Cementerio Monumental

Coordenadas: 43 ° 43 ' 26. 4 " N 10°23' 41. 82 ' E / 43. 724 ° N 10. 39495 ° E 43. 724; 10. 39495 Campo Santo, también conocido como Camposanto monumentale o Camposanto vecchio, es un cementerio monumental histórico en Pisa, que cierra el lado norte de la piazza del Duomo.

La dicción más común del nombre es Camposanto, a menudo flanqueado por adjetivos como monumental o viejo. Esta dicción se origina, sin embargo, como se adivina fácilmente, de Campo Santo, el nombre tradicional del lugar, ya que, según la tradición, el Arzobispo Ubaldo Lanfranchi regresando de Tierra Santa llenó el interior con tierra traída del Monte Calvario. El término "Campo Santo" se utiliza por primera vez en los actos que datan de 1287, mientras que antes se refería genéricamente a un Sepultuarium, Mortuarium o Cimiterium que se iba a construir junto a la Catedral. Con seguridad sabemos que al menos hasta 1406 el término "Campo Santo" era desconocido fuera de Pisa y que se mantuvo en la forma en dos palabras como un nombre propio en la bibliografía específica hasta casi todo el siglo XIX. En el lenguaje popular, el término camposanto (con las dos palabras no separadas) es un sinónimo, que siempre indica el lugar de entierro, entendido en un sentido religioso, en particular del credo cristiano. La Palabra Santa está ante todo siempre en relación con la divinidad.

El cementerio fue iniciado en 1277 por Giovanni Di Simone, como recuerda la inscripción latina en el lado del portal derecho, aunque algunos hacen el nombre de Giovanni Di Nicola, como el último de los edificios monumentales de la plaza. Según la tradición, la ocasión fue dada por la llegada de "tierra santa" desde el Gólgota, traída por Barcos Pisanos que regresaban de la Cuarta Cruzada (1203). La tradición atribuye la preciosa carga al trabajo del Arzobispo Ubaldo Lanfranchi. Sin embargo, estas leyendas fundacionales también están muy extendidas para otros edificios similares en toda Europa. En realidad fue creado más simplemente para recoger todos esos sarcófagos y los diversos entierros que se agolpaban alrededor de la catedral. Por lo tanto, el municipio presionó muy duro para que fueran trasladados a un lugar más adecuado: ya desde 1260 los trabajadores de la Catedral juraron en el momento de su elección que se encargarían de la construcción del edificio. No fue hasta el 19 de junio de 1277 que el Arzobispo Federico Visconti sucumbió a la presión y firmó la escritura de donación del terreno para la construcción de un "espacio vallado" para el uso de un cementerio. La construcción del siglo XIII languideció tras la crisis causada por la derrota de Pisano en la Batalla de Meloria (1284), y en el siglo XIV volvió a la obra arquitectónica, redefiniendo por completo la estructura. En 1358 los cimientos del lado norte aún no habían sido excavados. Sin embargo, mientras la estructura arquitectónica estaba en curso de finalización, a partir de 1360 comenzó a decorar el fresco en las paredes con temas relacionados con el tema de la vida y la muerte, que trabajó en dos de los más grandes pintores entonces vivos, Buonamico Buffalmacco y Francesco Traini, el primer autor del famoso triunfo de la muerte, el segundo de la crucifixión. Giovanni Scorcialupi realizó los frescos con las historias de Cristo post mortem poco después, mientras que a mediados del siglo Stefano da Firenze pintó una Asunción sobre la Puerta oriental. El ciclo fue continuado unas décadas más tarde por Andrea Bonaiuti, Antonio Veneziano (historias de los Santos Efisio y Potito) y Spinello Aretino (historias del Antiguo Testamento) mientras que las historias de Santi pisani, realizadas entre 1377 y 1391 ocuparon los espacios intermedios. Taddeo Gaddi (historias de job) y Piero di Puccio (historias del Antiguo Testamento, 1389 a 1391) trabajaron en su lugar en la galería Norte. Esta última serie fue completada solo en el siglo XV por el Florentino Benozzo Gozzoli. En 1594 se añadió la capilla desde el pozo, en el extremo este, con la cúpula característica. En el cementerio fueron enterrados las principales figuras de la ciudad, como los rectores y los profesores más prestigiosos de la Universidad de Pisa, y los gobernadores, y las familias a la vista, a menudo reutilizando los sarcófagos de la época romana de gran valor, y al mismo tiempo, desde el siglo XVI, comenzó un proceso de "volumen uno" con la colocación de inscripciones romanas en las paredes y otros testimonios preciosos de la historia de la ciudad. Este "panteón" pisano se convirtió en vocación tan natural del primer museo de la ciudad cuando en el siglo XIX se recogieron obras de arte de institutos religiosos abolidos por las reformas de Napoleón, evitando así la dispersión del Patrimonio de la ciudad en otros lugares, así como otros objetos de la naturaleza artística o arqueológica especialmente comprados. En el mismo período La función del cementerio tuvo un apogeo, con los numerosos sepulcros del siglo XIX, a menudo de excelente mano de obra, que comenzaron a llenar los pasillos, desde entonces rebautizados como "galerías" . Esta mezcla de lo antiguo y lo moderno, entre la celebración de la historia y la reflexión sobre la muerte, fue la base del encanto melancólico que ejercía sobre los viajeros de la época romántica, haciendo que el cementerio se convirtiera en uno de los monumentos más queridos y visitados de Italia, con personas que venían de todas partes de Europa para admirarlo y estudiarlo. No es por casualidad en este período sus frescos se hacen populares por numerosos dibujos, bocetos y grabados de época, que difunden su belleza en el mundo. A pesar de esta fama, las condiciones de conservación ya causaron numerosas preocupaciones, debido a algunos signos visibles de decadencia y la ruina en el suelo de algunas partes enteras de las escenas. Desde entonces, se inició un análisis de los materiales y la prueba de algunas restauraciones, con el fin de tratar de detener el encanecimiento del color y el desprendimiento del yeso. En el siglo XX la popularidad de Campo Santo se vio empañada por el creciente interés en la torre, pero sobre todo por los terribles daños sufridos durante la Segunda Guerra Mundial. El 27 de julio de 1944, de hecho, una bomba de un ataque aéreo aliado causó el incendio y el derretimiento del techo de plomo, causando graves daños a los frescos (incluida la destrucción de uno tradicionalmente referido a Stefano Fiorentino), muchas esculturas y sarcófagos, que fueron destrozados. También la eliminación de las esculturas, especialmente en el siglo XIX, la restauración de la apariencia medieval, ha llevado a un empobrecimiento: solo en los últimos tiempos, a finales de los años ochenta del siglo XX, comenzó una restauración de todo el aparato del Cementerio monumental, reconstruyendo, gradualmente, en la medida de lo posible, la apariencia del laminado del lugar, también gracias a los preciosos testimonios recibidos, como la obra dejó por el director Carlo Lasinio, que se encargó de su conservación en la época del reinado de Etruria de María Luisa de Borbón-España Desde 1945 hasta el presente, las obras de restauración todavía están en marcha, que entre otras cosas han llevado a la recuperación de las preciosas sinopias hoy expuestas en el Museo de sinopias, en los edificios en el lado sur de la plaza. Los frescos fueron desprendidos y una restauración comenzó inmediatamente. Con el desprendimiento de los frescos se descubrieron las sinopías, muy bien conservadas, que hoy en día son la forma más directa de hacerse una idea de cómo debía ser la decoración del Campo Santo en siglos anteriores. El Museo de Sinopias de Pisa fue inaugurado en 1976 y renovado en 2007. Actualmente en el museo es posible ver, además de las propias Sinopsis, Una reproducción virtual del cementerio en 3D estereoscópico que representa el interior del monumento durante los siglos. En 1960 se llevó a cabo una exposición para marcar la finalización de las primeras restauraciones, pero ya veinte años después algunos signos advertían de nuevos y graves síntomas de deterioro, especialmente para aquellas obras reorganizadas en las paredes exteriores. Aunque el cementerio puede parecer al visitante un poco descuidado, con pocas leyendas explicativas de las obras expuestas, un profundo trabajo de restauración de los frescos de la pared, casi todos ellos re-fijados a losas de fibrocemento fijadas a Marcos de madera y reubicados o planeados para ser reubicados en su posición original, y la mejora del enorme patrimonio lapidario de los pórtico, que se extiende desde la Alta Edad Media hasta hoy, también gravemente dañado por plomo fundido fundido en los mármoles preciosos después del incendio de 1944 (de los cuales todavía permanecen rastros visibles, ahora indeleble) Así se abrió una nueva fase de investigación llevada a cabo por la Superintendencia en estrecha colaboración con el Opificio delle Pietre Dure y los departamentos de Ciencias de la Tierra y química de la Universidad, que puso de relieve algunas deficiencias y elecciones incorrectas de las restauraciones anteriores, haciendo necesaria una nueva restauración.

La decoración interior se describe de acuerdo con la dirección recomendada de la visita, en el sentido de las agujas del reloj, desde el centro del lado sur donde se encuentra la entrada principal. Arquitectónicamente el Camposanto se compone de un alto muro de forma rectangular, con el lado hacia la catedral y el baptisterio más alargado. En el exterior es de mármol blanco simple, con 43 arcos ciegos con cabezas humanas en los arcos, y dos puertas en el lado sur. El acceso principal es el que da a la plaza, al este, y está decorado por un rico tabernáculo gótico sobre el portal de entrada, la obra de la segunda mitad del siglo XIV, que contiene estatuas de la Virgen con el niño y cuatro santos por un seguidor de Giovanni Pisano, y Los Ángeles de Tino di Camaino. La simplicidad de la estructura externa forma un quinto ideal al conjunto monumental de la plaza, particularmente apto porque descansa sobre un eje inclinado con respecto al Duomo - Baptisterio, haciendo que la plaza parezca aún más grande mirándola desde los extremos, para un juego óptico de perspectiva. Este efecto es especialmente impresionante si se mira desde la puerta hacia las murallas medievales cerca del Baptisterio. En el interior del Camposanto se asemeja a un claustro, con arcos apuntados particularmente decorados, sostenidos por esbeltas columnas y enriquecidos por aberturas lobuladas múltiples, que se completaron en 1464 en el estilo gótico florido. Las tumbas más importantes se encontraban en el césped central, en la "Tierra Santa" o contenidas en los magníficos sarcófagos Romanos reutilizados para los entierros más prestigiosos, mientras que bajo los arcos las personalidades menos prominentes encontraron espacio, con una lápida más simple en el suelo de los pasillos. Con la reorganización del siglo XIX, todos los sarcófagos se retiraron de la zona central y se colocaron en el interior, por lo que hoy en día los entierros se encuentran solo debajo de los arcos. En el espacio central se encuentran hoy algunos capiteles compuestos medievales y dos verdaderos pozos del siglo XIII, decorados con protomas humanos y animales. El brazo oriental se eleva por dos escalones, ya que estaba destinado a ser una especie de área sagrada y Presbiteriana, donde se colocaban altares para funciones. También es el núcleo más antiguo e intencionalmente embellecido del complejo, incluidos los extremos de los brazos Norte y sur que están conectados a él. Poco a poco los frescos de Campo Santo están volviendo a su sede después del desprendimiento precipitado de los años cuarenta. El complejo trabajo de restauración no siempre ha tenido los efectos deseados, especialmente en intervenciones más antiguas, para el uso de técnicas a veces experimentales y materiales improvisados, elecciones dictadas por la urgencia de poner un primer remedio después de los dramáticos acontecimientos de la guerra. Partiendo del brazo sur, el que da a la plaza, nos encontramos con las historias de job, De Taddeo Gaddi (circa 1342), con la fiesta de job, La Alianza de Satanás con Dios, las desgracias de job y la paciencia de job. El brazo occidental está decorado, desde la izquierda, por las historias de Ester y Asuero de Agostino Ghirlanda y Aurelio Lomi de la segunda mitad del siglo XVI. Más tarde se abre la "sala de los frescos" , en la que se colocan provisionalmente frescos separados por Buonamico Buffalmacco con el triunfo de la muerte, cuya restauración se completó en noviembre de 2015, el Juicio final y el infierno, y La Tebaida (alrededor de 1336), obras muy dañadas, pero es de capital importancia en el panorama del Trecento italiano, la riqueza narrativa y variedad de los temas representados, tan diferente de la marcada claridad de las obras de la escuela dominante de Giotto El lado norte aparece con la gran Cosmografía teológica de Piero di Puccio (1389-1391), hecha de numerosos círculos concéntricos que aluden a la Tierra, las esferas celestes, los elementos y los planetas; en las esquinas inferiores se pueden ver los Santos Agustín y Tomás de Aquino. Por el mismo autor, las historias de Adán y Eva Y Caín y Abel siguen. En el futuro, estos frescos están destinados a ser reubicados en 2018 en el brazo sur, y aquí deben colocarse las pinturas más antiguas del complejo, de Francesco Di Traino (1330-1335) del brazo oriental. Más allá de la Capilla Ammannati se encuentran las historias de Noé y la construcción del arca por Piero di Puccio (1389 - 1391). Las escenas representan: la vendimia y la embriaguez de Noé, La Maldición de Cam, la construcción de la torre de Babel, el fuego de Sodoma, y las historias de Isaac, y el matrimonio de Isaac y Rebeca, las historias de Esaú y Jacob, el sueño y la boda de Jacob, el encuentro de Jacob Y Esaú y la violación de Diana, El Paso del Mar Rojo (fragmentario), Moisés y las tablas de la ley, la historia de Cora, y Datán, y Abiron (fragmentario), además de la Anunciación a la'' adoración magos y Apóstoles y Santos Más allá de la Capilla de Aulla, la pared fue completamente pintada al fresco por Benozzo Gozzoli con historias del Antiguo Testamento entre 1468 y 1483. En el lado oriental, a la izquierda, las historias del rey Uzías y el Convito di Baldassarre Zacarías Rondinosi (1666), y a la derecha las obras más antiguas de Francisco acoplamiento (1330 - 1335), y pretendía ser hospitalizado en la belleza de los frescos en el lugar de las obras de Buffalmacco, con la Crucifixión, la Ascensión, la incredulidad de Tomás y la Resurrección. El triunfo de la muerte se compone de varias escenas: en la parte inferior izquierda el encuentro de los tres que viven con los tres muertos (un tema típico de las leyendas medievales), coronado por anacardos; siga a los pobres que llaman a la muerte innecesariamente y en el centro la muerte que golpea a una brigada feliz de jóvenes, sobre la cual ángeles y demonios compiten por las almas de los muertos ( actividades cortesanas sin darse cuenta del peligro de muerte En el extremo oriental del lado sur estaban los frescos de Buffalmacco, destinados, según los planes para ser colocados aquí. El Juicio Final muestra el Redentor en el centro, con los bienaventurados están a la izquierda y los condenados a la derecha (respectivamente, la derecha y la izquierda de Cristo); y está flanqueado L'' infierno, tal vez el más dañado de las escenas, remodelado en el siglo XVII y mostrando una representación de los pozos de dante, en el centro, Lucifer chasquea Nabocodonosor, Juliano el Apóstata, Atila y otros. Finalmente el tebaide (" vida de anacardos ") , con cerca de treinta episodios de los santos monjes tomados de las vidas de los Santos Padres de Fray Cavalca : estos frescos fueron retocados en la parte superior derecha por Zacharias Rondinosi en el siglo XVII. La siguiente sección del brazo sur, entre la puerta frente a la catedral y la puerta frente al baptisterio, estaba dedicada a la conmemoración de San Ranieri, patrón de la ciudad, y de los Santos Efisio y Potito, cuyos restos fueron trasladados a Pisa alrededor de 1380-1389. San Ranieri están dedicados a las seis escenas de sus milagros: en el registro superior de Andrea Di Bonaiuto (1376-1377) conversión, la salida a tierra santa, las tentaciones y los milagros, el bajo Antonio Veneziano (1384-1386) regreso a Pisa, muerte y funerales, exposición del cuerpo y milagros póstumos. Las seis historias de los santos Efisio y Potito son en lugar de Spinello Aretino, y fueron construidos en el 1390 - 1391 : en la presentación registro superior Efisio a Diocleciano, la conversión de sant''Efisio y la batalla, El martirio de sant''Efisio en los Milagros inferiores de san Potito, el martirio de san Potito y la traducción de los cuerpos de los dos Santos de Pisa en Cerdeña. La costumbre de reutilizar los antiguos sarcófagos para las ciudades políticas y militares del punto culminante principal se atestigua desde el XI-XII-XIII, y por el siglo XIV estos entierros, una época dispuesta en la plaza y a lo largo de la catedral, se conservan en el cementerio. Esto permitió la preservación de estas importantes obras hasta nuestros días. Se calcularon entre 28 y 31 sarcófagos Romanos reutilizados, y esto también tuvo un valor simbólico, como testimonio del papel de Pisa en el momento de su mayor floración como potencia marítima y como heredera de la antigua Roma. Durante el siglo XVIII, perdió el significado de los entierros y ahora se convierten en valioso documento histórico-artístico, los sarcófagos se colocaron en estantes en el interior, bajo los cuadríforos y con esta operación marcó el nacimiento de una colección real. La reordenación sistemática de toda la serie se remonta a la intervención del comisario Carlo lasinio, que aumentó la colección con otros sarcófagos retirados de las iglesias de la ciudad y colocó los especímenes más valiosos bajo los frescos, como parte de su disposición como Museo del Campo Santo. Comenzando por el lado sur encontrará, entre los ejemplos más significativos, un frente de sarcófago romano con el Buen Pastor y las Musas del siglo II, y el sarcófago con escenas de caza de jabalíes, de principios del siglo IV. En el brazo occidental algunas de las piezas más preciosas de la colección, que a menudo también muestran un fondo decorado, por lo que no están contra la pared posterior, sino aislados en el Centro de la nave. Estos incluyen un sarcófago romano en conca con un edículo central que contiene dos figuras, así como una matrona y un soldado a los lados y en la parte posterior protome leonine (de mediados del siglo III, reutilizado por la familia Falconi). Sigue un sarcófago con los bustos de dos cónyuges dentro de un clípeo Central apoyado por genes alados, del siglo III, y el de Bellicus Natalis (cónsul en 87 DC. C.), con figuras muliebre y genios que tienden festones , particularmente importante en la historia del Arte Romano porque es quizás el espécimen más antiguo datable a la reanudación del entierro durante el siglo II DC, con el renacimiento de la producción de sarcófagos que eran tan importantes entonces en la historia de la escultura romana. No es un sarcófago, pero es una importante obra antigua el cráter de San Piero a Grado, en mármol, del siglo I aC. En el lado de las ventanas hay un sarcófago de la primera mitad del siglo III, con Marte y Venus en un edículo central y en los lados los Dioscuros, y, sobre un tronco de columna estriado, el jarrón Bonaguida, una roca bulbosa del período arcaico tardío, reutilizada como urna cineraria entre los siglos XII y XIII. El lado norte se abre con una estela funeraria ático en mármol Pentélico con el difunto sentado frente a una criada y un niño en pañales, una obra muy rara en Italia. Sarcófagos cercanos interesantes: el de Lucio Sabino, Tribuno de la plebe, con un cofre rectangular con pares de centauros y victorias aladas (mediados del siglo II), y, bajo las ventanas, cuatro hexamplares que datan entre el siglo II y el III. Sobre la capilla Ammannati, un fragmento de un mosaico de suelo en los sarcófagos romanos del siglo II - III, entre los que se destaca la muestra de gran tamaño con el mito de Fedra e Hipólito (finales del siglo II), utilizado en 1076 para el entierro de la madre de Matilda de Canossa Beatrice : por el algunas de las razones que se inspiró Nicola Pisano, mientras estaba borracho, el púlpito del Baptisterio de Pisa. Desde el lado de las ventanas siguen el sarcófago del Buen Pastor del rebaño (finales del siglo II), el strigilato con el busto de los difuntos entre genes alados (mitad del siglo III) y el strigilato con la puerta de la otra vida (principios del siglo III). Más allá de la Capilla de Aulla es el gran sarcófago de los cónyuges, con un pecho rectangular, caracterizado por quioscos con una ceremonia de boda en el centro (finales del siglo III). Siga el sarcófago con victorias en vuelo, y el busto de los difuntos (finales del siglo III), el de la procesión de los dioses del mar (mitad del siglo III), el de sátiros y Ménades, y cubra con escenas de dionisíacos a los lados de la mesa inscrita (mitad del siglo III), el con el mito de Meleagro cazando al jabalí calidonio (siglo III), y el gran estuche rectangular con escenas de batalla entre romanos y bárbaros (finales del siglo II). En el lado opuesto una serie de sarcófagos incluyendo el con juegos de Eroti (finales del siglo II), El con paseos de Eroti en el circo (finales del siglo II-principios del III) y el con escenas Báquicas de Eroti (principios del siglo III), todos destinados a entierros infantiles; entre los de mayor tamaño destacan el semi-oval y strigilato con genes alados y Testamento en el frente en dos registros, enmarcando los bustos de los cónyuges fallecidos (principios del siglo IV) Un fragmento de suelo de mármol con incrustaciones policromadas intercala la siguiente serie: aquí domina el famoso sarcófago de las musas con un quiosco (mediados del siglo III), que está equipado con una tapa con cónyuges medio drapeados. En el lado oriental destacan un sarcófago romano estigmatizado con clipeo central y el de Annius Proculus, decurión de la colonia de Ostia, y de su madre Annia en caja rectangular con un relieve de tocado y viga littorio (principios del siglo II). Al principio del brazo sur se adjuntan a la pared una serie de inscripciones antiguas, incluidos los decretos de la Colonia Iulia Pisana para los honores funerarios de los hijos adoptivos de Augusto, Cayo y Lucio Cesari, en 2 y 4 D.C. poco antes de un frente de strigilato sarcófago con una victoria que escribe en un escudo (segunda mitad del siglo III, reutilizado en el XIII). En la parte frontal, bajo las ventanas, destaca el sarcófago de Giratto, un raro sarcófago del siglo XII, obra de Biduino y su taller, Oval y strigilato, con leones burlándose de una presa; también lleva una de las inscripciones de piedra más antiguas en italiano vulgar. En el siguiente tramo de varios sarcófagos romanos a menudo reutilizados en la Edad Media: uno con victorias aladas que sorreggano una inscripción de la mesa central - (mediados del siglo II), uno con escenas de la procesión marino (segunda mitad del siglo II), un strigilato con Baco, Mercurio, y clypeus con el matrimonio fallecido (segunda mitad del siglo III), un strigilato con leones azzannano la presa (finales del siglo III), una de las Nereidas y tritones, y busto Central de los difuntos (finales del siglo II), uno con el mito de Selene y Endymion, equipado con una tapa reelaborada en la edad medieval con victorias aladas que sostienen una mesa inscrita (finales del siglo II), y uno con la caza de Meleagro, equipado con una tapa en forma de cama en la que se encuentran dos cónyuges semi -) Aquí también está el sarcófago del Abad Benedetto, ovalado y con festones liderados por máscaras eroti y leoninas, datable, según la inscripción en la tapa, a 1443 y atribuido al taller de Andrea Di Francesco Guardi. En el lado opuesto, otros sarcófagos datan de los siglos II y III. En el lado sur, bajo los frescos de Taddeo Gaddi, destacan la tumba de Andrea Vaccà Berlinghieri de Bertel Thorvaldsen (circa 1826) y el monumento sepulcral del Conde Francesco Algarotti (m. 1764) de Carlo Bianconi, Mauro Tesi y Giovanni Antonio Cibei. El lado oeste se encuentra el monumento de la Gherardesca, 1315-1320, creado por un seguidor de Giovanni Pisano, conocido como el maestro del monumento de la Gherardesca; hasta el siglo XIX estaba en la Iglesia de San Francisco, y está decorado, sobre el sarcófago, de la estatua de conte Gherardo di Bonifacio, de un ángel anunciador y la Anunciación y los santos Nicola y Francesco. Cerca de las cadenas de porto pisano está, apoyado en la pared del monumento a los médicos Bartolomeo (m. 1555) comandante de Cosimo I y esculpido por Tribolo; un poco más tarde el monumento de Ottaviano Fabrizio Mossotti, con una estatua de Urania de Giovanni Duprè, la tumba del pintor Giovan Battista Tempesti (m. 1804) de Thomas Noses, y la del físico Lorenzo Pignotti (m.1812) Stefano Ricci. En el lado oriental están el monumento al jurista Filippo Decio (m. 1535) de Stagio Stagi, y el del arquitecto Alessandro Della Gheradesca (m. 1852) de Emilio Santarelli, además de la gran tumba del jurista John Boncompagni (m. 1544) con las estatuas de Bartolomeo Ammannati (1574); el frente del monumento del Conde Masiani tiene una escultura de Lorenzo Bartolini titulada l'' Inconsolable (1841). Más allá de la capilla del pozo el monumento a Giovan Battista Onesti (1592). Más tarde el monumento sepulcral de Matteo Corti (muerto 1543) por Antonio di Gino Lorenzi Da Settignano y la lápida del pintor Zaccaria Rondinosi (mediados del siglo XVII). En el brazo norte está la Capilla Ammannati, que contiene el monumento funerario a Ligo Ammannati (m. 1359), la escuela de Giovanni Pisano, atribuida a Cellino di Nese : el sarcófago central está decorado por una pena, como lo anterior dentro de un tabernáculo gótico, es la figura del gisant, el fallecido; cuanto mayor es un bajorrelieve con un médico que enseña a los estudiantes. A la izquierda de la capilla hay acceso a un salón, de construcción moderna, utilizado desde 2017 como exposiciones temporales. Continuando más allá de la capilla, también se conservan fragmentos de piedra del siglo XII - XV recogidos por Carlo lasinio a principios del siglo XIX y un conocido cráter neoáctico con procesión dionisíaca a la que Nicola Pisano se inspiró por algunas razones del púlpito del Baptisterio de Pisa. También en el brazo norte está la capilla de Aulla, decorada en el altar por un retablo de terracota vidriada policromada de Giovanni Della Robbia (1518-1520), con la Asunción en gloria y cuatro santos, así como la predela con las historias de los Santos. Aquí también se conserva la lámpara original de Galileo, una vez suspendida en la catedral y que en realidad el gran científico pisano vio oscilar y que le proporcionó la idea de su teoría sobre el isocronismo del péndulo. El área entre estas dos capillas se diseñó con aberturas, construidas ya amuralladas, para otras capillas, nunca realizadas. La parte posterior, hacia las paredes, se llamaba "Dei chiostrini" y se utilizó durante cuarenta años como cementerio antes de la construcción del nuevo cementerio, más grande, en via Pietrasantina. En el centro del brazo oriental se encuentra la Capilla Dal Pozzo, construida por el Arzobispo Carlo Antonio Dal Pozzo en 1594 sobre una preexistencia más antigua. Dentro del Campo Santo se conservan algunas partes de la gran cadena que cerraba el puerto Pisano. Después de la derrota en la batalla de Meloria la cadena se había roto en varias partes llevadas a Génova, donde fueron colgados como advertencia a Porta Soprana, en varias iglesias y palacios de la ciudad. Luego fueron donados a los florentinos, que los devolvieron a la ciudad de Pisa en 1848; otra parte, ubicada a la derecha, fue devuelta directamente por los genoveses en 1860, después de la unificación de Italia.

Benozzo Gozzoli fue enterrado en la Iglesia de San Domenico en Pistoia (ciudad donde murió), y no en el cementerio de Pisa como creía Vasari. El epitafio recordado por el biógrafo de Le vite es la lápida que, mucho antes de su muerte, los pisanos habían ofrecido al artista en el cementerio como señal de conmemoración y gratitud por los frescos que había ejecutado allí.

Cementerio Monumental

Cementerios de Pisa

Museos de Pisa

Museos Arqueológicos de la Toscana

Cementerios monumentales de Italia

Cementerios en desuso

Arquitectura románica de Pisa

Museo arqueológico de Artimino

El Museo Arqueológico Municipal de Artimino (Municipio de Carmignano) nació para recoger y exhibir los hallazgos de los numerosos sitios arqueológicos del terri...

Museo de estelas estatuas lunigianesi

El Museo de estelas estatuas lunigianesi es un museo arqueológico en Pontremoli, en la provincia de Massa y Carrara. Exhibe, en original o fundido, ejemplares d...

Museos de la provincia de Prato

Carmignano

Museos etruscos

Pontremoli

Museos de la provincia de Massa-Carrara

Estatuas de estrellas

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad