La tricotilomanía

La tricotilomanía (del griego ϑρίξ, thrìx - 'pelo', τίλλω, tìllō - 'arrebatar' y μανία, manìa - 'manía, obsesión), también conocida como TTM, tricomanía o trastorno strappamento Sin pelo, es un trastorno psicológico caracterizado por una necesidad persistente y abrumadora de rasgar el cabello y/o el pelaje de cualquier otra área del cuerpo, por razones que no son estéticas. El término fue acuñado en 1889 por el dermatólogo francés François Henri Hallopeau, quien usó la palabra para describir una condición exhibida por un paciente joven que tenía mechones de cabello rasgados.

La tricotilomanía fue reconocida como un trastorno por la American Psychiatric Association en 1987 y figura en el DSM - 5 como un trastorno mental y conductual. Se considera como una variante específica del trastorno obsesivo-compulsivo (DOC) sobre la base de la repetitividad y la naturaleza compulsiva de rasgar el cabello y por el hecho de que el desgarro es generalmente ritualizado y limitado a lugares, días y momentos muy precisos y específicos para el individuo.

En los sujetos que presentan esta condición psicológica, la necesidad de desgarrar siempre se asocia con un aumento de la tensión interna que solo se atenúa a través del acto de desgarrarse. Se pueden identificar dos tipos diferentes de desgarro: estos dos modos de desgarro no son mutuamente excluyentes. Muchas personas tienen ambos: a menudo comienzas con un tirón enfocado que luego, con el tiempo, puede convertirse en un tirón automático.

El continuo roce, tirón y desgarro del cabello es uno de los síntomas más obvios de la tricotilomanía. Algunos individuos hacen esto con más frecuencia que otros, pero todos los que sufren de TMD recurren al gesto compulsivo repetidamente y durante un tiempo considerable todos los días (generalmente no menos de 2-3 horas). Más a menudo trichotillomaniacs arrancarse los cabellos (75%), barba, pestañas (53%) o las cejas (42%), pero en algunos casos también el pelo del pubis (17%), las axilas, la nariz o las piernas. Otro elemento significativo es el hecho de que a menudo los pacientes intentan continuamente reducir o eliminar el gesto, pero no pueden controlarse de ninguna manera. Aumento de la sensación de tensión antes de tirar en el caso de tirar del cabello enfocado, el gesto de tirar se usa intencionalmente en respuesta a emociones negativas como la frustración, la fatiga, la soledad, el aburrimiento, la tensión, la ansiedad o el estrés. Muchos pacientes describen una tensión que aumenta cuanto más intentan resistir el instinto de rasgarse el pelo, y que no desaparece hasta que ceden. Placer durante y después de rasgar todos los individuos que sufren de tricotilomanía experimentan una sensación de placer, alivio o satisfacción después de rasgar su cabello, especialmente en el caso de tirones de cabello enfocados. El gesto de tirar del cabello se asocia con una sensación positiva inmediata, lo que hace que sea aún más difícil para el paciente detenerse. Incluso si el tricotilomaníaco inmediatamente siente placer a través de lagrimeo, experimenta una sensación de vergüenza e incomodidad debido al daño estético visible y su incapacidad para dominarse a sí mismo. Este comportamiento tiene numerosas similitudes con la actitud de las personas que se autolesionan. Pérdida de cabello significativa la pérdida de cabello debido a la tricotilomanía tiende a no ser homogénea, sino que aparece más concentrada en áreas específicas, donde el cabello puede ser menos, más corto o no en absoluto (alopecia). Algunos tricotilomaníacos, sin embargo, con el fin de minimizar el daño visible del trastorno, se imponen a rasgar el área en constante cambio. Incluso en el caso de que el individuo rasgue los pelos de las cejas o pestañas, estos pueden desaparecer parcial o completamente. No todos los individuos con tricotilomanía experimentan síntomas orales, pero muchos también sienten la necesidad de morder, masticar o comer su cabello. Algunos simplemente muerden las puntas o rompen el tallo con sus dientes, sin tragar nada. Otros, por otro lado, ingieren completamente el cabello o, en algunos casos, solo los bulbos capilares. La tricofagia puede crear daños muy graves al paciente, ya que el cabello no puede ser digerido por el aparato humano e ir a obstruir el tracto digestivo. Si el paciente ingiere una cantidad significativa de cabello durante largos períodos de tiempo, se puede formar una madeja llamada tricobezoar. Poco a poco, con los años, esta bola de cabello puede conducir a una pérdida de peso severa, vómitos, problemas digestivos y obstrucciones intestinales. Tricobezoar, si no se diagnostica a tiempo y no se trata correctamente, puede ser mortal. Finalmente, estos comportamientos orales a menudo coexisten con otros gestos obsesivos, como jugar con hebras recién rasgadas o frotarlas en la cara y los labios. Las preferencias por ciertos tipos de cabello y los rituales asociados con el desgarro de algunos tricotilómanos se centran en Examinar el cabello rasgado. Algunos observan la forma, el tamaño, el bulbo, el color o el grosor, otros los ordenan en una superficie siguiendo criterios subjetivos. Incomodidad y problemas significativos en situaciones sociales la mayoría de las personas se arrancan el cabello en privado y tratan de ocultar este comportamiento, ya que se avergüenzan de él. El tricotilomaníaco típicamente experimenta incomodidad en situaciones de interacción social, tanto por el gesto en sí como por las consecuencias estéticas. Esto lleva al individuo a evitar lo más posible las situaciones públicas y a cerrarse cada vez más en sí mismo.

Cuando coexisten dos o más trastornos psicológicos, se dice que son comórbidos. La tricotilomanía tiende a ocurrir en comorbilidad: dado que muchos trastornos mentales, incluidos el TOC y los problemas de ansiedad y depresión, tienen causas anatómicas, fisiológicas y sicosociales similares, tener una patología de este tipo aumenta las posibilidades de que también ocurran otros. La tricotilomanía está estrechamente relacionada, en particular, con los trastornos obsesivos compulsivos, y es particularmente común en personas que tienen o han tenido un trastorno alimentario (anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno de atracones), trastorno dismorfismo corporal y dermatilomanía (también conocido como trastorno de picking de piel). Muchas personas que sufren de tricotilomanía también se comen las uñas o se mastican los labios. Numerosos estudios han destacado cómo la tricotilomanía tiende a repetirse dentro de la misma familia: los individuos que tienen padres o hermanos tricotilomaníacos tienen una mayor tendencia a desarrollar el trastorno. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Duke, ha examinado 44 hogares en los que al menos un miembro sufría de tricotilomanía; los investigadores se han centrado en analizar las mutaciones del gen SLITKR1, desde el momento en que este gen ya se había encontrado responsable del síndrome de Tourette (otro trastorno relacionado con la incapacidad para controlar los impulsos). Estos estudios mostraron que dos mutaciones del gen SLITRK1 estaban presentes solo en la herencia genética de individuos tricotilomaníacos de la familia, y no en los otros. Sin embargo, la presencia de la mutación genética por sí sola afecta el aumento del riesgo individual de ser afectado por la enfermedad, pero no es suficiente para garantizar que el sujeto sea tricotilomaníaco. Las condiciones psicológicas del individuo y diversos factores ambientales juegan un papel igualmente fundamental: una persona con la mutación genética nunca puede sufrir de tricotilomanía, a pesar de tener una mayor predisposición. Del mismo modo, un individuo que no tiene el gen modificado aún puede verse afectado por la tricotilomanía. El investigador Stephan Züchner, del Duke Center for Human Genetics, señaló que solo un pequeño perentual (alrededor del 5%) de los casos de tricotilomanía es atribuible a la mutación genética mencionada anteriormente, pero agregó que los hallazgos recientes aún podrían ayudar a comprender mejor esta patología. El gen hoxb8 también puede estar involucrado en la TMT. Los estudios realizados en ratones por los genetistas Greer y Mario Capecchi han revelado cómo una mutación de este gen puede conducir a un aseo excesivo, que resulta en áreas Sin pelo y lesiones en la piel. Los dos estudiosos argumentan que puede haber un vínculo entre este comportamiento y el de los tricotilomaníacos. El estrés puede ser tanto positivo como negativo para el individuo. Los psicólogos se refieren al estrés negativo como angustia. Se habla de angustia cuando las reacciones del individuo a la causa desencadenante son evitación o miedo. Los síntomas físicos pueden ser mal humor y aceleración de los latidos del corazón. La angustia está estrechamente relacionada con el inicio de la tricotilomanía. En primer lugar, el trastorno a menudo surge como resultado de factores externos que son traumáticos para el individuo. Además, a menudo es el intento de resistir la necesidad de rasgar el pelo lo que genera angustia en el sujeto tricotilomaníaco, quien, para aliviar la tensión creada por estos pensamientos, recurre al gesto compulsivo. Muchos psicólogos y científicos creen que pueden ser anomalías cerebrales funcionales y estructurales las que determinan el inicio de la tricotilomanía. Estudios recientes han destacado cómo las anomalías de la corteza frontal, el núcleo caudal y el tálamo aumentan la incidencia de patología, ya que estas áreas son responsables del control y la supresión de los pensamientos involuntarios y obsesivos. Sin embargo, dado que este es un campo de estudios muy reciente, hay poca información disponible sobre este tema: todavía no se sabe exactamente cuáles son las áreas específicas del cerebro involucradas, ni está claro el mecanismo a través del cual estas anomalías generarían tricotilomanía. Las neuronas interactúan entre sí y con otras células a través del uso de señales electroquímicas. Así que un desequilibrio cuantitativo de constituyentes químicos en el cerebro puede alterar el equilibrio psicológico normal del individuo. En particular, se ha teorizado que los individuos que sufren de tricotilomanía tienen un nivel más bajo, en comparación con el estándar, de serotonina, la hormona responsable de la felicidad y el buen humor. Esta teoría se basa en el hecho de que los pacientes con tricotilomanía tienden a reaccionar bien a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: los síntomas de la patología desaparecen, pero solo mientras el individuo se somete a tratamiento. Los niveles alterados de dopamina también pueden jugar un papel clave en el inicio de la tricotilomanía. Además, en apoyo de la teoría de que los desequilibrios hormonales son responsables del trastorno, existe el hecho de que el TOC tiende a ocurrir en momentos de la vida cuando la persona está sujeta a cambios hormonales. En algunos casos, la tricodinia, un trastorno que se manifiesta con dolor persistente en el cuero cabelludo, puede ser la causa desencadenante de la tricotilomanía: el paciente se rasga el cabello para aliviar las molestias.

La consecuencia directa más obvia y común de la tricotilomanía son las áreas de alopecia de extensión y propagación variable: en algunos casos estas se limitan al cuero cabelludo, en otros casos también involucran cejas, pestañas, barba y más raramente axilas, piernas y área púbica. Además, si se prolonga durante largos períodos de tiempo, la tricotilomanía puede atrofiar los bulbos capilares, con el riesgo de que la funcionalidad del folículo se dañe irreversiblemente. Lagrimeo y tirón del cabello continuamente también puede causar daños en la piel, como abrasiones, dermatitis o infecciones.

La tricotilomanía afecta a alrededor del 3-4% de la población. Este trastorno ocurre con mayor frecuencia en niños entre 2 y 6 años y preadolescentes, especialmente en combinación con la pubertad (9-13 años). En algunos casos, en niños y preadolescentes, la patología puede manifestarse solo por un período limitado de tiempo y luego desaparecer por sí sola. A veces, en la infancia, los niños pueden rasgar el pelo de los animales, muñecas u otros materiales como la ropa y las mantas. Sin embargo, la enfermedad también afecta a los adultos, especialmente a las mujeres: en algunos casos dura desde la adolescencia para toda la vida, en otros surge después de un evento estresante o traumático en la edad adulta. La tricotilomanía en adultos es más difícil de curar, ya que no retrocede ni desaparece sin terapia específica, ya que a menudo se relaciona con otros trastornos psicológicos.

Aunque la investigación realizada sobre la tricotilomanía todavía es limitada, hay tratamientos que ayudan a reducir o detener el gesto obsesivo compulsivo por completo. La psicoterapia para la tricotilomanía es a menudo cognitiva y conductual, al igual que para otros Toc, e implica trabajar en las causas que subyacen al trastorno y la reducción de los comportamientos compulsivos. Sin embargo, debe ser una intervención específica para el problema en cuestión y no genérica para los trastornos obsesivo-compulsivos. Entre las posibles terapias se encuentran: no existen fármacos específicos que se utilicen para la tricotilomanía, pero los destinados al tratamiento de trastornos obsesivo - compulsivos pueden ser eficaces para el tratamiento de casos más graves. En particular, se utilizan inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), clomipramina (antidepresivo tricíclico) y naltrexona (antagonista de los receptores de opiáceos). Estos medicamentos ayudan a reducir la ansiedad, la depresión, el estrés y algunos síntomas compulsivos relacionados con la tricotilomanía. Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo en la conveniencia de usar terapia farmacológica para tratar el trastorno.

Manía

Enfermedades relacionadas con el cabello de la piel

Coacción

Queilofagia

La queilofagia (también conocida como morsicatio labiorum) es un trastorno que consiste en una lesión autosostenible en los labios, a veces compulsivamente. Las...
Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad