Basílica de San Petronio

Coordenadas: 44°29 '34 "N 11°20 '35" E / 44. 492778 ° n 11. 343056 ° e 44. 492778; 11. 343056 la Basílica de San Petronio (Balléllica y San Ptròni en boloñesa) es la iglesia más grande de Bolonia : domina la piazza Maggiore y, a pesar de estar en gran parte inacabada, es una de las iglesias más grandes de Europa. Su imponente Tamaño (132 metros de largo y 60 de ancho, con una altura de 44, 27 metros, mientras que en la fachada del grifo de los 51 metros), es la cuarta iglesia más grande de Italia (la tercera, si se excluye San Pedro, que desde 1929 es parte del territorio del Estado de la Ciudad Del Vaticano). Con su volumen de 258. 000m3, la basílica es la iglesia gótica de ladrillo más grande del mundo. Tiene el título de basílica Menor. Sin embargo, no es la Iglesia Episcopal de Bolonia, un título que pertenece a la cercana Catedral Metropolitana de San Pietro.

Dedicada a San Petronio, el santo patrón de la ciudad, su fundación se remonta al 7 de junio de 1390 con la colocación de la primera piedra en una procesión solemne. En 1388, el Consejo del siglo XVII del municipio de Bolonia, en reconocimiento del compromiso gastado por el obispo Petronio (siglo V), elevado al rango de patrón de la ciudad en 1253, decidió comenzar la construcción de un templo dedicado a él. Es la última gran obra del gótico tardío en Italia, iniciada poco después de la Catedral de Milán (1386). En el siglo XIV, la burguesía artesana, mercantil y profesional había desarrollado una conciencia política cada vez mayor. Dominando el rostro de las grandes familias, lograron resucitar el antiguo mito del gobierno popular: "el Gobierno del pueblo, y las artes" , que luego formará el primer Consejo de cuatrocientos, con dieciséis gonfaloniers colocados a la cabeza de la organización de la ciudad y, más tarde, del siglo XVII. El nuevo gobierno pronto se encargó de relanzar el culto de San Petronio (parece que las primeras hipótesis de erigir una iglesia dedicada al Santo datan de 1307, pero por varias vicisitudes políticas no se consideró la realización). En la segunda mitad del siglo XIV hubo importantes edificios de la ciudad: la basílica y el elegante pórtico dei Servi de Andrea Manfredi Da Faenza, La loggia della Mercanzia y el palazzo dei Notai de Antonio Di Vincenzo. En ese momento Bolonia era una de las ciudades más pobladas de Europa y no podía permanecer impasible hacia los dos polos políticos más cercanos: Florencia y Milán. Florencia ya había comenzado la construcción de su catedral durante un siglo, mientras que Milán había comenzado la fábrica de la catedral en 1386. Sin embargo, en el caso de Bolonia, el edificio no habría sido construido por voluntad eclesiástica como una catedral de la ciudad (por otra parte ya existente), sino por voluntad cívica, como un acto de fe religiosa y política, para representar, como un verdadero monumento, los ideales municipales de libertad y autonomía. A finales de 1388 se tomó la decisión de construirla, y el 1 de enero de 1389 fue incluida en una sección especial en los Estatutos de la ciudad. En la rúbrica también se fijan los primeros activos fijos para la financiación de la empresa, incluido un "diezmo sobre los legados piadosos" (un impuesto del 10% que afectó particularmente a los clérigos), que permaneció en vigor hasta 1741. Al no haber sido invitados a participar en la realización de la iglesia, los clérigos estaban muy molestos, también y quizás sobre todo, por una iniciativa tan directa y autónoma de jurisdiccionalismo intransigente. En el siglo XV, para aumentar los ingresos de la fábrica, se crearon impuestos, basados en las penas impuestas, para todo tipo de Indultos, desde los jugadores hasta los condenados a muerte. El 31 de enero de 1390, se recaudaron los primeros fondos. El 26 de febrero, el Consejo encargó al maestro Antonio Di Vincenzo diseñar con el consejo del Padre Andrea Manfredi da Faenza. El arquitecto crea un enorme modelo de madera y scagliola en escala 1/12 (unos 15 metros de longitud), basado en dibujos ya elaborados, ya que ya había estado interesado en el diseño del edificio desde antes del 26 de febrero. El modelo, incomprensiblemente destruido junto con los dibujos en 1402, se colocará en el patio del Palazzo Pepoli. Así del proyecto original de Antonio Di Vincenzo nada se sabe excepto las dimensiones anotadas en las actas guardadas en la fábrica. Se sabe que la Basílica completa debería haber sido de 183 metros de largo y con un crucero de 137 metros de ancho. Luego una cruz latina, tres naves con capillas laterales (también en el crucero) y presumiblemente 4 campanarios. Adoptando el módulo diagramático "ad quadratum" , el plan de la nave principal habría sido cadenciado por 10 bahías (cada una de unos 19 metros en el lado) para la longitud y por 7 bahías para el transepto (con cúpula externa de tiburón). Los tramos noveno y décimo habrían formado el coro con ábside ambulatorio y capillas radiales (como en la Iglesia de San Francisco). Cada uno de los 4 campanarios debería haber estado ubicado en la capilla de la esquina respectiva entre el cuerpo principal y el crucero. Sin embargo, teniendo en cuenta los 10 vanos de 19 metros en el lado, es posible asumir una longitud total final de poco más de 190 metros por 133 metros de ancho en el crucero. El arquitecto para el interior, no quería excesos decorativos como frisos, estatuas, agujas típicas de la ortodoxa gótica que perderían el significado estructural del conjunto, pero a través de la grandeza, el brillo suavemente extendido, las líneas son simples y esenciales, para crear una atmósfera de sobre realidad, espacio visualmente indeterminado para traer de vuelta a la mente del visitante a la solemnidad y dignidad de la antigua Roma. Un concepto que será retomado por Brunelleschi para la grandiosa cúpula del Duomo de Florencia y para los interiores de las basílicas de San Lorenzo y Santo Spirito y que marcará el comienzo del Renacimiento. Las obras comenzaron con las complejas operaciones de expropiación y demolición de numerosos insulae de la ciudad medieval con vistas a piazza Maggiore; contrariamente a la práctica de construcción de la época, el sitio de construcción se desarrolló desde la fachada hacia el ábside. Inicialmente se construyeron las naves laterales y sus bóvedas, y sobre el áspero revestimiento de ladrillo de la fachada se hizo una base de mármol, con azulejos en bajorrelieve (los santos protectores, según la primera versión del proyecto de 1393) ejecutados por trabajadores del taller de los hermanos dalle Masegne. Entre 1401 y 1402 Antonio Di Vincenzo murió, con solo dos bahías completadas, la navatelle y las cuatro capillas laterales. En 1403 el legado Papal Baldassarre Cossa, acérrimo enemigo del municipio y ferviente opositor a la construcción de la Basílica, aprovechando la muerte del arquitecto, vendió las piedras, la madera y todo el material de construcción para la continuación de la construcción de la Iglesia. En el Consejo de Pisa es elegido papa (antipapa) Alejandro V, pero a su muerte le sucede precisamente el Cossa con el nombre de Juan XXIII (se dice que fue precisamente el Cossa que envenenó al Papa). El antipapa Juan XXIII será depuesto después del Concilio de Constanza por simonía, escándalo y cisma (y por los actos de San Petronio). Los trabajos de construcción procedieron al hipo, pero a partir de un documento fechado en 1469 para la colocación del suelo, nos enteramos de que el altar mayor se colocó a unos 75 metros de la puerta principal, luego en el cuarto tramo, por lo que en esta fecha está claro que el edificio definitivamente se había completado hasta el quinto tramo donde se ubicaba el coro temporal y que entonces también el último) En 1425 el escultor Senés Jacopo della Quercia recibió el encargo de decorar el portal principal con relieves, que en 1438 fueron interrumpidos por su muerte. Las capillas se completarán más tarde. En 1507, los Fabbricieri de San Petronio, encargaron al arquitecto Arduino Arriguzzi, nombrado ingeniero de la fábrica, continuar los trabajos en la Basílica, especialmente cuidando la definición de la decoración del revestimiento de mármol de la fachada y la realización de los portales menores (entre 1518 y 1530). El 21 de febrero de 1508, la gran estatua de bronce del Papa Julio II de Miguel Ángel (la única que hizo en bronce con el perdido David De Rohan) fue colocada en la fachada. Fue un gesto político claro e inequívoco: con la estatua el Papa quiso subrayar que, aunque la Basílica había sido creada por voluntad cívica como símbolo de libertad y autonomía, la ciudad estaba bajo el dominio papal. La estatua fue así destruida en 1511 por los seguidores del Bentivoglio (la familia fue expulsada previamente después de la conquista de Bolonia por Giulio II) mientras que los hijos de Giovanni estaban comprometidos en un intento, entonces fracasado, de reclamar la ciudad. Los fragmentos fueron vendidos al duque de Ferrara, Alfonso d''este, quien los fusionó para hacer una colubrina a la que dio el nombre de "Giulia" . El 14 de marzo, Arriguzzi fue enviado a Florencia para ver y estudiar la cúpula del Duomo hecha por Brunelleschi. El 30 de abril de 1514, recibió un contrato para completar la parte sur del edificio, iniciando así la nueva fase centrada en la construcción de una grandiosa cúpula que descansa sobre ocho enormes y poderosos pilares, en la definición del crucero, con cuatro torres a los lados de las fachadas relacionadas, La ancha, el ábside con girola y doce capillas radiales. El proyecto está documentado por una serie de plantas y un modelo de madera, todos visibles al público dentro del Museo de San Petronio. El nuevo proyecto habría llevado a la iglesia a 224 metros de longitud, y 158 metros de ancho, para convertirse en la basílica más grande de la Cristiandad. Bolonia, especialmente gracias al Studium (por lo que la Universidad fue llamada hasta 1800), ya era una de las ciudades más grandes de Europa, y esta primacía consolidaría en gran medida su poder. El proyecto nunca se completará, sin embargo, se puede ver en los lados exteriores, cerca del ábside, las ventanas de esquina geminadas que habrían marcado el comienzo del crucero. En 1530 la Basílica gozó de un momento de gran fama: fue elegida por Carlos V como sede para la coronación como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico por Clemente VII el 24 de febrero de ese año. Después del saqueo de los lansquenets, que tuvo lugar en 1527, la hipótesis de una coronación en Roma había sido descartada, y Bolonia, que era la segunda ciudad más grande de los Estados Pontificios, con la magnífica (aunque en gran parte inacabada) Basílica de San Petronio, había parecido la opción más apropiada, incluso si era una forma, el no-demasiado-enmascarado, reforzar la dominación del papado en la ciudad. El Papa Pío IV decidió dar prioridad a la construcción de edificios circundantes, incluido el Archiginnasio. El Archiginnasio, un palacio financiado en su totalidad por los recursos papales y terminado en un tiempo récord ya en 1562, fue construido a solo 12 metros de la Basílica, paralela a la nave principal, para superponerse por completo, cortándolo, el lugar donde se iba a construir el imponente crucero de izquierda. De esta manera, la realización del ambicioso proyecto de la cruz latina se hizo imposible. Desde la construcción del Archiginnasio, el patio experimentó una larga estasis debido principalmente al deseo casi febril de ver la fachada terminada. El problema era cómo terminar el antiguo proyecto de Domenico Da Varignana, apoyado en ese momento por Arduino Arriguzzi. Solo será a partir de 1587 que comenzaremos a discutir la cubierta de la nave. En la finalización de las bóvedas se presenta inicialmente un informe firmado también por Francesco Morandi Terribilia, que recibe la Comisión para la realización. La obra comienza con el quinto tramo (el último hasta entonces construido), levantando un crucero cuya piedra angular es de 105 pies y medio de altura, es decir, unos 40 metros. Una vez terminado comienzan diatribas muy largas y violentas sobre la continuación del trabajo. Hay dos partes: una encabezada por Terribilia, y la otra por Charles Carrazzi dijo el Cremona, quien argumentó que la altura de los tiempos tenía que corresponder a la altura del triángulo equilátero, teniendo como base el ancho de la fachada, lo que sugiere una altura de 50, 73 yardas para los tiempos (por lo que sabes, Antonio Di Vincenzo para las elevaciones, pero se basa en una diagrammazione " ad triangulum ") . Floriano Ambrosini fue así encargado de construir dos modelos de madera (visibles en el Museo de la Basílica) acompañados de un dibujo (del que también se hizo un grabado), para evaluar mejor las dos soluciones. Sin embargo, no se llegó a una decisión, hasta que el 7 de junio de 1594, el Papa Clemente VIII ordenó que el sitio de construcción se cerrara y se vendiera todo el material de construcción. Solo en la primera mitad del siglo XVII hubo un renacimiento del proyecto se encargó a un arquitecto, un extraño, el Romano Girolamo Rainaldi, que sugirió, entre el 16 de mayo de 1625, y el 27 de febrero de 1626, una solución de compromiso entre el proyecto de la Terribilia, y el de Cremona, con los tiempos a una altura de 116 pies y medio, es decir, 44, 27 metros, una propuesta que finalmente fue aceptada por los fabbricieri. Sin embargo, tendría que esperar unos veinte años antes de que comenzaran las obras y en 1646, bajo la dirección de Francesco Martini, comenzó la finalización de las bóvedas, comenzando con el primer tramo, según el diseño de Rainaldi. El quinto tramo construido por Terribilia fue demolido y el sexto se completó en 1658. Las bóvedas fueron construidas en mampostería, reemplazando gradualmente el techo temporal de madera, en estilo gótico, aunque ahora estaba fuera de moda, manteniendo así un estilo unificado con el resto de la Basílica. En 1656 se construyó el ábside actual, cerrando los pasillos, sin continuar obviamente el trabajo de los transeptos, que todavía están visiblemente solo esbozados, e inacabados. En 1658 se pagó al vidriero la factura de las ventanas del coro y en 1659 la de la escalera del Altar mayor. En 1662 el ciborio fue elevado sobre el altar mayor y terminado en 1663. Las obras de construcción están terminadas en esta fecha. La Basílica, deseada y completada por la ciudad libre de Bolonia, fue transferida a la Diócesis solo en 1929 y consagrada en 1954; desde 2000 conserva las reliquias del santo patrón, hasta entonces conservadas en la Basílica de Santo Stefano. Luigi Vignali escribe al final de su libro (La Basílica de San Petronio):.

Basílica de San Petronio

Disposiciones de sonido de los órganos de tubería

Arquitecturas inacabadas

Basílicas de Bolonia

Arquitectura gótica de Bolonia

Iglesias dedicadas a San Petronio

Iglesias de la Arquidiócesis de Bolonia

Iglesias góticas de Emilia-Romaña

Iglesia de Santa Croce (Brescia)

Coordenadas: 45°32 ' 08. 81 "N 10°12' 57. 77" E / 45. 53578 ° n 10. 216046 ° e 45. 53578; 10. 216046 la Iglesia de Santa Croce es una iglesia en Brescia, ubicad...

Iglesia de Santa Maria (Calderara Di Reno)

Coordenadas: 44°33 ' 55. 82 "N 11°16' 21. 14" E / 44. 565505 ° n 11. 272538 ° e 44. 565505; 11. 272538 la Iglesia de Santa María es la Iglesia Parroquial de Cal...

Iglesias de Brescia

Iglesias de la Diócesis de Brescia

Iglesias de Calderara Di Reno

Edificios de culto dedicados a María

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad