Iglesia de Santa Maria Nuova (Perugia)

Coordenadas: 43°06 ' 49. 8 "N 12°23' 34. 7" E / 43. 113833 ° n 12. 392972 ° E 43. 113833; 12. 392972 la Iglesia de Santa Maria Nuova se encuentra en Perugia en via Pinturicchio, en el distrito de Porta Sole y es una iglesia parroquial que data del siglo XIII.

En el lugar donde hoy se encuentra la Iglesia había un complejo monástico benedictino ya documentado en 1285. El convento comenzó a la izquierda, hacia la subida de la puerta El Sol, en el centro estaba la iglesia, que se orienta de manera diferente con respecto a la corriente y a la derecha representa la pared del convento, que terminó con un segundo portal, coronado por un campanario o un sovraccorpo destinado al guardián, que era la entrada al claustro y al propio monasterio. De este periodo gótico la iglesia conserva externamente, en el lado izquierdo, un portal y dos arcos ojivales. En 1372 Matteo di Giovannello gattaponi construyó la Ciudadela de Porta Sole (la primera fortaleza construida en Perugia no con fines defensivos sino para la dominación de la ciudad, deseada por el legado Papal abad de Monmaggiore de Cluny), La Iglesia y el convento sufrieron graves daños, por lo que los monjes tuvieron que buscar otra sede. En 1375, tras el levantamiento popular, la fortaleza fue demolida y se llevaron a cabo restauraciones en el complejo monástico. Las obras se reanudaron en una forma más grande en 1404, cuando los Silvestrini se establecieron en el convento. En esta ocasión se modificó la orientación de la Iglesia: al crucero, que permaneció igual, se añadieron tres naves, un ábside heptagonal, flanqueado por dos capillas laterales de planta cuadrada, y una gran sacristía. En el siglo XV más restauraciones a expensas de Andrea Fortebraccio dio a la Iglesia el nombre de "nuevo" . En 1540, después de la guerra de la sal, el Papa Pablo III hizo erigir La Rocca Paolina, por lo que fue necesario trasladar a los padres servidos de la Iglesia de Santa Maria dei Servi, en la colina Landone, que fue demolida, a la Iglesia de Santa Maria Nuova. El Silvestrini en cambio se trasladó a la Iglesia de San Fortunato. Los servidos se trasladaron al nuevo destino, muchas obras de arte, incluyendo la sillería del coro y transportaron las columnas del claustro de Santa Maria dei Servi, que fueron reutilizados en el nuevo claustro de Santa Maria Nuova. El convento fue reconstruido más grande, ocupando algunos jardines antiguos: estaba compuesto por numerosas celdas, un gran refectorio, salas de meditación y estudio, una biblioteca, la sala capitular y un gran jardín. En 1568 los pilares de la nave central de la Iglesia del siglo XV, que soportaban arcos apuntados, se incorporaron a nuevos pilares Corintios y la cubierta con vigas a la vista fue cubierta por una gran bóveda. El aspecto arquitectónico que vemos hoy, de gusto contra-reformado, es por lo tanto lo que se ha configurado después de la llegada de lo servido. La Iglesia tomó así el nombre de nuevo porque fue reconstruida casi en su totalidad con la adición del portal y la escalera de dos rampas con fuente. En el siglo siguiente se erigió el campanario (1644), tal vez según un diseño anterior de Galeazzo Alessi. Durante la campaña napoleónica de 1797 muchas obras de arte fueron requisadas, algunas de las cuales no regresaron a la Iglesia, muchas otras fueron demandadas después de la unificación de Italia. Actualmente la Iglesia forma parte de la parroquia de San Andrés y Santa Lucía. El complejo monástico de propiedad eclesiástica se utiliza como residencias privadas, mientras que la antigua sala capitular, recientemente renovada, se utiliza como sala de reuniones y eventos; se accede desde el claustro al número n. 87 a través de Pinturicchio.

; los siervos de María habían trasladado numerosas obras notables a su iglesia primitiva en la colina Landone, destruida para dejar espacio en el pasillo derecho de Rocca Paolina, comenzando con el camino a la derecha encontrará el altar del crucifijo con la declaración en el mármol de Vincenzo Roscino del siglo XVII, una puerta conduce al Oratorio de la Cofradía del Crucifijo, las bóvedas están decoradas con perspectivas arquitectónicas falsas de Pietro Carattoli (ver parte inferior de la página) El interior de la iglesia tiene tres naves y es en gran parte de estilo renacentista tardío. De la anterior estructura gótica quedan visibles el ábside central heptagonal y las capillas de cabecera de las Naves menores. El mobiliario de hoy se compone de lo que queda del rico patrimonio artístico en él conservado hasta principios del siglo IXX. En el segundo altar de la nave derecha se colocó el gonfalone pintado por Benedetto Bonfigli para el altar de la Hermandad de San Benito. Al igual que otros gonfalons, tenía la intención de exorcizar la peste. Representa al juez de Cristo con una túnica de brocado, rodeado de ángeles que llevan los instrumentos de la pasión. Como Zeus está enojado y lanza flechas a los hombres, que están de pie para simbolizar la peste-hambre y la guerra, mientras que la Virgen y bajo los Santos Benedicto, Escolástica y Beato Paolo Bigazzini (de memoria Silvestrina) implorar misericordia para el pueblo. Abajo está representada la ciudad con torres; un ángel ahuyenta la muerte que se cierne sobre el pueblo. El siguiente altar albergaba un retablo de Andrea D''Assisi, conocido como l''ingegno, del que no hay más noticias. En correspondencia con los dos primeros pilares de la nave está el dosel del siglo XVI, al entrar en el crucero, notará inmediatamente otra obra notable: el altar del siglo XVII de la "Compañía de la como consecuencia de esto" o "Societas Teutonorum et Gallicorum" (la comunidad de los franceses y alemanes en la ciudad que enterraron aquí, sus antepasados que murieron en la ciudad). Es por esta razón que en los nichos laterales hay dos esculturas que representan a San Luis de Francia, a la derecha y San Eric de Alemania, a la izquierda de la fabricación francesa y alemana, respectivamente. Ábside y crucero la zona del ábside conserva vestigios de la primitiva iglesia gótica, tanto estructural como decorativa. En la capilla del ábside derecho encontramos el sarcófago de madera de Braccio I Baglioni, cubierto con brocado que data de 1479, de la Iglesia de S. M. dei Servi, y frescos del siglo XIV. El ábside gótico heptagonal con bóvedas de crucería, conserva un espléndido coro de madera tallada procedente también de la iglesia destruida de S. M. dei Servi. Es el más antiguo de la ciudad, de gusto gótico internacional, tallado por los escultores de las marcas (1456) Paolino Da Ascoli y Giovanni da Montelparo. En 1961, en la Capilla del ábside en la parte inferior de la nave izquierda, se encontraron importantes frescos del siglo XV, atribuidos a Lazzaro Vasari, bisabuelo del conocido escritor y artista, representan una crucifixión y los hechos de la vida de Santa Catalina. El altar en el crucero izquierdo alberga el retablo de Francesco Appiani de 1740: la Virgen en gloria con San Juan Bautista, San Felipe Neri y San Felipe Benzi. La obra reemplaza el Gonfalone de Nicolò Liberatore llamado L''alunno (1466), ahora en la Galería Nacional. Nave izquierda la pequeña capilla, a la izquierda de la puerta de entrada, con estuco manierista tiene un fragmento de fresco de la escuela de Perugino (siglo XV) que representa la Madonna Delle Grazie. En el nicho al principio de la nave hay un fresco de Silla Piccinini (siglo XVII), también llamado Scilla Pecennini, que representa a la Virgen entre los Santos Antonio Abbate y Felipe Benzi. Sigue el altar ricamente decorado llamado La Virgen, da la bienvenida a una Virgen con el niño y San Juan, atribuido a Girolamo Siciolante Da Sermoneta (siglo XVI). Sigue el altar de los siete fundadores de la Orden de los siervos de María, donde ahora se encuentra la copia de Perugino, ejecutada por Giuseppe Carattoli (siglo XIX): Madonna con los Santos Jerónimo y Francisco de Perugino (el original fue vendido a la pluma, y hoy se encuentra en la National Gallery de Londres). Sigue el altar de San Pellegrino con el lienzo de Francesco Appian I (siglo XVIII): Jesús que se separa de la Cruz se acerca a San Pellegrino y San. Giuliana Falconieri. Nave y contrafactado a las paredes de la nave, en los pilares y en los sofitos de los arcos, frescos de artistas locales ejecutados a principios del siglo XVII-XVIII: Giovanni Francesco Bassotti, Stefano Amadei, Giovanni Battista Mazzi y Francesco Appiani. La encimera está ocupada por un gran órgano ejecutado en 1584 por Marco Pace y Luca Blasi, luego dorado y pintado en 1612 por Matteuccio Salvucci. Las decoraciones de la nave central, los pilares y los sofitos de los arcos son obra de Giovan Francesco Bassotti, Stefano Amadei, Giovanbattista Mazzi y Francesco Appiani. Obras migradas y / o musealizadas Santa Maria Nuova albergó hasta el siglo pasado tres importantes obras de Pietro Perugino, procedentes de la Iglesia de Santa Maria dei Servi. Los dos primeros se conservan en la Galería Nacional de Umbría. La primera es la adoración de los magos (trabajo juvenil después de la escuela Verrocchio), reqisita por los comisarios napoleónicos en 1812, fue transportada al Capitolio en Roma en 1813, devuelta en 1817, reubicada en la iglesia en 1820, y hecha pública en 1863. El segundo es el retablo de Signorelli (llamado así por el cliente), realizado en 1517 para Patrizia Perugina Andreana Signorelli. La tercera obra de Perugino es la Virgen con el niño con los Santos Jerónimo y Francisco, encargado en 1507 por los herederos de Juan Schiavone para su capilla en la Iglesia de Santa Maria dei Servi, fue luego comprado por la familia de la pluma en 1821 y reemplazado en el acto con la copia realizada por Carattoli. En 1879 llegó a la National Gallery de Londres, donde todavía se encuentra. El Gonfalone dei Legisti (1466) de Niccolò Di Liberatore conocido como el alumno, el Políptico de los Silvestrini de Fiorenzo Di Lorenzo, se conservan ahora en la Galería Nacional de Umbría. El retablo de los cuatro santos coronados por Giannicola Di Paolo, después del saqueo Napoleónico, se encuentra ahora en el Museo del Louvre, mientras que la predela de este se encuentra en la Galería Nacional de Umbría.

El Oratorio de la Hermandad del crucifijo se puede acceder desde el interior de la iglesia, desde el altar del crucifijo; en un momento también se podía acceder desde el cívico N. 87 de Via Pinturicchio. La bóveda está decorada con arquitectura falsa de Pietro Carrattoli; en el centro está la gloria de la Cruz de Antonio M. Garbi (1750). El altar diseñado por Valentino Martelli (1593) alberga la espléndida deposición de Felice Pellegrini de 1593, una copia de la famosa D eposición de Senigallia de Federico Barocci, pero más grande que el original. Los críticos recientes reconocen el trabajo, además de la alta calidad, también una cierta autonomía del original. La Hermandad encargó la pintura inicialmente a Barocci, pero, gracias al maestro, fue ejecutada por Pellegrini porque era menos costosa y más rápida. Pellegrini dice que el propio Barocci no distinguía sus obras de las de Pellegrini tanto que eran perfectas.

Iglesias de Perugia

Iglesia de San Mateo de los armenios

Coordenadas: 43°07 ' 11. 92 "N 12°23' 00. 54 ' E / 43. 119979°n 12. 383484 ° E 43. 119979; 12. 383484 San Matteo degli Armeni es una iglesia situada en una de l...

Iglesias dedicadas a San Mateo Apóstol

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad