Iglesia de San Lorenzo (Brescia)

Coordenadas: 45°32 ' 08. 46 "N 10°13' 11. 38" E / 45. 535684 ° n 10. 219828 ° e 45. 535684; 10. 219828 la Iglesia de San Lorenzo es un lugar de culto católico en Brescia, situado en via Moretto, al norte de los edificios modernos de la Cámara de comercio, a pocos metros de Piazza Bruno Boni. Los orígenes del edificio se hunden en los primeros siglos de existencia del cristianismo y se sometieron a una primera reconstrucción durante el siglo XV, y luego ser completamente renovado y llevado a su aspecto actual por las obras de mediados del siglo XVIII querido por el preboste Giovanni Pietro Dolfin. Rica en obras pictóricas y escultóricas, destaca por la magnificencia de sus altares y siempre ha figurado como un importante centro religioso dentro del panorama de la ciudad.

Los primeros documentos que hablan de la iglesia se remontan al siglo XI, indicándola en el lugar en el que todavía se encuentra, aunque en ese momento estaba fuera de las murallas de la ciudad. Un catálogo de Obispos de Brescia de esa época indica "ad sanctum laurentinum" el entierro del Obispo San Octaziano, jefe de la Diócesis de la ciudad a mediados del siglo V. Este es un hecho muy importante para volver a la fundación de la Iglesia, ya que en ese momento era tradición enterrar a los obispos dentro de las iglesias que fundaban. Si esta suposición es cierta, y sin embargo es plausible, la Iglesia de San Lorenzo hundiría su fundación en la era cristiana temprana. Los restos del obispo, entre otras cosas, aún existen hoy, encerrados en un Arca de mármol bajo el altar mayor junto con los de san Vigilio, quizás su sucesor. Las primeras intervenciones importantes en el edificio tuvieron lugar a finales del siglo XV a instancias del preboste Bernardino Fabio: "se habían añadido cuatro pilares por parte que eran de los mismos pilares aún más antiguos. Utilizaron pilares para fortificar dichas paredes, y formaron en el lado hacia el camino la boca de tres capillas; sostuvieron sobre ellas cuatro arcos sobre los cuales colocaron el trezzere y los azulejos, que formaban la cubierta de la Iglesia" . A principios del siglo XVI fue encargado al Romanino el Compiano sobre el Cristo muerto para la capilla de la pasión, donde permaneció al menos hasta 1871 y luego fue vendido y transferido a varias colecciones privadas en Italia e Inglaterra. Ahora se encuentra en Venecia, en la Gallerie dell''accademia. A partir de este momento, muchos otros artistas trabajaron en la iglesia dando lustre al siglo XVI Laurentiano, entre ellos de nuevo el Romanino, sino también Calisto Piazza, Lattanzio Gambara, Pietro Marone y Próspero Rabaglio. En el siglo XVII, con la difusión del culto de San Carlos Borromeo, la iglesia se enriqueció con un altar dedicado a él, decorado con un retablo de Francesco Giugno. Las otras dos capillas de la Iglesia, dedicadas a la pasión y al cuerpo de Cristo, siguen siendo lugares de devoción constante e intensa y se enriquecen progresivamente por las estructuras de mármol y pintadas, en este caso por Grazio Cossali y Peter Rich. En esta fase de su historia, la Iglesia es medieval, con tres capillas en el lado sur (dedicada al Santísimo Cuerpo de Cristo, la pasión y la Virgen de la Misericordia, en sucesión desde la entrada) y una en el lado norte, dedicada a San Carlo Borromeo. Todo esto se completa con un gran número de pinturas, lienzos y frescos, de los autores mencionados. En 1602 se suprimió la Orden de los humillados, que administraba la parroquia, con una bula del Papa Pío V y esta pasó a las Monjas Agustinas. El 7 de marzo de 1751, domingo, se convierte en una fecha muy importante en la historia de la Iglesia. En el interior, de hecho, se encuentra el "General Vicinia" , institución de la antigua historia Civil, representante de la voluntad de los habitantes del barrio, para decidir el destino de la Iglesia, ahora peligroso. El piso era desigual en varios lugares, la humedad era alta debido al arroyo Garza que fluía no muy lejos, y el techo necesitaba reparaciones urgentes. A la cabeza de la reunión está el preboste Giovanni Pietro Dolfin, en San Lorenzo desde agosto del año anterior, trasladado allí desde San Zeno al foro. Ya era conocida por la reconstrucción de la iglesia parroquial, prácticamente salvada del colapso con la construcción de un nuevo edificio elegante, rico en arte y más adecuado para el servicio litúrgico. Expresado las diversas opiniones, el orden del día fue votado: 185 sí contra 7 no atestiguan la voluntad de confiar al preboste Dolfin la tarea de proceder a la reestructuración de San Lorenzo. También se afirma explícitamente por los feligreses, el compromiso individual de contribuir a la empresa: las razones de apoyo son de carácter espiritual, pero también fue el prestigio del barrio, que, en sustancia aprovechó la oportunidad para lidiar con la ciudad, donde las noticias riedificazioni de edificios religiosos se multiplicaban, a menudo asumiendo las dimensiones relevantes. Por lo tanto, aprobado por el Vicinia el documento de 7 de marzo, El Astillero ha abierto oficialmente. Con la aprobación de la Curia, se forma una hermandad pro fábrica, cuyos miembros de uno y el otro sexo se comprometen a proporcionar una contribución semanal de dos dinero, así como el trabajo manual y "buscar" con el fin de recoger limosnas. La Hermandad fue llamada "sufragio de la fábrica" , también gratificada por particulares "ventajas espirituales" otorgadas por el Papa Benedicto XIV con un escrito fechado el 21 de mayo de 1751. En esencia, se puede decir que la historia de los Términos de la iglesia aquí: el enorme y audaz trabajo de reconstrucción fue promovido por Dolfin, cambió completamente la cara dentro y fuera del edificio, pero, cuando el sitio fue finalmente, en 1761, pero con código hasta la consagración de 1763, no fueron las intervenciones más relevantes en los siglos siguientes, a excepción de pequeños cambios, especialmente adornos, a los altares en el interior. Tendremos que esperar hasta los últimos años del siglo XX para registrar los cambios dignos de mención en este período, de hecho, la parroquia de San Lorenzo inicia un programa de recuperación y ordenación de espacios abiertos dentro de la propiedad adyacente a la Iglesia, haciéndolos adecuados para iniciativas de responsabilidad social con un enfoque en el respeto a los ancianos. Los edificios adyacentes a la iglesia parroquial son restaurados y cambiados en el Centro para acomodar varios lugares, incluyendo un oratorio, una sala de lectura y un centro para la pastoral de la juventud en la planta baja, un gran salón para eventos culturales en el primer piso, y una pequeña casa de descanso para los ancianos en el segundo, con seis dormitorios con baños, cocina, sala de estar y comedor, con una capacidad de aproximadamente diez personas. En cuanto a la Iglesia, La última intervención en su interior tuvo lugar en el año 2000, cuando se restauró y modificó la Capilla Dolfiniana del Baptisterio: se rehizo el suelo y se añadió un altar, mientras que el aparato pictórico original se complementó con algunas obras recientes.

La fachada de la Iglesia de San Lorenzo fue construida entre 1753 y 1757 sobre el diseño del maestro jefe Domenico Corbellini, contratado por el preboste Dolfin como el arquitecto de la fábrica. Todos los materiales provienen de las canteras de Rezzato y Botticino y son preparados por los trabajadores en el sitio. La fachada es bastante alta y esbelta, dividida en dos órdenes por un alto entablamento. El orden inferior, corintio, está formado por semicolones sobresalientes y pilastras que mueven mucho el perfil. Tiene un primer hastial bajo arqueado que descansa directamente sobre el entablamento. El segundo orden es muy sencillo, sin capiteles y tratado con una banda, pero aún muy saliente, resuelto con un modesto entablamento sobre el que descansa el tímpano coronante, triangular, perforado en el centro por una decoración con escudo de armas. A continuación se abre la ventana circular que ilumina el interior, probablemente el resto del antiguo rosetón de la fachada medieval. El cuerpo de la fachada también tiene dos alas laterales menores, muy bajas en comparación con la verticalidad del elemento central, y que casi no se notan en el conjunto. Las dos alas albergan las entradas laterales y se fijan con pilastras jónicas planas. Los dos portales están coronados por un hastial rectangular y como coronación de los dos cuerpos hay una falsa balaustrada, decorada con macetas de mármol y un putto en el centro, el primero de Giovanni Pietro Calegari, el segundo Autógrafo de Antonio Calegari. Escribe el Dolfin: "de particular ternura es aquel (el putto) de la derecha: cara pensativa hacia abajo, al cementerio y a la calle, brazo izquierdo levantado para invitar a los transeúntes a la Casa del Señor" . De la orden jónica es también el portal de la entrada principal a la Iglesia, coronado por un entablamento que lleva la inscripción "VOS FIDE STATIS HOC FIDE STAT" (fe en el templo que ha elegido lugar de residencia), y por un frontón triangular, coronado por un fragmento del entablamento que lleva dos putti Antonio Calegari en los lados, y una estatua de San Lorenzo, en el centro, procedente de la antigua iglesia y la obra de Giovanni Antonio Carra o Antiguo próspero. El interior es espacioso y acogedor, dominado por el tinte amarillo ocre y muchas variaciones que cubren todas las superficies visibles de las paredes y el techo. La planta tiene una sola nave, muy animada por la protuberancia continua de los pilares y la hendidura de las capillas laterales, tres por lado de las cuales dos, las centrales, de considerable tamaño y anchura. Las dos entradas laterales no dan directamente a la Nave, sino en dos pequeñas antecámaras conectadas directamente a ella: la del Norte, entre las dos, ahora se ha transformado en la capilla del Baptisterio. La elevación es bastante tradicional, resuelta con un orden corintio de pilastras y columnas libres a plena altura que cubre las paredes de manera unitaria. Un entablamento discurre ininterrumpidamente a lo largo del perfil impositivo de la cubierta, formado por dos cúpulas en sucesión, una en el Centro de la nave, más grande, y otra en el presbiterio, más pequeña y de forma elíptica, intercaladas con bóvedas de cañón. Al noreste de la iglesia se abre la sacristía, que consta de tres salas de diferentes funciones (Ver más abajo). La iluminación interior es proporcionada por la ventana en la fachada, por las aberturas sobre los altares laterales y por el marco de la ventana en la base de la cúpula principal.

La iglesia tiene, como ya se mencionó al principio, un rico patrimonio artístico, que no se limita solo a las pinturas, sino que también se extiende a los altares, dos en particular, el más alto y el altar de la Santísima Virgen De La Providencia, obras maestras de incrustaciones y grabado de mármol. Las otras capillas, el presbiterio y la sacristía albergan sobre todo valiosas pinturas, firmadas por muchos autores del siglo XVI al XVIII. En la entrada de la puerta lateral derecha se conserva parte del mausoleo erigido en 1538 por el preboste Alessandro Averoldi para contener los restos del pariente Bartolomeo Averoldi, Obispo de Calamona en la isla de Candia, anteriormente General de los humillados. El sarcófago, anteriormente colocado en la tercera Capilla a la derecha de la antigua iglesia, representa al obispo, vestido con túnicas litúrgicas, dormido de lado, con la cabeza apoyada en el brazo derecho y un libro abierto débilmente apoyado por el izquierdo. La estatua descansa sobre una alta base inscrita, donde se recuerda a la persona enterrada aquí y se expresa la voluntad de Alessandro Averoldi de ser enterrado en la misma iglesia junto con la Junta. En el mismo andito derecho hay también un retablo de Grazio Cossali, el encuentro de Jesús con su madre en el camino al Calvario. Anteriormente se colocó en la capilla de la pasión, la segunda a la derecha en la antigua iglesia, y permaneció durante mucho tiempo en la capilla del Baptisterio, donde, en 1836, despertó una devoción particular, implorandosi voto ciudadano la protección del Rendentor al Calvario, en caso de una terrible epidemia de cólera. En la ocasión también se erigió un altar bajo la pintura, todavía presente. Su ubicación frente a la entrada lateral derecha se remonta a finales del siglo XX. Aquí existió otra obra de Grazio Cossali, creada para reflejar esta, que representa la crucifixión, vista por última vez en 1939 y luego desaparecida. La primera capilla a la derecha está dedicada a San Biagio, construida entre 1757 y 1763 por los lapicidas Rezzatesi Lorenzo Palazzi y Giovanni Ogna. El material proviene de las canteras, pero el noble alabastro levantino que embellece el trabajo es proporcionado por el esperado Dolfin, siempre astuto gerente del patio. Más tarde Giovanni Battista Lepreni, rezzatese, y Geronimo Spadina, Bresciano trabajará allí. El retablo es de Luigi Sigurtà, autor veneciano de la época, y representa a San Biagio risana un niño de una lesión en la garganta. La historia iconográfica ve al Centro San Biagio, Obispo de Sebaste, en el acto de liberar a un niño de una peligrosa espina de pescado que se le había pegado en la garganta. Una mujer, a la derecha, también lleva un cero, una alusión a otro milagro del santo, que encontraría el cerdito de una viuda pobre, su única sustancia, perdida, generando la tradición de encender cada año un cero en honor a San Biagio. Del primer milagro viene la tradicional "bendición de la garganta" , del segundo el "cero di San Biagio" , símbolo del 3 de febrero, dedicado a él. De particular valor es el tabernáculo, hecho de Onice y piedras preciosas orientales. En el lado izquierdo de la capilla, un epígrafe recuerda las fechas esenciales de la fábrica de la nueva Iglesia: 1751 principio, 1761 fin, 1763 consagración. En el pasado, el relicario de San Biagio se guardaba en esta capilla, conteniendo algunas reliquias que se creía procedían del cuerpo del Santo, ahora guardado en el tesoro de la Iglesia. La segunda capilla a la derecha es la capilla del Crucifijo. Tiene una historia muy larga, que no terminará con la construcción de la Iglesia sino que continuará con el tiempo, hasta 1812. Varias fueron las dificultades, surgidas inicialmente del proyecto de la demolición de Dolfin y reconstrucción de las antiguas capillas, incluida la del Santísimo Cuerpo de Cristo, ya mencionada, que era la capilla de la relevancia de la Biblioteca Escolar del Santísimo Sacramento. Una primera oferta de Dolfin incluyó la construcción de una nueva capilla para la escuela en el otro lado del edificio, de la cual, entre otras cosas, el proyecto ya había sido pensado, pero esto no tuvo éxito. La escuela se instalará entonces en esta capilla que, después de la era dolfiniana, pensará enriquecer con los años. Un proyecto, que quedó en papel, incluyó la elevación de dos estatuas de mármol de Carrara en los lados del altar para su finalización. El retablo es obra de Pietro Ricchi y representa la crucifixión de Jesús, fechada en 1646. Una restauración de 1983 ha destacado en el reverso la inscripción que confirma la propiedad del autor. Intensa la sugerencia de la iconografía, de particular importancia en el livore de la luz sobre la angustia del cuerpo crucificado y la historia lejana del fondo, con un paseo apocalíptico de armados y Arquitecturas de un pueblo fantasma. La decoración pictórica de la capilla se completa con dos paletas laterales, sobre las dos entradas, atribuidas a Antonio Gandino, que representan a San Vicente de Zaragoza y al obispo Octacio. Sobre estos hay dos medallones de estuco atribuidos a Stefano Salterio Da Laglio, con los evangelistas Mateo y Lucas. La tercera Capilla de la derecha está dedicada a la Santísima Virgen de la Misericordia, construida entre 1754 y 1756 para sustituir la anterior capilla con el mismo título, de antiguo Patronato de la familia Averoldi. La capilla fue fundada en 1538 por el preboste Alessandro Averoldi, como recuerda un epígrafe colocado en ella, eliminado durante las obras del siglo XVIII y ahora en la sacristía. El Dolfin encontró varias dificultades en la demolición de la capilla debido a la fuerte resistencia a la que se opusieron los Averoldi, también involucrando propiedades de tierra adyacentes. La memoria de la familia se puede encontrar en el escudo de armas en el arco de entrada a la capilla, en el epígrafe en la pared derecha y en las numerosas lápidas en el suelo frente al altar. Otro epígrafe, a la izquierda, fue colocado en 1940 para conmemorar la beatificación de Maria Crocifissa Di Rosa. La capilla es lustrosa con el retablo de Santo Cattaneo, un valioso autor de Brescia de la segunda mitad del siglo XVIII, que representa la Madonna della Misericordia. Es probable que el lienzo fue colocado después de 1793, ya que en marzo de ese año un documento de archivo todavía atestigua la presencia de una pequeña pintura propiedad de Averoldi, transportada al castillo familiar de Drugolo, en Lonato del Garda en mayo del año siguiente, tal vez la obra de Calisto Piazza. La pala del Cattaneo tiene ternura de historia y dulzura de colores, dominada por los colores azul y rojo oscuro que a menudo se convierte en rosa o marrón rosáceo. En el cartucho encabezado por los angelitos leemos la denominación de la Virgen, "Mater Misericordiae" . El presbiterio, muy grande, ve su construcción, en estructura y mobiliario, entre 1571 y 1561, diez años, más utilizado para realizar el Altar mayor, elemento de distinción del entorno. En la parte inferior se coloca el retablo, obra de Giambettino Cignaroli encargada por Dolfin el 6 de septiembre de 1755 y pagada el 30 de diciembre de 1757. La soasa marmorea está encargada, como otras obras en la iglesia, a los Rezzatesi Lorenzo Palazzi y Giovanni Ogna. El relato pictórico, de considerable valor artístico, presenta el momento del tormento de San Lorenzo, al que está dedicado el lugar de culto, colocado en una parrilla ardiente. Las expresiones de los diversos personajes atestiguan una variedad de sentimientos hacia la escena: sublime resignación al martirio del propio San Lorenzo, ira obstinada e impotente frente a los perseguidores, dolor y consternación en el grupo que asiste en la parte inferior derecha. Desnudos oscuros en el fondo parecen tener la mejor de la serenidad distante del azul, que aparece solo en respiraciones cortas permitidas a la vista. La gloria que se cierne desde el cielo, en vuelos de Ángeles, ilumina el cuerpo blanco del mártir, el punto cromático focal de toda la representación. En primer plano, a la izquierda, la suave indiferencia de la elegante vajilla y las flores. El retablo de Cattaneo sustituye al anterior, siempre considerado obra de Lattanzio Gambara, pero en verdad atribuible a Romanino, obra que fue transferida a la Colegiata de los Santos Nazaro y Celso a finales del siglo XVIII. Hoy la obra se encuentra en Inglaterra, EN colección privada. Las paredes del coro de la antigua iglesia, como lo demuestran las antiguas guías de arte de la ciudad, fueron decoradas con un precioso ciclo de frescos de Lattanzio Gambara, ahora fallecido. El tema principal fue el Papa Sixto I en el acto de recibir ofrendas para la Iglesia, rodeado por una corte pomposa. Entre los "bastonieri" de la procesión papal, un caballero miró al ojo del observador y, como según la tradición esa figura era un autorretrato de la Gambara, el rostro fue separado y conservado, todavía expuesto hoy en la Pinacoteca Tosio Martinengo. El Fresco fue completado arriba por la figura de Cristo entre Los Ángeles, por profetas en los paneles superiores y dos vastas historias bíblicas abajo, con los eventos de Jonás vomitado por la ballena y de Abel asesinado por su hermano. El Altar mayor de San Lorenzo representa quizás el trabajo importante y valioso querido y realizado por el preboste Giovanni Pietro Dolfin. El contrato para el edificio con el marmolero Rezzatese Paolo Bombastoni se remonta al 7 de septiembre de 1752, donde se acordó que el altar se instalara para el día de San Lorenzo, el 10 de agosto de 1754. El diseño de la obra es realizado por el arquitecto de la fábrica Domenico Corbellini, junto con las ideas del preboste. Después de unos ocho meses, el 16 de mayo de 1753, Paolo Bombastone abandonó el proyecto debido a una larga fiebre y el encargo fue contratado por Lorenzo Palazzi con la redacción de un nuevo contrato, donde las ideas para el resultado final ya aparecen mucho más esbozadas. El 17 de noviembre de 1754, finalmente, la primera misa fue celebrada en el altar ahora en funcionamiento por el Vicario de la Diócesis de Brescia, Monseñor Soncini. El 14 de octubre de 1755, después de casi un año desde la finalización del altar, fue encargado al artista - joyero Milanés Giovanni Mariani, en colaboración con el bronce Brescia Carlo Ferrazzoli, el tabernáculo estará hecho de casi tres años de trabajo fino y colocado en el altar después de 1578. El altar mayor se presenta con una mesa que descansa sobre una escalera de mármol amarillo mistilínea dilatada y curvada hacia el conjunto. Debajo de la cantina se coloca el ara en mármol verde y metal dorado que contiene los restos de los santos obispos Octatianus y vigil. La arquitectura, relajada y tranquila, está un poco salpicada hacia el exterior y enriquecida continuamente por espejos en lapislázuli y jaspe, resaltados por los perfiles de mármol blanco de Botticino y rodeados de elaborados marcos de bronce dorado. El paso que descansa sobre la gran cantina, donde los espejos se suceden a un ritmo más apretado, está cortado en el centro por el espacio que contiene el tabernáculo, que se eleva ligero y delgado sobre la estructura. Una verdadera obra maestra del aparato del Altar Mayor, se divide en cinco horizontes: el órgano, obligado por la Superintendencia de monumentos de Lombardía el 23 de febrero de 1963, es un marqués de 1862-64. Se sabe que en la antigua iglesia ya había un órgano, pero en los documentos no se indica el constructor. Durante la restauración dolfini, el instrumento también fue renovado, al igual que los cantorios, confiados al decorador Giuseppe Soatti. El nuevo órgano era un Bolognini e incorporaba las cañas y fuelles del anterior, "que ahora sirve de relleno" . Después de un siglo, sin embargo, el instrumento todavía necesitaba una renovación y la fabbriceria laurenziana pidió algunas estimaciones de los principales organistas de la época: Vittorio Serassi presentó una cita de 6. 300 Liras, Francesco Marchesini de 4. 237 liras y Giovanni Tonoli de 4. 924 liras. Se eligió la segunda alternativa, la más barata. El órgano, en conclusión, fue pagado 4. 200 liras y fue probado el 30 de junio de 1864 por los maestros Giacomo Carlutti de Padua y Baldassarre Vachelli de Brescia. Carlutti, entre otras cosas, lo juzgó muy bien: "aunque la Iglesia de San Lorenzo no es muy armoniosa, incluso las partes múltiples y variadas que se derivan de dicho instrumento grandioso hacen sentir efectos considerables en todo tipo de instrucción. Esto depende porque el órgano está muy bien proporcionado a la Iglesia. El aire se equilibra de tal manera que se obtienen al mismo tiempo sonidos vinculados, sonidos separados, melodías principales, un contraste de melodías secundarias y todo resulta con tal claridad que todo el mundo, cuando no es en absoluto ajeno al arte musical, debe probar las diversas armonías que estas diferentes partes son capaces de derivar. El conjunto de dicho órgano es robusto y brillante, porque más allá de la fuerza ya proporcionada al lugar hay un gran relleno de excelente efecto, especialmente si desea expresar algún presentimiento fatal o algún tremendo fenómeno de la naturaleza, etc. Saber mantener este órgano en mantenimiento diligente, que siempre tendrá éxito de gran efecto para el inteligente que disfrutará de escuchar este magnífico instrumento con frecuencia" . El órgano ha sufrido varias restauraciones, la última de las cuales es la de Barthélemy Formentelli, en 1975. La elegante estructura de la sillería del coro también se remonta a las restauraciones del preboste Dolfin, que lo encargó el 24 de agosto de 1755 al ebanista Giorgio Violante. La obra, de madera de nogal, consiste en un largo banco unitario sobre el que se levanta, también unitario, el respaldo del coro: los diversos sectores se obtienen mediante pilastras planas estriadas y rudentes, que soportan un entablamento falso muy simple, decorado con triglifos. Los espejos del scrani son llamados "mancha de nogal" y el trono central tiene un tímpano triangular apoyado por medias columnas del mismo tipo que las pilastras, mientras que el espejo está decorado por un arco con un patrón de concha en el bisel. La obra se instaló, como informa Dolfin en su relato de la fábrica, en 1756. La cuarta capilla a la izquierda de la nave, también contando el Baptisterio, está dedicada al ángel de la Guarda, cuya construcción tomó los años de 1754 a 1761. Importante intervención está representada por el trabajo del altarista Agostino Maggi, que realiza el interior de la capilla por encargo del preboste Dolfin. Los rezzatesi Lorenzo Palazzi y Giovanni Ogna también trabajarán allí, participando en varias obras del astillero Laurentiano. La capilla ha variado su dedicación varias veces a lo largo de los siglos, pasando de la pasión, el dolor y las reliquias, hasta el nombramiento actual. El ambiente está embellecido por un lienzo de Santo Cattaneo, "una de las obras más bellas del autor" , dijo brognoli en su guía artística de 1826 y la opinión fue compartida por la guía de Morassi de 1939. El lienzo despertó inmediatamente una gran devoción, atestiguada en la creación de una "escuela de Ángeles Guardianes" , activa desde 1917, con un festival anual muy frecuente fijado el 2 de octubre. El retablo representa a un ángel, dominando la escena, que toma a un niño de la mano y le señala el camino. Las cortinas de las túnicas del ángel son finas, con bordes afilados pero puntualmente ricas, nunca demasiado redundantes en pliegues y rayas. Incluso su color parece fluir continuamente, sin concentraciones particulares. También es efectiva la presencia de un paisaje distante con arquitectura solemne de la ciudad y una plácida Cala con cascada y diminutas figuras humanas. La tercera Capilla de la izquierda, también contando el Baptisterio, está dedicada a la Santísima Virgen De La Providencia y tiene una historia extraña y curiosa detrás de ella, por lo que la interesante historia del preboste Dolfin se transcribe directamente en su relato de la fábrica al año 1755. "Este año será uno de los más memorables en la historia de esta fábrica, porque en el curso de ella fue la imagen milagrosa de la Virgen María que tiene este puesto la Divina Providencia, y para ayudar con este medio de este edificio sagrado, y para hacer el más venerable y glorioso, la Gran Madre de Dios. Este feliz Hallazgo siguió el domingo 20 de julio del año en curso. Evvi un hombre de profesión Zerlotto (brentatore, es decir, transportador de vino) equipado con mucha fuerza, como las vacaciones a modo de caridad con algunos otros viene a trabajar en la fábrica. Esto tuvo el placer de tirar grandes pedazos de viejo muro al suelo, manteniendo así a raya a muchos otros que miraban con admiración su fortaleza no menos que el riesgo al que se ponía a menudo. Por lo tanto, habiendo arrojado a este hombre a la parte de tierra de otros pilares, vino a demoler lo que cubría la santa imagen pintada en la vieja pared, a la que estaba unido dicho pilón. Para causarle más asombro a los que lo observaban, decidió tirar el pilar de una vez al suelo, ya que todavía estaba en pie, excepto el arco. Se debe atribuir a una gracia especial de la Virgen María que no permaneció con el pico y liviera arruinó la santa imagen sobre la que luchaste, y que las ruinas caídas alrededor no le trajeron ninguna molestia; y que no permaneció bajo las mismas ruinas el hombre demasiado arriesgado y que estas ruinas no hicieron ningún daño notable a los puentes caer Entonces comenzó a golpear con el pico allí abajo hasta el punto donde por detrás estaba la pintura sagrada, y así continuó golpeando, y para debilitar el pie de dicho Pilar hasta que cayó todo de un golpe, lo que no fue hecho por él tan perfectamente en Verone otro pilar. Fue esta demolición hacia la noche y con tanto polvo que para entonces apenas se descubrió pintura. Fue la imagen sagrada descubierta en parte el lunes siguiente con motivo de quitar el material que había descansado sobre ella, y entonces fue mejor descubierta el martes cuando, habiendo quitado las piedras que estaban allí de cerca, la dicha imagen sagrada fue diligentemente lavada por una mujer divot, y apareció intacta como ahora vemos y con colores brillantes como fue pintada recientemente" . El Fresco permanecerá en el lugar de descubrimiento durante unos días y en él se colocará un dosel temporal para reparar a los fieles, allí recordados en creciente fervor de oraciones, pronto también respondidas por curaciones milagrosas. En mayo de 1757, por una tarifa de 340 escudos, el escultor Antonio Calegari asumió el encargo de Dolfin para crear un marco suntuoso para proteger la imagen, ahora entró en las gracias del preboste. Se remonta a aproximadamente un año y medio más tarde, octubre 1758 la Comisión a Giuseppe Biasi de la soasa que contendrá el lienzo para ser colocado detrás del altar con la imagen sagrada, mientras que al día siguiente se estipula en contrato con Agostino Maggi para la realización de la cantina y los pasos del altar. Seis meses más tarde, el decorador Domenico Benasaglio recibió el encargo de colocar el gran medallón cincelado en la parte superior de la cantina. El 15 de agosto de 1759, finalmente, se llevó a cabo la gran ceremonia de colocación de la imagen en su caso y consagración del altar. El fresco, que estaba ubicado fuera de la iglesia, fue aligerado por la mayoría de los ladrillos que componían su parte inferior, luego fue izada en un carro ricamente revestido y acompañado por antorchas. A través de un sistema de poleas y cuerdas escondidas en los rieles especialmente montados en el camino, y algunos de los hombres escondidos detrás del altar en la capilla, también respaldados por grandes carpas, que tiraban de los hilos, el carro fue llevado lentamente dentro de la iglesia, entre los cantos solemnes de los sacerdotes rodearon el exterior de la imagen y para consternación de la gente que se apresuró a la ceremonia, que vio el carro moverse por sí mismo. Finalmente, al llegar al altar, fue llevado detrás de las cortinas por los hombres escondidos allí y rápidamente montado en la caja de mármol. Las cortinas se liberaron y la gente entusiasta apareció la imagen de la Virgen en el Centro de una obra maestra de mármol, piedras, oro e incrustaciones, enriquecida por innumerables velas que se habían encendido en todos los estantes. La fiesta duró todo el día e incluso el día siguiente, también empleando una máquina de fuegos artificiales. El altar parece una suntuosa concentración de coloridos mármoles preciosos. El patrón decorativo en general es similar al del altar mayor, con paneles de mármol de colores, enmarcados por un perfil estandarizado, pero aquí todo es mucho más rico: el perfil de mármol veteado rosa y blanco y a menudo se acompaña de remolinos de blanco, Los paneles no son simples sino dobles, presentando cada uno en el centro un elaborado marco de bronce dorado trabajado para comenzar con cuatro o cinco agujeros, de los cuales una central más grande, llena de incrustaciones adicionales o piedras de colores pulidas En conjunto, trabajé Los Canteros Giuseppe Biasi, Agustín Maggi, Pedro Aiardi, Juan Bautista Lepreni y Gerónimo Spadina, con la decoración confiada a Antonio Calegari y Los Canteros - joyeros Domenico Benasaglio y Juan Mariani, en colaboración con el bronce Carlo Ferrazoli, mientras que el retablo fue confiado a Francesco Lorenzi, para un total de diez personas. El medallón central de la cantina, en la parte inferior, es entonces un derroche de gemas y mármoles, con un extenso marco dorado que une una gran losa de lapislázuli y docenas de piedras de colores. Una obra maestra absoluta del altar son catorce "vedutine" , pequeños azulejos rectangulares (solo dos son ovales) que representan, a través de un buen trabajo de selección de mármol e incrustaciones, diversos paisajes, urbanos, rústicos y religiosos. El tabernáculo es una obra muy preciosa de perseguir el mármol, dominado por los colores blanco y azul del lapislázuli y el mármol Botticino, enmarcado por bandas de bronce dorado, y el bronce son los capiteles de las columnas colocadas en la fachada, todo en la reconstrucción de la arquitectura chiesastica con el portal central, el tímpano y la cúpula en la parte superior. El fresco de la Virgen entronizada con el niño recuperado durante las obras y probablemente obras del siglo XIV, se coloca en una caja igualmente suntuosa, de mármol suave cubierto con lapislázuli para recrear el efecto de una cortina azul apoyada por putti de mármol blanco. Los flecos de la cortina son de bronce dorado y el marco del Fresco está a su vez incrustado con varios tipos de mármoles. La composición parece flotar en el aire, así como los tres putti que la sostienen, y todo es obra de Antonio Calegari. El retablo, de Francesco Lorenzi, representa a la Virgen con el niño entronizado y Santos. La escena muestra a la Virgen María con el niño en su regazo rodeado de figuras de Santos alabándola, mientras que por encima del Padre vela por el grupo en un triunfo de Ángeles. Al lado de la capilla, sobre la entrada, hay dos paletas atribuidas a Antonio Gandino que representan a San Vigilio y San Lorenzo, coronadas por dos salterios de estuco-Stefano con los evangelistas Marcos y Juan, todos reflejados con respecto a la capilla opuesta del crucifijo con la misma hoja y el estuco redondo farmacéutico. La segunda capilla de la izquierda, contando también el Baptisterio, está dedicada a San Carlos Borromeo, cuyo culto se extendió a principios del siglo XVII. Un altar dedicado a él ya estaba presente en la antigua iglesia, erigida en 1611 por el preboste Ottavio Ermanni en el lugar donde el púlpito utilizado por el santo para la predicación Laurentiana, celebrada durante su estancia en Brescia en 1580. El altar inmediatamente encontró una amplia devoción, como lo demuestran los dos epígrafes eliminados durante la restauración dolfiniana y reposicionados a las obras terminadas. La restauración del siglo XVIII tiene como objetivo dar una nueva decoración al antiguo altar, que de hecho es reconstruido y enriquecido de nuevo por Lorenzo Palazzi y Giovanni Ogna rezzatesi. El retablo original de Francesco Giugno, todavía presente hoy en día, que representa a San Carlo Borromeo en la gloria, parte de un gran compromiso del pintor en San Lorenzo que, como se documenta, también hizo un gonfalone para la iglesia y un ciclo de frescos en una pared cercana, todos probablemente encargados por el mismo Preboste Ermanni. Los colores son muy magullados y con una construcción de plástico sólido: la atmósfera va continuamente de un sentido de magniloquencia y una abundancia de formas y líneas, con una composición engorrosa y no inmediatamente comprensible, incluso para las diversas señales y detalles que presenta. El aspecto actual es el resultado de las restauraciones de 2000, durante las cuales se rehizo el piso, llevándolo al nivel de la iglesia, se colocó un altar, se agregaron los bancos y algunas obras. El mobiliario pictórico general es el original: en la pared derecha está el encuentro de Abraham con Melquisedec de Pietro Marone, en la pared izquierda el agua que brota de la roca y la colección de maná de Prospero Rabaglio. Del siglo XVIII es el bautismo de Jesús en la pared posterior, atribuido a Francesco Savanni. A estas obras, como se mencionó, se añadieron contribuciones en 2000, es decir, dos altos relieves en bronce del escultor Federico Severino, Cristo en la pasión y Santa Maria Crocifissa Di Rosa, este último firmado y fechado. Valor extraordinario para la Capilla las pinturas antiguas de finales del siglo XVI, acompañadas por otras del siglo XVIII, surgieron durante la restauración. En el arco de entrada se coloca una Santa Maria Crocifissa Di Rosa voglia en la ciudad de Brescia de Mario Barberis, obra de 1940. Un epígrafe en el lado derecho recuerda a dos Laurentianos excepcionales: Rosa y el venerable Lodovico Pavoni.

La iglesia conserva un vasto tesoro compuesto principalmente por instrumentos litúrgicos y mobiliario, entre los que destacan elementos valiosos como el relicario de San Biagio de principios del siglo XVI.

Iglesias de Brescia

Iglesias de la Diócesis de Brescia

Iglesias dedicadas a San Lorenzo Mártir

Iglesias barrocas de Brescia

Iglesia de los Santos Pedro y Pablo (Visano)

Coordenadas: 45°18 ' 59. 17 " N 10°22' 09. 42 ' E / 45. 316436 ° n 10. 369284 ° e 45. 316436; 10. 369284 la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo es la Iglesia Pa...

Iglesia de San Lorenzo (Bibbiano)

Coordenadas: 43°07 ' 28. 54 "N 11°26' 56. 35" E / 43. 124595 ° n 11. 448987 ° E 43. 124595; 11. 448987 la Iglesia de San Lorenzo es un edificio sagrado situado ...

Iglesias dedicadas a San Pedro y San Pablo

Iglesias de la provincia de Brescia

Visan

Iglesias de Buonconvento

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad