Castillo Antiguo (Colleferro)

El Castello Vecchio Di Colleferro, en la provincia de Roma, es un castillo situado en el extremo sur/este de la meseta ocupada por la extensión urbana de la ciudad. La fecha exacta de su construcción no se conoce y ha sido derribada y reconstruida en numerosas ocasiones.

Más de un historiador afirma que Colleferro originalmente ocupó el área de la ciudad volsca llamada Verrua o Verrugo, conquistada por los romanos después de eventos alternativos en 361 AC. sin embargo, el perfil histórico del Castillo de Colleferro es bastante limitado y el documento más antiguo al que podemos referirnos data de 1262. A principios de los años ochenta, durante una excavación para la construcción de un tanque de agua, se encontraron accidentalmente materiales que datan del siglo VIII, lo que sugeriría la presencia de un asentamiento más antiguo del que no hay noticias ciertas. Además, su atribución a la familia de los relatos de signos es incierta: de hecho, el estudio de otros documentos ha revelado la hipótesis sobre la posible fundación por la familia de los relatos no de la rama de los signos, sino de la de Poli. Gracias también a los testimonios conservados en los archivos Doria Pamphili, que datan de un período de tiempo entre 1476 y 1948, se sabe que entre los siglos XVIII y XIX el castillo no perteneció exclusivamente a la familia Conti, sino también a los Salviati y Pamphili. En 1318, en el contexto de la disputa familiar entre los descendientes de las Cuentas familiares, encontramos que el laudo arbitral entre Juan y Nicolás; y las cuentas que eligieron, como árbitros, Stefano Colonna y Annibaldo Annibaldi, quien, en 1320, emitió un laudo afirmando que el Castillo de Colleferro era propiedad de Juan. Este último, a su vez, renunció a doce mil florines que le debía Nicolò y, a favor de estos, también cedió la mitad del Castillo de Pruni, en el territorio de Montelanico, algunas fincas en el Marittima y algunas posesiones en el municipio de Cori y Ninfa. La existencia del castillo en el siglo XIV también se valida por las listas del impuesto sobre la sal y focatico. En 1363 el castillo pagado un impuesto de 10 rubbia, equivalente a una población de 1600 habitantes; en 1416, el índice fue de 3 rubbia y 1/3, testimonio de una disminución significativa de la población. Algunas fuentes atestiguan que los masserizie acumulados en el castillo de Colleferro, a excepción de jarrones, ballestas y arcos, junto con la mitad del Castillo de Astura y los bienes muebles de Giovanni Conti, fueron asignados a Margherita, hija de Stefano Colonna, con una sentencia firmada por el juez Sabba Amadei, fechada el 23 de octubre de 1344. El castillo, junto con el de Piombinara, fue destruido en 1431 por las tropas de un soldado de ventura, Giacomo Da Caldora, enviado por la Reina de Nápoles, Giovanna II de Anjou - Durazzo, durante la guerra a la que se opuso el Papa Eugenio IV, también apoyado por los condes y la familia Colonna. En el mismo año, un edicto del papa Eugenio IV, fechado el 24 de septiembre, impidió a Niccolò Conti inmiscuirse en la restauración del Castillo, debido a la Cámara Apostólica, bajo pena de una multa de diez mil florines. En ese momento esta fortaleza, junto con el castillo de Piombinara, tenía una función defensiva del Valle de Sacco, para proteger Artena y Valmontone; solo en el siglo XVII comenzó el proceso de transformación de Fortaleza fortificada a casa de campo. El primer contrato de arrendamiento del que hay pruebas escritas se remonta a una época relativamente reciente: 1779. Al mismo tiempo, se elaboró un plan general de expansión, atribuido al arquitecto Francesco Rust al servicio de la familia Salviati, de hecho, entre 1779 y 1781, se realizó el granero, un cobertizo para el ganado y una cordonata (1784). Por lo tanto, de los datos anteriores se deduce que, al menos a mediados del siglo XVIII, el castillo perteneció a la mencionada familia. La compra del complejo por los Doria Pamphili en 1804 no cambió el uso de la estructura que continuó sirviendo como una granja y se expandió para satisfacer mejor las necesidades de producción. El arquitecto de los nuevos propietarios, Andrea Busiri Vici, elaboró dos proyectos: el primero, no realizado, para la construcción de la "Casa del Guardián" y el segundo, terminado, para la elevación y rectificación del cuerpo al noroeste (1862 - 1863). En las descripciones de las obras y en las evaluaciones encontramos sobre todo variaciones en el uso de las habitaciones del complejo, que en 1842 fueron incluso utilizadas en su totalidad como depósitos de grano. En 1852 el lado sur del cuerpo noroeste fue finalmente adaptado, que se convirtió en el sitio de los "nuevos graneros" , mientras que en 1905 dos cordones fueron rehechos y el cobertizo en el patio fue demolido. Del análisis de los documentos relativos a este período se sabe que las tierras del castillo se vendieron progresivamente, primero a los ferrocarriles y luego al naciente complejo urbano - industrial, mientras que el edificio también se restó de ese uso agrícola al que se había adaptado. Así comienza una fase de declive progresivo, que culmina con los daños sufridos por el terremoto de 1915. En 1918 Carlo Busiri Vici elaboró el relieve del castillo con los planos de los tres pisos y techos y las cuatro perspectivas de sección interior. De esto podemos deducir información importante relacionada especialmente con aquellas partes que ahora se han derrumbado (la esquina norte, la pared interior del ala suroeste) y con la disposición de la iglesia, en ese momento todavía no alterada. Las últimas etapas del declive están representadas por la supresión de las capellanías de Santa Bárbara y Santo Stefano (1919) y por la ocupación abusiva del edificio que tuvo lugar desde la posguerra hasta hoy.

El castillo se encuentra en la cima de la colina homónima (m. 270 S. N. m.), rodeado por las antiguas murallas, en gran parte se derrumbó. El complejo consta de varias estructuras organizadas en torno a un patio central y delimitadas por un perímetro aproximadamente rectangular (m. 45 x 33). La conformación y disposición de los diferentes cuerpos sugiere adiciones de épocas posteriores en un núcleo original bastante homogéneo. Los lados suroeste y noroeste están completamente ocupados por edificios, mientras que, al sureste, cerca del acantilado, la estructura se articula, apoyada por algunos contrafuertes, en algunos cuerpos de diferente grosor y altura. El acceso al complejo se realiza desde el noroeste a través de un pasillo abovedado que atraviesa todo el edificio y conduce al patio Central, en el que se abren las entradas a las diferentes partes del edificio: la fragmentación de los once caminos revela las adaptaciones a las que se sometió el edificio. Los cuatro lados se dividen de la siguiente manera: el estudio de las características estructurales que la forma, el material y la estructura son la base de la arquitectura del texto y, más directamente, la comprensión del "lenguaje" del edificio, ayudan a llenar esos vacíos en el histórico, evidente especialmente en la primera y más importante fase de la construcción, que se remonta a la Baja Edad Media. La comparación estructural y formal con arquitecturas cercanas geográfica y estilísticamente como los edificios de Alatri y Anagni se vuelve esencial, especialmente con respecto a Ventanas, portales, capitales. El portal arqueado apuntado en la fachada en el patio del bloque al noreste es comparable a las puertas laterales del Palacio de "Petrus - spate" en Anagni. En el pórtico del mismo palazzo anagnino también hay algunos capiteles que junto con los del Palacio De Mattia De Papa, son muy reminiscentes de los capiteles del cuerpo al noreste y suroeste de Colleferro. Las etapas de construcción del complejo resultan ser las siguientes: .

Hoy en día el castillo representa la emergencia histórica más significativa del territorio de Colleferro; su consistencia arquitectónica también revela características estilísticas y estructurales que colocan el edificio en relación con la visión más amplia de la historia de la arquitectura de la Baja Edad Media en el sur de Lacio. Hacer estas dos consideraciones para justificar la hipótesis de una restauración del edificio, pero hay que señalar aquí que la recuperación de esta antigua estructura y su uso en funciones públicas conduce a la ciudad de Colleferro, y a su propio territorio, la identificación de un punto de referencia, lleno de cultura, de la que la ciudad se desarrolló en la función de la "fábrica" , es absolutamente libre. Por lo tanto, el monumento es ajeno a cualquier tipo de actividad social y cultural: actualmente es de propiedad privada, parcialmente habitada y utilizada como almacenes y gallineros. Sin embargo, la misma indiferencia hacia el monumento ha permitido la preservación sustancial de muchas de sus características originales, que se remontan en gran medida a la Edad Media. Sin embargo, el castillo en el pasado no era ajeno a varios proyectos de restauración, de los cuales solo se llevaron a cabo unos pocos. Se pretende asegurarse de que el ala sur encuentra una conformación coherente y digna, con la integración de las secciones de la pared escapó destrucción y readaptación, con la restauración de una cubierta de doble cara más plausible en el área externa, y en el área interna de una sucesión de cruceros y arcos en malla metálica, que sugieren, pero no imitan, las estructuras antiguas, el original Incluso hoy en día el castillo es objeto de un proyecto de restauración, que está dirigido a recuperar no la apariencia original de la estructura, ahora desaparecida y reproponible solo en términos de una reconstrucción ideal hipotética, sino la identidad tridimensional de las habitaciones, sugerida por la realidad bidimensional actual de las antiguas murallas. Todas estas intervenciones específicas no descuidan la realidad objetiva de las transformaciones sufridas por el edificio en las diferentes épocas: el cuerpo en el noroeste se conservará en su integridad y en la disposición lograda en el mismo siglo, en el ala noroeste se mantendrán los pilares centrales, en el ala suroeste el perfil del semental y el granero, que datan de crea una solución de continuidad entre el muro nuevo y el viejo De manera similar, se pretende consolidar en el bloque al noreste el entorno con cubierta sobre arcos afilados, devolviendo a él la doble altura original, mientras que se eligió para organizar las nuevas escaleras en la esquina norte del complejo, donde todavía existían en 1918, como lo demuestra el estudio de Carlo Busiri Vici, que data del mismo año. Por último, las partes ahora naturalmente consolidadas en este estado, como la esquina este, las áreas exteriores en el frente sureste y finalmente el muro exterior, se mantendrán en ruinas. En las otras nuevas estructuras (pisos y escalera de la torre sureste; escalera pasarela del cuerpo al noreste; pisos, techos y conexiones verticales de la esquina norte) se espera una participación estática reducida de la preexistencia, pero una identificación siempre clara de la naturaleza y el papel de las partes. Obviamente se prevé toda la consolidación del edificio y la recuperación de las recientes superfetaciones. En la perspectiva interior del patio de la manzana suroeste, donde ha desaparecido la mayor parte de la mampostería antigua, el diseño de la pared moderna se compondrá sobre los mismos motivos generadores en los que se basa todo el proyecto. Así, los paneles de piedra continuos, grabados por los ojales en correspondencia con la línea de cesura con la preexistencia, se abrirán verticalmente a lo largo de la altura, para denunciar en el exterior el ritmo estructural y la complejidad espacial de la que constituirá la carcasa simple. La cubierta de cobre de esta ala confirmará el binomio estructura moderna-volumen antiguo que se ha enfatizado varias veces en el proyecto. La disposición de las funciones, que, por supuesto, ha apoyado las vocaciones separan las partes individuales del edificio, ofrece una biblioteca en el noreste, una sala audiovisual en la antigua iglesia, una sala de conferencias, museo y sala de exposiciones temporales en el ala del suroeste y en la torre sureste, el comedor y la sala de estar exposición con la historia del castillo y en la restauración de la planta baja.

Castillos de la Ciudad Metropolitana de Roma

Arquitecturas de Colleferro

Castillo de Santa Severa

El castillo de Santa Severa es un castillo del siglo XIV, situado en la aldea de Santa Severa del municipio de Santa Marinella en el Lacio. Según la tradición c...

Arquitectura de Santa Marinella

Castillos medievales

Santa Severa

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad