Breton Club

El Club Bretón designa al grupo de diputados, elegidos principalmente en Bretaña a los Estados Generales, que desde el 30 de abril de 1789 se reunían regularmente en una sala del café Amaury, en Versalles, para discutir preliminarmente los temas bajo debate en la Asamblea de Estados. Con el traslado a París de la Asamblea, que tuvo lugar el 6 de octubre de 1789, el Club Bretón se convirtió en noviembre en la Sociedad de los amigos de la constitución, más conocido como el Club jacobino, con sede en el convento dominico de Santiago, en la rue Saint - Honoré.

A mediados de abril de 1789, los Diputados del clero, la nobleza y los terceros Estados elegidos en las diversas provincias de Francia para participar en los Estados generales, cuya apertura se había fijado para el 27 de abril, comenzaron a llegar a Versalles. De Gran Bretaña llegaron solo cuarenta y cuatro representantes del Tercer Estado, de los cuales diecisiete abogados, diez magistrados, nueve comerciantes, tres alcaldes y un médico, y solo veinte del clero inferior, teniendo los prelados y la nobleza bretona se negaron a participar en protesta contra las supuestas ofensas llevadas a sus prerrogativas. La apertura de los Estados Generales se redujo al 5 de mayo y el 28 de abril los Diputados Bretones aprovecharon la oportunidad para visitar a los ministros Necker y Montmorin, los únicos presentes ese día en Versalles. Como escribió el miembro de Lorient Delaville-Leroulx el 30 de abril, cuando todos los representantes de Bretaña, excepto los dos miembros de Fougères, estaban presentes en Versalles, decidieron reunirse en una sala especialmente alquilada. El lugar de encuentro fue el café Amaury, entonces todavía existente en la esquina de la avenida Saint-Cloud con la actual rue Carnot, junto al Hôtel des Menus-Plaisir, sede de los Estados Generales. El propietario del lugar, Nicolas Amaury, activo en la política, de ideas liberales, había sido delegado de Versalles a las elecciones de baliato. En esta primera reunión no eran solo diputados de Bretaña, cómo se informa al abogado Jean-Pierre Boullé, diputado de Ploërmel, escribiendo a la Oficina municipal de Pontivy el 1 de mayo de 1789: "ayer por la tarde, nos reunimos por primera vez, y había varios diputados de las otras provincias, y, entre otros, el Sr. Mounier, Secretario de los Estados del Delfinado, y conocido por sus escritos." Delaville-Leroulx también escribe de esta primera reunión: "además de esta Asamblea particular, habrá otra, todos los días, para todos los miembros que quieran asistir a ella" . Por lo tanto, se planificaron dos asambleas, una reservada para asuntos de particular interés para la provincia de Bretón, y otra más general, abierta a todos los diputados que compartían el mismo programa político, con el fin de comprender la acción que se llevará a cabo en la Asamblea de Estados Generales. La cuestión más importante entonces debatida ciertamente era si aprobar las resoluciones de los Estados Generales con un grado de "cabeza" , como quería el tercer estado, o "ordenar" , como lo apoyan el clero y la nobleza: "este punto fundamental, puede conducir a grandes discusiones" , escribió, Boullé - "cómo iniciarlas y qué conducta se requiere en este sentido? Es el objeto de las conferencias que nos proponemos tener antes de la apertura" . Las cartas de Pellerin y Delaville - Leroulx confirman que se celebraron asambleas en el café Amaury reservadas a los Diputados bretones y asambleas abiertas a los representantes de las otras provincias, en las que se manifestó una unidad de intención común a este respecto entre los Diputados del Tercer Estado. No es que haya unanimidad en todos los temas. Estos seis miembros fueron Los Déant, El Goazre de Kérvélégan, Le Guillou de Kérincuff, Poulain de Corbion, De Neuville y Palasne de Champeaux, quien confesó sentirse desconcertados, no saben, "qué desea hacer" , no saben "ni la corte ni los ministros" , y poner en su consejo, asegurándole que su intención es "hacer todo para el rey, y para re-establecer su autoridad, a fin de que la nobleza, y los parlamentos nacionales nunca podrían ofenderte." El monárquico Bertrand de Molleville, ya Intendente General de Bretaña, dice que fue invitado a "conferenciar sobre objetos muy importantes" con los representantes de Quimper y Saint - Brieuc. Solicitado ser intermediario con Necker, de quien los Diputados se declararon dispuestos a aceptar cualquier disposición, de Molleville, sin embargo, obtuvo del Ministro una negativa bajo la justificación de "moralidad" y "principios" . Escribe que el Club Bretón inicialmente tenía un programa muy moderado y lamenta que el Gobierno de la época no hiciera dentro de él ese trabajo de corrupción - "los recursos de gobiernos débiles" - que podría haber evitado la radicalización de las posiciones políticas del club y salvado a la monarquía. De hecho, la corrupción de los Diputados de los Estados Generales ya había sido iniciada por la corte. Según Dubois-Crancé, gracias a "dinero, promesas, cenas" , entre ellos ahora había "más de un centenar de desertores de la causa popular" . No, sin embargo, en su opinión, entre los Diputados de Bretaña, y por lo tanto sugirió al club Bretón permitir una carta formal, la entrada al círculo de todos los Diputados de las otras provincias, una propuesta aceptada por el presidente del club Jean - Denis Lanjuinais : "el club Bretón, por lo tanto, se convirtió en uno de los Diputados reconocidos por los defensores de la causa del pueblo" . Opinión compartida por Boullé: el club "se ha convertido durante unos días en el punto de encuentro de buenos ciudadanos" - escribe el 9 de junio - "nos hacemos pasar por tales entre las personas honestas, mientras que personas corruptas, almas venales, difunden calumnias contra nosotros que, tal vez, Nos honran" . Quizás entre los calumniadores Boullé también incluyó al diputado de Bar-Le-Duc Adrien Duquesnoy, para quien los bretones con "furia sin sentido" solo querían "aplastar a la nobleza" y se aliaron con Mirabeau, "una bestia feroz, un tigre enojado" . Incluso un calumniador anónimo informa de una alianza política concluida por el ambicioso Mirabeau con el Autorizado diputado Bretón Le Chapelier destinada a la destrucción de los Estados Generales y su reemplazo por "una asamblea de confusión bajo el título de Asamblea Nacional" . Las declaraciones del anónimo fueron retomadas por el Gazette de Leyde, provocando la reacción indignada del diputado de Brest Louis Legendre, quien negó que el club tuviera la intención de formar "una camarilla Democrática" de acuerdo con Mirabeau, "ese abandonado" que "no conoce regla, medida ni verdad" . Por un lado, los miembros de Rennes, Le Chapelier, Lanjuinais y Glezen, junto con Boullé, con el diputado de Hennebont Coroller du Moustoir y con los representantes de Nantes Pellerin, Blin, Cottin y Chaillon, estos dos últimos "los más ardientes entre los bretones" , formados por el wing, el más avanzado del club, al contrario de las representaciones de Brest, Quimper y Saint - Brieuc, hostiles o temerosos de la novedad, mientras que el resto de los miembros tuvieron lugar por el más a papel pasivo Más bien, esta negación demostró la división, que se hizo más evidente a medida que avanzaba el conflicto social y político, en el grupo de miembros Bretones. Entre los exponentes más famosos del Tercer Estado, el abad Sieyès presentó el 14 de junio al Club Bretón una moción que preveía la transformación de los Estados Generales en una asamblea de solo representantes conocidos y verificados de la nación francesa. La moción fue aprobada por el Club Bretón. Pasada a los Estados Generales, donde estaban presentes los Diputados del tercer estado y una pequeña parte del clero, la moción fue modificada por iniciativa de Jerôme Legrand, deliberando el 17 de junio para asumir el nombre de Asamblea Nacional. El tercer estado esperaba la reacción negativa del Rey el 23 de junio. El abate Grégoire recuerda la reunión del club Bretón del 22 de junio. Solo una docena de Diputados estaban presentes: "sabiendo lo que el tribunal estaba pensando para el día siguiente, cada artículo fue discutido por todos y cada uno dijo lo suyo sobre el partido a tomar. La primera resolución fue permanecer en la sala a pesar de la prohibición del Rey. Se acordó que antes de la apertura de la sesión circularíamos entre nuestros colegas para informarles de lo que estaba a punto de suceder ante sus ojos y de lo que debería oponerse" . Al día siguiente, la orden amenazante emitida por Luis XVI de reanudar las sesiones divididas en las tres órdenes feudales fue ignorada por los Diputados del Tercer Estado que rechazaron a los guardias del Rey y declararon la inviolabilidad de su pueblo. El 2 de agosto, El Duque de Aiguillon, el mayor terrateniente de Francia después del Rey, se presentó en la reunión del círculo, tanto para hacerse popular como para defender su inmensa fortuna, amenazada por las revueltas de los campesinos contra la nobleza de la tierra que en julio se había extendido por toda Francia. Ilustró un proyecto de ley sobre la redención de los derechos feudales, que fue aprobado por el club. El 3 de agosto, el creciente prestigio del club ganó Le Chapelier la presidencia de la Asamblea Nacional. En la noche del 4 de agosto de 1789, la Asamblea declaró la destrucción del régimen feudal, decretando en parte la abolición y en parte la redención de los antiguos derechos feudales.

El 6 de octubre de 1789, la Asamblea Nacional dejó Versalles para trasladarse, como el rey, a París. A la espera de que la sala de equitación de las Tullerías estuviera convenientemente dispuesta para acomodarla, la Asamblea se estableció en el Palacio Arzobispal. En estas moras, el Club Bretón se disolvió, como atestigua Dubois - Crancé, y como tal ya no se reconstituyó. Alexandre de Lameth también descartó la existencia de cualquier vínculo entre el disuelto Club Bretón y el nuevo club, contradicho por el diputado Bretón Boullé que el 8 de diciembre de 1789 informó de un club "renovado y perfeccionado" que operaba en París, y por el Bulletin de la Correspondance de Brest del 9 de enero de 1790, según el cual durante un mes había habido una asociación en París "por los Diputados de Bretaña" El diputado de Anjou La Révellière-Lépeaux nos recuerda que "el club Bretón no sobrevivió al traslado a París" pero, para hacer frente a la iniciativa del aristócrata del partido, "los Diputados del franche-comté, algunos miembros del Anjou, como Leclerc, Pilastre y yo, y algún otro Constituyente" , se organizan para "asegurar el Comité de la presidencia de la Asamblea, a los patriotas" . En cualquier caso, el club que se formó en noviembre de 1789 en la biblioteca del convento de los Frailes Jacobinos en la rue Saint - Honoré reunió diputados de las más diversas provincias y los representantes de Bretaña no jugaron un papel decisivo allí. Originalmente llamado Société de la Révolution, el club pronto pasó a llamarse Société des Amis de la Constitution, pero todos lo conocían mejor como un club jacobino. Su historia es la historia de la Revolución francesa.

Revolución francesa

Attorney-trustee

El síndico, procureur-síndico o el procureur général síndico era un magistrado que apareció durante la Revolución francesa. Él encarna el Poder Ejecutivo a nive...

Clubes de mujeres

Bajo el nombre general de Clubes de mujeres se entiende una serie de asociaciones y círculos políticos de mujeres nacidas durante la Revolución francesa por muj...

Historia de la ley

Revuelta

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad