Atrofia muscular

La atrofia muscular es una reducción en la masa muscular que resulta en una pérdida parcial o completa de la función. La principal consecuencia de la atrofia es la debilidad muscular (astenia), ya que la fuerza que puede generar un músculo depende (aunque no exclusivamente) de su masa. La atrofia muscular generalizada es una posible complicación o comorbilidad de diversas enfermedades, como tumores malignos, SIDA, insuficiencia cardíaca congestiva, EPOC, l' insuficiencia renal crónica en estadio avanzado y las quemaduras graves; en todos estos casos, puede encajar en un marco de caquexia (estado de deterioro grave con Hiper catabolismo), generalmente asociado con mal pronóstico.

Muchas condiciones fisiopatológicas pueden causar una reducción en la masa muscular. Entre los más comunes se encuentran la inactividad prolongada en personas postradas en cama, la inmovilización de una extremidad (por ejemplo, después de una fractura), la caquexia (véase más arriba), la inanición y la insuficiencia hepática grave, que se traduce en una reducción de la producción de proteínas. Entre las causas raras de atrofia muscular están las neuropatías como el síndrome de Dejerine-Sottas; mientras que la atrofia muscular es relativamente frecuente en la neuropatía diabética. Otras causas de la atrofia muscular de tipo neurogénico son: a menudo la atrofia muscular está relacionada con cuadros clínicos de artrosis y artritis, inmovilización de diversos orígenes y problemas cardíacos de diversa naturaleza.

La atrofia muscular reduce la calidad de Vida al impedir que el paciente realice actividades normales, como caminar, o aumentar el riesgo de lesiones relacionadas con este último, especialmente en las formas de atrofia muscular severa sobre la base de la genética, tales como: atrofia muscular espinal (SMA) y distrofia de Duchenne.

La atrofia muscular patológica no debe confundirse con la reducción normal de la masa muscular y la fuerza que se produce en el envejecimiento. Esta condición clínica corresponde, desde un punto de vista biológico, a la sarcopenia (definida como pérdida simultánea de masa, fuerza y/o función muscular), cuyo mecanismo de inicio aún no está perfectamente claro; recientemente se ha hipotetizado un conjunto de mecanismos mecánicos, hormonales, neurológicos y metabólicos relacionados con el envejecimiento. Cuadros clínicos similares (aunque a menudo se manifiestan en sujetos más jóvenes) pueden estar relacionados con diversas formas de distrofia muscular o miopatías. Una reducción en la masa muscular, además del examen objetivo, se puede evidenciar por rayos X y TC tradicionales. Para un diagnóstico etiológico, sin embargo, a menudo es necesario recurrir a otros métodos. En particular, pueden ser útiles, dependiendo del caso:.

La atrofia muscular expresa una alteración de la relación normal entre la síntesis de proteínas y la degradación. En particular, en esta condición, se produce la inhibición de la síntesis de proteínas y la activación de su catabolismo. Entre las diferentes vías de degradación de proteínas, la más responsable de la atrofia muscular parece ser el mecanismo dependiente de ATP & lt; ubiquitina / proteasoma. En este sistema, algunas proteínas destinadas a la destrucción están marcadas por la unión a al menos cuatro copias de un pequeño péptido llamado ubiquitina. Cuando la proteína sustrato está ligada a la ubiquitina de esta manera, puede ser destruido por el proteasoma. Algunas enzimas hacen que la unión a la ubiquitina ocurra solo para algunas proteínas y para otras. Esta especificidad está garantizada por la Unión de proteínas etiquetadas a la ubiquitina ligasa E3, una enzima específica para grupos particulares de sustratos.

En teoría, la atrofia muscular se puede combatir con estímulos que normalmente inducen hipertrofia muscular, como el ejercicio, que actúa sobre las vías de síntesis/destrucción de proteínas en la dirección opuesta a la descrita anteriormente; la electroestimulación muscular también se usa a menudo en estos casos. La atrofia muscular requiere tratamiento sistémico y no limitado a un solo músculo. Según Davide Carli y Silvia Di Giacomo, la reeducación de las cadenas musculares debe ser un objetivo primordial con respecto a las simetrías corporales, la postura y los equilibrios entre distritos musculares, ya que los puntos anormales de una cadena (por ejemplo, rígidos y/o débiles) tienen repercusiones en todo el sistema corporal. Dado que la deficiencia de aminoácidos es una de las principales causas de daño, la suplementación alimentaria con estos, especialmente con los de cadena ramificada, puede estar indicada (la leucina, la isoleucina y la valina son críticas para el proceso, junto con la lisina y otros aminoácidos). Sin embargo, se debe enfatizar que esta terapia es menos efectiva en los ancianos. Prometedora investigación se ha llevado a cabo en los seres humanos carnitina. En 1998, una investigación interesante fue conducida con la hormona secretagogue de GH. A veces es necesario recurrir a la cirugía para suprimir una contractura severa de uno o más músculos.

Enfermedades degenerativas

CAKUT

CAKUT (C ongenital a nomalies of the K idneys and of the U rinary t ract) are a set of congenital pathologies due to abnormalities in the number or morphology o...

Enfermedades del sistema urinario

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad