Cónclave de 1830-1831

El cónclave de 1830-1831 fue convocado tras la muerte del Papa Pío VIII en Roma el 30 de noviembre de 1830. Tuvo lugar en el Palacio del Quirinal del 14 de diciembre de 1830 al 2 de febrero de 1831 y, después de ochenta y tres votaciones, fue elegido Papa El Cardenal Bartolomeo Alberto Cappellari, Prefecto de la congregación de Propaganda Fide, que asumió el nombre de Gregorio XVI. la elección fue anunciada por el Cardenal Protodiaco Giuseppe Albani.

A principios de noviembre de 1830, Pío VIII, que nunca gozó de buena salud, cayó gravemente enfermo. El día 18 no pudo asistir a la ceremonia del aniversario de la dedicación de la Basílica Vaticana. Las fístulas aparecieron en su cuello y rodillas, mientras que todo su cuerpo se cubrió con pústulas y éstas comenzaron a manifestarse dentro de su pecho arriesgándose a asfixiarse. Los médicos lograron controlar las secreciones de las pústulas, pero el 23 de noviembre el Pontífice empeoró tanto que el Cardenal Zurda ordenó que las oraciones pro summo pontifice infirmo se recitaran en todas las iglesias. El 28 de noviembre, a los 14, Pío VIII recibió el viático, mientras que por la tarde recibió la extrema unción de Monseñor. Augustoni, el sacristán papal, en presencia del Cardenal Penitenciario mayor Emmanuele de Gregorio y de los padres generales de las órdenes mendicantes. Después de una breve agonía, el Pontífice murió en la mañana del 30 de noviembre a la edad de 69 años y 10 días, después de un reinado de un año y 8 meses. A la mañana siguiente, el 1 de diciembre de 1830, el cardenal camarlengo Pietro Francesco Galleffi fue informado oficialmente de la muerte del papa y fue al Quirinal. Después de las oraciones y los procedimientos rituales, el camarlengo verificó oficialmente la muerte. Recitado el De profundis, el Secretario de la Cámara Apostólica leyó la escritura y entregó el anillo piscatorio al Camarlengo que se preparó para ordenar el sonido de la Gran Campana del Capitolio para que el pueblo romano se enterara de la muerte del papa. Por la noche el cardenal Pacca, Decano del Sagrado Colegio, celebró un encuentro con los cardenales Dandini (a la orden de los sacerdotes), Albani (a la orden de los diáconos), Galleffi y Monseñor Polidori, Secretario del Sagrado colegio en el que stilarono procedimientos para la organización del funeral del papa Pío VIII. Al mismo tiempo, el cuerpo del difunto pontífice fue embalsamado mientras que los praecordia fueron enterrados como de costumbre en la Iglesia de los Santos Vincenzo y Anastasio al atardecer del 3 de diciembre. El cónclave de 1830-31 se sitúa en el contexto de las revoluciones que en el curso de 1830 habían trastornado a Francia, Bélgica, Polonia, Módena, Parma y el mismo estado Papal. En la Congregación general del 5 de diciembre, El Cardenal Pacca presentó una carta, escrita por el difunto Pontífice, invitando a las tropas austriacas a las fronteras con las legaciones para evitar posibles disturbios durante la sede vacante. El propio canciller Metternich expresó su profunda preocupación por la situación italiana, considerando a la península como el mayor semillero de la revolución y una mayor conciencia de los italianos sobre la lucha por la independencia. El 10 de diciembre, se produjeron disturbios en Roma: un grupo de unas 400 personas entraron en el Arsenal llevando rifles y municiones con las que liberaron a los presos políticos encarcelados por el Gobierno papal y toda la ciudad cayó en disturbios. Pero la traición de uno de los alborotadores permitió que la policía procediera a arrestar a los conspiradores: el cónclave comenzó en una atmósfera de tensión tangible y alta sospecha. Con la muerte del Papa Pío VIII, nueve cardenales nombrados in pectore murieron automáticamente el 15 de marzo de 1830, pero nunca revelados. Además, entre la muerte de Pío VIII (30 de noviembre de 1830) y el comienzo del cónclave murió uno de los Cardenales, Pietro Gravina. Por lo tanto, había 54 cardenales que tenían derecho a votar. Entre ellos, 9 no participaron ni por razones de salud, ni por Distancia. Inicialmente los candidatos más fuertes fueron los Cardenales Emmanuele de Gregorio y Bartolomeo Pacca, también papable en el cónclave de 1829, y Giacomo Giustiniani, contra quien, sin embargo, el veto del Rey Fernando VII de España fue derrotado.

Pronto quedó claro que ningún candidato podría ganar el apoyo de dos tercios de los Cardenales. El príncipe Klemens von Metternich quería un Papa reaccionario para frenar la ola de jacobinismo que una vez más sacudió a Europa. Por lo tanto, propuso al Cardenal Vincenzo Macchi como su candidato, pero los cardenales no lo consideraron apto para el papado. En la tarde del 14 de diciembre, los 35 Cardenales presentes en ese momento en Roma se dirigieron al Palacio Quirinal para el cónclave. Al día siguiente, después de la misa del Espíritu Santo, se celebró la primera votación: Pacca recibió 8 votos más 5 para accessus, de Gregorio 12 más 3 para accessus. El 16 de diciembre llegó el Cardenal Ruffo de Nápoles, mientras que otros Cardenales llegaron entre el 17 y el 22 de diciembre, incluido Gaysruck, Arzobispo de Milán. Incluso los Cardenales Pedicini y Oppizoni estaban entre los más votados en los primeros días, pero no fueron capaces de maniobrar más de 18 votos. El 20 de diciembre, el embajador austríaco, Graf Von Lutzow, fue recibido por los Cardenales. El 28 de diciembre, Giustiniani recibió siete votos más nueve en el accessus. El 1 de enero de 1831, los Cardenales recibieron al Embajador Extraordinario de Portugal, mientras que los Cardenales franceses Fesch y D''Isoard llegaron, inmediatamente admitidos en el cónclave. Giustiniani y Pacca todavía aparecieron entre los más votados en los primeros días de 1831 y en la encuesta del 3 de enero obtuvieron 13 y 14 votos respectivamente. pero quedó claro que las posibilidades de que Pacca ascendiera al trono papal se habían extinguido, ya que su facción había alcanzado el máximo de sufragio y no podía obtener más votos. Macchi parecía ofrecer una alternativa viable, pero fue fuertemente opuesto por los franceses. El 6 de enero, Giustiniani obtuvo 18 votos, que aumentaron a 24 gracias a accessus. El 7 de enero, Giustiniani alcanzó los 21 votos, pero en la tarde del 8, antes de la segunda votación, el cardenal Corona Juan Marco-y-catalán se levantó y recitó la carta, recibida por el Embajador Labrador, con la que el rey de España Fernando VII vetó al Cardenal Giustiniani. Había sido nuncio en España, pero había sido expulsado tras la revolución liberal de 1827. De vuelta bajo Fernando VII, se opuso a la sucesión al trono de su hija Isabel y por esta razón la reina María Cristina se resintió y fue un defensor del veto. En la tarde del 9 de enero, el Arzobispo de Rouen De Croy llegó a un cónclave, que alcanzó así el número de 45 participantes. El 11 de enero, para resolver el estancamiento, se propuso el nombre del Cardenal Cappellari, que obtuvo el favor de la corte austriaca, y en resumen sus citas subieron: el 15 de enero recibió 23 votos, seguido por Macchi con 12. El 21 de enero, El Cardenal D''Isoard, hablando en nombre de la corte francesa, hizo saber que su gobierno no podía aceptar al Cardenal Macchi como Romano Pontífice, sin embargo, vetarlo formalmente. Sin embargo, la intención se hizo efectiva y el Cardenal perdió todas sus posibilidades restantes para ascender al papado. Las razones dadas eran demasiado cercanas al compromiso de Luis XVIII y Austria. El 22 de enero, El Cardenal Ribera, Arzobispo Metropolitano de Toledo, llegó en un cónclave. El 29 de enero, resultó que la facción de Gregorio, que apoyaba al cardenal Benvenuti, controlaba 18 votos, mientras que la del cardenal Pacca controlaba 22. Sin embargo, quedó claro que no podrían mover más votos ni apostar por sus propios candidatos, ahora quemados en intentos anteriores. Mientras tanto, Austria, a través de su embajador, presionaba por la elección de un candidato condescendiente dada la delicada situación italiana. Aparte de la hipótesis del Cardenal Albani, fuertemente opuesta por la facción de Gregorio, se llegó a un compromiso sobre Cappellari, ya bien indicado por los austriacos con la condición de que nombrara a la Secretaría de Estado un conservador y favorable a Austria. En la tarde del 2 de febrero, en la votación 83, Cappellari fue finalmente elegido con 32 votos y asumió el nombre de Gregorio XVI. después de 62 días, la vacante finalmente se llenó. Fue el último cónclave en elegir a un Papa no Obispo (Cappellari tuvo que ser consagrado obispo inmediatamente después de la elección).

Cónclave

Papa Gregorio XVI

Cónclave de 1565-1566

El cónclave de 1565-1566 fue convocado el 20 de diciembre de 1565, tras la muerte del papa Pío IV, el 9 de diciembre, y concluyó el 7 de enero de 1566, con la e...

Cónclave de 1914

El cónclave de 1914 fue convocado tras la muerte del Papa Pío X, que tuvo lugar en Roma el 20 de agosto del mismo año. Tuvo lugar en la Capilla Sixtina del 31 d...

Papa Benedicto XV

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad