Iglesia parroquial de San Giorgio di Valpolicella

Coordenadas: 45°32'07 "N 10°51 '00" E / 45. 535278 ° n 10. 85 ° e 45. 535278; 10. 85 La pieve di San Giorgio di Valpolicella, también llamada la iglesia de San Giorgio Ingannapoltron, es una antigua iglesia ubicada en San Giorgio di Valpolicella, una aldea de Sant'ambrogio di Valpolicella en la provincia y diócesis de Verona; además, es la sede de la parroquia está incluido en el vicariato de Valpolicella. Probablemente construido en un sitio anteriormente utilizado para el culto pagano, que data del siglo VIII (según algunos historiadores también al VII), el edificio religioso actual representa uno de los ejemplos más interesantes y más antiguos de la arquitectura románica en la provincia de Verona. Reconstruida en gran parte alrededor del siglo XI, durante el período medieval, la parroquia de San Giorgio estaba a la cabeza de uno de los tres "piovadeghi" en el que Valpolicella se dividió administrativamente. Junto con ella, la parroquia de San Floriano y la de Negrar también jugaron este papel. También era una colegiata, hogar de un capítulo de canónigos que también dirigía una schola iuniorum (es decir, una escuela en la que las primeras nociones de gramática latina se daban a los muchachos locales, entre los que a menudo se elegía a los nuevos clérigos). Además de la interesante estructura arquitectónica, el claustro adyacente y los frescos en el interior, de gran valor la presencia de un antiguo ciborio que presenta escritos que lo sitúan en toda la época Lombarda y precisamente en el período del reinado de Liutprando.

Las excavaciones arqueológicas, llevadas a cabo entre 1985 y 1989, han desenterrado hallazgos que atestiguan la presencia de asentamientos humanos, en la colina de San Giorgio, desde la antigüedad. En particular, además de una cabaña rectangular perteneciente a la edad del bronce, se han encontrado otras estructuras posteriores que datan del siglo IV A.C.; todos estos edificios tienen la forma de una "casa Rética" , típica de los territorios alpinos y subalpinos. Los habitantes de este pueblo practicaban principalmente la agricultura y la ganadería y son considerados los antepasados de los Arusnati, una población que se habría asentado en Valpolicella durante el período romano. En el claustro se exhiben algunos hallazgos de la época romana, que datan del siglo I A. C. y el primer siglo, como un sarcófago que consta de un monolito en mármol rojo Veronés, un pozo, los restos de una columna y un capitel decorado con frisos vegetales y otros conc no mejor identificable. Los hallazgos más pequeños, como Ex voto a dii pagani, tallos, figuras de terracota e inscripciones romanas, se conservan en el pequeño museo adjunto a la iglesia parroquial o en el Lapidario maffeiano en Verona. Estos artefactos, siendo en su mayoría dedicados a deidades como Fortuna, Vesta, Sol, Luna, testifican la importancia que San Jorge tuvo, como lugar de culto, desde la época de los Arusnati. En la parte posterior de la iglesia estaba amurallada un fragmento de una lápida, con la inscripción "LVALDE" , nombre de la diosa Lualda, que recordaría la de la deidad Lua, asociada, en el Panteón romano, a Saturno y considerada protectora de la agricultura. Aunque se caracteriza por asentamientos modestos (como lo demuestran los pocos hallazgos encontrados), en la Edad Media el área de San Giorgio fue sin duda un importante centro religioso. En ese momento fue elevada, de hecho, al rango de "Parroquia" , obteniendo así diversas prerrogativas como el derecho a bautizar, a formar clérigos y a recoger los diezmos. La orientación hacia el este de la fachada, y especialmente las inscripciones en las dos columnas del ciborio, conservadas dentro de la Iglesia, sugieren que el edificio Católico se encontraba en un lugar de culto preexistente construido en la época Lombarda. De hecho, su construcción se remonta al reinado de Liutprando (712-744), aunque algunos historiadores sitúan su fundación en el siglo VII. En este último caso, se podría considerar que San Jorge era un lugar de culto pagano, ya que los lombardos se convirtieron al cristianismo solo hacia el final del siglo VII. Además del sacello, en San Giorgio había un castillo Lombardo, colocado a la cabeza de una sculdascia, o una circunscripción menor dentro de los ducados, que tenía amplios poderes administrativos, militares y jurisdiccionales. Para dar testimonio del período Lombardo, además del mencionado ciborio, se plantea la hipótesis de que también existe la pared de la fachada. El análisis de este último llevó a la creencia de que en ese momento el plan del edificio tenía que tener una forma casi cuadrada orientada al este. Los primeros testimonios de San Jorge como Edificio Cristiano se remontan al siglo XII y más precisamente encontramos rastros en una bula papal del papa Eugenio III fechada en 1145. Sin embargo, es muy probable que ya después del terremoto de 1117 haya sido objeto de obras y restauraciones que condujeron a la transformación de un edificio pagano a un lugar de culto del cristianismo en estilo románico. La característica planta de tres ábsides también es similar a otros edificios de culto italianos que surgieron entre el siglo X y el siglo XII. La leyenda cuenta que la Iglesia Parroquial de San Giorgio, junto con la de San Martino a Negrar y San Floriano, fueron encargadas por la Reina Matilde Cristina Malaspina en 1101, pero no hay ningún elemento histórico que apoye esta tesis. Desde los primeros años después de la construcción del edificio actual, la parroquia de San Giorgio fue la sede de una parroquia a la que se adjuntó una colegiata de sacerdotes, como lo demuestra la pequeña Rectoría presente. Habían abierto aquí una schola iuniorum para la primera educación de los niños. Siempre el Papa Eugenio III, en la citada bula papal, recuerda: "Plebem S. Georgii cum capellis et decimis ET familiis et dimidia curte" . La pila bautismal, situada en el lado izquierdo del edificio, data de principios del siglo XII. Los frescos de la Iglesia, consumidos por el tiempo, son posteriores y datables a finales del mismo siglo. El campanario es más reciente, quizás construido sobre la base de uno existente. A lo largo de la Edad Media, La Parroquia de San Giorgio estuvo a la cabeza de uno de los piovadeghi en el que se dividió la Valpolicella. Cada uno de estos distritos orbitaba alrededor de una iglesia parroquial que representaba su centro. La Iglesia Parroquial de San Floriano y la Iglesia Parroquial de Negrar son un poco más tarde que San Giorgio. La Iglesia Parroquial de San Giorgio ha despertado interés en los estudiosos desde el siglo XVII y, en particular, en Scipione Maffei que tomó las dos columnas del ciborio y algunas inscripciones romanas, para enriquecer su Museo Lapidario en Verona. En el siglo XIX fueron emprendidos por Girolamo Orti Manara numerosos y precisos estudios sobre la planimetría de San Giorgio, tuvo, entre otras cosas, el mérito de encontrar la columna del ciborio con la inscripción "in nomine Domini." . Entre 1923 y 1924, la parroquia fue restaurada por el arquitecto Antonio Da Lisca. Estas obras llevaron, además de la reconstrucción del ciborio, también a la nueva versión del techo y la modificación de algunas ventanas en las paredes. En los años sesenta se encontraron más artefactos de piedra que datan de la época romana, desenterrados cerca de la rectoría. En 2010 el antiguo portal de madera de la fachada occidental fue reemplazado por un nuevo portal de piedra diseñado por el arquitecto Libero Cecchini. Dada la pesadez de la nueva estructura, la apertura se realiza con automatización eléctrica.

La iglesia tiene una planta característica con el espacio dividido en tres naves, con la central duplicando la anchura de los lados. El tamaño del plan destaca un notable equilibrio del edificio, la fachada de la Iglesia es, de hecho, aproximadamente la mitad (16 metros) de ancho en comparación con los dos lados (32,5 metros). El lado oriental, probablemente construido en el siglo XI y en un claro Estilo Románico, consta de tres ábsides, uno más grande en el centro y dos más pequeños en los lados de este. El ábside central tiene tres ventanas únicas de arco redondo, mientras que los dos lados tienen una sola, de construcción similar, pero con arcos hechos de toba. El muro está formado por hormigones de piedra blanca ensamblados con mortero y dispuestos horizontalmente. En el lado occidental, según algunos estudiosos pertenecientes al edificio Lombardo original, hay un ábside más, donde la puerta de entrada principal en estilo gótico fue construida antes de 1840 y hecha de piedra caliza blanca y roja. Por encima del ábside, en correspondencia con la nave central, se insertan dos monóforos simples. La puerta principal está coronada por una placa que lleva lo siguiente: "toda la población de S. GIORGIO VALPOLICELLA quiere este mármol para recordar a los nietos posteriores de los honores solemnes del Centenario a la inclite celeste patrón celebrado en 23. 24. 25. 26 de abril de 1903" . La pared lateral sur tiene dos puertas (una ahora amurallada) que comunican con el cementerio, mientras que por encima de estas hay una serie de Siete Puertas Individuales. Fuera del mismo sector, siguiendo el estilo románico puro del edificio, encontramos un campanario y un claustro del que se ha perdido el perímetro Occidental. El lado norte de la Iglesia no tiene ninguna abertura. El techo del edificio es de vigas de madera, mientras que el techo se compone de amplias baldosas de piedra y tejas. Según lo declarado por el erudito Wart Arslan y por el historiador Pietro Toesca, teniendo en cuenta la altura, perfectamente igual, de todos los arcos interiores, y la uniformidad de la pared perimetral, se puede pensar que este edificio se deriva (como muchos otros surgieron en Italia entre el siglo X y el siglo XI) de las iglesias biabsidate ottoniane y carolingio del siglo VIII y IX, como la Abadía de Saint - Riquier en Normandía, la Abadía de Fulda, l'' Abadía de Obermünster en Ratisbona, Catedral de Worms y muchos más El análisis de la arquitectura de la iglesia parroquial ha llevado a formular varias teorías sobre la datación del complejo. En particular, la probable mezcla de elementos del edificio Lombardo original con los del edificio cristiano más moderno ha creado incertidumbre en la reconstrucción histórica. Esta teoría ha contribuido de manera decisiva a la datación de la Parroquia Cristiana. Los historiadores Cipolla, Cattaneo, Mothes y Simeoni, que hipotetizan dos fases de construcción, tienen una opinión diferente. La parte occidental del complejo permanecería como la única parte restante del primero, representando así un raro ejemplo de una basílica Lombarda, mientras que la parte oriental del triabsidato se consideraría más reciente (entre los siglos IX y XII). En este caso, también se supone que la iglesia estaba orientada inicialmente en la dirección opuesta a la de hoy. El edificio se extendería entonces hasta el actual escalón interno, donde surgiría el campanario. Posteriormente se ampliaría la iglesia, con la fachada a tres ábsides, y consecuentemente se incorporaría el campanario. Hoy en día no es posible establecer con precisión qué parte del edificio es de origen lombardo y qué parte posterior. El uso del mismo material y los rudimentarios métodos de construcción hacen difícil identificar las diferencias entre las dos partes. Sin embargo, las similitudes más visibles entre las áreas occidental y Oriental son dos: la sustitución de las columnas a los pilares y la elevación del suelo, al principio de la parte con las columnas. Importante en este sentido es también el hecho de que el mayor número de lápidas romanas se distribuye a lo largo de la pared oriental de la Iglesia. Pilares y columnas determinan la división interna de la iglesia en tres naves. Mirando en detalle, encontramos a la derecha cuatro pilares y tres columnas, mientras que el otro lado tiene cinco pilares, uno de los cuales se inserta entre dos columnas. Los pilares son todos de planta rectangular, los de la izquierda están sin decoraciones, mientras que los que dividen la nave derecha tienen pinturas fechadas en el siglo XIV. En estos, podemos distinguir las representaciones de Santa Caterina (en el primer pilar de la entrada), un obispo con mitra y pastoral (el segundo pilar), una Virgen con el niño con San Antonio Abad (en el tercero), otra virgen y San Bartolomé (el cuarto), y, finalmente, María Magdalena en el último pilar. A ambos lados las columnas y pilares sostienen ocho arcos longitudinales, plafones decorados con círculos, motivos florales, estrellas y copas, pintados de rojo. Las columnas descansan sobre capiteles realizados mediante la reutilización de zonas romanas. En tres de ellos todavía se pueden leer grabados en latín. En la pared longitudinal, que divide la nave de la Nave, a la derecha hay siete monóforos, mientras que en el lado opuesto no hay apertura. También en la nave lateral derecha encontramos dos puertas cuadradas que conducen al cementerio (una de ellas ahora amurallada) y otra que conduce al claustro; este último está coronado por un arco de medio punto enyesado. En el ábside al oeste hay ahora una abertura neogótica, que constituye la entrada principal a la parroquia de San Giorgio, y está, en el interior, rodeada de frescos. Esta parte, muy probablemente, perteneció a la Iglesia Cristiana anterior, junto con la gran pila bautismal para inmersión, hecha de un solo bloque de piedra, actualmente ubicada a la izquierda de la entrada. En la pared oriental, hay tres ábsides, uno mayor central, donde ahora se coloca el altar y dos más pequeños a los lados. La zona occidental está iluminada por los tres monóforos presentes en el ábside mayor y por los dos insertados en cada uno de los menores. Junto a la pared que da al norte hay una escultura de la virgen rodeada de Cuatro Santos, de estilo gótico y hecha de estuco. En el ábside principal, en el centro, hay una pequeña puerta que conduce a la hornacina donde se guarda el crisma para bautizos, mientras que a su izquierda hay un pequeño Tabernáculo gótico tardío. La cantina, que sirve de altar mayor, sostiene el ciborio, y consiste en una losa de piedra que lleva una inscripción relativa a su consagración, presumiblemente en agosto de 1412. El suelo está forrado con baldosas de piedra caliza clara. Delante de la entrada, siempre en el suelo, hay una losa circular (diámetro de 2. 60 m) que indicaba, según una hipótesis, el punto donde se encontraba la sede de un funcionario público, mientras que según otra teoría, era el lugar donde se colocaba la pila bautismal (ahora ubicada en el pasillo izquierdo). Este (del tipo de inmersión) está hecho de piedra local y tiene una forma octogonal, una vez que también tenía que estar provisto de una tapa de Bronce. El techo de la iglesia está cubierto con cerchas de madera con vigas a la vista de los últimos tiempos. El claustro, adyacente al lado este de la iglesia, está fechado a principios del siglo XII coeval con el de la Iglesia de San Giovanni in Valle di Verona. De los cuatro lados perimetrales formados por columnatas, solo quedan tres, el lado occidental ha sido reemplazado, en los últimos tiempos, por un presbiterio. Las columnatas en el norte y el Este están cubiertas por un techo, formado por tejas y grandes tejas de piedra. En el centro hay un pozo rústico. Los arcos, redondos, son sostenidos por columnas que descansan, a su vez, sobre una pared continua, discontinua en altura. Las paredes tienen características constructivas similares a todo el complejo. Las columnas están adornadas con algunos capiteles, en un buen estado de conservación, con representaciones de animales y flores. El lado perimetral más interesante del claustro es definitivamente el que se encuentra más al este. La columnata, que se encuentra aquí, tiene catorce arcos, divididos por un pilar monolítico, que consiste en una piedra ligera y cuadrada. Las pilastras, construidas en diferentes materiales, están coronadas por capiteles sin decoraciones. A diferencia de las pilastras, las columnas tienen capiteles tallados que representan diferentes temas como plantas, animales y una cabeza humana presente solo en una de ellas. También en este lado, en la pared interior del claustro, hay algunos rastros de un fresco que representa los rasgos de un león. En el mismo tramo oriental, el claustro se comunica con la Antigua Y ahora abandonada Rectoría. Está construido con piedra caliza, ennegrecida a lo largo de los años, material utilizado para la mayor parte de la arquitectura antigua de San Giorgio. Dentro de la rectoría hay algunos frescos del siglo XIV con motivos florales, estrellas, escudos y versos tomados del Evangelio. Los historiadores están de acuerdo con Arthur Kingsley Porter en considerar que el campanario no está detrás de la Iglesia. El estudioso de la arquitectura veronesa Arslan destaca las similitudes de las decoraciones, aunque realizadas con diferentes materiales, y otras torres de la época como una de la ciudad, la Basílica de San Zeno (que data de 1120) y las iglesias de San Martino en Negrar y San Floriano y, por lo tanto, la hipótesis de que el San Giorgio puede ser una aplicación aproximada de este último. El campanario está construido en planta cuadrada y su composición, en piedras calizas de diferentes tamaños apenas esbozadas colocadas en líneas horizontales, recuerda la construcción de los muros perimetrales de la Iglesia. Diferentes son los contrafuertes, colocados a una altura de unos 4-5 metros del suelo y un metro de ancho. El plan del campanario penetra el perímetro de la Iglesia por unos pocos centímetros, apoyando así la tesis de que no podría haber sido construido después de la Iglesia. En el flanco occidental, la campana-celda está formada por una trifora (característica del Románico veronés maduro), bajo la cual se coloca un reloj, con arcos de piedra compuesta que se apoyan en dos columnas monolíticas con capiteles simples. En los otros lados encontramos, a modo de apertura, ventanas geminadas con arcos construidos de ladrillo y equipados con una sola columna con capiteles sin ninguna decoración. El campanario tiene una longitud de unos 5,5 metros y sobresale del lado norte de la Iglesia por 3,5 metros.

Iglesias de Sant'ambrogio Di Valpolicella

Iglesias parroquiales de Veneto

Iglesias dedicadas a San Jorge

Arquitectura románica de la provincia de Verona

Iglesias de la Diócesis de Verona

Iglesias románicas de Veneto

Iglesia de San Giorgio en Petrognano

La Iglesia de San Giorgio en Petrognano se encuentra en el municipio de San Godenzo. La Iglesia de Petrognano formaba parte de la montaña de San Gaudenzio, dona...

Iglesia de San Giorgio Martire (San Giorgio della Richinvelda)

Coordenadas: 46°02 ' 42. 04 "N 12°52' 05. 2" E / 46. 045011°n 12. 86811 ° e 46. 045011; 12. 86811 la Iglesia de San Giorgio Martire es la Iglesia Parroquial de ...

Iglesias de San Godenzo

Iglesias de la provincia de Pordenone

Iglesias de la Diócesis de Concordia-Pordenone

San Giorgio della Richinvelda

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad