Basílica de Santa Giustina

Coordenadas: 45°23 '47 "N 11°52 '47" E / 45. 396389 ° n 11. 879722 ° e 45. 396389; 11. 879722 la Basílica de la Abadía de Santa Giustina es un importante lugar de culto católico en Padua, situado en Prato della Valle. Antes del año 1000 el monasterio anexo fue un lugar de culto desde la dependencia Episcopal primero y luego confiado a una comunidad de monjes benedictinos que lo convirtieron en una importante Abadía. En el siglo XV fue el sitio de la gran reforma del Abad Ludovico Barbo que llevó a la fundación de la congregación Cassino. Hasta la supresión napoleónica fue una de las mayores abadías de la cristiandad y la Basílica, reconstruida en el siglo XVI, sigue siendo uno de los edificios más grandes del mundo. Todo el complejo es propiedad del estado italiano. En el interior, además de las famosas obras de Paolo Veronese, Sebastiano Ricci, Luca Giordano y la familia Corbarelli, se veneran las distinguidas Reliquias de los Santos Innocenti, San Luca evangelista, san Mattia apostolo, san Prosdocimo, S. Felicità Vergine y SS. Innocenti, san Giuliano, Sant'Urio, beato Arnaldo da Limena, san Massimo y de la Santa titular, Giustina. El Papa Pío X la elevó al rango de Basílica Menor.

En el siglo VI, el prefecto del pretorio de Italia ostrogotho Venanzio Opilione construyó en el sitio de la tumba de Santa Giustina de Padua, martirizada en 304, una basílica de proporciones refinadas flanqueada por un oratorio dedicado a San Prosdocimo y otras salas destinadas al culto. La Basílica de Opilionea, que mientras tanto estaba flanqueada por un importante monasterio benedictino, se derrumbó en gran medida con el terremoto de 1117. Reconstruida apresuradamente, en años posteriores, incorporando y reutilizando lo que quedaba del edificio anterior, fue en los siglos siguientes un patio continuo, entre los siglos XIV y XV, centrado en el coro, la sacristía, la capilla de San Lucas. En este período el cercano cenobio también fue reconstruido de manera grandiosa, con 4 claustros. Fundamental fue la presencia carismática del Abad Ludovico Barbo, fundador de la congregación casinesa en Santa Giustina. A partir de 1501 una nueva construcción comenzó en el proyecto que dom. Jerónimo de Brescia lo presentó al Capítulo general en 1489. La excavación y erección de los cimientos fue una gran empresa, porque la Tierra era "pantanosa llena de fortuidades y abismos internos." Luego abandonaron el proyecto de la DA Brescia, por invitación de Bartolomeo d''Alviano los monjes confiaron las obras a Sebastiano Da Lugano y luego a Andrea Briosco. De la muerte de este último la fábrica pasó a la responsabilidad primero de Andrea Moroni y luego de Andrea da Valle. El enorme sitio de construcción, entre angherie y vicisitudes, duró más de un siglo - en Padua todavía se dice te si longo como ea fabrica de Santa Giustina o "eres muy lento" . La basílica fue consagrada solemnemente el 14 de marzo de 1606. Siguiendo la legislación Eclesiástica napoleónica, la abadía fue tomada y los monjes fueron removidos. Más de tres cuartas partes de los bienes artísticos de los Benedictinos fueron enviados a Francia, otros fueron vendidos o enajenados. El retablo de San Lucas se fue a Brera. La Basílica permaneció oficiale durante dos años, de 1810 a 1812, hasta que el obispo Francesco Scipione Dondi dall''Orologio, para evitar su demolición, erigió la parroquia administrada por sacerdotes seculares. El monasterio cercano se convirtió en un hospital militar, y luego en un cuartel. A principios del siglo XX hubo movimientos para realzar el complejo como un importante centro espiritual: en 1909 El edificio fue elevado a una basílica menor por el Papa Pío X y en el mismo año el icono de Nuestra Señora de Constantinopla fue solemnemente Coronado. En 1919 algunos monjes de la Abadía de Praglia se prestaron para reconstituir la Abadía con la aprobación del Papa Benedicto XV. Los monjes obtuvieron el permiso del Gobierno italiano para oficiar la Basílica, pero solo en 1923 lograron volver a ocupar parte del antiguo monasterio. En 1943 la nueva comunidad benedictina eligió, después de más de un siglo, a su abad. En 1948 la finca concedió el uso de otros espacios a los monjes, que iniciaron una gran campaña de restauración y restauración. Todo el enorme complejo es propiedad del estado y una gran parte del monasterio todavía insiste en el ejército italiano, una situación que pesa mucho sobre la preservación de las estructuras, la degradación, la participación de las estructuras de la basílica, que sufren el choque del terremoto de 2012.

El edificio se alza sobre una planta de cruz latina que se extiende de este a oeste. Con sus 118,5 m de largo y 82 m de ancho, la Basílica de Santa Giustina es una de las más grandes de la Cristiandad. Séptima en Italia en longitud después de San Giovanni in Laterano, fue la iglesia más grande en el estado de la República de Serenissima. La grandeza del edificio se mide por el grandioso crecimiento excesivo de la pradera del valle, sobre la que domina. Nacido en el '' orden compuesto, las tres capillas principales, que son el presbiterio con el coro, y los dos de los Santos Lucas y Matías que forman el crucero de la Basílica, ambos terminan en semicírculo y están flanqueados por dos capillas cada uno termina siempre con ábside semicircular. A lo largo de los pasillos, doce capillas más pequeñas con una planta cuadrada abierta, seis a cada lado. Los 26 grandiosos pilares sostienen la cubierta de la cúpula sin tambor, bóvedas de cañón y la complejidad del crucero iluminada por ocho cúpulas cubiertas de plomo: la central, con la linterna, tiene casi 70 m de altura y está coronada por la estatua de cobre, frente a la ciudad, que representa a Santa Giustina, a unos 5 m de altura. Las cuatro cúpulas que rodean la Central también tienen en su parte superior estatuas de metal de varios santos: Prosdocimo, Benedicto, Daniel y el beato Arnaldo. Los ocho semicatines del crucero y las tres cuencas en el techo de la Nave, pero sin causar cúpulas fuera del techo, que permanece a dos aguas, se erigieron a sugerencia de Vincenzo Scamozzi alrededor de 1605 para hacer perfecta la acústica del edificio. Y estas últimas tres tapas interiores tienen una altura diferente entre sí y se inclinan a medida que se alejan del altar mayor en la dirección de la contrafacada. El suelo de la basílica se colocó entre 1608 y 1615 sobre un patrón geométrico, con mármol amarillo, azul y rojo en una representación de efecto extraordinario y caleidoscópico. También hay muchas piezas de mármol griego, de la Basílica opilionea. La fachada, inacabada, se eleva sobre un crepidoma que conduce a los tres portales cerrados por modernas puertas de Bronce. En las paredes ásperas se abren un gran rosetón y algunas aberturas más pequeñas, además de cuatro nichos vacíos en los que se colocaron, con ocasión del Jubileo del 2000, altos relieves que representan a los evangelistas, según la antigua iconografía del tetramorfo. Para la fachada en el pasado se habían propuesto varias soluciones: las últimas fueron las de Giuseppe Jappelli. Dispuestos a la derecha e izquierda simétricamente para preceder a la fachada, dos grandes Grifos estilóforos de época románica, ya forman parte de la antigua fachada de la Basílica. El imponente lado exterior, orientado al norte, muestra la complejidad del edificio: Las Naves, las ventanas térmicas, los grandes rosetones y el entremezclado de la terracota con la piedra blanca. El presbiterio, elevado por el nivel de pisoteo del resto del edificio, es accesible por una escalera monumental. A continuación se abre una gran cripta, ahora utilizada como Capilla de invierno. Las preciosas balaustradas son obra de Francesco Contini (1630). A los lados, en la parte superior, dentro de nichos, dos bustos que representan idealmente los dos patricios romanos Vitaliano (derecha) y Opilione (izquierda) preciosas obras de Giovanni Francesco De Surdis de 1561. El altar mayor solemnemente elevado sobre escalones, tiene las diversas fachadas decoradas con "remesso di paragone" o "alla fiorentina" o tarsi de mármol delgado en el que se insertan grandes piezas de nácar, corales, lapislázuli, cornalina, perlas y otros preciosos. La obra fue realizada entre 1637 y 1643 por Pietro Paolo Corbarelli sobre un diseño de Giovan Battista Nigetti, hermano del más famoso Matteo Nigetti. El 7 de octubre de 1627, con gran pompa, el cuerpo de santa Giustina fue colocado debajo de la mesa del altar. Los guías del siglo XVIII recuerdan cómo en las solemnidades en el altar se expusieron dos grandes estatuas de plata que representan a los santos Prosdocimo y Giustina con bases sobre las que se representaron las principales acciones de sus vidas en diminutos relieves. Estas obras fueron probablemente dispersadas y destruidas durante la invasión napoleónica. A los lados del altar, en el cornu epistulae superior, y un cornu evangelii, dos grandes altavoces órgano y coros en el estilo manierista, compuesto de dorado y policromado decorado por estatuas, y suntuosas figuras grotescas y cariátides (hay en los ápices San Prosdocimo, y san Massimo), obras completadas por 1653 en un proyecto de Ambrosio Dusi, pensar en el equilibrio de la gran máquina, en el estilo corintio, que se eleva en la parte inferior del ábside, el trabajo de Giovanni Manetti probablemente hecho por Michele Sanmicheli En 1953, la puerta de Pascua de Arrigo Minerbi fue colocada junto al altar. En piedra dorada y madera, fue construido en 1576 para albergar el retablo de Paolo Veronese que representa el martirio de Santa Giustina (1572): óleo sobre lienzo, una de las obras más complejas del artista; rico en figuras que llenan el martirio del santo, en el que Cristo irrumpe en la gloria rodeado por una gran turba angelical. La obra se caracteriza por el refinado contraste entre las figuras de los verdugos a la sombra y la del mártir, golpeado por la luz que viene de Cristo. La perspectiva de la obra, la disposición de los personajes y la imponente arquitectura que se menciona a la derecha, dejan espacio para la representación de la Basílica del Santo. El coro monumental de madera de nogal es uno de los ejemplos más rentables del gabinete del siglo XVI: terminado a partir de 1555 en el estilo corintio por el artista francés Richard Taurigny de Rouen, bajo la dirección del abad Eutichio Cordes se caracteriza por los ochenta y ocho puestos, tallados en alto y bajo relieve con los hechos del Antiguo Testamento y las acciones de Cristo, mientras que los dos asientos litúrgicos de tres plazas ciacuno colocado bajo los cuerpos representan escenas de las vidas de los Santos Pedro y Pablo A lo largo de las paredes dentro de arcos ciegos, se empotran cuatro medias lunas pintadas por Giovanni Francesco Cassana (aparición de los tres ángeles a Abraham, el castigo de Nabab y Abiud) y por Pietro Ricchi (la lucha de Jacob la muerte de Sisara). Entre los lienzos, dentro de nichos estatuas de mármol que representan Sansón y David. Completadas en unos veinte años, según Rossetti, las representaciones que acompañan a cada scanno fueron tomadas de dibujos de Domenico Campagnola. La gran librería Coral situada en el centro del coro es siempre obra de Richard Taurigny. Los altos relieves que lo ennoblecen representan episodios de la vida de santa Giustina, representados en todo redondo en la parte superior del atril giratorio. El fondo arquitectónico de la capilla está cubierto y embellecido en color de diferentes mármoles, mientras que la bóveda está pintada al fresco con la maravillosa representación de ángeles y apóstoles adoran al Santísimo Sacramento, una exitosa obra de Sebastiano Ricci realizada alrededor de 1700, y caracterizada por el uso de trompe - l''œil. La cuenca está ocupada por la representación del Padre Eterno, precedido por los Apóstoles, representado como si estuviera colocado en la parte superior de las paredes de la capilla, tendiendo y adorando hacia el Santísimo Sacramento traído en triunfo por una turba angelical. El altar es una obra realizada en varias ocasiones a partir de los años 40 del siglo XVII sobre un diseño de Lorenzo Bedogni luego decorado por Pietro Paolo Corbarelli, y por sus hijos Simone, Antonio y Francesco alrededor de 1656. Fue completado en 1674 por Giuseppe Sardi y Giusto Le Court que dieron forma a los dos ángeles adoradores extraordinarios, mientras que las estatuas de bronce en el Tabernáculo son fundidas por Carlo Trabucco (1697). Las otras obras escultóricas son de Michele Fabris y Alessandro Tremignon. Antes de acoger al Santísimo Sacramento, la capilla estaba ocupada por el altar que contenía las Reliquias de los Santos Inocentes. El gran espacio, que sufre de las adaptaciones litúrgicas implementadas en los años del Concilio Vaticano II, gira en torno al arca que alberga las Reliquias de San Lucas Evangelista, una maravillosa obra de la Escuela Pisano - veneciana de 1313, encargada por el abad Gualpertino Mussato y aquí transportada desde la antigua capilla gótica en 1562: el arca está compuesta de mármol serpentino y Alto relieve que representa Ángeles y símbolos relacionados con el santo, también representado intención de escribir El gran Altar se completó en 1681, cuando Bernardo Falcone entregó el grupo de ángeles y la estatua colocada sobre la urna que alberga las reliquias del beato Arnaldo Da Limena. Santos Pedro y Pablo, son obras de Orazio Marinali y Michele Fabris. El remesso paliotto Florentino es obra de Corbarelli. El conjunto descansa sobre dos columnas de granito y dos columnas retorcidas de alabastro, mientras que en el centro se coloca un soporte en mármol griego, que representa ángeles que, como cariátides, sostienen el Arca. El altar, ahora movido, pero una vez descansando hacia el Arca, es del siglo XVI. A su alrededor corre un coro de madera moderno y cuestionable. En la parte superior hay una copia del siglo XVI-atribuida a Alessandro Bonvicino - de la Virgen de Constantinopla o Salus Populi Patavini enmarcada y apoyada por ángeles de bronce de Amleto Sartori, obras de 1960-1961. El icono bizantino original, según la tradición pintada por San Lucas y llevado a Padua a salvo de la furia iconoclasta de Constantinopla, ahora se encuentra dentro de una caja, en el monasterio. En la amplia pared derecha se coloca el gran telero de Antonio Balestra, obra de 1718 que representa el martirio de los Santos Cosma y Damiano, mientras que enfrente, en la pared izquierda, grandiosa masacre de los inocentes por Sebastiano Galvano, obra firmada y colocada a mediados del siglo XVI, procedente de la Iglesia de San Benedetto Novello. La capilla alberga el altar monumental coronado por la urna que contiene los restos de la monja santa Felicita, encontrada en 1502 en el sacello di san Prosdocimo. La obra escultórica es en parte de Orazio Marinali y juega con los colores del mármol blanco y el mármol rojo de Francia. La estatua que representa al Santo orante se coloca encima de la urna, mientras que en los lados hay dos ángeles y Santos Marcos y Simón. El frente de la cantina es muy refinado y está decorado con Corbarelli: entre fuentes, jardines y setos destaca la representación de la fachada inacabada de la Basílica. El altar conserva el cuerpo de San Julián Mártir y es obra de Giovanni Comin (1680) quien también dio forma a la Estatua del Santo, colocada en la cabeza de la urna. El resto de la decoración escultórica, incluyendo las hermosas estatuas de los Santos Andrés y Mateo, pertenece a Bernardo Falcone. En el complejo ancona del altar, con la arquitectura barroca jugado en los colores del mármol blanco y negro de Génova, se encuentra el retablo que representa a San Mauro abate invocado por los enfermos (1673) por Valentín Lefebvre. La parte delantera de La Cantina está decorada con mármol verde, mármoles de Génova, mármol rojo de Francia. Similar al altar de san Mauro, el ancona alberga el hermoso retablo de Luca Giordano el martirio de San Placido y sus compañeros, de 1676. Refinada decoración del Corbarelli en la base del ancona. La arquitectura del altar se caracteriza por el uso de mármol rojo de Francia y mármol de Carrara, colores de la ciudad de Padua de la que San Daniele es Protector; el retablo (1677) de Antonio Zanchi representa su martirio. El paliotto es obra de Corbarelli. El hermoso altar con la arquitectura construida con mármol verde de África y el blanco Carrara alberga el retablo de Sebastiano Ricci San Gregorio El Papa reza a la Virgen por el cese de la peste en Roma : hermosa pintura hecha a principios del siglo XVIII está marcada por el color suntuoso "tratado por el autor con su frescura habitual, y con gran espíritu." El trabajo de Ricci reemplazó una pintura anterior de Carlo Cignani que "salió mal" . El altar compuesto de mármol griego muestra el retablo de Carlo Caliari el martirio de Santiago menor. El frente de La Cantina está decorado con mármol en comparación con la manera de Corbarelli. La capilla es la obra maestra de Filippo Parodi que la hizo en 1689. El artista genovés se encargó del proyecto arquitectónico, decorativo y escultórico, definiendo así un espacio lleno de pathos, que gira en torno al extraordinario grupo escultórico de Pietà. Toda la arquitectura de la capilla está elegantemente cubierta con mármol en contraste con la bóveda, adornada con una turba angelical moldeada en estuco. En el centro se encuentra el altar, cuya estricta mesa en mármol blanco de Carrara y bronce-para evocar las tumbas de la edad clásica-está rodeada por una baja ancona en la que se coloca la Pietà y separada, pero dialogando, dos estatuas que representan a San Juan y la Magdalena. La rigidez de la arquitectura contrasta con el movimiento del grupo sobre el altar pensado como un Gólgota golpeado por una ráfaga de viento. La Virgen descubre el cuerpo de Cristo muerto entre un virtuosismo de cortinas hechas de manera magistral por Parodi. Un putto muestra las herramientas de la pasión. San Juan dialoga con el espectador, mostrando la escena trágica con un gesto majestuoso, mientras que la Magdalena contempla la magnífica mano traspasada de Jesús. Arriba, domina la Cruz envuelta en las telas utilizadas para el descenso del cuerpo del Redentor. La carga emocional del grupo, de Clara derivación berniniana, se acentúa por la cálida luz que penetra desde el Gran óculo abierto siempre diseñado por Filippo Parodi. El espectador que camina por la nave y el crucero izquierdo solo puede ser impresionado por la preciosidad y el calor cromático emitido por la Capilla de la piedad. El altar alberga el arca que contiene los restos del segundo obispo de Padua, San Massimo. El grupo sobre el Arca es el angioli que sostienen la insignia del obispo con el Santiago son obra de Michele Fabris (1681), mientras que el único San Bartolomé es el resultado del cincel de Bernardo Falcone (1682). El paliotto es obra preciosa de Corbarelli, acabado con preciosa y nácar. En la parte posterior del altar son visibles las lágrimas del Arca anterior (1562) que contenía las cenizas del Santo, obra de Marcantonio de Surdis. La puerta monumental de finales del siglo XVI colocada en el lado izquierdo da acceso al llamado pasillo de la misa, conexión entre el coro nuevo, el coro antiguo y la sacristía sobre la que se abre un óculo. Sobre la moldura se coloca la representación alegórica del pie pellicane. El gran espacio está dominado por dos imponentes teleri: a la derecha la misión de los Apóstoles (1631) De Battista Bissoni y Santos Cosma y Damiano salvati dall''Angelo (1718) de Antonio Balestra, este último procedente de la Iglesia de la Misericordia. Debajo, confesionarios y un púlpito que data entre los siglos XVI y XVII. En el imponente Arca de mármol griega y africana - con retablo-se encuentra parte del cuerpo de San Matías Apóstol: inspirada en el Arca más antigua de San Lucas que está enfrente, fue hecha en 1562 por Giovanni Francesco De Surdis que esculpió los bajorrelieves que la adornan representando a los Apóstoles. Detrás del arca se abre la puerta que conduce a la sala de los mártires. El arco del siglo XV está decorado con relieves renacentistas tal vez el resultado de artistas del círculo de Bartolomeo Bellano. Un pequeño tabernáculo de alabastro con una rica rejilla de hierro forjado protege una venerada representación Mariana. El Arca colocada en la parte superior del altar (1682) contiene los restos de San Urio sacerdote, guardián de la Iglesia de los Santos Apóstoles en Constantinopla que salvó las Reliquias de San Lucas, San Matías y el icono que representa a la Virgen de la furia iconoclasta que transporta todo a Patavium. La estatua de San Urio, los magníficos Ángeles y los Santos Tomás y Tadeo son de Bernardo Falcone. El prospecto de la cantina es obra de remesa de la Corbarelli. La capilla alrededor de los años 40 del siglo XVII fue utilizado para la custodia del Santísimo Sacramento, más tarde se construyó el altar (1675) con el caso de las Reliquias de los Santos Inocentes - los restos de tres víctimas de Herodes - . La Santa Rachele affranta es de Giovanni Comin (1690), mientras que los dos Santos Santiago el joven y Juan son quizás la obra de Michele Fabris. Precioso el corbarelli paliotto. Detrás del altar se encuentra el antiguo Arca de Giovanni Francesco De Surdis, una obra en mármol griego de 1562, decorada con finos bajorrelieves que representan las historias de la Natividad. El retablo de San Benedetto da la bienvenida a San Placido y San Mauro es de Jacopo Palma el joven. La arquitectura de Ancona se mueve por el mármol blanco y negro de Génova. La Cantina está finamente decorada por Corbarelli. Las paredes de la capilla están decoradas con estuco y algunos racimos enmarcan los dos grandes lienzos de 1616: a la derecha San Benedetto recibe al rey Totila en Montecassino por Giovanni Battista Maganza a la izquierda San Benedetto entrega la regla a las órdenes monásticas y caballerescas de Claudio Ridolfi. Las columnas que sostienen la ancona del altar están hechas de mármol de Salò. El retablo Morte di Santa Scolastica es de Luca Giordano (1674). Preciosa decoración de mármol de la cantina. El retablo es la obra (1674) de Johann Carl Loth y representa el martirio de San Gerardo Sagredo. El retablo L''estasi di Santa Gertrude es obra de Pietro Liberi (1678-1679). Muy fina decoración de Corbarelli sobre los parapetos de la cantina. Quizás obra de Paolo Veronese en colaboración con los estudiantes, el retablo recibido por el ancona representa la conversión de San Pablo. En la pared izquierda un lienzo de Luneta representa el mismo tema, esta obra de Gaspare Diziani y procedente de la desaparecida iglesia de Terese. Se accede desde el crucero derecho: construido en 1564 sobre los restos de la antigua iglesia abacial de edad medieval, fue diseñado para permitir el paso hasta el Sacello di San Prosdocimo. El pasillo, pintado entre el siglo XVI y el XVII, se convirtió en el crucero y en el medio, en un plan espacial cubierto cúpula octogonal, decorado en fresco por Giacomo Ceruti - , hay El Pozo de los Mártires: construido por orden del abad Ángel Sangrino en 1565 para volver a conectar con el pozo anterior de la edad medieval (todavía visible en el sótano) que una vez se encontraba en el Centro de la nave central de la Basílica primitiva. El pozo, de planta octogonal, está finamente trabajado en niello y compuesto de preciosos mármoles y piezas de alabastro. Una reja permite ver en la parte inferior los huesos de los mártires de la época de Diocleciano encontrados en ese momento en 1269 por el Beato Giacoma que los arrodilló, causó el milagroso encendido de doce velas alrededor del pozo, entre el asombro de los stanti. En los cuatro nichos que rodean el pozo, cuatro estatuas de Terracota del último cuarto del siglo XVI. En la esquina oeste, una pieza de la decoración de mosaico que adornaba el suelo de la Basílica de opilion del siglo VI fue desenterrado. El altar del siglo XVI en la parte inferior, situado al sur, alberga el extraordinario lienzo de Pietro Damini el descubrimiento del pozo de los mártires y el milagroso encendido de las doce velas que se cuentan entre las mejores obras del artista (actualmente la pintura original se sustituye por una copia fotográfica). El altar descansa en lo que fue el lado de la Basílica medieval. Destacan un par de ventanas románicas con parteluz, Reabiertas en 1923. La ruta continúa en el entorno convertido y decorado con fresco con extraordinario gusto manierista, a lo largo de las paredes se destacan restos y recuerdos de la antigua basílica, incluyendo una gran jaula de la edad medieval en el interior del cual se colocan los cofres que contenían durante un período los restos de San Lucas. Destacan dos estatuas que representan a los Santos Pedro y Pablo, obra de Francesco Segala. Conectado a la sala de los mártires se encuentra el Sacello di San Prosdocimo o Sacello di Santa Maria, uno de los edificios más antiguos del Véneto: que data del siglo VI, es el único remanente sobreviviente de la Basílica de opilionea. Originalmente era una capilla dedicada a la preservación de reliquias. El espacio, elevado en un plan de cruz griega, se caracteriza por un elegante techo compuesto por una cúpula central, bóvedas de cañón todas pintadas en grotesco en el siglo XVI para reemplazar la decoración de mosaico originalmente presente. El ábside, orientado al este, está cubierto por una pequeña cuenca. Joya artística presente en la capilla es la pérgula, pequeño iconostasio en mármol griego, pieza extraordinaria del siglo VI conservado prácticamente intonso en la posición primitiva-solo los capiteles en los extremos -, con decoración original niello que marca la inscripción "en el nombre de Dios: en este lugar se colocaron las Reliquias de los Santos Apóstoles y muchos mártires, que se dignan a orar por fundador y por todo el pueblo fiel" Fue el lugar de enterramiento de los primeros obispos de Padua, incluido el PRIMERO, San Prosdocimo cuyo cuerpo descansa dentro del altar de 1564 obtenido de un sarcófago de edad romana y colocado a la derecha (en comparación con el ábside). Sobre el altar está la imagen recortada que representa a San Prosdocimo en la forma de un aristócrata Romano, que data del siglo V. A lo largo de la pared del pequeño hall de entrada, restos de frescos del siglo XII, Decoraciones del siglo XVI, un pluteum doble con pavos reales, el tímpano de la puerta de acceso de la Basílica de OPILIONEA del siglo VI. En la capilla se conserva Nuestra Señora de Constantinopla. Construido gracias al legado de María León Papafava desde 1460 fue parte de las obras de ampliación promovidas por los monjes de la abadía en el siglo XV. Edificio Monumental - para el que propuso el nombre del arquitecto Lorenzo da Bologna, sino también el de Pedro Antonio de los abades , de aspecto está dominado por el gótico, se completó en el siglo XVII, y continuó - y continúa hoy-para servir a la Basílica del siglo XVI lejos que se llega después de pasar por la antisacrestia, el antiguo coro y el pasillo de la misa para llegar a la basílica, la capilla de San Massimo. La antisacrística, ampliada en el siglo XVI, está dominada por el gran lavabo por la arquitectura manierista decorada por el fresco de Ludovico Pozzoserrato San Placido salva San Mauro desde las aguas de arriba, una gran ventana térmica ilumina el medio ambiente. A los lados, dos puertas, coronadas por dos vistas: la Abadía de Santa Giustina a la izquierda y la Abadía de Praglia a la derecha. En las paredes se colocan algunas piezas interesantes del portal románico de la antigua iglesia abacial, obra escultórica de trabajadores Galicanos del siglo XII. El portal de la sacristía es del siglo XVI, manierista como el gran interior de la sacristía dominado por los preciosos muebles de nogal de Giambattista Rizzardi : los arrodillados, puestos, armarios, aparadores y puertas del gabinete del Tesoro, donde se conservan las reliquias distinguidas de la Basílica. En el centro del techo abovedado se coloca un clypeus que lleva el monograma de Cristo. Del brazo central desciende una lámpara de araña del siglo XVIII, hecha de cristal de Murano. En las paredes retratos de los abades de santa Giustina. En la pared por encima de la entrada, la Natividad del siglo XVII. En la sacristía hay una pequeña parte de los ricos muebles dispersos en la edad napoleónica. El antiguo coro gótico de la iglesia medieval abacial debe su tamaño actual a las ampliaciones realizadas entre 1472 y 1473 gracias a los legados de Giacomo Zocchi. Se salvó de la demolición y se convirtió en un coro que sirve para la noche, y para los días de semana del invierno para la comodidad de los monjes que así no tuvieron que viajar la distancia considerable de las celdas al nuevo coro. Se convirtió en un punto de conexión entre la sacristía y el nuevo coro. El entorno, compuesto por dos grandes bahías decoradas con frisos Góticos y renacentistas, estaba abierto, donde ahora se encuentra la pared oeste, hacia la nave central de la iglesia abacial medieval. Destaca el coro gótico de madera, obra maestra de la ebanistería del siglo XV: ubicado en la posición original (no sufrió la "voltura" requerida por la reforma litúrgica del Concilio de Trento) es un trabajo cuidadoso de Francesco da Parma y Domenico da Piacenza concluido en unos diez años, de 1467 a 1477. Entre las vistas en perspectiva de Padua del siglo XV, instrumentos musicales, mobiliario litúrgico. El gabinete del libro y la "ruda" son obras de Cristoforo Canozzi. En el Centro de la sala se encuentra el monumento sepulcral del Abad Ludovico Barbo, con intenso altorrelieve gisant rodeado de decoraciones Góticas. Parece relacionarse con las obras del círculo de la Masegne. El ábside tiene a la izquierda un hermoso púlpito gótico y debajo, protegido por un arco, se encuentra la tumba de Giacomo Zocchi, con el espléndido gisant de Bartolomeo Bellano. También está la pequeña puerta decorada con incrustaciones, que da acceso al púlpito. Enfrente, estatua de piedra preciosa que representa a Santa Giustina de autor ecléctico desconocido datable a la última década del siglo XIV y el primer cuarto del siglo XV. El suelo de mármol rojo de Verona que da espacio al presbiterio está decorado con tarsies de mármol y bronce. El altar está compuesto por el parapeto del siglo XVI de la cantoria (insertado a lo largo de la pared izquierda; sostuvo el órgano de Gaetano Callido ahora en la Iglesia de San Daniele). Detrás del altar estaba, apoyado por los pilares aún in situ, el extraordinario retablo de Girolamo Romanino, tomado por orden real en 1866 y ahora arbitrariamente colocado en los Museos Cívicos de las ermitas. En su lugar se colocó un hermoso crucifijo gótico del siglo XV. Una vez accesible desde la nave derecha de la antigua abadía, contenía el arca de San Lucas (ahora en el transepto derecho) de la que toma su nombre. Ahora es accesible a través de una puerta del siglo XVI, que lo hace accesible desde el pasillo de las masas. La construcción es del siglo XIV (1301) y fue el objeto en el siglo XV de una cubierta decorativa larga campaña en el fresco de las paredes a la obra de John Storlato - el camino del artista más famosos hermanos, Zavattari - con historias de San Lucas (1436) y la colocación entre 1453 y 1454, por encima del arca de la santa, del famoso retablo de San Luca " por Andrea Mantegna, encargado por el abad Sigismondo de'' Folperti. El retablo, robado de la ciudad durante la ocupación napoleónica, se encuentra en Brera en Milán. Con la construcción de la nueva basílica la capilla perdió importancia, especialmente después del desplazamiento del Arca. Se redujo en 1589 a una capilla mortuoria y luego se dispersó con depósitos de tierra. En uno de estos depósitos, Elena Lucrezia Cornaro Piscopia, la primera graduada del mundo, fue enterrada en julio de 1684, vestida con ropa monástica. El imponente campanario se levanta entre la capilla de san Luca y el antiguo coro, separado de la Basílica del siglo XVI: 74 metros de altura es uno de los edificios más altos de la ciudad. Construido entre el siglo XI y el siglo XII, originalmente estaba cubierto por un techo cónico de terracota. En 1599 se levantó el campanario, llevando la celda a una posición prominente con respecto a la masa volumétrica de la Basílica. En el tronco medieval - que todavía tiene rastros de las decoraciones primitivas-descansa la extensión del siglo XVI un barril movido por paraestes que sostiene la celda elevada en el estilo corintio, abierta por dos monóforos a cada lado. Arriba, una balaustrada rodea un tambor octogonal cubierto con una cúpula plomada. Dentro de la celda se dispone, en un marco de madera, un concierto que consta de 7 campanas afinadas en escala mayor diatónica en C 3 cayendo (los seis mayores C 3-el 3) y L'' ottavino (C 4), fusionado en varias épocas de 1733 a 1957. El concierto está en momentumetu y, con la campana mayor, obra del fonditori de Maria, de unos 2340kg y el peso total de unos 7100kg. Por los expertos es considerado entre los conciertos más suntuosos y evocadores en el norte de Italia y el concierto mistostorico más precioso en Véneto. La campana número 5, tiene una grieta que probablemente ocurrió en abril de 2017. El órgano de tubos de la basílica es el fruto de la Unión, llevada a cabo por Hannibal Pugina entre 1926 y 1928, dos cuerpos de antiguas adiciones preexistentes y posteriores hechas en 1931 por el mismo constructor, y en 1973, por Francis Michelotto el instrumento actual es eléctrico y tiene una población de 81 registros; la consola, móvil e independiente, se encuentra en el piso en el presbiterio. El material sonoro se distribuye así en los tres cuerpos que componen el instrumento: en el antiguo coro de la Basílica había un órgano construido por Callido, Op.53 de 1769, compuesto por un manual y 12 registros. Después de la supresión napoleónica (1810) el entonces párroco transfirió el órgano con su preciosa caja de contención a la cercana iglesia de San Daniele (Padua), hasta ese momento una de las iglesias bajo el control de la Abadía. Revisado varias veces en los años siguientes, el órgano Callido fue reemplazado en 1894 por un nuevo instrumento mecánico de 2 manuales y 26 registros por Annibale Pugina, quien no usó ninguna parte del antiguo instrumento. La caja de contención del siglo XVIII, una de las más refinadas y elegantes de la ciudad, se ha mantenido sustancialmente intacta.

P140 diferente en Wikidata

Abadías de la provincia de Padua

Iglesias renacentistas de Veneto

Iglesias de la Diócesis de Padua

Basílicas de Padua

Monumentos nacionales en Véneto

Iglesias dedicadas a santa Giustina Di Padua

Cúpulas de Italia

Gran Sinagoga de Varsovia

Coordenadas: 52°14 ' 40. 51 "N 21°00' 08. 63" E / 52. 244585 ° n 21. 002398 ° e 52. 244585; 21. 002398 la Gran Sinagoga de Varsovia, construida en 1876-78 en es...

Catedral de San José (Dar-Es-Salaam)

Coordenadas: 6 ° 49 ' 09. 52 " s 39°17' 16. 66 ' E / 6. 81931 ° S 39. 28796 ° E-6. 81931; 39. 28796 la Catedral de San José (también llamada Catedral Metropolit...

Holocausto en Polonia

Las arquitecturas de Polonia desaparecieron

Sinagogas de Varsovia

Sinagogas destruidas por los Nazis

Catedrales católicas de Tanzania

Arquitectura de Dar es Salaam

Catedrales dedicadas a San José

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad