Borgo Santa Lucia

Coordenadas: 40°49 ' 55. 57 " N 14°15' 00. 32 ' E / 40. 832104 ° n 14. 25009 ° E 40. 832104; 14. 25009 Borgo Santa Lucia (o, más simplemente, Santa Lucia) es un distrito histórico de Nápoles. Se encuentra en el distrito de San Ferdinando, alrededor de la calle homónima que toma su nombre del santuario parroquial de Santa Lucía a Mare, cuya presencia se atestigua en la costa desde el siglo IX, aunque la leyenda quiere que fue fundada por una sobrina de Constantino. Sus habitantes se llaman Lucianos.

El territorio en el que se encuentra el barrio corresponde al tradicionalmente administrado por la parroquia. Se extiende por las calles Santa Lucia y Orsini con sus durmientes, en el islote de Megaride con el pueblo Marinari y el Castel dell''OVO, así como - hacia Piazza Vittoria-en Via Chiatamone y en un tramo de Via Partenope, al menos hasta la sede del periódico Il Mattino. En el otro lado, hacia el Palazzo Reale, el distrito incluye el Molosiglio y via Cesario Consul, anteriormente conocido como Rua dei Provenzali (como el pueblo era conocido con el topónimo de Porto dei Provenzali). Detrás, es parte de la llamada lob Santa Lucía, que se encuentra en las laderas del Monte Echia y se desarrolla casi aguas arriba de Dio. En el mar, pertenece al pueblo de la Rada homónima, encerrado entre los puertos mencionados de Molosiglio y Borgo Marinari. En 1994, en el momento del G7 en Nápoles, las fronteras de la zona roja llegaron a coincidir, aproximadamente, con las fronteras del pueblo, en los hoteles en los que se alojaban los jefes de estado y de gobierno de las naciones participantes.

La historia de Santa Lucía se identifica con la historia de Nápoles. Parthènope fue fundada en el Monte Echia por los cumanos en el siglo VIII aC. en la época romana preimperial, el General romano Lucio Licinio Luculo se habría trasladado aquí, quien habría erigido su imponente y magnífica villa, conocida como Oppidum Lucullianum, donde el último emperador romano Rómulo Augusto habría terminado sus días. En tiempos imperiales la zona se habría hecho famosa por estar cerca de las cuevas de platamonie, donde se celebraban ritos mágicos y en los que se cree que se establecen algunos pasajes del Satyricon de Petronio Arbitro, mientras que en tiempos medievales cayó profundamente y la villa de Licinio Lucullo fue convertida en Monasterio por los Basilianos que, en tiempos Ducales, se hicieron cargo El virrey español, entre el ''600 y ''700, tuvo en la cuenta particular del lugar, y decidió realzarlo con numerosas obras, entre las cuales la más importante fue la dada en 1599 por el virrey Enrico Gusman conde de Olivares por Domenico Fontana, quien, con el alojamiento de la antigua rua de Provenza, que fue rectificada y llamada la carretera Gusmana por la acción del virrey, transformó un pueblo de pescadores y comerciantes en uno de los sitios más prestigiosos de la época En la época normanda, el monasterio se transformó completamente convirtiéndose en una fortaleza que protegía el Golfo. En la época angevina el puerto fue dado en concesión a los provenzales, conciudadanos de los Reyes, y su importancia militar y comercial creció mucho. En 1588, la madre Eusebia Minadoa dio a su orden femenina el santuario, que se reconstruyó por completo. Con la llegada de los Borbones a Nápoles, los Lucianos se hicieron íntimos con los Reyes, que los utilizaron como artesanos y proveedores de la casa real (famosa, en este sentido, la anécdota de la ostra física). "Hasta 1600 este camino estaba lleno de pobres pescadores, formando más bien un municipio áspero que una calle capital. Gusmano de Olivares, virrey español, comenzó a quitar esas chozas y facilitar su descenso." La ciudad se convirtió en un destino popular de Turismo de élite, organizado en el llamado Grand Tour, y en el transcurso del siglo XVIII, los principios de Francavilla construyeron un casino entre el mar y Via Chiatamone, que fueron los invitados, muchas personalidades famosas (incluido Giacomo Casanova), y luego primero fue a la propiedad de la familia real y, luego, de Alexander Dumas; El antiguo lugar de deleite, tan apreciado por la reina María Carolina, es hoy visible solo un ala sobreviviente que todavía se encuentra detrás del centro de Congresos de la Universidad Ese tramo de camino que desde el Palacio desciende hasta el mar, ya se llamaba vía Gusmana por su nombre; pero habiendo puesto una estatua de Júpiter terminal se decía del gigante. Luego se llamó Santa Lucía de una iglesia que lleva el nombre de esta virgen que fue demolida para nivelar el camino. También en la zona, ubicado en un edificio del siglo XVIII todavía existente, fue el famoso albergo Dell''Aquila Nera. En la sala vivió, el almirante Francesco Caracciolo, primero oficial valente de la Marina borbónica, y luego el mártir de la República napolitana del 99, que, por orden del almirante Nelson, y justo en el paseo marítimo, fue brutalmente colgado y arrojado al mar; el cuerpo, ascendió a la superficie y recuperado por el pueblo de Santa Lucía obtuvo un entierro cristiano en la Iglesia de la sala, la de Santa María de la cadena, donde el epitafio, colocado en 1881, recuerde el episodio María Clotilde Adelaida, Reina de Cerdeña y hermana de los últimos tres reyes de Francia pertenecientes a la rama principal de los Borbones, se quedó allí y murió en el exilio el 7 de marzo de 1802. Otro marinero, El príncipe Luis Carlos de Borbón, conde de L''Aquila y hermano de Fernando II, vivió en Santa Lucía: a mediados del siglo XIX tuvo su residencia principal allí, en el Palazzo Campofranco, donde vivió hasta la llegada de los mil junto con su consorte, la princesa Gennara de Braganza. En 1845 el nivel del paseo se elevó significativamente y esto provocó el entierro de la fábrica del santuario del siglo XVI, sobre la que se construyó una nueva iglesia. En 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, las iglesias superior e inferior fueron casi completamente destruidas por los bombardeos aliados. Después del fin del conflicto, en 1945, gracias a las generosas ofertas de los feligreses, en pocos meses se erigió la nueva Iglesia, siguiendo el modelo del siglo XIX. Entre las muchas tradiciones Santa Lucía tiene un hábito particular ahora casi olvidado: la fiesta se llama la ''Nzegna ": por la mañana del 9 de agosto de 1902:" excepto por los marineros, y tal vez desconocidos para muchos napolitanos, la extraña costumbre del pueblo de Santa Lucía, con motivo de la fiesta llamada la "D Zegna" que se celebrará el 28 de agosto, el día de San Agustín. Según esta peligrosa costumbre, desde el amanecer del 28 de agosto toda la gente, especialmente los inofensivos, que por su desgracia son tomados por los juerguistas en los muelles de Santa Lucía nuova y Santa Lucía vecchia, son arrojados irremediablemente al mar. El año pasado, si no nos equivocamos, este destino toca a un sacerdote, un militar y varios scugnizzi " . Hay evidencia de que la fiesta tuvo lugar hasta principios de los años 50 del siglo XX. Los participantes vestían trajes de la época borbónica, y cada año entre los habitantes del barrio se elegían Las contra-figuras de Fernando IV y Carolina, que con motivo del día desfilaban en carruaje con ropa real por las calles del barrio, entre los aplausos y vítores irónicos de los espectadores.

Después de la unificación de Italia, Santa Lucía, como el resto de la ciudad, experimentó su rehabilitación, lo que provocó una profunda transformación. Entre las intervenciones, la más incisiva en el tejido urbano consistió en el puente marítimo, cuyo proyecto fue presentado por el ingeniero Luigi Lops en 1883, modificado en 1885 y aprobado en 1886. La obra se llevó a cabo entre 1895 y la primera década del siglo XX y dio lugar a la creación del actual barrio Orsini (1919), en la apertura de un nuevo tramo de la vía Partenope (entonces con derecho al irredentista Nazario Sauro), que redujo la Vía Santa Lucía, carretera interior, y la construcción de viviendas populares en el Borgo Marinari. El cambio de lugar, deseado por los nuevos administradores, fue atacado por los intelectuales de la época, según los cuales el encanto de la zona quedaría irreparablemente dañado. Entre los críticos estaban Matilde Serao (que denunció el saneamiento como una operación de fachada) y Ferdinando Russo, que más tarde compondría los famosos versos de ''O Luciano d'' ''o RRE. La prensa hizo hincapié en estos juicios provocando la llegada de numerosos pintores y fotógrafos, que acudieron al lugar con la intención de capturar las últimas imágenes antes de la metamorfosis. La intervención, a pesar de las críticas, acentuó aún más el carácter turístico y residencial de la zona, donde ahora se encuentran los hoteles napolitanos más panorámicos. En el interior se encuentran edificios más valiosos, construidos después de la rehabilitación y sobrevivientes de la guerra, entre los que se encuentran: el edificio de los ferrocarriles, diseñado por Arturo Trichomes y construido entre 1917 y 1920, y desde 2004, las oficinas de la Junta de la región de Campania, comúnmente conocido como Palazzo Santa Lucia por el hecho de que se encuentra a lo largo de la carretera del mismo nombre; centro de conferencias de la Universidad Federico II de Camillo inacabado en los años veinte y terminando en la década siguiente por Roberto PAN, palazzo Galli, la obra del arquitecto ecléctico Gino Coppedè, los dos palacios gemelos erigidos en el paseo por el arquitecto Benedetto nervios, uno de los cuales es el Instituto de Lengua y Cultura Española Cervantes Entre estos podemos mencionar el Excelsior con un aspecto encantador liberty, el Santa Lucía diseñado por Giovan Battista Comencini y el Vesubio, construido por los financieros belgas Ermanno y Oscar Du Mesnil, última residencia del tenor Enrico Caruso. En 1960 Ian Fleming, visitando la ciudad para el reportaje Thrilling Cities, se alojó en uno de los hoteles en el paseo marítimo y allí se reunió con Lucky Luciano para entrevistarlo. Entre las otras instituciones culturales que tienen su sede en el pueblo se encuentra la Fundación Mezzogiorno Europa. Por último, vale la pena recordar el monumento a Umberto I, obra de Achille d''Orsi de 1910 situado en la rotonda a lo largo de Via Nazario Sauro. Hoy en día también en la Rada pasar por alto algunos de los clubes náuticos napolitanos más prestigiosos; en ellos, en 1960, fueron alojados los atletas y equipos que participan en las competiciones de vela de los Juegos Olímpicos de Roma, que tuvo lugar en su totalidad en el Golfo de Nápoles, con salida y llegada a Santa Lucía. En un conocido programa de archivo sobre los juegos, a menudo transmitido por el canal Raisport, se puede reconocer al entonces príncipe heredero Constantino de Grecia trabajando en su barco a la sombra del pueblo.

Santa Lucía ha influido, a lo largo de los años, decenas de artistas, especialmente pintores, que han inmortalizado paisajes, vistas del pueblo y escenas de la vida popular en decenas de pinturas, principalmente antes de que la zona fue transformada por el lleno al mar. Entre ellos se encuentran van Wittel, Bonavia, Fabris, Kiprenskij, Vittozzi, Vervloet, Pitloo, Pistorius, Carelli, Ruspini, Vianelli, Caffi, Candido, Achenbach, Solari, Fergola, Dalbono, Richet, Caprile, Pratella, Migliaro, Cangiullo. Testimonios del aspecto antiguo también emergen de las litografías de C. W. Allers, que retrató vislumbres y habitantes del pueblo, insertando los retratos en la famosa obra titulada La bella Napoli. Entre los escultores electrocutados por Santa Lucía está Vincenzo Gemito, que se inspiró en los scugnizzi del pueblo para crear el pescatorello, el aquaiolo, la cabeza de Licco y otras figuras. La poesía del lugar también ha inspirado dos de las melodías más famosas de la canción napolitana : la mundialmente famosa Santa Lucía (hoy, entre otras cosas, considerada el himno oficial de Suecia) y Santa Lucía luntana, el símbolo, el último de los inmigrantes en Nápoles que partían en la época de las Américas, que dieron la última mirada mientras llenaban la cubierta de un barco que acababa de zarpar del puerto cercano. La obra, representada por primera vez en 1919, trata los temas de la transformación de los lugares y de la ilusoria permeabilidad del tejido de la sociedad, en un momento muy especial como el que siguió inmediatamente al final de la Gran Guerra; en este contexto, el autor compara la clase de la nueva clase media vibrante en ascenso, con los viejos-nobles en el lugar-y con los habitantes del lugar (barqueros, pescadores, marineros y acuaristas, que se adaptan mal a los nuevos tiempos) Santa Lucía, y, sobre todo, el Lob, volviendo para un breve en muchas de las obras de Giuseppe Marotta, un escritor famoso por el oro de Nápoles y es también el autor del Teatro del Lob, que cuenta la historia de su alter ego don Vito Cacace, leyendo las noticias en el periódico a los habitantes entonces analfabetos, carpendone los comentarios coloridos; por el mismo Marotta están dedicados a Santa Lucía, y a los lucìani, incluso las páginas de los alumnos del sol y de los alumnos del tiempo Más recientemente, la canción titulada '' a Luciana, escrita en 1953 para Renato Carosone (y por esto llevó al éxito internacional), ha inmortalizado en el texto un perfil típico de las mujeres Luciana, que lo adoptaron casi como su himno. En el teatro il Borgo es el protagonista de la comedia Santa Lucia Nova, dos actos en verso, prosa y música de Raffaele Viviani. Desde un punto de vista cinematográfico, Santa Lucía entró muy pronto en la historia del séptimo arte, gracias a los hermanos Lumière, que decidieron incluir una repetición de la calle entre los elegidos para un cortometraje sobre la ciudad de Nápoles, que data de 1898. El pueblo se titula la película de culto los contrabandistas de Santa Lucía, inspirada en las actividades ilegales por las que los pescadores del Lobo se dieron a conocer en todo el mundo, entre la posguerra inmediata y finales de los años ochenta. Quizás también por esta razón, poco antes, Vittorio De Sica se había persuadido para rodar los eventos de "Adelina" , el primer episodio de la película ayer, hoy, mañana, entre los escalones y las chozas de la parte más popular del Distrito. Santa Lucía también fue filmada por Francesco Rosi en la película Lucky Luciano : en algunas escenas el famoso jefe de la mafia estadounidense- "en el exilio" en Nápoles-está sentado en las mesas del Bar de California, famoso local de la época en la que solía asistir.

Áreas de Nápoles

Lob de San Liborio

Il Pallonetto di San Liborio es una zona de Nápoles cerca de la Pignasecca en el distrito de Montecalvario, Municipio 2 de Nápoles. Junto con los de Santa Chia...
Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad