Mattia Bortoloni

Mattia Bortoloni (Canda o San Bellino, 31 de marzo de 1696-Bérgamo, 1750) fue un pintor italiano del período Rococó, cuya actividad se encuentra en múltiples obras ejecutadas entre Véneto Lombardía y Piamonte. A pesar del aprecio de sus contemporáneos, posteriormente permaneció durante mucho tiempo infravalorado, solo con los estudios de la última mitad del siglo XX se le reconoció una posición merecida entre el líder "caprichoso" de la pintura rococó veneciana. Estudios que todavía están volviendo a la firma de obras de Bortoloni diversamente atribuidas a otros o ignoradas por la literatura crítica.

Mattia Bortoloni nació en Polesina, pero dada la escasez de documentos hasta ahora rastreados, el lugar exacto de nacimiento sigue siendo incierto. Basado en una fuente Antigua y bastante fiable (Francesco Saverio Bartoli, las pinturas, esculturas y arquitectura de la ciudad de Rovigo, 1793) se indica San Bellino. Según el redescubrimiento del acto de bautismo, dado a conocer en la conferencia celebrada en 1987, a menudo se dice que nació en Canda, en cuya parroquia fue bautizado cinco meses después, el 2 de agosto. Algunas publicaciones también mencionan Castelgugliielmo donde, en el camino a San Bellino, la familia bortoloni poseía una casa-también equipada con un oratorio-que pasó a ser propiedad en 1719 a Giovanni Battista, el hermano menor del pintor. Cuando Mattia era todavía un niño, la familia, manteniendo relaciones con el territorio de origen, se trasladó a Venecia. Allí fue alumno del taller de Antonio Balestra, de quien aprendió el rigor interpretativo de los maestros más antiguos. Además del bien asimilado las enseñanzas del maestro, que a veces han llevado a los historiadores a dudar de la atribución – aprendido de su propia individualidad artística adaptando y desarrollando su propio enfoque de la pintura también por otros artistas de alto nivel, pero que fueron sus contemporáneos – como Dorigny, Bencovich, cuadrado y rizado – o del siglo XVII, incluyendo de una manera especial Carpioni. Sus habilidades fueron pronto evidentes, adquiriendo desde una edad temprana una plena autonomía de comercio y una maestría artística como para notarse entre los jóvenes artistas venecianos emergentes de principios del siglo XVIII. En diciembre de 1716, apenas veinte años de edad, Andrea Corner le encargó decorar la villa palladiana Cornaro, residencia familiar ubicada cerca de Piombino Dese, en la provincia de Padua. Encargo para otro bien documentado por Ivanoff con el descubrimiento y publicación de los contratos en 1950; en el ensayo también emerge un encargo inmediatamente anterior para la decoración de un no identificado Palazzo dei Corner en Padua. En el área de la villa, enmarcado por estuco Bortolo Cabianca (hermano del escultor Francesco), pintó un ciclo de centoquattro Paneles del fresco, caracterizado por visiones ocasionales del futuro con representaciones figurativas decididamente alargado un gusto que es casi Preclásico, con escenas del antiguo y Nuevo Testamento, a los que se añaden cincuenta y ocho alegorías monocromo inspirado a Iconologia de Cesare Ripa. El tema del ciclo revelado episódicamente como una fuente de imágenes, La Biblia publicada en Amsterdam en 1700 por Pieter Mortier, al mismo tiempo, que era tan inusual para un grupo de civiles y especialmente para la extensión, es una clara motivación en la repetición de los símbolos típicos de la masonería, que por supuesto, Andrea Corner, y el primo Francisco, el embajador en Londres, estaban afiliados. En el verano de 1717, después del final de la extensa obra, bortoloni se casó con Vittoria Vettorelli, en una iglesia no identificada en Piombino. Es atribuible a 1719 la primera obra para su tierra avita: el retablo de los Santos Bovo, Spiridione y Francesco Di Paola para la parroquia de Casteguglielmo, ahora colocado en la sacristía. Es una pintura estrechamente relacionada con las soluciones espaciales, cromáticas y figurativas de los frescos de Piombino Dese. Ese ciclo es también una fuente de algunos elementos iconográficos, entre toda la cara de la figura erigida de san Bovo tan similar al supuesto autorretrato de villa esquina en la caja de David bendición y ofrenda frente al Arca. En los años veinte del siglo XVIII, probablemente después de haber hecho los cuatro frescos monocromos con las historias de Alejandro Magno para la villa Morosini Vendramin Calergi en Fiesso Umbertiano, fue principalmente activo en Venecia. Aquí, en estrecho contacto (y también en competencia) con Ricci, Piazzetta y Tiepolo, maduró su personalidad artística, aunque las obras se pueden colocar temporalmente principalmente de acuerdo con la evolución estilística. Mientras que la alegoría del Mérito pintada para un palacio veneciano desconocido, y ahora en el Museo de Ca ''Rezzonico, es un trabajo considerable temprano, puede fechar entre 1720 y 1723, los frescos en las bóvedas de la escalera de honor y de la linterna relativa Ca'' Farsetti con el triunfo del poema, El Triunfo de la nobleza y de las virtudes del tiempo y el triunfo de las Artes. En 1723 se opuso a Tiepolo y a La Piazzetta ganadora en el concurso para la capilla de San Domenico ai Santi Giovanni e Paolo. Más tarde pintó Escipión rechaza los honores ragali, ahora en Newport y la caza del jabalí, ahora en el Musée de la chasse et de la nature en París. Hacia 1725 pintó el gran lienzo del techo Juno pide a Eolo que suelte los vientos siempre en Ca '' Farsetti y en 1727 se dio cuenta de la apoteosis de la familia Sceriman para su palacio en Lista di Spagna. Concluyó su producción en Venecia en 1729 con los frescos para la Iglesia de Tolentini; y para la gloria de san Gaetano da Thiene en el techo del coro, y las escenas en monocromo de la vida de san Nicola da Tolentino, alternando del Triunfo de la fe, y el triunfo de la esperanza, las pinturas en la bóveda de la capilla dedicada al Santo. Fuera de la ciudad dominante son dignos de mención otras obras ejecutadas entre 1723 y 1727 como el ciclo de frescos de Villa Albrizzi en Preganziol (una vez atribuido al Crosato) y el pequeño retablo de la Virgen coni santi Antonio da Padova, Girolamo y Gabriele Arcangelo de la Iglesia Parroquial de Selve. El trabajo fuertemente pittoniano, pero también cercano al trabajo de su compañero en los estudios de Balestra Giambattista Mariotti, fue probablemente encargado por la familia Bujačić para la Iglesia de San Antonio o quizás para el Convento Franciscano suprimido en 1806. Otras dos obras fuera de Venecia, probablemente de 1727 o poco después, son los altares de Santa María Magdalena con un ángel crucifijo y la Virgen con el niño y los Santos Vittore y Corona para la Iglesia Parroquial de Fanzolo; ambas pinturas, de clara influencia Piazzetta, permanecieron ignoradas durante mucho tiempo por los críticos. Se puede decir que a finales de esta segunda década del siglo XVIII Bortoloni comenzó a explorar nuevas posibilidades para trabajar fuera de Venecia: la escena está llena de pintores de genio y destinado a ser dominado por Tiepolo ya había llamado a la emigración de otros buenos pintores como Crosato, Diziani y Fontebasso. Y de hecho estos años, y los siguientes, lo vieron cada vez más activo en los territorios del dogado, entrelazando cronológicamente la ejecución de obras en Friuli y Véneto, y empujando desde su Polesina más allá del Po en la ciudad de Ferrara y también, primero episódicamente luego casi definitivamente, en la Lombardía austriaca. Se ve de nuevo la matriz piazzettesca a la luz de Cristo en la cruz con los santos María Magdalena, y el Beato Monselice, esta vez se fusionó con la lección de la ballesta en la figura del Cristo y algunos ancestros crespiane en la figura dolores de María Magdalena, probablemente; la pintura es ahora en la Iglesia de Santa Giustina proviene de la Iglesia de Santa Rosa que fue probablemente pintado en alrededor de 1730. Entre 1732 y 1735 pintó las limosnas de San Tommaso Da Villanova para la demolida Iglesia de la Trinidad anexa al Monasterio de las Monjas Agustinas de Rovigo, hoy conservada en la Accademia dei Concordi. El lienzo, con claras asonancias estilísticas con la crucifixión de Monselice, una vez atribuido a Gregorio Lazzarini – y más tarde a un seguidor de Tiepolo – fue identificado como obra de Bortoloni por Ivanoff en 1950. El trabajo es particularmente indicativo de la sensibilidad del autor y organizado dinámicamente en dos porciones: la figura superior y las miradas de los santos Agustín y Antonio se volvió hacia el cielo, en el bajo Santo Tomás, poco slaticamente desplomado para sentarse, entrega limosna a la poverella realista en la que el niño tímido y triste se retrae a justo por encima de sus hombros. Tendencialmente un poco más tarde (1734-1735) están los dos grandes lienzos adoración de los magos y adoración de los pastores que el pintor pintó para la Iglesia Arcipreste de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo en Fratta Polesine. Presumiblemente se colocan alrededor de 1735 son las pinturas redescubiertas más recientemente por Enrico Lucca: el pequeño retablo de San Antonio para el Oratorio de la ronda – pero ahora en los cuartos de huéspedes en la cercana Villa Valmarana y la Sagrada Familia con Santos Antonio de Padua y claro en la Iglesia de Sant''Antonio da Padova en Latisana. Este último retablo, como prueba del interés crítico que despierta, fue atribuido primero a Giambettino Cignaroli, Jacopo Amigoni y luego en 1968 a Francesco Cappella. Entre 1735 y 1738 estuvo activo en Ferrara – el único pintor en la región del Véneto, a mediados del siglo – primero con el retablo para la Catedral del milagro de Santo Tomás de Aquino (encargado en 1735) y luego con el otro retablo de la Virgen con el niño con los santos Cosmas y Damián (1737) para el Oratorio Santos Cosmas y Damián llamado de'' Spiziali. Probablemente relacionados con el período de Ferrara son los dos bocetos del milagro de san Vincenzo Ferrer ahora en el Museo Thyssen - Bornemisza de Madrid, la pintura presente en la Iglesia de San Domenico, hecho fielmente siguiendo estas huellas, fue hecho en su lugar por Luigi Corbi en 1790. Una vez más se encontró con el trabajo de la pintura de Tiepolo él, también, algunos de los techos en el primer piso del palazzo Clerici, Milán (1740 C.): La apoteosis de un héroe (tal vez Jorge II Clerici) por encima de la escalera; otra apoteosis (tal vez representante del Marqués Antonio Giorgio y su esposa Fulvia Visconti) y Eolo, y los vientos en el apartamento del propietario; a estos se añade una alegoría arruinada y restaurada-se refiere al buen gobierno de austria-en galería de pinturas y probablemente otras decoraciones perdidas también Después de los primeros encargos episódicos, los frescos del Palazzo Casati Dugnani en Milán y los del Palazzo Brentano en Corbetta – ciertamente en los años treinta del siglo – la actividad principal de bortoloni se concentró principalmente en la Lombardía austriaca. En Milán también fue activo en temas sagrados con la gloria de San Alejandro Sauli para los Barnabitas de San Bernabé en 1742, y el beato Bernardo Tolomei que bendice las ofrendas para los Olivetanos de San Vittore al cuerpo en 1745. Y sin embargo, en la provincia de Lombardía fue activo para los otros encargos y civil: el fresco del carro del sol en la sala de Apolo del palazzo Rasini en Cavenago Brianza, en 1745, y en 1746 - 1747, el ciclo de frescos para la residencia de campo del Marqués Casnedi (ahora villa Raimondi Carpegna) en Birago di Lentate ya curiosamente descrito en la literatura crítica como Historias de Cleopatra, y las historias de París y Elena en la sala de la en 1746 bortoloni comenzó su aventura piamontesa donde-probablemente por recomendación de Felice Biella, conocido cuando estaba fresco en el obispado de Lodi-logró entrar con éxito en la intrincada historia del santuario de Vicoforte Para el poder religioso también estaba activo en otras ciudades de Lombardía y en 1742 sobre: los frescos de la capilla y de la Comisión de Corpus christi en la Catedral de Monza, el fresco del Triunfo de la caridad en la Diócesis de Lodi, y la Asunción en la iglesia parroquial de los Santos Pedro y Pablo en Ospedaletto Lodigiano. El proyecto era la decoración pictórica de la enorme bóveda de cúpula ovalada; la primera asignación ya en 1735 a Giuseppe y Nicola Dallamani no se había seguido, más tarde el trabajo realizado por Pietro Antonio Pozzo fue cancelado por no ser bienvenido. La obra fue confiada a Giuseppe Galli Bibiena como cuadraturista y Sebastiano Galeotti como figurista e inicialmente Biella asistió a Bibiena. Las obras se interrumpieron pronto debido a la muerte de los convictos en 1941. Se intentó reemplazar al figurista por Alessandro Ferretti, pero el sitio fue cerrado permanentemente debido a la guerra contra la nueva pareja de pintores bortoloni - Biella primero se vio obligada a ejecutar el Fresco la Cena en Emaús, en el refectorio del convento, como una sabia prueba. Posteriormente, entre 1746 y 1748, pudieron ocuparse de la decoración de la gran bóveda de cúpula elíptica siguiendo el entorno cuadraturístico dejado por Bibiena. El resultado es un gusto totalmente rococó con destellos de cielo que se abren en el tejido cuadraturístico con cajones falsos. Cortes en los que aparecen ángeles musicales y alegorías de la virtud y una virgen protegida por un rico dosel, principesca más que humilde, que asciende a la Trinidad en gloria en la gran linterna: cortes que a veces descienden al borde del tambor para acomodar a los apóstoles, de lo contrario presentados en nichos falsos. Al mismo tiempo, o poco después, a la cúpula de Vicoforte Bortoloni ejecutó algunas obras para otras iglesias en Piamonte: Ia retablo de la Inmaculada Concepción entre los santos Carlo, feliz y Martino para la capilla de San Carlo en la Catedral de Mondovì, encargado por el entonces obispo; probablemente ejecutar en su lugar en el cliente independiente, fue el óvalo sobre lienzo que representa el martirio de san Lorenzo, en el coro de la Iglesia de San Lorenzo en Trino (1748 - 1749) donde, a pesar del fuerte deterioro, las enseñanzas de la ballesta y las influencias de Tiepolo permanecen perceptibles; en cambio, se pierde la decoración al Fresco de Sant''Andrea en Turín, de la que también hay bocetos y dibujos preparatorios El movimiento se completa con inserciones en forma, casi suspendidas, que rompen la regularidad de las aberturas volando en el aire las figuras o más simplemente adornando la composición con guirnaldas. Bortoloni no tenía forma de entrar en las gracias de la nobleza Saboya o la corona y encontramos una sola Comisión civil: de nuevo con Felice Biella pintó al fresco el gran techo que representa el Olimpo y la caída de los Gigantes en el Palacio Barolo en Turín 1749. Envuelto en misterio sigue siendo el diseño para la decoración del techo de un teatro diseñado con el cuadraturista y escenógrafo Innocenzo Bellavite, según los registros de la construcción debería haber sido en Casale, pero no hay rastro real de ejecución o demolición. Así regresó a Lombardía, donde pintó al fresco una habitación del Palazzo Visconti en Brignano Gera d''Adda con historias de Alejandro Magno (1748). Solo en 1749 volvió a trabajar en los territorios de La Serenissima, comenzando los frescos de la Iglesia de los Santos Bartolomé y Esteban en Bérgamo. El ciclo de pinturas debería haber incluido todo el techo de la iglesia y Bortoloni, con su lenguaje decididamente rococó, claramente destinado a seguir las experiencias prospectivas del Padre Andrea Pozzo bien asistido por el cuadraturista Comacino Francesco Palazzi Riva. El rodigino logró realizar la compleja narración de la gloria del Santísimo Sacramento en el presbiterio: una composición zigzagueante que a partir de la figura de Melquisedec pasó del Rey David a Juan el Bautista, para culminar en el ángel que lleva el cáliz. Abajo, en una partición mistilineal, representó en monocromo el sacrificio de Isaac como anticipación de la Eucaristía. El complejo, ya completamente concebido, tuvo que ser terminado por Gaspare Diziani y Palazzi Riva: Bortoloni había muerto repentinamente en su casa milanesa en el verano de 1750.

Pintores italianos del siglo XVIII

Nacido en 1696

Murió en 1750

Nacido el 31 de marzo

Natural de Canda

Muertes en Bérgamo

Pintores de la escuela veneciana

Carlo Ubbiali

Carlo Ubbiali (22 de septiembre de 1929 – 2 de junio de 2020) fue un piloto de motociclismo Italiano, poseedor de 9 títulos mundiales y por esta razón fue uno d...

Karl Fischer von Treuenfeld

Karl Freiherr von Fischer-Treuenfeld (31 de marzo de 1885 – 7 de junio de 1946) fue un General alemán de las Waffen-SS, fue un comandante de brigada durante la ...

Motociclistas italianos

Nacido en 1929

Muertes en 2020

Nacido el 22 de septiembre

Murió el 2 de junio

Nacido en Bérgamo

Pilotos de la clase 250

Pilotos de clase 125

Generales alemanes

Nacido en 1885

Murió en 1946

Murió el 7 de junio

Nacido en Flensburg

Militar de las Waffen-SS

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad