Crucero al infinito

Cruise into Infinity es una novela de ciencia ficción de A. E. van Vogt, considerada un clásico de la vena de la ópera espacial. La novela consiste en la fusión de cuatro historias cortas publicadas originalmente por el autor entre julio de 1939 y mayo de 1950, luego publicadas en un solo texto en 1950 en Canadá bajo el título The Voyage of The Space Beagle. El título de la novela hace referencia al libro El viaje del Beagle, escrito por Charles Darwin sobre su viaje de cinco años a bordo del bergantín HMS Beagle.

La novela, al igual que otras del autor, es una adaptación de cuentos escritos anteriormente. En el curso de la lectura, las soluciones de continuidad entre un episodio y el otro son claramente distinguibles. La novela fue publicada en 1950 en Canadá bajo el título The Voyage of The Space Beagle y en 1952 bajo el título Mission: Interplanetary. La primera traducción al italiano, Sergio Suè, fue publicada por Mondadori, en la serie Urania, el 10 de noviembre de 1953 en el volumen no. 27 y el 21 de julio de 1963 en el volumen no. 312 bis; luego de nuevo en enero de 1979, en el volumen No. 22 del collar Urania Classic. Una traducción de Sebastiano Fusco fue publicada por Fanucci Editore en 1973, en el primer volumen de la serie Futuro. Biblioteca de Ciencia Ficción y de nuevo en 1989 en el volumen N. 7 de la serie Biblioteca de ciencia ficción; de nuevo en 1994 por la Compagnia del Fantastico. Newton Group en el volumen n. 3 de la serie Il Fantastico Economico Classico; de nuevo por Mondadori en 1999 como parte de la antología Millemondi Primavera 1999: creatures of deep space en el volumen N. 19 de la serie Millemondi y en noviembre de 2009 en el volumen n. 082 del collar de la colección Urania.

La nave espacial Argus, siguiendo los pasos del bergantín Beagle, que acogió a Charles Darwin en su famoso viaje naturalista (al que se inspira explícitamente el título original de la obra), lleva a cabo una misión de varios años en busca de mundos desconocidos y formas de vida alienígenas. Su gran tripulación, que tiene más de mil componentes, está dividida en dos facciones: los científicos, los expertos en diversos campos y los militares, que están en minoría (unos ciento ochenta hombres), pero que están listos para tomar el mando en situaciones de emergencia. Mientras que las secciones de la ciencia tradicional, como la química, la medicina, la biología, se componen de numerosos miembros, Elliot Grosvenor, el científico de la sección Conectivista, es el único exponente, a bordo, para representar su disciplina. Sin embargo, su contribución será esencial en cada batalla que el Argus tendrá que sostener contra los enemigos que encontrará. El conectivismo (en el original Inglés nexialism) es una disciplina que tiene como objetivo constituir una visión única e integrada, un holístico en lugar de un reduccionismo, un punto de vista global en lugar de específico. Esto no significa que un conectivista sea un alólogo : el científico conectivista es experto en las diversas ramas de la ciencia casi como un especialista, pero añade a los puntos de vista individuales una capacidad de visión general del problema. La novela está dividida implícitamente en cuatro partes y cada parte tiene una especie alienígena diferente como protagonista. Un coeurl es un ser virtualmente inmortal, inteligente, feroz y despiadado, con la apariencia de un felino gigante coronado por tentáculos. Los coeurls tienen una historia muy antigua; eran animales experimentales de los constructores de la ciudad muerta, los antiguos habitantes desaparecidos de un planeta ahora casi desprovisto de formas de vida, en el que la nave espacial Argus aterrizó con fines exploratorios. Según la teoría del arqueólogo Japonés Korita, Los Constructores eran un pueblo de matemáticos y artistas, como lo demuestran las ruinas de la ciudad muerta, que consiste en edificios extraños y arquitectura alegre. La vitalidad de las formas arquitectónicas atestigua que la civilización de los constructores no estaba en una etapa de declinación, sino más bien de expansión completa. Alrededor de mil ochocientos años antes de la llegada del Argus, la civilización de Los Constructores fue repentinamente destruida. No se sabe cuáles fueron las razones de este abrupto final. A partir del análisis de los elementos recogidos en el planeta, solo se puede establecer que, en ese momento, hubo una reducción repentina de ciertas longitudes de onda de la luz, causada por el aumento de polvo en la atmósfera; en consecuencia, casi todas las plantas desaparecieron casi de un día a otro, alterando irrevocablemente el ecosistema del planeta. Los coeurls, que habían sido entrenados y perfeccionados en los experimentos de los constructores, se salvaron a sí mismos, pero fueron puestos a prueba por condiciones de supervivencia cada vez más difíciles. Uno de ellos, Coeurl, durante el siglo anterior a la llegada del Argus, había conocido a sus congéneres, aún vivos pero ahora demasiado hambrientos, y se había alimentado con avidez de ellos. El problema, ahora, es que la expedición científica de la nave espacial, dirigida por el comandante Hal Morton, adoptó este creatira y lo llevó a bordo casi como una mascota. Esta elección será catastrófica, ya que los coeurls se alimentan exclusivamente de id, el potasio contenido en las células vivas del organismo, que estos animales extraen de sus víctimas mientras todavía están palpitando de vida. Coeurl tomado de la expedición ha estado ayunando durante meses, tal vez años, y desesperadamente hambriento, se las arregla para engañar a la tripulación fingiendo ser dócil y mucho menos inteligente de lo que es. Sin embargo, la Bestia todavía debe comer, estando ahora en el límite de la supervivencia. Un científico de la sección de químicos, que había ido solo a la ciudad muerta, cerca del punto donde aterrizó la nave espacial, y que es seguido en secreto por el "gato" , pagará por ello. Pero Coeurl está lleno de recursos desconocidos para sus carceleros: es capaz de activar el bloqueo de la jaula a través de un flujo de radiación electromagnética adecuadamente dirigido por su vibrisse y de esta manera liberarse y comenzar su plan; de hecho, quiere tomar posesión de la nave espacial matando a la tripulación, luego dirigirse al planeta natal del Argus, la Tierra, donde presentar cantidades ilimitadas de ID El final del Dr. Jarvey, el químico, hará que la tripulación se comporte con más cautela hacia Coeurl; aunque no hay evidencia que relacione el asesinato de Jarvey con la criatura, el animal será encarcelado, por seguridad, en una jaula especial. Pero su plan es, de hecho, aún más ambicioso: quiere ponerse en contacto con los otros miembros de su especie para ir a conquistar toda la galaxia. Una estrategia para contrarrestar las aspiraciones del monstruo tendrá que ser desarrollada rápidamente. Grosvenor, el SU, que hasta este momento era en su mayoría ignorado por otros científicos, gracias al cuidadoso estudio de las características y puntos débiles del animal, será capaz de procesar el movimiento ganador que conducirá a la destrucción Coeurl y la salvación de la tripulación del Argus. Dejada atrás el peligro del "gato" , la nave espacial Argus continúa su viaje; la vida diaria a bordo está animada, como siempre, por batallas políticas entre las diversas facciones de científicos. Las próximas elecciones para el nuevo líder de la expedición ciertamente no contribuyen a aliviar las tensiones. De repente, una corriente de imágenes visuales irrumpe en las conciencias de los miembros de la tripulación, deconstruyéndolos y haciendo explícitos los antagonismos. Aquellos que fueron conflictos latentes, erosionados por los frenos de la razón, conducen a guerras abiertas y ataques paramilitares; de esta manera la nave espacial se convierte en un campo de batalla. Los responsables de esta desestructuración psíquica son los Riim, un pueblo de seres inteligentes probablemente descendientes de una rama evolutiva similar a la de las aves terrestres. Los Riim tenían intenciones pacíficas, enviando sus alucinaciones hipnóticas, sin darse cuenta del efecto destructivo que tendrían en los seres humanos. Solo Grosvenor, educado por la ciencia conectivista para dominar la sugestión hipnótica, será capaz de contactar con el Riim y así evitar la autodestrucción del Argus. Ixtl navega, durante incontables eones, hacia el espacio profundo, impulsado por un impulso inicial inmemorial. Su movimiento, no obstaculizado por ninguna fricción, ha estado procediendo uniformemente durante tantos millones de años que Ixtl se ha convertido, por ahora, incluso yo me olvido de sí mismo, su conciencia, el núcleo de su ser llamado "Yo" . Procede, de las brumas del tiempo, sobreviviendo gracias a la energía remota de las galaxias distantes, de las cuales logra interceptar las partículas elusivas. Hasta que, por un extraño capricho de un destino poco probable, el Argus zumbe a su lado, en su viaje exploratorio. Ixtl está sacudido, no puede creer sus percepciones, está tan abrumado por la sorpresa que casi pierde su única oportunidad de supervivencia; y la reproducción. Pero, después del primer momento de desconcierto, genera rápidamente, gracias a sus poderes manipuladores de energía, un déficit de funcionamiento en las máquinas de la nave espacial, causando su apagado. Así tiene la oportunidad de observar a los extraños seres bípedos que salen del casco para hacer reparaciones y decide hacerse notar. La tripulación, aturdida por su apariencia púrpura y diabólica, intenta llevarlo a bordo para estudiarlo, pero Ixtl, por error, pasa a través del suelo de la jaula en la que los humanos lo obligaron. Ahora es tarde para remediar, pero Ixtl no tiene nada que temer, ya que es invencible, inmortal y capaz de modificar a voluntad su estructura atómica para pasar a través de la materia. Su objetivo es tomar posesión de la nave espacial, básicamente con el propósito de reproducirse. Durante mucho tiempo ixtl ha estado llevando en su vientre los huevos de su raza, lo que le permitirá dar lugar a una nueva raza de gobernantes del universo. Ahora hace una serie de ataques para capturar hombres, que resultan ser receptáculos adecuados para sus huevos. Cuando el huevo es injertado en el ser humano, este último queda paralizado, mientras permanece consciente; una vez, entonces, que el huevo eclosiona, el Ixtl recién nacido se alimenta de su huésped desde el interior, A medida que crece. Los hombres capturados están destinados a un fin de horror inimaginable. La situación es grave, y la tripulación lo sabe bien. El comandante, Hal Morton, convoca una reunión colegial para analizar la situación y preparar un plan ofensivo. El ser penetrado en la nave espacial tiene un origen planetario, como lo demuestran los cuatro brazos, las cuatro piernas y las manos prensiles. Sin embargo, ha sido capaz de sobrevivir en el frío y vacío del espacio; además, sus posibilidades de transformar su estructura atómica son asombrosas. Una especie similar - es la conclusión de muchos científicos-dadas sus capacidades ahora debe ser el maestro de la galaxia. Sin embargo, nunca antes nadie había conocido un Ixtl. Así que algo no cuadra. Según la teoría de los ciclos del arqueólogo Korita, la civilización se desarrolla cíclicamente; de la colonización natural de la tierra (la etapa del agricultor) nació en el intercambio comercial de productos; del ágora, el mercado donde se venden estos productos, se encuentra, y desarrolla la agregación de humanos, que culmina en el desarrollo de las poleis, la ciudad. Estas se transforman gradualmente en megaciudades globales, donde la anomia y la pérdida del sentido de pertenencia se extienden ampliamente; los empujes centrífugos, en esta imagen vacía de valores, culminan en una serie de guerras por el poder que realizan la destrucción global y devuelven a la humanidad a la etapa de los campesinos y los marginados. El agricultor está arraigado a su tierra como lo están sus árboles; el individuo que se coloca en este punto del marco evolutivo, por lo tanto, solo deseará satisfacer sus necesidades básicas : la supervivencia y la reproducción. Mientras tanto, el monstruo escarlata está procediendo duro en su trabajo de recoger el guul, los receptáculos para sus huevos. Está muy contento consigo mismo: después de reducir a guul una docena de hombres matará a todos los demás y se apoderará de la nave espacial. Con una tripulación de soles Ixtl, la conquista del universo está asegurada. Pero, de repente, los motores se detienen. Esforzando sus sentidos, Ixtl se da cuenta de que ya no hay nadie en la nave espacial. La tripulación puso en marcha un movimiento que un individuo en el escenario privado nunca habría previsto: el abandono de su propia casa. Toda la energía que el Argus es capaz de producir es canalizada hacia un único propósito: la destrucción total. Un grupo de personas ha estado dispuesto a sacrificarse para salvar a toda la humanidad. Una operación que el desheredado nunca sería capaz de hacer, porque él, si se fuera de su casa, se sentiría espiritualmente cancelado; pero es un sacrificio que los hombres han puesto en su lugar porque fueron capaces de concebir un ideal que trasciende su existencia individual. El desastre es inminente. Ixtl, sin embargo virtualmente inmortal, es incapaz de sobrevivir a una explosión de la magnitud de la que está a punto de destruir el Argus. Se ve obligado, enojado de ira, a dejar su nuevo hogar, su guul y sus dibujos de grandeza. Cometió una serie de errores: primero tendría que apoderarse de la nave espacial y luego pensar en reproducirse, no al revés. Pero es demasiado tarde, por lo que se escapa de Argus y la catapulta de nuevo en el vacío del espacio; en el tiempo para ver a la tripulación del bote salvavidas caer precipitadamente, la técnica de invertir el flujo de energía, para evitar la explosión, y como los astronautas hacen la ruta, sano y salvo, lo más lejos posible del monstruo y escarlata, caído de nuevo a sus viajes perpetuos. Al principio era una nada indistinta, una nube de elementos en la superficie de un charco de barro; la materia inanimada era arrastrada pasivamente por los elementos. Luego se desarrolló un bosquejo de la organización y luego se produjo el milagro: nació la vida. Pero, inicialmente, fue un protovita, un grupo de sustancias gaseosas que cooperaron; se desarrolló una percepción rudimentaria, luego trofismo, movimiento, Investigación; búsqueda de alimento, para sobrevivir, para continuar su evolución. Este fue el Anabis durante muchos millones de años. Un núcleo vivo sin autoconciencia, que el instinto puro empujó a la evolución. Luego estaba el encuentro con otra forma de vida: un insecto. Los Anabis lo memorizaron bien, aunque han pasado eones desde entonces. Los Anabis lo vieron morir y absorbieron su energía. Y esto le agradó; buscó otro insecto. Ahora tenía un fin, un propósito: comenzó a ser consciente de su propia evolución; comenzó a tener conciencia de sí mismo. En el curso de millones de años, lo que había sido una aglomeración de gas exhalado de un pantano a un planeta remoto se convirtió en el depredador más grande de su galaxia, que consiste en miles de millones de miles de millones de partículas, con la forma de una nube indistinta, sin embargo, tomar conciencia de cada pequeña parte del cuerpo gaseoso sin fin. Entró en contacto con las especies más diversas, conoció las civilizaciones más evolucionadas, que se plegaron y destruyeron, absorbiendo toda su sabiduría. Se consideraba a sí mismo invencible, a sí mismo la imagen de un Dios; Él Mismo Dios. Pero Dios es infalible, mientras que los Anabis cometieron un error fatal: se desarrolló demasiado. Su cuerpo, por ahora, se extendía de un sistema estelar a otro; se había alimentado de todas las formas de vida presentes en los planetas; no tenía más comida, y se había permitido crecer en exceso. Podía intentar alejarse de los límites de la galaxia, pero el espacio intergaláctico era demasiado grande incluso para los Anabis; que no podía sobrevivir en un viaje de miles de años luz, de una galaxia a otra, sin tener que saber la mejor dirección para hacer el viaje sin saber lo que encontraría al final del camino. Así Anabis trató de crear las condiciones ideales para la vida moviendo planetas, incluso creándolos, a partir de nubes de gas y materia que aglutinó juntas. Pero el tiempo requerido para el desarrollo de formas de vida, incluso en un planeta adecuado para hospedarla, era muy largo. Y los Anabis tenían que comer. En su viaje de varios años, el Argus se encuentra ahora en la galaxia de Andrómeda : la galaxia anabis. Y representa una esperanza invaluable de salvación para este depredador. Las pistas que revelan su presencia son muy sutiles; sin embargo, el Conectivista Grosvenor logra reconectarlos, como en una investigación policial, y finalmente revela a los otros científicos la naturaleza insidiosa del peligro que los Amenaza. La única solución es prolongar el viaje todo el tiempo necesario para la destrucción de esta terrible trampa, es decir, al menos otros cinco años. En este período, será necesario hacer que el entorno sea inhabitable, incluso para una criatura tan formidable como los Anabis. Esto se hará esencialmente lanzando en todas las direcciones del espacio interestelar millones de torpedos atómicos que, durante treinta mil años, se dispersarán alrededor de la sustancia radiactiva, que permanecerá en el campo gravitatorio de la galaxia sin caer en la superficie de planetas o estrellas. Esto creará enormes laceraciones en el cuerpo gaseoso del ser. Después de eso, el Argus se dirigirá hacia la nebulosa NGC 50347, a muchos millones de años luz de distancia. Esta maniobra atraerá a los merodeadores fuera de su galaxia; los Anabis creerán, de hecho, que los hombres están regresando a su galaxia de origen; además, su hábitat natural se habrá vuelto inhabitable; por lo tanto, no tendrá más remedio que seguir a la nave espacial. De esta manera morirá, por falta de comida, en el espacio intergaláctico y el Argus finalmente podrá hacer su camino a casa.

El concepto de van Vogt es que, en el universo, la vida puede tomar muchas formas diferentes; lo que permanece invariante, de especie a especie, son las razones que residen en la base de los comportamientos: el hambre llevó a la búsqueda de alimentos, lo que conduce al desarrollo de estrategias depredadoras; la necesidad de reproducirse puede ser tan despiadada como para oscurecer las habilidades de un individuo, y para evitar que la facultad que tiene que ser explotada Que mejor Estos motivos fundamentales son declinados por el autor de acuerdo con las características peculiares de las cuatro "razas alienígenas" encontradas por la nave espacial Argus, en su viaje intergaláctico; alienígenas que evaden la iconografía de la ciencia ficción clásica (van Vogt escribe en los años cuarenta) para dudar en formas de vida tan extrañas como paradójicamente posibles : .

Novelas de 1950

Novelas en inglés

Novelas de ciencia ficción

Las novelas de A. E. van Vogt

El secreto de los magos

El secreto de los Magos es una novela de fantasía de 2003 de la autora australiana Trudi Canavan, el capítulo final de la trilogía del Mago Negro. Publicado en ...

Sadrach en el horno

Shadrach en el horno es una novela de ciencia ficción de 1976 del escritor estadounidense Robert Silverberg. Ha sido nominado tanto para los principales premios...

Novelas de 2003

Novelas de fantasía

Novelas de Trudi Canavan

Novelas de 1976

Novelas de Robert Silverberg

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad