La viticultura en México

La producción de vinos mexicanos y el cultivo de viñedos en grandes áreas de tierra se lleva a cabo en los estados de Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Querétaro y Zacatecas, la mayor producción se realiza principalmente en el Valle de Guadalupe en la zona vitivinícola del Norte. Se cultivan vides, en algunos municipios de los estados de baja California, Sonora, baja California sur, Durango, Chihuahua, Querétaro, San Luis Potosí, Guanajuato, Nuevo León, Hidalgo, Puebla, México y Campeche, que la Secretaría de Agricultura SAGARPA ha registrado en 2010 como el cultivo de uva de mesa para consumo doméstico sin producción de vino.

En el continente Americano había muchas viñas silvestres antes de la llegada de los europeos. En el caso de México había distintas variedades que los Pueblos Originarios consumían en su dieta. Los aztecas llamaban al fruto de la uva acacholli, los P''urhépecha lo conocían como seruráni, los otomíes lo llamaban obxi y los tarahumara lo llamaban úri. Los pueblos nómadas del Norte eran los mayores consumidores de uvas silvestres y bebían sus jugos ácidos, pero se desconoce si los jugos sufrieron algún tipo de proceso de fermentación. Después de la conquista de Tenochtitlán, los colonizadores españoles encontraron vides silvestres en el suelo de la Nueva España como Vitis rupestris, Vitis labrusca y Vitis berlandieri. Hernán Cortés fue el principal promotor del cultivo de la uva: ordenó traer de la isla de Cuba semillas y plantas de Vitis vinifera de España, siendo la Nueva España el primer lugar en América Continental donde se cultivaban viñedos y se producían vinos. El 20 de marzo de 1524, Hernán Cortés firmó un decreto ordenando que todos los titulares de tierras españolas deben plantar mil vides españolas y nativas anualmente por cada cien indígenas a su servicio para fomentar la hibridación rápida en las nuevas tierras. El primer cultivo de las vides llegó a Huejotzingo y las cercanías de la ciudad de México, los pueblos indígenas de esta región, llamado en náhuatl xocomecatl, el fruto de la vid, esta nueva variedad de uvas que produjo un vino o una bebida vinosa ubriacante que segundo hermano Bernardino de Sahagún fue llamado tlapaloctli, pintura de vino. En 1531 Carlos V de España ordenó que cada barco con destino a Nueva España trajera viñedos y olivos para su cultivo. Desde el puerto de Acapulco llegaron barcos llenos de vides al Virreinato del Perú como resultado del mismo mandato real, que rápidamente logró difundir la uva española en los territorios de América del Sur. Poco a poco el cultivo de la vid se extendió principalmente a otros territorios de la Nueva España como Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí. Una de las zonas de mayor producción fue la llanura de Metztitlán: después de pacificar a los nativos de esta región, los misioneros Agustinos lograron producir grandes cantidades de vino para el consumo local y enviar el resto en carretas a la ciudad de México. En medio de una colina desértica con heladas invernales, rodeado de manantiales y abundantes viñedos, nativo, Francisco de Urdiñola, el marqués de Aguayo en 1593 fundó el negocio de la bodega en la parte más antigua del continente americano, gestionando la bodega de Santa María de las Parras, y en el año 1626 Lorenzo García inauguró las bodegas de San Lorenzo, muy cerca de la primera bodega de Urdiñola. En 1595 el rey Felipe II prohibió la siembra de nuevos viñedos en las tierras americanas por una competencia desleal con los productores de la Península Ibérica, porque las hectáreas sembradas eran más grandes que en la España Peninsular. Esta ley generó descontento entre los productores de las colonias americanas, pero sin embargo la ley logró reducir solo la producción, pero no el consumo. En la Península de Baja California, misioneros jesuitas trajeron consigo sarmientos de vid para su cultivo. La misión de San Francisco Javier fue dirigida por su padre Juan Ugarte, quien en la década de 1700 trajo los viñedos en la península de Baja California, y en 1769 fra Juniper Serra trajo desde Loreto al norte de la península y también a la Alta California, planta de vitis vinifera al consumo de los habitantes de las misiones de california con la fundación de la primera que fue una de San Diego de Alcalá. Alexander von Humboldt, de paso elogió los viñedos del Norte que a pesar de la disminución de la producción de vino que proliferó en el norte de la Nueva España. Durante la guerra de la independencia cesó la producción de vino y en 1857 el clero perdió el poder ante el estado cuando los bienes y propiedades de la Iglesia fueron expropiados. Después de la guerra, el cultivo de viñedos en el norte de México continuó. Los derechos se modificaron para proteger en cierta medida la producción nacional, pero redujeron el consumo debido a los elevados impuestos sobre las importaciones de vinos y bebidas espirituosas procedentes de Europa.

La viticultura en México

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad