Cabiria

Cabiria, subtitulada visión histórica del siglo III A. C., es una película muda de 1914 dirigida por Giovanni Pastrone. Se considera el kolossal más grande y la PELÍCULA ITALIANA más famosa del cine mudo. También fue la primera película en la historia que se proyectó en la Casa Blanca.

Rodada en Turín en las fábricas de Dora Riparia, fue la PELÍCULA ITALIANA más larga producida de su tiempo (3. 364 metros de largo durante unas tres horas y diez minutos de espectáculo) y también, con mucho, el más caro: un millón de liras de oro, en comparación con la financiación media para una película de la era de cincuenta mil liras. Algunas escenas también se rodaron en Túnez, Sicilia, los Alpes (en los valles de Lanzo, donde se dice que Aníbal pasó) y los lagos de Avigliana. La versión original fue coloreada en doce tonos diferentes, algunos inéditos. Pastrone tuvo la previsión, para el éxito comercial de la película, de crear un producto que combinara las necesidades de un espectáculo popular con las de la cultura burguesa. A partir de un tema que narraba la historia de una niña durante la segunda guerra púnica, se basó en las "escenas" intercaladas con leyendas "literarias" para las que estaría a su lado como el escritor Gabriele D''Annunzio, quien aceptó la asignación de cubrir parte de sus deudas, y que le dio a la historia una nobleza de otra manera ausente. Fue D''Annunzio quien ideó el nombre "Cabiria" , "nacido del fuego" , y lo quiso como el título de la película, como el nombre del protagonista que el Dios Moloch quiere sacrificar. Aunque todo el guion fue atribuido a D''Annunzio, en realidad el poeta se limitó a inventar los nombres de los personajes y componer los subtítulos áulicos. La redacción de tales subtítulos en un lenguaje alto "tiene una serie de efectos notables: cambia la estructura textual, cambia la forma de la expresión, cambia las expresiones individuales. Se pretende promover al público a un tipo de experiencia privilegiada, absolutamente sin precedentes en comparación con sus estándares lingüísticos y ya no se basa en una serie de datos de información" . En cuanto a los temas utilizados para la escritura de la película se tomaron en gran parte de las novelas Cartago en llamas de Emilio Salgari y Salammbô de Gustave Flaubert. Para la música Pastrone pidió la colaboración del maestro Ildebrando Pizzetti, pero no pudo completar el comentario sonoro de la película que fue completada por un alumno suyo, el compositor Manlio Mazza. Pizzetti es, sin embargo, la breve pero intensa Sinfonía del fuego, utilizada en las escenas de sacrificio. El folleto de acompañamiento de la película de 1914 llevaba una fina xilografía en la portada del pintor Adolfo De Carolis, con un caballo mutilado por un lobo, Símbolos de Cartago y Roma. Una buena parte del éxito de Cabiria debe al español Segundo de Chomón, uno de los mejores operadores de la escena europea, en el que Pastrone dio la fotografía de la película y que le llevó una amplia gama de efectos cinematográficos: fue él el que usó las lámparas eléctricas para obtener efectos de claroscuro (por ejemplo en la escena del sacrificio) y para implementar la secuencia de la erupción del monte Etna, realismo notable. Por un lado era un tema que es muy popular entre la aventura y la pasión, la historia y la leyenda, el coraje y la cobardía, por el otro, un cine grande y espectacular que hizo uso de todos los medios técnicos disponibles en el momento, incluyendo el sonido, que Pastrone, entendió la importancia. Si a todo esto se uniera un gran "nombre" , ciertamente prestigio internacional, la operación comercial de Cabiria no podía dejar de lograr uno de los mayores éxitos cinematográficos del cine mudo. El estreno tuvo lugar el 18 de abril de 1914 en el Teatro Vittorio Emanuele de Turín, al mismo tiempo que el Teatro Lirico de Milán. La película tuvo un gran éxito entre la crítica y el público, tanto en Italia como en el extranjero: permaneció en la pantalla durante seis meses en París y durante casi un año en Nueva York. La película fue una especie de celebración de la romanidad, poco después de la guerra italo - turca de 1911.

En el siglo III aC , en el momento de la Segunda Guerra Púnica, Batto es un rico Romano de Catania, con una hija de cuatro/cinco años llamada Cabiria. Una noche, durante una erupción del Etna, su casa se incendia y se derrumba, pero un grupo de sirvientes, incluida la enfermera Croessa, que se lleva a la pequeña Cabiria con ella, encuentran escape a través de las mazmorras secretas de la villa, donde Batto guarda su tesoro. Debido al robo de una parte del Tesoro, los sirvientes fugados huyen de Catania y se dirigen al mar, donde son tomados prisioneros por un grupo de piratas fenicios, que los venden como esclavos en Cartago. Croessa y Cabiria son comprados por Karthalo, Pontífice, que decide sacrificar al niño al dios Moloch. En Cartago vive el Romano Fulvio axila, con su fiel sirviente Maciste, que espía encubierto en la ciudad rival de Roma. Mientras tanto, Cabiria es elegida como la próxima víctima de sacrificio, junto con otros cien niños, y Croessa, que trató de ocultarla como enferma y por lo tanto inadecuada para el sacrificio, es castigada con azotes. Temporalmente liberado, Croessa se encuentra con Fulvio Axilla y reconocerlo como un latino le ruega que la ayude a salvar Cabiria, dándole un anillo con el símbolo del Águila, ya golpeado. Mientras tanto, en el imponente templo de Moloch tiene lugar el sacrificio: en una sala adornada con cientos de llamas y llena de fieles, el fuego sagrado se enciende en el simulacro del Dios: a través de una puerta, los niños son arrojados a la estatua donde son quemados. Durante la ceremonia también llegan Fulvio, Maciste y Croessa (la llegada se filma gracias al uso del carro, inventado en aquellos años por el mismo Pastrone). Cuando es el turno de Cabiria, Maciste llega al punto de sacrificio y arrebata al niño de las manos del sacerdote, huyendo con Fulvio a la parte superior del templo, donde son perseguidos. Aquí Maciste se deshace de los perseguidores (echando peso en un vacío o en un fuego que ilumina la parte superior del templo), hasta que lograron escapar de un pasaje del ojo del Dios (representado en toda su grandeza en la fachada conduce a la mano y luego al suelo, justo a tiempo antes de que las multitudes se viertan detrás de ellos. Luego se refugian de un bettoliere, Bodastorèt (llamado " el mono listado ") que, amenazado por Maciste, engaña a los perseguidores dirigiéndolos a otro lugar. Mientras tanto, en el templo, Croessa fue capturada, que fue sacrificada en lugar del niño. En Italia, mientras tanto, Aníbal está cruzando los Alpes, con el ejército y los famosos elefantes. En Cartago se celebra: Sofanisba, hija de Asdrúbal y hermana de Aníbal, está prometida al rey de Numidia Massinissa. Fulvio Axilla es traicionado por dinero por los bettoliere y tiene que huir de Cartago, escapando por mar. En la misma emboscada, Maciste es capturado y se convierte en un esclavo, pero primero logra confiar Cabiria a Sofonisba, quien la rescató. Luego es torturado y puesto a la muela abrasiva. Los años pasan y Siracusa es asediada por los romanos que son rechazados gracias a los espejos ardientes de Arquímedes, gracias a los cuales la flota republicana es incendiada. Fulvio, durante años al servicio de Escipión, se refugia en Aretusa, protegida por el anillo totémico de Croessa. Él es salvado por los sirvientes de Batto, que lo llevan a la Casa Del Rico Romano: Batto, reconocido el anillo, se le cuenta la historia y así se entera de que su hija, que se cree muerta en la erupción, está en su lugar en Cartago, tal vez todavía viva. Fulvio entonces promete que si el destino lo trae de vuelta a Cartago, liberará a Cabiria para su padre. Mientras tanto, Cabiria, que se hizo adulta, se encuentra en la corte de Sofonisba, Reina de Numidia, que se ha visto obligada a repudiar a su prometido marido Massinissa, unido a los romanos, para casarse con el mayor Sifacio, Rey de Cirta y uno de los lugartenientes de Asdrúbal y hermano de Aníbal. Mientras tanto Escipión aterriza en África y a su paso está Fulvio axila, que penetra Cartago escalando sus paredes a través de una pirámide humana de legionarios. El traicionero bettoliere se revela donde está Maciste: liberó a su sirviente, los dos huyen de Cartago, perdiéndose en el desierto. Escipión el Africano, mientras tanto, logra prender fuego al campamento del enemigo Sifacio: la luz de las llamas, en la noche, guía a Maciste y al exhausto Fulvio hacia los cartagineses, que los hacen prisioneros en Cirta, la ciudad donde vive Sophonisba. Aquí son ayudados por su sirvienta favorita Elissa, mientras que la ciudad está sitiada por los romanos. Maciste logra doblar las barras de la prisión y escapar. Sofonisba mientras tanto, él tiene una pesadilla (filmado con la técnica de superposición), que el sacerdote Karthalo, así que se puso nervioso, interpreta como la ira de Moloch para la víctima negó tantos años antes (Cabiria): Sofonisba entonces cuenta cómo había llegado a la posesión de su sirviente Elissa, que era Cabiria. El rey Asdrúbal entonces decide reparar el error de Moloch al sacrificarla. Maciste mientras tanto, espiando la casa de Karthalo, entiende por sus palabras lo que está sucediendo y reconoce a Cabiria: intenta con Fulvio secuestrarla sin éxito y los dos se atrincheran en un subterráneo. Los Numidianos, aliados de los romanos, presionan la ciudad sitiada y mostrando al rey Sifacio encadenado (atrapado en el fuego del campamento), logran sorprender a la gente, que cede a la defensa de la ciudad, que es conquistada y saqueada. El ejército llega al palacio real, donde Sofonisba se ofrece prisionera, casándose inmediatamente con el rey Massinissa, que embrujado por ella querría renunciar a la alianza con Roma. El subterráneo de Fulvio y Maciste es en realidad una bodega, donde los cartagineses intentan en vano entrar o sofocar a los prisioneros con humo. Al enterarse de la resistencia extenuante de los dos, Massinissa decide reunirse con ellos y les da gracia. Fulvio también se reunió Sofonisba, pidiendo gracia por el destino de Cabiria, pero le dicen que ella ya está muerta. Escipión el Africano, en conversación con Massinissa, pide como botín Sofonisba, y lo consigue a pesar de las protestas. Massinissa entonces secretamente pide Maciste a Fulvio, para llevar un regalo a la Reina. Entonces decide sacrificarse, pero antes de morir, agradecida por la ayuda del sirviente, le concede la gracia para Cabiria, que todavía estaba vivo, dándosela en isposa a Fulvio antes de sucumbir a los espasmos del veneno que se tragó. La Batalla de Zama dobla Cartago y Fulvio, Cabiria y Maciste regresan sanos y salvos a Roma. La última escena muestra a Fulvio y Cabiria en la proa del barco, con un coro de putti volando a su alrededor, filmado con la técnica de sobrepresión.

Cabiria fue una película muy ambiciosa, una de las primeras colosales, que pretendía conectar la tradición teatral, la pintura, la música, la literatura. Estas características fueron la base del enfoque del mejor cine italiano, en contraste con la narración rápida y lineal impuesta en breve por el estadounidense Griffith. La trama de la película es muy tradicional, con varios acontecimientos que conducen a un final feliz, según los cánones de la novela histórica del siglo XIX. En realidad parece ser un simple pretexto para escenificar un gran espectáculo visionario, como sugiere también el subtítulo, que habla de "visión" del siglo III A.C. en este sentido Cabiria todavía pertenece a las películas de los primeros años del cine, donde el componente visual todavía prevalecía con respecto a la estructura narrativa, el llamado cine de atracción. Sin embargo, el estilo es profundamente diferente de los ejemplos típicos del período de atracciones, y en este Cabiria fue un hito del lenguaje cinematográfico naciente. De hecho, en ese momento la película histórica en Italia dettarono alargamiento progresivo durante la duración de la película (tomada entonces por David W. Griffith, que canonizó las aproximadamente dos horas de proyección) y con su magnífico paisaje, inspirado en las magníficas producciones de la ópera, fueron capaces de crear visiones nunca antes vistas, como también se destaca por el cambio de color de las escenas de color. También fue el inventor del carro, patentado dos años antes, que le permitió mover la cámara en la escena, creando movimientos de la cámara que van más allá del simple "encuadre" , utilizado por ejemplo en el infierno de 1911 : de hecho Pastrone movió la máquina no solo a la derecha y a la izquierda, en panoramas, sino también hacia, de la visión que "entró" en escena, involucrando al espectador mucho más emocionalmente Pero Pastrone empujó aún más, rompiendo la fijación de las "pinturas animadas" que habían caracterizado el cine hasta entonces: en lugar de decirle con los planos habituales son largos y fijos, que se inspira en la visión de un escenario teatral, (" solución " , es decir, donde la acción comenzó y terminó), comenzó a fragmentar las escenas en varios planos desde diferentes puntos de vista, desarrollando así el montaje. Además, los planos utilizados para las tomas siguen una escala muy rica, desde la amplia panorámica con profundidad de campo (como en el asedio de Cirta) hasta el detalle en primer plano (como la mano del sacerdote durante el sacrificio). Para los personajes, Pastrone todavía no utiliza los primeros planos para presentarlos al público, pero se acerca: ahora la elección de los planos presenta un personaje narrativo, rompiendo con el mero valor de las atracciones cinematográficas por derecho propio. Otro logro, ampliamente desarrollado por el cine posterior, fue el entrelazamiento en paralelo de varias historias (en particular entre los acontecimientos relacionados con Cabiria y la historia de la guerra misma). La película también destaca por la extraordinaria variedad de planos, tanto en decorados reconstruidos (papel maché), como al aire libre, como los Alpes y el desierto africano. Las invenciones visuales son continuas y muy ricas, desde la erupción del Etna hasta el sacrificio dramático, desde el sueño de Sofonisba hasta la quema de barcos romanos. La filmación interna se rodó en Turín y fuera de los lagos de Avigliana, donde se reconstruyó la ciudad de Cirta, alrededor de Usseglio en los valles de Lanzo y en el Sahara argelino desde el verano de 1913 hasta la primavera de 1914 con un descanso durante el invierno. Algunos críticos ven a Cabiria como el primer ejemplo de lenguaje cinematográfico consumado. Sin embargo, hablar de cine narrativo para Cabiria todavía sería prematuro: el componente visionario sigue siendo demasiado fuerte y, por lo tanto, debe colocarse en una fase de Transición. Las alucinaciones de Pastrone serán retomadas por el cine mudo de vanguardia, con una cita, por ejemplo, en Metrópolis (1927) de Fritz Lang.

Las películas mudas de particular relevancia y éxito se mostraron con un acompañamiento musical interpretado en vivo por una orquesta presente en la sala, o más a menudo con un acompañamiento en el piano. La música interpretada fue, sin embargo, música de repertorio, sin vínculos particulares con la película, no pensada y compuesta expresamente. El proyecto fue inicialmente confiado al compositor Ildebrando Pizzetti, quien, preocupado por el impacto negativo de la imagen debido a la aproximación al medio de la película, que entonces se consideraba poco más que un circo baracconata, prefirió limitarse a la composición de la música, solo la escena principal, el sacrificio a Moloch, la "Sinfonía del Fuego" , delegando, y confiando la composición de la parte restante del acompañamiento sonoro, de unas dos horas de duración, al maestro Manlio Mazza, su alumno y colaborador Durante la realización de Cabiria, fueron Gabriele D''Annunzio, autor del guion y la letra "didascalie vergate" y el director Giovanni Pastrone, quienes quisieron hacer, por primera vez en la historia del cine, música compuesta expresamente para el acompañamiento sonoro de una película. Mazza produjo 624 páginas de partitura en comparación con las 65 páginas compuestas por Pizzetti. La película se proyectó en Estados Unidos en 1915 y el acompañamiento sonoro fue confiado a la dirección de Josef Carl Breil, quien apreció en tal medida no solo la bondad musical sino también la idea en la base de la realización de la música escénica, de proponer una solución similar para el acompañamiento sonoro de la película "nacimiento de una nación" , la creación de una banda sonora dedicada "La música compuesta para gran orquesta y coro (también hay una reducción para piano solo hecha por el maestro Poker, la primera instancia de música" sincronizada "específicamente con la conducción de la película de acción, fueron universalmente reconocidos y apreciados, y contribuyeron de manera fundamental al éxito de la película. Por una buena razón podemos considerar al maestro Manlio Mazza el primer compositor de" bandas sonoras "para cine, así como" Cabiria "fue la primera película acompañada de una banda sonora expresamente compuesta y dedicada. La banda sonora fue revivida en 2014 con motivo del centenario de la realización de la película, e interpretada por la Orquesta Sinfónica de la RAI en el Auditorio de la Rai" Arturo Toscanini " en Turín.

En Cabiria apareció por primera vez el personaje de Maciste, el gigante inmejorable bueno con el débil y despiadado con el malo, interpretado por el Descargador del puerto de Génova Bartolomeo Pagano, nacido de la idea de Giovanni Pastrone y Gabriele D''Annunzio. Su destreza física crea un personaje que se defiende bien incluso con el paso de los años, todavía capaz de apasionar hoy. En Cabiria su estrella en ascenso eclipsó incluso a una diva como Italia Almirante Manzini, imponiendo su propio personaje que más tarde se convirtió en el héroe de innumerables series.

La película ha sido distribuida internacionalmente desde 1914. Algunas fechas de lanzamiento a lo largo de los años han sido:

El director estadounidense David W. Griffith rindió homenaje a Cabiria y al cine histórico italiano en el episodio babilónico de intolerancia. Fritz Lang también insertó un Moloch que devora a la gente en Metrópolis. La copia de la Estatua del Dios Moloch se conserva en el Museo Nacional del cine de Turín. Las obras de Cecil B. DeMille también deben mucho al antepasado del peplum, Pastrone.

En la noche del 13 de marzo de 2006 en el Teatro Regio de Turín, se programó la nueva película, restaurada en los laboratorios Prestech de Londres, en Cabiria, curada por el Cinema Museum en colaboración con Joao S. De Oliveira. El 27 de mayo de 2006, la versión restaurada también se proyectó en el 59º Festival de Cannes. Esta proyección fue precedida por una presentación en video de la película comisariada por Martin Scorsese. La reconstrucción, fiel al original, así como apoyada por recientes hallazgos de importantes documentos de trabajo, ha restaurado tecnológicamente el esplendor de las imágenes desvanecidas por el tiempo y las reimpresiones. Una pasada gira mundial desde Nueva York, Tokio Y París siguió.

Películas italianas de 1914

Películas mudas italianas

Películas de aventura

Películas dramáticas

Películas épicas

Película en traje

Películas ambientadas en la antigua Roma

Películas de Maciste

Películas rodadas en Turín

Películas ambientadas en el siglo III aC.

Películas rodadas en Túnez

Películas rodadas en Sicilia

IDIOTAS (PELÍCULA)

Idiotas es una película alemana de 1998 escrita y dirigida por Lars von Trier. Es la segunda película que se adhiere al manifiesto Dogma 95, después de Festen d...

Bambi

Bambi es una película italiana de 1942 dirigida por varios directores. Es un largometraje de animación estadounidense, producido por Walt Disney y basado en la ...

Películas danesas de 1998

Películas ambientadas en Dinamarca

Películas adherirse a Dogma 95

Películas dirigidas por Lars von Trier

Películas estadounidenses de 1942

Bambi

Clásicos de Disney

Películas almacenadas en el Registro Nacional de Cine

Películas sobre animales

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad