaron y se publicaron cientos de escritos. Además, Savi, con la ayuda de Pacini y Studiati, en 5 años completó 170 Taxidermia de mamíferos y 1274 de aves, que todavía son una parte integral de las colecciones históricas del Museo. Entre ellos también aparecen los primeros dioramas jamás realizados. En 1842 la Cátedra de Geología fue separada de las de Zoología y Paleontología y Savi llamó para cubrirla al Napolitano Leopoldo Pilla, quien trajo consigo un gran número de rocas y cristales Vesuvianos. En Pilla, en 1849, sucedió a Giuseppe Malpighi, quien recogió el primer núcleo de las colecciones paleontológicas. Con la muerte de Paolo Savi en 1871, las sillas y la dirección del Museo pasaron a Richiardi, quien recogió una importante colección de cetáceos y peces. Es también a él que se deben Las preparaciones zootómicas de la colección de anatomía comparada. A principios del siglo XX el museo fue sacudido, como la mayor parte del mundo, por las guerras mundiales, dejándolo también herido. De hecho, durante la Segunda Guerra Mundial, algunas de las colecciones fueron dañadas por los bombardeos aliados, y el Museo permaneció cerrado hasta que el profesor Ezio Tongiorgi no intentó que parte de La certosa di Calci, ahora abandonada por los monjes, fuera confiada, en uso perpetuo y gratuito, a la Universidad con el fin de establecer el Museo de Historia Natural, del que se convirtió en director, encargándose de la transferencia y la puesta en marcha. A finales de 2016, mientras que ya había pasado por una fase de renovación total durante unos diez años, el museo recibió una donación de la Fundación Barbero de una colección de más de 550 animales de taxidermia, en su mayoría mamíferos. Esta donación representa la mayor adquisición que el museo ha realizado desde el siglo XIX.

El museo, desde 2015, está reorganizando y ampliando su recorrido expositivo, también para dar cabida a la donación de la colección Giorgio Barbero. Se espera que el trabajo termine en 2019. En particular, las secciones que más cambios sufrieron fueron la galería de monotremas, marsupiales y carnívoros y la galería de herbívoros. Otras intervenciones se referirán a la sección dedicada a los dinosaurios y a la dedicada a los primates. La galería histórica abre el recorrido de la exposición y tiene como objetivo ilustrar la historia del museo y sus colecciones. Se concibe como un camino hacia atrás en la historia de la institución, desde el siglo XX hasta su nacimiento a mediados del siglo XVI con la Cámara de las maravillas. El siglo XX está representado principalmente por las múltiples publicaciones de Giovanni D''achiardi, en las que se describen los diversos minerales y los clichés originales utilizados para informar las estructuras cristalinas de estos. Vale la pena mencionar el cliché utilizado en la publicación de 1905 en la que D''achiardi describió por primera vez la dachiardita. La decimonovena sección del túnel es la más grande y está casi enteramente dedicada a la obra de Paolo Savi, director del Museo, de 1823 a 1871, que contribuyó significativamente a ampliar la colección del museo a través de compras y preparativos zoológicos. Aquí destacan los Imponentes esqueletos de elefante asiático y jirafa, las grandes defensas del mamut del Sur y el húmero de elefante con colmillos rectos. En algunos escaparates posteriores se exhiben varios especímenes de aves exóticas, incluyendo un par de pavonini De Quetzal y muchas especies de avispones y loros. Otro escaparate está dedicado a las aves incapaces de volar, entre las que también se exhiben ejemplares de kakapo, avestruz Somalí, ya presentes en 1828, casuario y kiwi, ya mencionados en una nota de 1849. Una gran parte de esta sección está dedicada a los dioramas realizados por Savi; fue el PRIMERO en recrear escenas realistas de la vida con animales taxidermiados. Importantes son también algunos ejemplares raros de las especies y subespecies ya extintas, como el fregilupo de la isla de reunión, de los cuales solo hay 19 ejemplares tassidermizzati; la paloma, una migratoria de América del Norte; el gran auk, un ave similar a los pingüinos incapaces de volar, de los cuales solo hay alrededor de 40 piezas, y en Taxidermia; una copia del gilbert de la cara ancha, un pequeño marsupial Australiano estintosi en 1875, y un joven ejemplar de León bereber, del que también está presente el cráneo Entre los muchos hay cuatro grandes que, habiendo sido hechos entre 1820 y 1830, son considerados los primeros jamás hechos: están representados una escena de caza de jabalí con perros, un cóndor de los Andes que se alimenta de un cadáver de burro, un antílope cazado por una leona y un lobo que caza un cordero con perros pastores. Tanto este ejemplo como el del tigre exhibido también en esta sala fueron ensamblados con los alumnos semilunari típicos de los gatos, y no circulares como estos animales tienen en realidad; esto se debe al hecho de que en el siglo XIX, el entrenador montaba las pieles sin conocer las verdaderas características de los animales, tomando los personajes de los animales que conocía y se sentía cada vez más similar. En esta sección también se encuentra una de las pocas colecciones de invertebrados, en su mayoría cnidarios, hechos de vidrio soplado por los hermanos Leopold y Rudolf Blaschka, que consta de 51 modelos anatómicamente perfectos. En el siglo XVIII, Francisco I de Lorena adquirió para el museo una parte de la colección de conchas, del médico Florentino Niccolò Gualtieri, que también incluye más de tres mil especímenes recogidos por el naturalista holandés Georg Eberhard Rumphius con reproducciones impresas fieles y superpuestas que fueron estudiadas por Linneo, lo que hace que los hallazgos de esta colección los olotipi de las especies descritas. Al final de la galería, en una sala adyacente, se ha replicado una sala típica de maravilla o wunderkammer, en el siglo XVII, al que se accede a través de una antecámara, en la que, además del cráneo de un hipopótamo y un esqueleto completo de un camello, procedente de la tenuta di San Rossore, se encuentra la reconstrucción tridimensional del marco en el Scarabattolo Domenico Remps. La elección de recrear esta pintura no se debe solo al hecho de que reproduce una cámara de maravillas, sino sobre todo al hecho de que en ella se representa el cráneo petrificado con coral ya presente en el inventario del museo en la época de Francisco I de Lorena y todavía se exhibe hoy en el wunderkammer. Los objetos contenidos aquí son de varias edades, incluso muy recientes; sin embargo, hay algunos que son de importancia histórica, ya que ya se menciona en el inventario (el índice de las cosas naturales) escrito presumiblemente por Niccolò Stenone a petición del gran duque Francisco de Lorena en el siglo XVIII, incluyendo, como ejemplos de curiosia y armas, un escudo de coral que es "castaño" es un gesto para alejar el mal y vulgar, y los cráneos de un rinoceronte de cálao y de un cálao espeso, aves raras de las Indias Orientales, en el momento pasado como cráneos de Fénix Árabe Desde la antecámara se accede a la propia cámara de las maravillas, que fue el primer núcleo de las colecciones del museo desde que Fernando I de Médici pidió su establecimiento En el jardín del simple pisano. En estas salas se recogieron artefactos naturales y no naturales, divididos en tres categorías: naturalia, artefactos naturales, curiosa, objetos extraños y curiosos, y artificialia, objetos modificados particulares. Entre las artificialia históricas encontramos en cambio dos conchas trabajadas y puestas en oro; una cadena de dientes de mono atados en alambre y el cráneo humano petrificado con una ramita de coral rojo montada en la parte superior que en el pasado se pensaba que era de formación natural y que se describió en el inventario como "cabeza humana petrificada en la que nació una rama de coral" . En el wunderkammer también hay un diente de narval, un símbolo de fertilidad que se pensaba que era el cuerno del mítico unicornio. Sin embargo, el 6 de marzo de 2015 el Museo sufrió el robo de otro diente de narval y un cuerno de rinoceronte del siglo XVII, también conservado en esta sala. Después de este robo, vale más de 30. 000 euros, se ha reforzado el sistema interno de videovigilancia. La galería de anfibios y reptiles exhibe hallazgos de la colección histórica del Museo aquí divididos por criterios taxonómicos. En la primera sección se exhiben ejemplares de anfibios taxidermiados y preservados en formalina. Entre los hallazgos más importantes se encuentra una salamandra japonesa gigante, la segunda salamandra más grande del mundo. El resto de la sala está dedicada a los reptiles, divididos en los órdenes aún vivos: Crocodylia, Testudines, Squamata y Rhynchocephalia. En la sección de los loricados se exponen un caimán, un Caimán común, un esqueleto de Caimán Mississippi y un cráneo de gavial. En la sección dedicada a los Testudines o Quelones se expone un caparazón de tortuga laúd, una de las tortugas vivas más grandes, una tortuga marina, una tortuga de pantano y una tortuga terrestre comparadas y un esqueleto de tortuga recién nacida. En la última sección se recogen los hallazgos de Squamata divididos en Lacertilia (lagartos y similares) y Serpentes (serpientes). Entre los hallazgos notables se encuentran un esqueleto y una preparación de hemipen de una serpiente. En esta sección también se expone la única especie de ranchocephalus todavía existente: el Tuatara, reptil endémico de Nueva Zelanda. La sección de mamíferos ocupa la mayor parte del recorrido expositivo del museo; en ella se exhiben en orden sistemático un gran número de especímenes taxidermiados tanto de la colección histórica del museo como de la colección Giorgio Barbero, adquirida por el museo en 2016. La galería dedicada a la orden de los primates alberga ejemplares tanto en Taxidermia como en forma de preparaciones osteológicas en gran parte del siglo XIX y las aproximadamente 45 especies expuestas aquí pertenecen a 12 de las 15 familias de la orden. La exposición sigue el orden taxonómico, por lo que al principio de la sala hay algunas especies del suborden de strepsirrini, entre las cuales un espécimen de aye-aye y uno de indri, ambos en riesgo de extinción. De particular importancia es sin embargo la colección de simios aplorrinos, en la que encontramos un espécimen de tarsius spectrum y medio chirogaleo; varios especímenes de Simios del nuevo mundo, entre los cuales el raro leontocebo rosalia (subespecie L. r. rosalia), murichi del Sur, atele cara roja y el muy raro Tamarindo Edipo; muchos especímenes de cercopitecidos, incluyendo el Cinopithecus, una especie en peligro crítico, el Nasica, el Drillo, el Mandrillo y un babuino de guinea del zoológico de Pistoia. Particular es un pequeño diorama del siglo XIX, hecho por Paolo Savi, que muestra un joven Macaco cynomolgo, mono Asiático, interactuando con un joven cercopithecus gris-verde que es en cambio un mono africano. La exposición termina con los monos antropomorfos, con especímenes de Gibbon cinerino, orangután de Borneo, del cual también está presente el esqueleto, y chimpancés; además también hay una réplica de papel maché del esqueleto del gorila occidental. Aunque en las colecciones del museo, los hallazgos de cetáceos están presentes ya que el museo era poco más que una galería adjunta a la '' orto dei Semplici; la colección cetaceológica se enriqueció enormemente entre la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, gracias al impulso del entonces director Sebastiano Richiardi quien, queriendo crear una colección que hallazgos de todo el mundo que se van a añadir a solo 10 ejemplares, probablemente del siglo XVIII, entre los que se encuentra la mandíbula del cachalote varado en 1714 en Populonia y hoy expuesto en la galería histórica del museo, que el Museo albergó antes de su llegada Resume tres momentos significativos en la historia de la evolución del hombre : incluye la reconstrucción de dos ejemplares de Australopithecus afarensis, el de dos neandertales y, finalmente, la reproducción en escala 1:1 de una porción de pared pintada de la Cueva de Chauvet, que se remonta al 31. Hace 000 años, que constituye una de las pruebas más antiguas del arte parietal. Las adquisiciones más recientes están relacionadas con playas locales. Hasta la fecha, la colección tiene más de 50 hallazgos actuales de cetáceos, principalmente elementos esqueléticos, aunque hay preparaciones conservadas en líquido y preparadas en Taxidermia, y aunque no es la más grande en Italia, es la primera por diversidad de especies; de hecho, incluye 27 especies diferentes, algunas de las cuales son únicas en Italia y raras a nivel de interacción. Entre estos se encuentran los esqueletos completos de cefalorinco Héctor, de lagenorinco rostrobianco, la neofocena y la rara ballena sei, Bowdoin; además, la ballena SEI y la ballena azul, esta última comprada a Richiardi, en 1900, del Museo de Historia Natural, Bergen, Noruega, por aproximadamente tres mil liras de oro y pagada por el Ministerio de educación. Además, el museo también alberga los únicos esqueletos adultos en Italia de ballena jorobada y ballena franca del Atlántico Norte, los únicos dos esqueletos de orca, los únicos dos Beluga completa y el único hiperodon boreal completo. Junto a la colección actual de cetáceos, el museo también posee varios hallazgos de cetáceos fósiles de diversas procedencias y adquisiciones, aunque una gran parte fueron donados al museo por el paleontólogo Florentino Roberto Lawley, como los restos de un individuo de etruridelphis giulii. La exposición de los hallazgos se divide en dos ambientes distintos, la escala del origen de los cetáceos y la galería de cetáceos en sí. En el primero de estos dos ambientes se presenta la historia evolutiva de los cetáceos a través de un recorrido táctil con fósiles originales, moldes y reconstrucciones tridimensionales. Para abrir el camino se encuentran el esqueleto fósil de Hippopotamus antiquus encontrado cerca de Roma y que tiene una edad entre 40 y 100 mil años, y una reconstrucción de indoio, mamífero terrestre considerado un antepasado de los cetáceos modernos; a continuación se presenta una visión general de la evolución Anatómica a la que los cetáceos han ido a encontrarse. La exposición continúa con el molde de un esqueleto y una reconstrucción tridimensional de Ambulocetus natans, una antigua ballena que probablemente era capaz de nadar que de caminar, y con el holotipo de Aegyptocetus tarfa encontrado en 2002 por un cortador marmi Pietrasanta en un bloque de piedra caliza de Egipto. La ruta termina con una serie de moldes de fósiles pertenecientes a los neocetes. La galería de cetáceos y su verdadero se encuentra en el siguiente local dentro de la sala dijo que la galería de la viña, un espacio con 110 metros de largo, coronado por una cubierta a dos aguas, cuando el cementerio todavía estaba habitado por los Frailes fue utilizado para el secado al viento de heno y grano, que luego se conservaron en los numerosos silos ubicados en el borde de la estructura. La exposición está organizada por el 2018 en ocho áreas temáticas en las que se agrupan los hallazgos, representados por 28 esqueletos de las 27 especies incluidas en la colección, también de 11 modelos a escala real, algunos de ellos preparados en Taxidermia como la barda de la ballena-auroras boreales, cinco moldes de fósiles en su mayor parte, descubiertos y estudiados por el equipo de la Universidad de Pisa, como Livyatan melvillei (o leviathan), además de fósiles reales, como los holotipos de Balaenula astensis, encontrados en Portacomaro en 1940, y Balaena montanlionis, descubierta cerca de Montaione en 1871 Hoy en día, este entorno está cerrado por las grandes ventanas, y el alojamiento de 28 esqueletos, parece ser la mayor exposición permanente de cetáceos de Italia y el único lugar en el mundo donde es posible ver en el entorno habitual con los esqueletos completos de los tres animales más grandes, es decir, la ballena azul, la ballena sei y la ballena de aleta. La galería que alberga las colecciones mineralógicas, dedicada a Antonio D''achiardi, se abrió por primera vez en 1994 y alberga varias colecciones, algunas de las cuales también han sido adquiridas recientemente. El primer núcleo de las colecciones llegó a la Universidad de Pisa en 1843, cuando el gran duque Leopoldo compró la colección de productos volcánicos de Leopoldo Pilla, dos años profesor de geología en la Universidad de Pisa, otorgándole a cambio una vida de 280 ducados. El museo conserva, de esta antigua colección, 269 muestras. Entre finales del siglo XIX y principios del XX, las colecciones mineralógicas del museo se ampliaron enormemente gracias también a la importante contribución del mineralogista Antonio D''achiardi, a quien ahora está dedicada la galería, y su hijo Giovanni D''achiardi. En 2002 el museo adquirió las colecciones Cerpelli y D''amore y en esa ocasión la galería fue completamente renovada. El museo tiene alrededor de 20000 muestras de minerales y rocas, entre las que se encuentran los cristales de una jordanita, originalmente clasificada como geocronita, procedentes de la mina, Valdicastello en Pietrasanta; las cristalizaciones en sulfuros, y sales de los botines de la mina en Stazzema, Lucca (Toscana), que componen la colección Cerpelli, adquirida por el Museo gracias a la contribución de la SAI en 1999, y una muestra de de las pegmatitas de elbane, con más de 30 cristales de turmalina verde asociados con rosetas de cristales de lepidolita micácea Sin embargo, el diseño actual del museo se remonta a 2014 cuando se amplió y se equipó con una sala lateral interactiva y educativa, donde es posible observar varias propiedades físicas de los minerales, incluido el fenómeno de la fluorescencia. En la galería también se exponen algunos meteoritos, entre las muestras más importantes se encuentra toda la masa del meteorito Bagnone (octaedrita iiiab, 48 kg), el segundo en tamaño nunca encontrado en Italia. En octubre de 2016 se inauguró la sala lateral de la galería dedicada a la colección Taglia. Alberga parte de la colección de Armando del Taglia, una colección de minerales de las geodas de mármol procedentes de los Alpes Apuanos. Esta sección del Museo, inaugurada en abril de 2006, está dedicada a la evolución geo - paleontológica del territorio donde hoy se elevan las montañas pisanas y en particular a las tres uvas que han dejado, en estos lugares, el mayor número de restos fósiles. La sección se divide en tres salas, precedidas por tres vestíbulos; las salas albergan una reproducción a tamaño natural de lo que era el entorno en el momento de referencia, mientras que en los vestíbulos se exponen al original fósil y geológico de lo que se ha jugado. La primera sala está dedicada al Carbonífero, de hecho, aquí se reproduce un bosque de hace unos 300 millones de años, reconstruido sobre la base de fósiles de plantas de los esquistos de San Lorenzo y expuesto en el primer vestíbulo. La siguiente sala está dedicada al período Mesozoico, y es aquí fue reconstruida en una llanura aluvial, el Triásico de hace 217 millones de años, pisoteada por varias especies de dinosaurios cuyas huellas se han encontrado en los monti Pisani, entre estos también está el rastro fósil Grallator toscanus, una de las evidencias más antiguas de la presencia de dinosaurios en Italia y en el mundo. La tercera y última habitación nos lleva al Cenozoico de hace 3 millones de años, cuando el territorio Pisano fue sumergido por el océano. Los protagonistas de esta sala son la reproducción de Mako giant, un tiburón gigante prehistórico del que hoy en día solo quedan los dientes; la reproducción de Hemisfyntrachelus pisanus, un fósil de delfín y la reproducción del sello de la foca etrusca del esqueleto prehistórico, visible en el vestíbulo, es el fósil más completo de una foca jamás descubierto en el hemisferio norte. Construido en 2007 como un homenaje a la memoria de Ezio Tongiorgi y Antonio Mario Radmilli, la sala contiene hallazgos arqueológicos de sitios en el norte de la Toscana. Dos ventanas están dedicadas a La Grotta Del Leone (Agnano, Pisa) excavada por Tongiorgi de 1947 a 1951 y más tarde por Radmilli de 1969 a 1974. En ella se han encontrado restos de industrias líticas del Paleolítico Superior (epigravettiano antiguo y final), del Neolítico (materiales cerámicos con líneas grabadas y la posterior cultura de Lagozza), entierros de la edad del cobre y restos de la edad del bronce y de la edad del hierro. Una vitrina está dedicada al Refugio de la Romita (Asciano, Pisa), excavada por Renato Peroni, en 1955, y en 1956, y que representa una de las pocas series estratigráficas llenas de Toscana desde el Neolítico temprano hasta la edad bárbara, y Poggio di Mezzo (San Rossore, Pisa), un asentamiento en el que se encontraron las industrias del Neolítico y la edad del cobre. La última muestra está dedicada a la colección Regnoli, donada al museo en 1867, que incluye hallazgos encontrados por el propio Regnoli en el área de Pisa y Lucca. La tierra entre el mito y la ciencia es un sector didáctico - expositivo diseñado, así como para el uso por parte del público, para la realización de actividades educativas destinadas a escuelas o grupos. El tema es el del origen de la Tierra y de la vida, a través de la interpretación que fue dada por el mito primero y por la ciencia después. El espacio dedicado al mito está dominado por el diluvio universal, con una reproducción de madera de unos diez metros de largo del Arca de Noé que contiene más de ciento cincuenta animales naturalizados. Además de la del diluvio, también están las historias de otros mitos impulsados por una interpretación incorrecta del registro fósil, como el Cíclope, fue alimentado por los hallazgos de los cráneos de elefantes enanos en Sicilia, o el unicornio, revivió, también, a partir del descubrimiento de fósiles de los cuernos de grandes vertebrados y, en particular, del diente del narval, una ballena que vive en el mar Ártico. En el espacio dedicado a la ciencia, se aborda el origen y la evolución de la tierra, con un estudio en profundidad dedicado a los volcanes, y luego a la aparición y evolución de la vida en sus primeras formas, los protistas, de los cuales hay reproducciones al tamaño del hombre.

El museo alberga el acuario de agua dulce más grande de Italia. La idea de albergar también animales vivos se remonta a principios de los años ochenta, cuando Ezio Tongiorgi instaló acuarios durante unos meses en las bodegas de la Cartuja, ahora en desuso. Sin embargo, fue en 2008 que el acuario se convirtió en una exposición permanente del Museo, de hecho 24 tanques se instalaron de nuevo en la bodega, creando así el primero de los cinco sectores actuales. El 13 de mayo de 2016, se inauguraron las otras cuatro secciones que llevaron al acuario a ser el más grande de Italia, con sus 60 mil litros de agua dulce. El primer sector de la exposición está enteramente dedicado al lago Tanganica y alberga varios especímenes de cíclidos pertenecientes al género Tropheus. La siguiente sección está dedicada a la evolución, de hecho aquí encontramos desde fósiles vivos reales hasta especímenes de reptiles, pasando por los peces y anfibios más modernos. Entre otros, esta sección es el hogar de dipnoi, arowana, algunos peces globo de agua dulce, una colonia de axolotl, una tortuga de caparazón blando, un espécimen de Mata mata y una tortuga de nariz de Puerco apodada Piggy. El tercer sector alberga la piscina más grande y está dedicado exclusivamente a la carpa koi. Los sectores cuarto y quinto están dedicados a la biodiversidad de peces del mundo y acogen ejemplares como el gigante asiático gurami o el americano oscar fish y el alligator Pike.

Entre los científicos en los últimos años han aparecido abismos, tierras alienígenas; depredadores del microcosmos y tiburones, depredadores perfectos, este último dedicado a tiburones con hallazgos reales y modelos de tamaño natural. Por último, tierra de Gigantes, dedicada a los dinosaurios, con modelos de tamaño natural expuestos. Entre las exposiciones artísticas están las de Mahatma Gandhi, titulado Gandhi y los tejedores de la paz y una llamada bestiario con obras de Roberto Barbuti.

Museos de Historia Natural de Italia

Museos de la provincia de Pisa

Museos de la Universidad de Pisa

Futbol

Colecciones egiptológicas de la Universidad de Pisa

Las colecciones Egiptológicas de la Universidad de Pisa son una colección de Antigüedades Egipcias alojadas en Via San Frediano 12 en Pisa. Pertenecientes al De...

Museo De Historia Natural (Rosignano Solvay)

El Museo de Historia Natural es un museo con sede en Rosignano Solvay gestionado por la Asociación Amigos de la naturaleza organización sin fines de lucro; tien...

Museos egipcios de Italia

Museos de Rosignano Marittimo

Rosignano Solvay

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad