MGM-134 Midgetman

El programa Midgetman, lanzado en los años ochenta del siglo XX por los Estados Unidos, se centró en un misil balístico intercontinental ligero (ICBM), instalado en un lanzador blindado móvil y girado. Al igual que otros programas militares estadounidenses, este misil balístico móvil fue eliminado del desarrollo después del final de la Guerra Fría. Habría tenido un alcance de más de 10.000 km, y estaba armado con una sola ojiva nuclear de hidrógeno, regresando independientemente.

En la primera mitad de la década de 1980, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos emitió un requisito para un pequeño ICBM que podría ser transportado y lanzado por vehículos de carretera. En los Estados Unidos, se temía que los misiles balísticos intercontinentales colocados en silos fijos fueran inherentemente vulnerables a ataques por sorpresa, debido a la creciente precisión de los misiles lanzados por submarinos nucleares soviéticos (SSBN). También había una creciente amenaza de que la Unión Soviética podría lanzar un primer ataque utilizando un gran número de misiles lanzados desde submarinos, ubicados frente a la costa oeste de los Estados Unidos, o en las aguas del Mar del Norte. Tal ataque habría destruido la mayoría de las fuerzas estratégicas estadounidenses antes de que pudieran ser utilizadas. Tener un misil balístico móvil, que no podría ser fácilmente atacado por las fuerzas estratégicas soviéticas, habría salvaguardado el componente terrestre estratégico estadounidense. Además, el desarrollo de dicho misil fue la respuesta al despliegue de misiles balísticos móviles soviéticos SS - 24 (lanzados desde vagones de ferrocarril) o SS - 25 (lanzados desde vehículos de carretera). La Comisión "Scowcroft" comenzó a trabajar en la definición del nuevo misil en 1984, finalizándolos a principios de 1986, cuando recomendó el desarrollo de un nuevo misil ligero equipado con un solo vehículo de reentrada. El presidente Ronald Reagan autorizó a Martin Marietta a desarrollar el nuevo SICBM (pequeño misil balístico Intercontinental) en diciembre de ese año. El misil fue designado oficialmente XMGM-134a, y extraoficialmente Midgetman. A principios de 1987, el programa SICBM estaba reservado para un misil de combustible sólido Tipo MX (LGM - 118 Peacekeeper) de tres etapas, equipado con un sistema de Control Post - Boost que podía alimentarse con combustible líquido almacenado para este propósito. El peso de lanzamiento inicial esperado de 30.000-33.000 lb se redujo a favor de un vehículo ligeramente más largo, con un peso de aproximadamente 37.000 lb, en el que las etapas principales tendrían que ser construidas de grafito para reducir el peso. La primera fase del contrato de desarrollo asignó la construcción de la primera etapa a Morton Thiokol, mientras que Aerojet fue responsable de la segunda y Hercules de la tercera. El Contratista general del programa habría sido Martin Marietta, mientras que Boeing recibió el contrato para el desarrollo del vehículo de lanzamiento HML (Hardened Mobile Launcher). Por razones de estandarización, se adoptó la ojiva termonuclear W87 - 1 de 475 kilotones, también utilizada en el misil LGM-118 en la versión estándar W87. Se planearon un total de 16 lanzamientos de prueba, pero después de los dos primeros lanzamientos experimentales, ninguno de los siguientes catorce tuvo lugar. Debido al final de la Guerra Fría, así como muchos otros nuevos programas de armas nucleares de los Estados Unidos, el desarrollo del misil SICBM fue suspendido por el Presidente George H. W. Bush en septiembre de 1991, después de la firma del Tratado START-1 con la Unión Soviética, que tuvo lugar el 31 de julio del mismo año y fue finalmente cancelado en enero de 1992.

El diseño del XMGM-134a se basó en un misil de propulsor sólido de tres etapas, lanzado con un sistema frío, en el que la presión de gas se utilizó para expulsar el misil del contenedor de lanzamiento. La primera etapa se encendió solo cuando el misil estaba completamente fuera del contenedor. El misil estaba equipado con un alcance de aproximadamente 11000 kilómetros (6800 millas). La ojiva incluía un solo vehículo de retorno MK 21 equipado con una ojiva termonuclear W87 - 1, 500 kg pesados y la potencia de 475 kilotones. El sistema de guía inercial del misil garantizaba una precisión CEP de unos 90 m. El prototipo del vehículo móvil HML (Hard Mobile Launcher), producido por Boeing (en un equipo con Goodyear y Loral Corporation), consistía en un tractor de cuatro ejes y ocho ruedas con un semirremolque de tres ejes. Los neumáticos radiales de la cubierta aseguraron al complejo una velocidad máxima de 96 km / h en la carretera. El vehículo tenía 28m de largo, 3.65 m de ancho, 1.80 m de alto, y pesaba entre 75 y 90 toneladas. La propulsión fue inicialmente confiada a dos motores diesel PACCAR defense system company de 750 hp que operaban las 14 ruedas motrices, más tarde reemplazados por un motor diesel Rolls - Royce/Perkins que entregaba la potencia de 1200 CV.

La pregunta secundaria, pero no menos importante, que llegó a la Comisión "Scowcroft" fue dónde colocar los misiles una vez fabricados. En los Estados Unidos millones de hectáreas de tierra estaban controladas por los militares, tanto en el oeste como en el suroeste del país, y podían ofrecer la máxima supervivencia del sistema de armas. Además, el mantenimiento de los vehículos de lanzamiento en los centros de control de lanzamiento de misiles LGM - 30 Minuteman significó un ahorro significativo en la construcción de infraestructura. Este plan se rectificó más tarde para poder basar los vehículos de lanzamiento de misiles en los sitios del silo de lanzamiento. En caso de amenaza de guerra, los lanzadores serían sacados y esparcidos por las carreteras secundarias de todo el país. El entusiasmo por el programa dentro de la administración Reagan disminuyó en los años siguientes. En 1988 el programa escapó a la cancelación debido a la reducción de fondos, de hecho el Congreso nunca garantizó los fondos necesarios para el desarrollo de ambos misiles lanzados desde vagones de ferrocarril y desde vehículos de carretera. Sin embargo, el programa SICMB se mantuvo vivo, en gran parte debido a la presión sobre el Congreso, y ambos debido al deseo de mantener abiertas las opciones políticas futuras. A pesar de que el futuro del programa fue objeto de continua discusión, el SICBM llevó a cabo su primer lanzamiento de prueba desde Vandenberg el 11 de mayo de 1989, pero el resultado fue un fallo parcial, y el misil tuvo que ser destruido después de 70 segundos después del lanzamiento debido a un mal funcionamiento de la tercera etapa. A pesar de esto, se recopilaron muchos datos útiles para la continuación de los experimentos, y el segundo lanzamiento de prueba, realizado el 18 de abril de 1991, fue completamente exitoso. El misil lanzado en frío desde Vandenberg AFB alcanzó su objetivo en el campo de pruebas de la isla Kwajalein en el Océano Pacífico, a 7300 km de distancia. Se planearon un total de 16 lanzamientos de prueba, pero ninguno de los siguientes catorce tuvo lugar. Debido al final de la guerra fría, así como muchos otros nuevos programas relacionados con las armas nucleares de los Estados Unidos, el desarrollo del misil (SICBM) fue suspendido por el Presidente George H. W. Bush en septiembre de 1991, después de la firma del Tratado START - 1 con la Unión Soviética, que tuvo lugar el 31 de julio del mismo año, y finalmente cancelado en enero de 1992. El equivalente soviético del misil MGM - 134 fue el RSS - 40 Kuryer, que también fue probado, pero su desarrollo fue cancelado en octubre de 1991. El vehículo de lanzamiento de misiles Midgetman fue designado como Hard Mobile Launcher (HML). Según los planes operacionales, la mayoría de ellos normalmente permanecerían en bases de despliegue, y se desplegarían solo durante crisis internacionales en las que se considerara más probable una guerra nuclear. Martin Marietta (crawler) y Boeing (rubber) recibieron contratos de producción para el prototipo del lanzador. Ambos competidores utilizaron el concepto de un segmento de transporte de misiles separado del tractor y unido a un vehículo remolcador. En caso de un ataque nuclear inminente, la sección de misiles se separó del cuerpo principal y se bajó al suelo. Esta sección tenía un arado hidráulico con el que se anclaba al suelo para evitar que se volteara al revés por la presión de los gases de lanzamiento. La sección de transporte de misiles tenía que ser capaz de soportar el posible vuelco generado por los fuertes vientos de la onda de choque debido a una explosión nuclear cercana, así como las temperaturas, la radiación y los pulsos de pulso electromagnético. El tractor estaba equipado para operaciones cerradas en el entorno NBC (nuclear, bacteriológico, químico), y tuvo que permanecer operativo hasta que el peor de los efectos debido a una explosión nuclear cercana hubiera pasado. Se iban a utilizar centros de control de lanzamiento móviles separados, y para maximizar la supervivencia, los misiles también podían ser comandados por centros fijos y aviones ABCP (air Borne Command Post). Los modelos a escala del HML fueron sometidos a explosiones convencionales para simular los efectos de explosiones nucleares en las proximidades de vehículos. Durante 1987, las pruebas comparativas de los diseños de vehículos Boeing y Caterpillar, los dos principales competidores, tuvieron lugar en Malmstrom AFB, Montana. Al final de las pruebas militares, el vehículo rotado Boeing fue elegido para la construcción en serie. El programa de desarrollo vio la realización de una unidad de prueba de ingeniería (ETU) del camión lanzador móvil resistente a la radiación, diseñado para transportar y lanzar el misil. El vehículo podría alcanzar una velocidad de 55 mph en la carretera, pero podría viajar con seguridad incluso fuera de la carretera. El vehículo fue capaz de utilizar el remolque montado como un arado para cavar una estación de lanzamiento subterránea, que explotó la tierra removida como protección adicional a una explosión nuclear que pudo haber ocurrido cerca. La combinación tractor-lanzador ETU pesaba 239000 libre, y tenía una capacidad de remolque de 80000 lb. Estaba propulsado por un motor diesel Rolls - Royce Perkins de 1200 CV, que impulsaba las ocho ruedas del tractor a través de un sistema de transmisión electrohidráulico. El ETU fue diseñado y construido por Boeing Aerospace & Electronics, asistido por la División de Sistemas de Defensa Loral. El prototipo fue entregado a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en diciembre de 1988 y probado en la Malmstrom AFB hasta 1991. Los orígenes del programa de misiles MGM - 134 Midgetman se remontan al estudio STRAT - X, presidido por el General Maxwell D. Taylor, y encargado por el entonces Secretario de Estado de Defensa Robert McNamara el 1 de noviembre de 1966. Al final de los estudios, en julio de 1967, la Comisión elaboró un informe en veinte volúmenes, que abarcaba no menos de 125 ideas diferentes para futuros sistemas de misiles, nueve de las cuales fueron examinadas en detalle. De los nueve futuros sistemas de armas, cinco eran terrestres, y uno de ellos se llamaba Land Mobile y proporcionaba un sistema de camiones transportadores que viajaban por carretera a una velocidad de 35 millas por hora (56 km/h) constantemente dentro de un sistema de carreteras dedicado y sinuoso de 65000 millas cuadradas (170000 km2) de tierra pública. El concepto operacional inicial implicaba la estrategia del movimiento aleatorio de vehículos día a día dentro de una zona de despliegue, lo suficientemente grande como para complicar la planificación hipotética del enemigo y la adquisición del objetivo. La base de operaciones principal planificada tenía que tener características adicionales, además de las requeridas por el soporte del sistema HML. Para el traslado Aleatorio de HML, por ejemplo, la turba tenía que contener actividades de apoyo logístico interno, hogares del personal, personal cambiando de lugar de servicio en HML, comisariado, instalaciones de salud y actividades de apoyo administrativo. Para la identificación de las bases candidatas para convertirse en Base operativa principal, se consideró la calidad de vida del personal de la base y la eficiencia en las operaciones de mantenimiento. Un rango de aproximadamente 50 millas desde el MOB principal hasta el punto candidato más cercano para convertirse en Instalación de despliegue era deseable para mantener operaciones eficientes en la zona de despliegue. Las principales estimaciones elaboradas indicaron en un mínimo de 40 el HML que debía ser mantenido en eficiencia operativa por cada MOB individual. Tras el debate sobre si desplegar los misiles LGM - 118 Peacekeeper en vagones ferroviarios, se llevaron a cabo algunos experimentos en vagones de lanzamiento basados en Warren AFB entre 1988 y 1989. En el mismo contexto, se consideraron algunas alternativas al lanzamiento del MGM-134a Midgetman por vehículos de lanzamiento Boeing HML. Entre las muchas propuestas que se consideraron concernientes: esta última solución era la preferida por los técnicos militares. En un intento de salvaguardar el proyecto y contener los costos, en el último período del programa se abandonó la opción del lanzamiento por vehículo de carretera, y se planeó instalar los misiles en los silos de lanzamiento de los misiles LGM - 30f Minuteman II que se cancelarían para el final de la vida operativa, pero incluso este intento extremo

Misiles de superficie a superficie

Misiles balísticos intercontinentales

MGM - 52 Lance

El misil MGM - 52 Lance fue, desde principios de los años 70 hasta 1991, un arma táctica nuclear en vigor para el Ejército de Estados Unidos y algunos ejércitos...

Alfa (misil)

El programa Alfa lanzado en los años setenta por Italia, se centró en un misil balístico de mediano alcance producido por Aeritalia y similar al Polaris a-3. Co...

Misiles balísticos de corto alcance

Misiles balísticos

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad