Incursión sarracena contra Roma

La incursión Sarracena contra Roma en el año 846 fue llevada a cabo por tropas sarracenas del Norte de África y Cerdeña.

Ya en 830 los piratas sarracenos habían devastado las zonas habitadas de la campiña romana, llegando hasta las basílicas de San Pedro y San Pablo y penetrando hasta Subiaco, donde la ciudad y el monasterio fueron destruidos. Dieciséis años más tarde el ataque se repitió, con mayor violencia: en la noche del 24 al 25 de agosto de 846 los piratas sarracenos, después de atacar y saquear Centumcellae, Oporto y Ostia, llegaron hasta Roma. Incapaces de penetrar dentro de las murallas de la ciudad, destruyeron y saquearon los alrededores de la ciudad, saqueando por segunda vez las basílicas de San Pedro y San Pablo. San Pedro fue defendido por una guarnición de soldados compuesta por Francos, lombardos, sajones y frisones que, a pesar de la feroz resistencia, fue completamente exterminada. De las basílicas fueron saqueados todos los muebles litúrgicos y las vestiduras de los sacerdotes, y los altares y tabernáculos fueron profanados. El saqueo de los dos templos entre los más grandes de la Cristiandad implicó la construcción, por voluntad del Papa León IV entre 848 y 852, de las murallas leoninas, erigidas para proteger la Basílica de San Pedro. El área rodeada por las murallas, llamada Città leonina, tuvo su propia Administración hasta el siglo XVI, y coincide en gran parte con el estado de la Ciudad Del Vaticano y el actual distrito de Borgo. Después de retirarse de Roma, los sarracenos que saquearon Lacio fueron derrotados por Guido I de Spoleto cerca de Centumcellae y Fondi. En la siguiente batalla cerca de Gaeta, el ejército cristiano encontró dificultades, pero acudió a su rescate las tropas enviadas por Sergio I, duque de Nápoles, y lideradas por su hijo Cesario. En noviembre, la flota árabe en la parte inferior frente a la Costa del Lacio fue gravemente dañada por una tormenta. En el año 849 se supo que los Sarracenos estaban estableciendo una nueva flota que atacaría Roma de nuevo. En esta ocasión Gaeta, Nápoles, Amalfi y Sorrento pusieron a disposición sus barcos, que se posicionaron entre Ostia y la desembocadura del Tíber. Liderada por Cesario, la flota comenzó el ataque tan pronto como vio en el horizonte las velas de los barcos enemigos atacándolos y tomando muchos prisioneros. Durante la batalla, definida como la Batalla de Ostia, muchas naves sarracenas fueron hundidas mientras que las restantes, también debido a una tormenta repentina, escaparon.

Historia de Roma en la Edad Media

Batallas que involucran al Estado Papal

Ducado Romano

El Ducado Romano fue una división del Exarcado de Italia (finales del siglo VI-751), o posesiones bizantinas en la península. Incluía gran parte de la actual La...

Sitio de Nápoles (1528)

El sitio de Nápoles de 1528 es un episodio de la guerra de la Liga de Cognac. En abril de 1528, el comandante francés Odet de Foix, conde de Lautrec, sitió Nápo...

Historia de Lazio

Territorios bizantinos en Italia

Ducado

Asedios que involucran a Francia

Batallas que involucran a España

Batallas que involucran al Sacro Imperio Romano

Batallas que involucran a la República de Génova

Batallas que involucran a la República de Venecia

Batallas del Marquesado de Saluzzo

Guerra de la Liga de Cognac

Asedios de Nápoles

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad