Douglas A-4 Skyhawk

El Douglas A-4 Skyhawk (" Falcon of the sky " en inglés) es un avión de ataque ligero de construcción Estadounidense, capaz de despegar también de portaaviones en virtud de su ligereza. El diseño inicial fue por la Douglas Aircraft Company, luego pasó a McDonnell Douglas (ahora Boeing). Ha tenido una carrera operativa muy larga, teniendo en cuenta que voló por primera vez el 22 de junio de 1954 y que algunos ejemplos, por la fuerza de la aviación kuwaití, participaron en la Primera Guerra del Golfo. El Skyhawk fue producido en casi 3. 000 copias hasta 1979, cuando su producción terminó. Actualmente todavía se utiliza en países como Brasil y Argentina. Las aeronaves en uso en la Fuerza Aérea Argentina se han beneficiado de profundas actualizaciones, con la instalación de motores F404 de General Electric y el equipamiento de radares APG - 66. Argentina hubiera querido el F - 16, pero los A - 4M, ya mucho más modernos que los anteriores B, C y Q, más actualizados con radares modernos (solo el APG-66), se han vuelto muy atractivos como reemplazos para los últimos A-4 de dos generaciones anteriores.

El Skyhawk fue originalmente diseñado, desarrollado y construido por la Douglas Aircraft Company alrededor de 1950. El jefe de diseño fue Ed Heinemann, famoso diseñador de Douglas. Fue pensado como un reemplazo para el A-1 Skyraider propulsado por hélices, un avión igualmente exitoso que tendría una vida operativa como una máquina de ataque contra guerrilla en las próximas décadas. Inicialmente conocido como A4D de acuerdo con la antigua nomenclatura de la Armada de los Estados Unidos (o el cuarto avión de ataque producido por Douglas), era un pequeño avión de corto alcance, pero diseñado para transportar cargas pesadas, incluidas armas nucleares, despegando de portaaviones estadounidenses. Douglas se fusionó con McDonnell Aircraft Corporation en 1967 para formar McDonnell Douglas.

Jet metal monoplane, con un solo turborreactor en la cola, el Skyhawk estaba equipado con un ala delta en cuclillas con cuerda ancha, tan compacta que no necesitaba la aplicación de bisagras para poder plegarla durante el estacionamiento en los portaaviones. El dispositivo realmente pequeño en cada detalle, tenía un hocico, cabina pequeña, estrecha, y un radar sólo telemétrico en algún lugar detrás de una pantalla un dieléctrico, dos pequeñas tomas de aire fijas pero equipadas con particiones para la separación de la capa límite, colocado en la parte superior del fuselaje, justo por encima del ala delta, que están en la posición baja. Los aviones de cola también eran delta, con una posición en la cola, justo por encima del fuselaje. La vela vertical era ligeramente en forma de flecha, aunque en planta era básicamente en forma de delta. Debajo del motor, un turborreactor axial, con aproximadamente 3. 000 litros de combustible disponibles y 1-3 tanques posiblemente transportables (además de la posibilidad de repostar en vuelo), había un gancho para interceptar los cables dispuestos en la cubierta de los portaaviones. El tren de aterrizaje se colocó en las alas y debajo de la nariz, con patas muy altas, de modo que permitía el transporte de cargas externas pesadas, incluidos múltiples ganchos para bombas y cohetes. En la línea central había un estante para hasta 6 armas, con dos trillizos en tándem de bombas Mk 82 de 500 libras, 227 kg nominales. Cargas similares fueron posibles bajo las alas, en los puntos de atraque internos, para un total de 2-4 toneladas. Después de la primera serie, de la versión e, aparecieron 2 puntos de fijación del ala más, externos a los instalados originalmente en el medio ala interior. El armamento básico eran dos cañones Mk 12 de 20 mm, para un total de alrededor de 400 disparos, en la raíz del ala, debajo de las tomas de aire y equipados con un mamparo para el resto del fuselaje.

Durante la Guerra de las Malvinas cuarenta A-4B y C, restos de 75 aviones suministrados unos 15 años antes, y una docena de Qs de la Fuerza Aérea Argentina y la Armada atacaron a la flota británica y, a veces, a las tropas de tierra, como durante la Batalla de Goose Green. Incluso corrió el riesgo de un enfrentamiento entre el portaaviones cuando al comienzo de la campiña inglesa para recuperar el portaaviones Veinticinco de Mayo, argentina, ex clase británica de Coloso, llegó a un paso del lanzamiento 8 A - 4Q contra la flota británica, escoltado por los otros 2 aviones armados con misiles AIM - 9B Sidewinder. Pero las catapultas del portaaviones estaban en mal estado, y esto, combinado con la falta de viento suficiente, tuvo que cancelar la orden de lanzamiento para que las máquinas fueran demasiado pesadas para un despegue seguro (incluso hoy en día, los portaaviones se utilizan para poner la proa al viento cuando se trata de lanzar aviones a carga máxima). Al menos 19 aviones de la Fuerza Aérea se perdieron además de 3 de la Armada, pero sus ataques dieron buenos resultados causando el hundimiento de las fragatas Antelope y Ardent, el Destructor Coventry y el buque de desembarco logístico Sir Galahad. Muchos otros barcos fueron dañados, y a menudo solo el hecho de no explotar las bombas los salvó. Las bombas no explotaron porque fueron lanzadas con los aviones tan bajos y rápidos que el carrete no tuvo tiempo de operar, retrasado por un mecanismo de hélice que requirió 19 vueltas y 1/2 para activarse, salvando al avión de la metralla de su arma en caso de caídas a baja altitud. Pero esto a menudo significaba golpes en los barcos sin explosión posterior. Los pilotos Skyhawk Argentinos lucharon con gran coraje y estoicismo, soportando todas las amenazas de la defensa británica. Al menos 150 misiones fueron voladas por A - 4 de la Armada Argentina, la más efectiva ya que los pilotos fueron entrenados específicamente en ataques antibuque. La primera acción notable fue llevada a cabo por 8 aviones contra la fragata Tipo 22 Brilliant y el Destructor Tipo 42 Glasgow. Con la salida del último avión, llegaron 4 más, pero esta vez, como hubiera sido con el Broadsword (junto con Coventry), el ordenador de tiro se congeló en el momento decisivo, y los argentinos lograron pasar las defensas antiaéreas, débiles a baja altitud y a corta distancia, del Glasgow (por esta razón el tipo 42 operaba con el tipo 22), y lo golpearon con una bomba retirarse de las operaciones por la falla causada (con las condiciones del Mar del Atlántico Sur era el mínimo) Los primeros 4 fueron rechazados por la acción del Brilliant, que con los misiles Seawolf derribó 2 aviones que dormían en agua, y un tercero, para evitar un misil, terminó en el agua. Así que el ataque, aunque muy caro (en esta acción los Seawolfs derribaron casi todos los aviones que pudieron destruir hasta el final del conflicto), logró noquear a un importante barco británico. El 22 de mayo atacaron fuertemente a los barcos ingleses en San Carlos, sufriendo pérdidas y causando daños a los barcos británicos, como en el caso de la fragata Ardent, que se hundió por la noche, pero que fue atacada, al parecer por otros aviones argentinos, así como por los Skyhawks. Sin embargo, la pérdida de muchos aviones dio lugar a un día de pausa absoluta en el que ambas partes aprovecharon la oportunidad para recuperarse de los daños sufridos. El 24 de mayo, se llevó a cabo otra serie de ataques, con el hundimiento del Antílope, también de la clase Tipo 21, a través de 2 bombas de 454 kg que lo golpearon en su totalidad, pero que permanecieron sin estallar debido a la cuota de caída demasiado pequeña, no suficiente para el armamento del spoletta. Pero el intento de desactivar uno de estos fracasó, y la explosión mató a un fabricante de bombas Británico, hiriendo a otro. El barco se encontró con un inmenso cráter entre la línea de flotación y el ahumadero. Las llamas llegaron a los depósitos de municiones y surgió una tremenda explosión, que con el tiempo dio la vuelta al mundo en las imágenes transmitidas por televisión. El barco se hundió roto en 2 tocones al día siguiente. El 25 de mayo, como era de esperar debido a que el día era la fiesta nacional de Argentina, se realizó un esfuerzo considerable por parte de los departamentos aéreos enemigos que en fuerzas atacaron a la flota británica. Se desplegó una fuerza naval británica para tratar de sorprender a los aviones Argentinos antes de que bajaran para atacar a los barcos. Pero no funcionó, al igual que la pareja brillante de Glasgow. 4 Skyhawks atacaron a los barcos británicos a muy baja altitud, pero fueron avistados por el Air discovery radar del Destructor Coventry (Clase Tipo 42). Pero esto era lo único que funcionaba en el plan Británico. De hecho, en el momento de disparar los misiles a los atacantes, los radares de tiro no querían saber que estaban funcionando, al no poder enganchar a los cazabombarderos. El Coventry tenía la posibilidad de ser cubierto por los misiles Seawolf de la fragata Broadsword, tipo 22 que tenía la tarea de defender al compañero armado del Sea Dart a largo alcance. En cambio, el primero fue un fallo debido a los circuitos de no calentamiento de la computadora, que en la helada del Atlántico Sur a menudo no podía salir sin ser activado con un cierto avance, y cuando esto sería capaz de disparar misiles, tuvo que detener el procedimiento debido a la interposición de Coventry entre la fragata y el avión luego un giro a la derecha. El destructor Británico en ese momento no podía defenderse ni defender, pero lanzó un sea Dart desactivada, para tratar de ahuyentar a los atacantes. Al no tener su cañón Mk 8 de 114 mm un radar de disparo, era prácticamente inútil contra los aviones, tanto es así que también se renunció a usarlo, de modo que solo quedaban 2 ametralladoras Oerlikon de 20 mm, poco más que restos de la Segunda Guerra Mundial. Todo fue en vano, y la maniobra de escape solo sirvió para quitar el horizonte de disparar a la espada, además de mostrar el flanco: centrado por 3 bombas, quizás una de 454 kg, se encontró un flanco devastado y se hundió en 45 minutos con la pérdida de 20 marineros de la tripulación. El 30 de mayo se produjo el último ataque contra la flota británica de alta mar. 4 A-4 volaron a los portaaviones junto con un Super Etendard con el último Exocet. 2 de los 4 aviones fueron derribados por misiles Sea Dart mientras volaban por debajo de los 11 metros de altitud, el misil llegó, según los británicos (esto fue disputado por los argentinos), derribado por un cañón de una fragata Tipo 21, el Avenger (nombre muy indicativo teniendo en cuenta que era una hermana de las fragatas hundidas), que también reclamó uno de los cazabombarderos. Se suponía que los misiles Sea Dart no alcanzarían aviones por debajo de los 30 metros de altitud, pero en ese caso sucedió que trabajaron más allá de las expectativas, remediando parcialmente las catastróficas experiencias anteriores. El último ataque, el 8 de junio, vio el hundimiento del buque de desembarco logístico Sir Galahad y la casi demolición de Sir Tristan, en lo que se ha considerado como la "tragedia de Bluff Cove" , el nombre de la localidad donde los barcos británicos estaban llevando a cabo la operación de desembarco. Los A-4 también hundieron una embarcación de desembarco, pero sufrieron la despiadada caza de un furioso par de Sea Harriers británicos que, después de presenciar la escena sorprendidos e indefensos, emprendieron su caza. Sobre la cresta de las olas y a muy altas velocidades, derribaron con los misiles AIM-9L Sidewinder, 3 aviones de 4. En los últimos años, las máquinas sobrevivientes se actualizaron con misiles y varias armas, pero su reemplazo se produjo con el suministro de unos 40 a - 4R, cazabombarderos polivalentes equipados con muchas mejoras. Ya eran máquinas del tipo M, de los Marines, elegidas entre las más eficientes de las puestas en Reserva tras el reemplazo por el AV - 8B. Las máquinas tenían actualizaciones importantes, con electrónica renovada e incluso el radar APG - 66 del F - 16 en la boca del cañón, como ya sucedió con los A - 4 de Nueva Zelanda. Originalmente se pensaba que se utilizaban F - 16 de segunda mano, pero los costos se consideraron excesivos, por lo que se eligió el A - 4R con un equipo de aviónica similar al del Fighting Falcon. Los primeros A-4 llegaron a finales de los años 60, como resultado de la diferente política de Estados Unidos hacia Israel: esto sucedió después de la guerra de 1967, a pesar del episodio del Liberty, barco estadounidense atacado por aviones israelíes y gravemente dañado. Los aviones fueron utilizados durante la guerra de desgaste contra Egipto en 1969-71. En el momento de la Guerra de Kippur, después de los suministros masivos estadounidenses posteriores a 1967, se utilizaron docenas de A - 4 y se perdieron en los primeros días de la guerra, reduciendo severamente la línea de vuelo alrededor de 150 aviones iniciales. Los dos primeros aviones derribados en el Sinaí fueron A-4, y al menos 80 fueron rápidamente suministrados por los Estados Unidos como reemplazos. Afortunadamente, los A - 4 tenían tubos de escape alargados para limitar el daño de los misiles portátiles SA-7 Grail, encontrados en la anterior guerra de desgaste. Muchos A-4 se mantuvieron en reserva o se utilizaron como entrenadores preoperativos hasta su radiación final el 15 de diciembre de 2015. Este avión también destacó el ingenio de los israelíes, que reemplazaron a los cañones Colt Mk. 12 de 20 mm con los cañones DEFA de 30 mm desmontados del Mirage III irradiado. algunos aviones Kuwaitíes fueron utilizados para contraatacar a las tropas de invasión Iraquíes, en agosto de 1990, resistiendo durante 2 días y también operando desde carreteras; luego se refugiaron en Arabia Saudita. Regresaron a la acción con los Aliados durante la Operación Tormenta del desierto, sufriendo solo una pérdida por el contra-avión. Ampliamente utilizado en Vietnam y el Medio Oriente, durante la Guerra de Kippur, Las Malvinas y finalmente el Golfo, 1991. Algunos todavía están en servicio, pero es poco probable que entren en acción de nuevo en guerras reales. En los días de Vietnam, el automóvil entró inmediatamente en acción, después del incidente en el Golfo de Tonkin. Muchas misiones fueron voladas tanto por la Armada como por el cuerpo de Marines, pero hacia el final del conflicto la Armada de los Estados Unidos lo reemplazó con el A - 7 Corsair II. Los Skyhawks causaron muchos daños, pero también sufrieron muchas pérdidas. Sin embargo, también lograron una victoria aérea, derribando un MiG - 17 incluso con cohetes Zuni de 127 mm. Debido a su notable manejo, el A - 4 también fue utilizado como agresor de la Escuela Top Gun, especialmente en modelos aligerados y mejorados, capaces de velocidades de giro, se dice, de 720 grados por segundo; eran de tal manejo que incluso el F - 14 Tomcat a menudo era golpeado en choques aéreos simulados. El A - 4M fue el último utilizado por los departamentos de primera línea, fue la versión específica para los Marines, equipado con muchas mejoras y aviónica muy mejorada. La Aviación Naval brasileña adquirió a lo largo de los años 14 aeronaves (11 AF - 1 y 3 AF - 1A). De estos 12 están siendo modernizados en la versión AF-1B.

Dada la longevidad del avión, se han producido muchas versiones (abajo dispuestas cronológicamente):

Aviones Douglas Aircraft Company

Aviones militares de 1946 a 1960

Aviones militares estadounidenses

Aviones militares de la guerra de Vietnam

Aviones militares de la guerra de las Malvinas

Aviones militares de los conflictos árabe-israelíes

Aviones militares de las Guerras del Golfo

Boeing B-50 Superfortress

El Boeing B-50 Superfortress fue un bombardero estratégico, a reacción de cuatro motores de los Estados Unidos, desarrollado después de la Segunda Guerra Mundia...

América del Norte XB - 70 Valquiria

El North American XB-70 Valkyrie era un ambicioso prototipo de bombardero estratégico supersónico que sería capaz de lograr Mach 3, 1, una velocidad superior no...

Boeing B-29 Superfortress

Aviones militares Boeing

Bombarderos estratégicos

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad