Carlo Luigi Morichini

Carlo Luigi Morichini (21 de noviembre de 1805-26 de abril de 1879) fue un arzobispo y cardenal italiano. Jugó un papel importante en la vida política y diplomática del Estado Papal en 1847-1848. También fue el principal historiador de las caridades de Roma en el siglo XIX y un poeta latino.

Carlo Luigi Morichini nació en Roma el 21 de noviembre de 1805, el hijo mayor del profesor Domenico Morichini y Cecilia Calidi. Completó sus estudios elementales en los padres doctrinales de la Iglesia de Santa María en Monticelli y luego entró en convittore (1816-1821) en el Colegio Nazareno de Roma. Después de la escuela secundaria se matriculó en la Universidad de Roma, donde obtuvo un título en utroque iure (en Derecho Civil y Canónico), así como en Teología. Durante su período universitario participó en las actividades caritativas del Hospicio de Tata Giovanni, haciéndose amigo del Beato Giovanni Maria Mastai-Ferretti, entonces codirector del hospicio, y futuro Papa Pío IX. En 1830, movido por el particular vínculo emocional que lo vinculaba a este instituto, publicó una historia titulada: De Giovanni Borgi, Maestro Masón, llamado Tata Giovanni, y de su hospicio para huérfanos abandonados. El 20 de diciembre de 1828 fue ordenado sacerdote en Roma; en 1830 fue nombrado miembro del Tribunal de la Sagrada Rota como secretario del Auditor obispo Pietro Marini y del abogado Antonio Galimberti. En 1833 fue inscrito entre los prelados domésticos de Su Santidad, y fue llamado a varios cargos, incluidos los de abreviado del Parco Maggiore, de Prelado agregado de la Santa congregación del Concilio, de Ponente de la Santa congregación del Buen Gobierno y de referendario del Tribunal de la Signatura Apostólica. En 1834 fue vicario del Cardenal Nicola Grimaldi en la Colegiata de San Nicola en Carcere y asumió la dirección efectiva (1834-1840), con el título de vicepresidente, del Hospicio de San Michele en Ripa Grande. La dirección de este gran Hospicio le permitió profundizar en el conocimiento y el funcionamiento de las numerosas instituciones caritativas de la ciudad; en 1835 pudo imprimir el libro: de los Institutos de caridad pública y educación primaria en Roma. Este trabajo (traducido y publicado en francés en París en 1841) también le dio a conocer en el extranjero como un experto en cuestiones sociales y económicas. En este contexto, en 1836, fue uno de los promotores de la creación de la Cassa di Risparmio di Roma, de la que fue miembro fundador y Primer Secretario - consejero. A él, en particular, es atribuible el Proemio al Estatuto y la redacción de un folleto informativo sobre los objetivos'' del nuevo Instituto. Durante la epidemia de cólera que azotó Roma en el verano de 1837, fue diputado local para el distrito de Trastevere de una "comisión especial de subvenciones" creada por el gobierno, se distinguió por el celo y la caridad; en noviembre del mismo año fue uno de los promotores de La "Pia Società di soccorso ai pauvri orphans Dell''epidemia" . Poco después se hizo cargo de la dirección de las escuelas nocturnas de religión, tras la muerte del abogado Michele Gigli (fundador de las escuelas mismas) que desapareció durante la epidemia. En 1839 fue nombrado (juez) votante del Tribunal de la Signatura Apostólica y en 1840 fue nombrado clérigo de la Cámara Apostólica; desde 1844 también formó parte de la congregación de la revisión. En 1842 publicó la segunda edición de su obra sobre los Institutos de la caridad en Roma, añadiendo un capítulo sobre las prisiones. En el verano de 1844 emprendió un largo viaje a Piamonte, Suiza, Francia, Alemania, Bélgica e Inglaterra, durante el cual tuvo la oportunidad de visitar las organizaciones benéficas de estos países. Finalmente, fue reconocido por ser un prelado inclinado a las ideas liberales y tuvo contactos con actividades y personalidades a través de las cuales las sociedades secretas operaban en el contexto italiano. El 21 de abril de 1845 fue elegido Arzobispo Titular de Nisibi y el 23 de mayo fue nombrado Nuncio Apostólico del Rey Luis I de Baviera. El 25 de Mayo de 1845, en la Iglesia de San Maria in Vallicella, recibió la ordenación Episcopal del cardenal secretario de Estado Luigi Lambruschini asistido por Mons. Gaetano Baluffi y Mons. Francesco Brigante Colonna. Durante el período de su Nunciatura también estuvo a cargo de administrar el Vicariato Apostólico de Anhalt. En Múnich permaneció poco más de dos años. Aunque no cayó correctamente en sus deberes diplomáticos, trató de hacer oír una palabra Cristiana de conciliación en la familia real, contribuyendo a una breve pacificación entre el extravagante Luis I y su esposa María Teresa de Sajonia - Hildburghausen. El 5 de junio de 1846, y en cambio dio las órdenes menores en el futuro Beato Pablo José Nardini en junio de 1847, fue llamado a Roma porque había sido nombrado para llevar a cabo una misión diplomática en el Imperio otomano, con la visita de los Vicariatos apostólicos del Mediterráneo oriental y luego a los de algunos puntos de las dos Américas. El 2 de agosto de 1847, Pío IX decidió nombrarlo pro-Tesorero general de la Cámara Apostólica. La noticia de su nombramiento fue recibida positivamente en la opinión pública, especialmente en la liberal; en los meses siguientes fue también uno de los principales intérpretes del deseo de renovación administrativa del Estado Pontificio que Pío IX había manifestado desde el momento de su elección. En el verano de 1847 participó en los trabajos de una comisión encargada de definir las tareas de la Consulta di Stato, inaugurada en Roma el 15 de noviembre de 1847. En los mismos meses Pío IX también promovió un proyecto de Liga aduanera entre los estados italianos, nombrando para las negociaciones al obispo Corbuli-Bussi, con quien mantuvo estrecho contacto durante las negociaciones. Esta iniciativa representó el intento político - diplomático más importante de la época destinado a lograr la unidad de Italia a través de vías federales. El 20 de noviembre de 1847 presentó al Papa, y luego a la Consulta, un informe sobre el estado de las finanzas romanas y sobre las formas de proveerlas, en el que expuso los presupuestos previstos para los años 1847 y 1848 y propuso una reforma fiscal basada en la introducción de un impuesto general sobre la renta. Este informe tuvo una gran resonancia nacional. Luigi Carlo Farini lo informó en su totalidad en su obra histórica y el Conde Camillo di Cavour habló de ello en un artículo en el periódico Il Risorgimento. Otras consideraciones de orientación crítica alrededor del informe se publicaron en 1848 en Nápoles. Entre finales de 1847 y principios de 1848 surgieron conflictos entre el Pro - Tesorero y la Consulta, que no quiso dar autorización al presupuesto de 1848. Finalmente, concedió el ejercicio provisional del presupuesto el 16 de febrero después de que se hubiera formado un nuevo gobierno el 12 de febrero (en el que mantuvo el cargo de pro - Tesorero), que vio la entrada de una importante presencia laica. El 10 de marzo de 1848, en vísperas de la promulgación del Estatuto de los Estados Pontificios por el Papa Pío IX, se formó el primer gobierno constitucional, en el que fue nombrado Ministro de Hacienda y, al mismo tiempo, Tesorero General de la Cámara Apostólica, y se convirtió exclusivamente en un Dicasterio de la Iglesia. La situación financiera del Estado Pontificio empeoraba cada vez más, principalmente debido a la inestabilidad política y los gastos militares relacionados con la movilización contra Austria. A principios de abril emitió una importante medida suspendiendo la convertibilidad de los billetes emitidos por la Banca Romana, golpeada por una grave crisis de liquidez que amenazaba su quiebra con graves consecuencias sistémicas. Además, para hacer frente a la delicada situación financiera, propuso a la Consulta di Stato y al gobierno siete proyectos que habrían asegurado al tesoro público una recaudación extraordinaria de cinco millones de escudos. La solución estructurada y definitiva propuesta por él (equilibrado entre un aumento de las tasas de impuestos sobre algunas categorías de contribuyentes, y la imposición de un préstamo obligatorio a la carga de los órganos eclesiásticos) chocó con la de corto plazo, apoyado por el ministro Marco Minghetti, que es la única emisión de letras del Tesoro se garantizan bienes eclesiásticos a 2, 5 millones. Al ver cómo prevalecía esta segunda alternativa dentro del gobierno y debido a la diferencia de opiniones, fue inducido a presentar su renuncia que fue aceptada el 24 de abril. El 29 de abril Pío IX pronunció el famoso discurso en el que declaró que no podía y no declararía la guerra a Austria, a pesar de que el ejército Papal había entrado en territorio austriaco debido a las disposiciones ambiguas recibidas. Estas declaraciones provocaron la renuncia de siete ministros, lo que provocó la caída del Gobierno Antonelli y la Constitución, el 4 de mayo, del Gobierno Mamiani. El Papa sintió entonces la necesidad de aclarar su posición hacia el emperador austríaco, y debido a la ruptura de las relaciones diplomáticas oficiales, decidió enviarlo a Viena como delegado apostólico extraordinario. Morichini dejó Roma el 26 de mayo, con el mandato de convencer a Austria de la necesidad de reconocer las fronteras naturales de la nación italiana y de llegar a una composición pacífica de la guerra. Durante el viaje se detuvo para discutir la situación política en Florencia con el gran duque Leopoldo II; luego en Valeggio con el rey Carlos Alberto de Cerdeña. Luego continuó a Milán, donde se reunió con la junta de Gobierno Provisional, dirigida por el Conde Casati. Finalmente, el 9 de junio llegó a Innsbruck, donde la corte imperial se había trasladado debido a los disturbios en Viena. Se reunió varias veces con ministros Austriacos (especialmente el Ministro de Asuntos Exteriores Wessemberg) y el Emperador Fernando I. Su misión no tuvo éxito; sin embargo, su resultado fue influenciado por el curso de la guerra favorable a Austria y por complejos problemas de comunicación. Morichini regresó a Roma la tarde del 15 de julio. El 20 de julio fue informado por el Gobierno del nombramiento para ocupar la vicepresidencia efectiva del Consejo de estado, del que el 13 de mayo había pasado a ser miembro por voluntad soberana. La elección del gobierno fue dictada por la necesidad de contar con un vicepresidente autorizado para dirigir el trabajo de este nuevo órgano constitucional, debido a la única presidencia formal del Ministro de Justicia pro - tempore. Por lo tanto, continuó observando de cerca el desarrollo de la situación política romana, que siguió evolucionando cada vez más hacia la revolución. El 15 de noviembre de 1848, el conde Pellegrino Rossi, presidente del Consejo, fue asesinado. Al día siguiente se formó un nuevo gobierno, que fue impuesto a Pío IX por el asedio del Palacio del Quirinal. En tales circunstancias, se negó a dirigir la delegación del Consejo de estado, y fue a saludar al nuevo gobierno, pero formalmente el vicepresidente del Consejo de estado hasta el 11 de enero de 1849. Entre las primeras disposiciones tomadas después de la caída de la República Romana, Pío IX lo nombró el 3 de agosto de 1849 comandante del Hospital Arco de Santo Spirito en Sassia : el complejo comercial más grande e importante de Roma, del que dependía también la administración del homónimo Banco di S. Spirito. En el contexto político cambiado, volvió a ocuparse de las obras de caridad de Roma, a las que estaba muy cerca y de las que era un experto conocedor. Aunque no era particularmente querido por la Comisión Gubernamental de Estado (debido a su tendencia actual a algunas reformas administrativas y fiscales del Estado Pontificio), también mantuvo el cargo de Tesorero General de la Cámara Apostólica, que hasta su salida de Roma en 1854 siguió siendo un ministerio eclesiástico separado en comparación con el Ministerio civil de Finanzas. Debido al profundo conocimiento de las cuestiones económicas y financieras, en septiembre de 1849, sin embargo, fue nombrado presidente de un Comité Asesor designado para examinar el posible modo de absorción de la moneda de papel (valores gubernamentales y billetes emitidos por el Banco Romano), que en diversas capacidades - como resultado de los acontecimientos de 1848-1849 - circuló en el estado como moneda legal en circulación. Sin embargo, las propuestas elaboradas por la Comisión que preside no fueron aprobadas por el Gobierno. En 1850, tras la reforma hospitalaria de la ciudad de Roma, también fue nombrado presidente de los hospitales Unidos. En el consistorio del 15 de marzo de 1852 fue creado cardenal - sacerdote por el Papa Pío IX, recibiendo el sombrero de cardenal y el título de San Onofrio el 18 de marzo de 1852. En el mismo año editó la publicación de la colección de escritos publicados e inéditos de cav. Dr. Domenico Morichini ", su padre. Poco después, se convirtió en cardenal-patrono de la Archicofradía de la Santísima Trinidad de peregrinos y convalecientes. En el consistorio del 23 de junio de 1854 fue asignado, con el título personal de Arzobispo, a la sede episcopal de Jesi. En 1857, junto con otros obispos de las marcas, recibió a Pío IX en el santuario de Loreto (y luego a Jesi) durante el largo viaje que el Papa hizo dentro del Estado Pontificio. En septiembre de 1860, cuando el ejército Piamontés invadió las marcas, estaba en Roma en una visita ad limina. Tan pronto como se enteró de los acontecimientos en curso, decidió emprender un viaje para llegar a su diócesis, pero fue detenido y encarcelado el 18 de septiembre en Foligno. A pesar de la negativa de la invitación a regresar a Roma, el 26 de septiembre consiguió continuar a Jesi. Por lo tanto, se encontró viviendo las relaciones conflictivas entre la iglesia y el Reino de Italia, manteniendo un comportamiento suave pero firme al mismo tiempo. En particular, en 1861, redactó un documento de protesta del Episcopado de las marcas contra una circular del Ministro de Justicia, que amenazaba a los obispos de Italia con cambiar su actitud de oposición al gobierno. El 24 de abril de 1864 fue arrestado en Jesi y luego encarcelado en Ancona, porque un canónigo de la catedral, con su aprobación, no había querido confesar a un ex empleado papal en cumplimiento de un decreto de la Penitenciaría Apostólica. Después del juicio celebrado en Ancona, el 23 de mayo fue absuelto y puesto en libertad, mientras que su regreso a la diócesis fue celebrado y opuesto (siga). Durante el Concilio, en abril de 1870, fue también uno de los promotores (junto con el cardenal Courses y el cardenal Pecci) de una petición firmada por la mayoría de los obispos de Italia central, y apoyada por varios cardenales de la Curia romana con altos cargos en el Concilio-que proponía seguir el esquema original del trabajo de la Asamblea sin anticipar la discusión del dogma sobre la infalibilidad papal, para no deterioro de las relaciones con la minoría de Padres conciliares anti - infalibilistas En 1867 rechazó una propuesta informal de Roma para saber su disposición a ir a dirigir la Diócesis de Bolonia, donde el Cardenal Guidi (Arzobispo nombrado desde 1863) no podía entrar debido a la fuerte oposición del Gobierno italiano. En 1869, por impulso del papa y con ocasión del Concilio Vaticano I, publicó la tercera edición de su libro sobre los Institutos de caridad de Roma. Será el último de Pío IX, esta solicitud no fue, sin embargo, aceptado como la escalada de las tensiones internacionales que llevó al estallido de la guerra franco - prusiana, lo que sugiere el final temprano del Consejo (así como la retirada de la guarnición francesa de Roma y la caída de los Estados Pontificios), las circunstancias que ambos ocurrieron en los meses inmediatamente siguientes. En el consistorio del 24 de noviembre de 1871 fue nombrado Arzobispo Metropolitano de Bolonia, haciendo su entrada solemne en la ciudad de Emilia el 24 de diciembre de 1871. Su nombramiento se enfrentó a los problemas del" exequátur real " , que le impidió tomar posesión formal de la Diócesis. Estas dificultades le llevaron, en los primeros días de 1872, a regresar a Jesi, donde había permanecido como administrador apostólico temporal. Luego, después de algunas peticiones de la curia Romana para que llegara a su nueva sede episcopal, en marzo de 1872 regresó definitivamente a Bolonia. Inmediatamente se puso a trabajar para reorganizar la vida de la diócesis, que salía de una década de confusión, seguida por la ocupación italiana y la muerte del Arzobispo Viale Prelà en 1860. Con este fin, ya en mayo de 1872, emprendió una primera visita pastoral general (1872-1875), que le llevó a emitir numerosas disposiciones en el campo litúrgico - administrativo. También se comprometió a una preparación espiritual y cultural cada vez mejor del clero boloñés, reorganizando la actividad del Seminario Arzobispal; en cambio, en sus cartas pastorales reservó una atención particular al tema del matrimonio y la educación religiosa. Durante este período, También comenzó a sufrir cada vez más de algunos problemas de salud, lo que le llevó a pedir la renuncia a la sede episcopal. En 1876 fue también presidente honorario del Tercer Encuentro Nacional (celebrado en Bolonia) del trabajo de los Congresos Católicos, cuyo trabajo fue interrumpido el día de la apertura por violentas manifestaciones anticatólicas. El 22 de diciembre de 1876 fue nombrado Secretario de los memoriales, regresando así a la curia Romana y a su amada ciudad natal. En el consistorio del 15 de marzo de 1877 optó por el Obispado suburbicario de Albano, con cuyo título entró el 18 de febrero de 1878 en el cónclave que siguió a la muerte de Pío IX. en los días de la sede vacante, durante los cuales el Sagrado Colegio Cardenalicio no estaba seguro de dónde celebrar el cónclave, inicialmente no tomó posición, pero luego expresó su preferencia por Roma. Ocupó la celda no. 51 en el primer piso del Palacio Apostólico Vaticano, junto con el Secretario Don Agostino Gasparini y el camarero Celestino Mascagni. Él, que durante muchos años había sido considerado uno de los Cardenales papables del Partido Moderado, todavía era considerado como tal a pesar de su mala salud. El 15 de julio de 1878 fue nombrado prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica por el nuevo Papa León XIII. Poco después, a principios de 1879, su salud empeoró, hasta su muerte en Roma el 26 de abril de 1879. El funeral tuvo lugar en la Iglesia de S. Spirito en Sassia mientras fue enterrado en la tumba de la familia en el Cementerio de Verano en Roma.

Hay una tradición generalizada, para profundizar históricamente, según la cual fue el principal punto de referencia, después del regreso de Pío IX de Gaeta en 1850, de aquellos que querían un discurso político moderadamente liberal del Estado Pontificio. Habría sido detenido en particular debido al gobierno y la actividad diplomática llevada a cabo en 1847-1848. Esta misma tradición también afirma que el cardenal secretario de Estado Antonelli trabajó para su salida de Roma en 1854. A este respecto, el embajador austriaco en Roma von Bach informa que en septiembre de 1860 - en vísperas de la invasión de Piamonte en las marcas y Umbría, y la posterior batalla de Castelfidardo, se le mencionaría como el sucesor de los Antonelli en el papel de Secretario de estado en el contexto de un complot no especificado organizado por el general papal Moricière. A partir de la década de 1860, fue también uno de los principales miembros del Partido Moderado dentro del Sacro Colegio; algunos autores también destacan la amistad y la especial cercanía ideal con el cardenal más joven Pecci, el futuro Papa León XIII, tanto por las opiniones y actitudes expresadas en relación con la situación política italiana de la época, que por las posiciones tomadas durante el Concilio Vaticano I, y salida de la curia Romana por el Cardenal Antonelli (además de su regreso contemporáneo a Roma en 1877 poco después de la muerte del propio Antonelli) Otras fuentes dicen en cambio que en 1864 el emperador francés Napoleón III intervendría ante las autoridades italianas para favorecer su liberación, afirmando, en los mismos días, que la suya era "una púrpura que olía a papado" ”

Desde su juventud fue autor de composiciones poéticas en latín y perteneció a la Accademia Dell''Arcadia bajo el seudónimo de Callistene Rofeatico. El volumen Carmina, publicado en Bolonia en 1876, recoge su producción poética, casi enteramente dedicada a temas y temas de la vida religiosa. Sus principales obras están representadas por los poemas religiosos Micheleiods (1864), Danieleidos (1867), Petreidos (1870) y Partheniados (1873); así como las elegías de María Perdolente (1863) e ITER Crucis I. C. D. N. (1867). Entre las Epístolas familiares, destinadas a familiares y amigos, escritas durante el período del obispado de Jesi, carme Fragà ganó, en 1864, un premio en el Concurso Internacional de poesía latina celebrado en la Real Academia de los Países Bajos en Ámsterdam.

La genealogía Episcopal es: la sucesión apostólica es:

Cardenales italianos del siglo XIX

Arzobispos católicos italianos del siglo XIX

Nacido en 1805

Murió en 1879

Nacido el 21 de noviembre

Murió el 26 de abril

Nacido en Roma

Muertes en Roma

Obispos y arzobispos de Bolonia

Cardenales nombrados por Pío IX

Nuncios apostólicos para Alemania

Arzobispos de Nisibi

Obispos y cardenales obispos de Albano

Obispos de Jesi

Personalidad del Estado Papal

Adolphe Dumas

Adolphe Dumas (18 de diciembre de 1805 - 15 de agosto de 1861) fue un poeta, escritor y dramaturgo francés. Nacido en la Cartuja de Bonpas en Caumont-sur-Duranc...

Giuseppe Vicentini (banquero)

Giuseppe Vicentini (19 de enero de 1877-20 de enero de 1943) fue un político, banquero, financiero y empresario italiano. Entre los fundadores del Partido Popu...

Poetas franceses del siglo XIX

Escritores franceses del siglo XIX

Los dramaturgos franceses

Murió en 1861

Nacido el 18 de diciembre

Murió el 15 de agosto

Muertes en Dieppe

Políticos italianos del siglo XX

banqueros italianos

Nacido en 1877

Murió en 1943

Nacido el 19 de enero

Murió el 20 de enero

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad