América Del Sur

La ' América del Sur o América del Sur o América del Sur es la parte del continente americano al sur del Istmo de Panamá al cabo de hornos / Cabo Froward, incluyendo una buena parte de América Latina, una de las tres macrorregiones, que ahora se divide América, junto con la América del Norte y América central. En la literatura geográfica de Italia, Europa Occidental (excluyendo las Islas británicas) y América Latina, se considera un subcontinente, parte del continente Americano, mientras que de acuerdo con la literatura geográfica de la cultura inglesa, china y rusa, sería un continente por derecho propio. Contenida enteramente en el Hemisferio Occidental y principalmente en el hemisferio sur, es bañada al oeste por el Océano Pacífico, al norte y al este por el Océano Atlántico; al noroeste limita con América Central a través del Istmo de Panamá. Tiene una superficie de 17.804.990 km2, lo que corresponde a casi el 12,7% de la tierra que emergió; en 2016 su población se estimó en 422,5 millones de habitantes.

América del Sur fue nombrada así en 1507 por los cartógrafos Martin Waldseemüller y Matthias Ringmann después de que el navegante Florentino Amerigo Vespucci, primero en Europa, sugiriera que el continente recién descubierto no era las Indias Orientales, sino un nuevo mundo desconocido para los europeos.

América del Sur ocupa una parte sustancial de la región geográfica llamada El "Nuevo Mundo" . Su territorio se desarrolla al sureste de la frontera entre Panamá y Colombia, según la mayoría de las fuentes. Otros ponen la frontera a lo largo del Canal de Panamá. Casi toda Sudamérica se encuentra por encima de la placa Sudamericana. Geopolíticamente todo el estado de Panamá (incluyendo el segmento este del Canal de Panamá) se considera generalmente parte de América del Norte O América Central. Aunque muchas de las Islas del Caribe, incluyendo las Antillas Menores, se encuentran por encima de la placa del Caribe, las Islas de Aruba, Barbados, Trinidad y Tobago son parte de la región norte de la plataforma continental Sudamericana. Las Antillas Neerlandesas y las islas frente a Venezuela se encuentran a lo largo de la costa de América del Sur. Geopolíticamente, los Estados insulares y los territorios de ultramar del Caribe son generalmente considerados como parte de América del Norte. Las naciones de América del Sur que pasan por alto el mar Caribe (incluyendo Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa) también se conocen como América del Sur Caribe. En este continente se encuentran las cataratas más altas del mundo, El Salto Ángel en Venezuela, y el río más grande en términos de flujo de agua, el río Amazonas, y la cordillera más larga, Los Andes (cuya montaña más alta es el Aconcagua con 6 962 m sobre el nivel del mar), el desierto cada vez más seco, El desierto de Atacama, la selva tropical más grande, el Amazonas, la ciudad capital más alta, La Paz, Bolivia, el lago comercial más alto Lago Titicaca, y la ciudad más austral del mundo, la ciudad de Porto Toro en Chile Otras islas del continente son las Galápagos, Isla de Pascua (en Oceanía, pero perteneciente a Chile), Isla Robinson Crusoe, Chiloé, las Islas Malvinas y Tierra del Fuego. Los principales recursos minerales son el oro, La Plata, El Cobre, El Hierro, El estaño y el petróleo. América del Sur es el hogar de muchas especies animales únicas, incluyendo llama, anaconda, piraña, Jaguar, Vicuña y tapir. Sin embargo, los bosques de la Amazonía tienen un alto nivel de biodiversidad. El país con mucho el más grande de América del Sur, tanto en términos de superficie como de población, es Brasil, seguido por Argentina. Las regiones que forman este continente son los Estados Andinos, Guyana, El Cono Sur y Brasil. Las cinco lenguas coloniales de América del Sur son Portugués 52%, español 46%, inglés, holandés y francés ~2%. Las lenguas no europeas como el guaraní, hablado principalmente en Paraguay, y el Quechua, que se encuentra entre las lenguas oficiales de Bolivia, Perú y Ecuador, también están muy extendidas. . América del Sur es el hogar de una amplia variedad de climas : el cálido húmedo de la selva amazónica, el frío seco de la Patagonia, el árido del desierto de Atacama, El ventoso y helado de Tierra del Fuego. Esto depende de: en la región occidental, entre los Andes y el Océano Pacífico, es el hogar de algunas de las zonas más húmedas, y las regiones más áridas del planeta : el Chocó, Colombia, Ecuador, Perú, Panamá), y el desierto de Atacama (Chile), respectivamente, el clima es generalmente áreas tropicales-ecuatoriales en la región amazónica, húmedo en la sabana, estepa, en las pampas, la nieve en los Andes.

La población de América del Sur, según las teorías más aceptadas, comenzó con la llegada del hombre a través del Estrecho de Bering, cuando se creó un puente de hielo para conectar los vástagos extremos de Asia y Siberia con América del Norte. Algunos hallazgos arqueológicos, sin embargo, no parecen confirmar esta hipótesis, y conducen a la suposición de una población previa, como lo indica la abundante presencia de sitios arqueológicos en América del Sur y el bajo número de estos en el norte del continente. Es poco probable que los sitios más antiguos del Norte aún no se hayan descubierto, y esto es sorprendente porque si las Américas estuvieran pobladas originalmente exclusivamente de Siberia, los sitios más antiguos estarían en América del Norte. Además, algunos estudios han encontrado diferencias genéticas entre los paleoindios sudamericanos y norteamericanos: el primero con más rasgos y características Australoides, el segundo con más rasgos mongoloides. Estos elementos han llevado a algunos investigadores a adherirse a la hipótesis de una población Autónoma de América del Sur, ya no del Norte, sino con hipótesis de llegadas desde Australia. La primera evidencia de la existencia de prácticas agrícolas en América del Sur se remonta a aproximadamente 6500 AC, cuando las papas, frijoles y pimientos comenzaron a cultivarse como productos alimenticios en las regiones cercanas a la cuenca del Amazonas. Otros elementos (incluida la cerámica) han demostrado, producto alimenticio de yuca es popular incluso hoy en día, ya se cultivó en 2000. C. en el curso de las grandes edades de la migración, y especialmente después del descubrimiento de la agricultura, los antiguos colonos y estadounidenses se establecieron en las regiones y en áreas consideradas más favorables para su desarrollo y su estilo de vida. En una situación de milenios de aislamiento de las sociedades del Viejo Mundo, los pueblos americanos formaron culturas originales y autónomas, tanto que presentaron dos revoluciones neolíticas separadas, una en Mesoamérica y otra en los Andes, que dieron lugar a cientos de civilizaciones distintas. Los primeros asentamientos conocidos y la cultura en América del Sur (y las Américas En general) fueron la Valdivia a lo largo de la costa sureste de Ecuador. La primera civilización se desarrolló en Norte Chico, a lo largo de la costa peruana. Ese Muisca era la principal civilización indígena en lo que hoy es Colombia. Importantes culturas precolombinas fueron: Paraca y Nazca (400 A. C. – 800 D. C., Perú); los Moche (100 A. C. – 700 D. C. en la costa norte del Perú); Tiahuanaco (100. C.-1200 d. C. , Bolivia); Cañari (400 - 1532) en las regiones del centro - sur del Ecuador); Wari o Imperio Huari (600 – 1200, en el centro - norte del Perú); L'' Imperio Chimú (1300 – 1470, en la costa peruana en el norte; los reinos Chachapoyas, y los Aymaran (1000 – 1450, en Bolivia y sur del Perú). La civilización Inca dominó la región andina desde 1438 hasta 1533. El primer europeo en llegar a América del Sur fue probablemente Américo Vespucio, cuyo primer viaje data de 1497. Con Juan de la Cosa, Vespucio habría explorado las costas de Venezuela, pero es controvertido si fue durante este viaje que acuñó el nombre de "Pequeña Venecia" para la laguna de Maracaibo o en la de 1499. En cualquier caso, prueba de que fue el PRIMERO en llegar a las costas del continente es la "dedicación" que en 1507 le hizo el cartógrafo Martin Waldseemüller, nombrando "América" el continente meridional. Al año siguiente, el mismo Cristóbal Colón durante su tercer viaje (1498) desembarcó en la actual Venezuela, descubrió la isla de Trinidad e identificó cuatro ramales del delta del Orinoco, ríos del jardín del Edén: por esto renombró el continente, "Isla Santa" , para luego darse cuenta de que era mucho más de una isla. En 1499 Vespucio regresó a estas zonas bajo el mando del pirata Alonso de Ojeda y quizás, yendo más al este, descubrió el río Amazonas. Seguramente el PRIMERO en cuantificar realmente el enorme tamaño del continente fue Vicente Yáñez Pinzón (ya siguiendo a Colón años antes) en 1500. Pinzón aterrizó cerca del extremo de Brasil y siguió la costa hasta el Caribe. Tres meses más tarde, Pedro Álvarez Cabral, un capitán portugués que había sido desviado en la circunnavegación de África a la India, fue considerado durante siglos el descubridor de Brasil a pesar de Pinzón, tanto es así que sobre la base de esto los portugueses aseguraron la colonización de la zona. Entre 1501 y 1504 Vespucio realizó dos nuevos viajes a América del Sur al servicio del capitán Portugués Gonzalo Coelho y siguió las costas de Brasil durante mucho tiempo, tal vez hasta Uruguay (las hipótesis sobre esto son discordia). Después de él, sin embargo, el interés comenzó a declinar, sobre todo porque se descubrió que toda América no era Asia y que ahora lo importante era encontrar un paso hacia el Pacífico (se asumió la existencia de este océano, pero será descubierto por Balboa solo en 1513). Para ello un nuevo comandante, Juan Díaz de Solís, volvió a la ruta trazada por Vespucio, pero solo en 1515; llegó al Río De La Plata donde fue asesinado por caníbales. Sus diarios fueron de gran ayuda para Fernando de Magallanes, quien entre 1519 y 1522 realizó la primera circunnavegación del globo descubriendo el infame paso hacia el sur (Estrecho de Magallanes) y llegando al Pacífico. Además de constatar de una vez por todas que el Río De La Plata era un río, llegó primero a la Patagonia (a la que dio el nombre) e identificó a Tierra del Fuego, que estaba dividida del continente por el estrecho que había descubierto, con el desconocido continente Sur, una teoría más tarde refutada por Francis Drake. Sin embargo, la ruta no fue muy utilizada porque era demasiado larga, y los españoles se contentaron con cruzar por tierra México y luego reanudar la navegación. Sin embargo, la colonización y exploración de América del Sur pronto se reanudó, cuando se supo que existía un imperio rico en oro en el sur. Fue el imperio de los Incas, y se unió a Francisco Pizarro en 1527, y conquistado en los años siguientes; de esta manera el dominio español, llegó hasta Chile, y los capitanes de Pizarro fueron dispersados a los cuatro vientos poco después para explorar las áreas circundantes con la esperanza de encontrar otra civilización rica (pero en vano). Francisco de Orellana en 1542 fue el PRIMERO en cruzar el continente descendiendo el río Amazonas hasta la desembocadura del Perú, Diego de Almagro exploró el norte de Chile hasta Santiago en 1536, y Sebastiano Caboto entró en Argentina desde el Río De La Plata (Paraná) en busca de una "montaña de plata" en 1526. Oficialmente la primera región invadida por los españoles fue Macuro, en la punta de la Península de Paria, en el estado de Sucre en Venezuela, a la que Cristóbal Colón había dado el nombre de Tierra de Gracia. El primer asentamiento en este continente fue en Cumaná (también en la costa de Venezuela), mientras que la primera ciudad fue Santa Marta en Colombia. En las décadas posteriores a las acciones Post-Pizarro, sin embargo, el interés se desvaneció por completo, y los españoles se limitaron a partir de entonces para siempre para gobernar las regiones recién conquistadas. Solo en Brasil y Patagonia avanzarán los colonos en tierras desconocidas, y solo a partir del siglo XVIII. Las regiones de selva tropical, por otro lado, solo serán exploradas entre el siglo XIX y principios del XX por otros europeos mientras Livingstone y Stanley conquistaron el corazón de África, y mientras la descolonización ya había tenido lugar. Desde el siglo XVI hasta principios del siglo XIX, por lo tanto, la mayor parte de América del Sur se dividió en colonias gobernadas principalmente por España y Portugal. Después de la Independencia, estas colonias se convirtieron en repúblicas, con la excepción de la Guayana Francesa y las Islas Malvinas (y las Islas más cercanas ocupadas por el Reino Unido), actualmente los únicos territorios no independientes. Durante 1808 la presión del emperador francés Napoleón Bonaparte desencadenó una serie de acontecimientos que empeoraron aún más la ya comprometida situación española. Carlos IV de España abdicó el trono en favor de su hijo Fernando VII, el 19 de marzo de 1808, después de las revueltas de Aranjuez, y más tarde, el 5 de mayo de 1808, España se vio obligada a ceder el trono a Napoleón, quien nombró a su hermano, José I, como el nuevo rey de España. Esto provocó una reacción popular en España, conocida como la Guerra de la Independencia Española, que, tanto en España como en América, llevó a formar las comisiones regionales, que promovieron la lucha contra los invasores franceses con el fin de devolverla al legítimo monarca al trono. Sin embargo, muchas de estas comisiones fueron vistas con recelo por las autoridades españolas, temiendo que pudieran ser pro - francesas. Durante este período fueron importantes las acciones de Antonio Nariño en Bogotá (que había publicado la Declaración de Derechos Humanos y ciudadanos), el movimiento de Juan Picornell, la conspiración de Manuel Gual y José María España, y el fracaso militar de la expedición de Francisco de Miranda a Venezuela. El proceso de las guerras de independencia hispanoamericanas comenzó con la revolución de la Paz en 1809 en el Alto Perú y culminó con la ocupación de la fortaleza del Callao en 1826. En 1817 el General José de San Martín cruzó los Andes para derrotar a los realistas en Chile y posteriormente se dirigió a Lima, con el fin de atacar el centro del poder español. La expedición sufrió graves pérdidas debido a las situaciones extremas en las que tuvo que operar: la altura media de los picos ubicados entre 3 000 y 4.800 m, las enfermedades, la anchura media de las calles (a veces incluso solo 30 cm), la temperatura bajó entre -15 y -20 °C durante la noche hizo que, de los 5 400 hombres que formaban el ejército, más de 300 murieron en el camino. Solo llegaron 5.000 mulas de los 9.200 partidos, y 500 caballos de los 1.500 iniciales. Al mismo tiempo San Martín dirigió las 6 columnas que cruzaban las montañas en diferentes puntos, con el objetivo de confundir y dispersar las fuerzas realistas. Cuando llegó a Chile, el ejército patriota bajo el mando del propio San Martín, triunfó en la Batalla de Chacabuco. Con esta batalla comenzó a escribir la historia de la emancipación de América del Sur. Esta acción se complementará con acciones militares iniciadas por el libertador Simón Bolívar en el norte del continente, quien logró una victoria decisiva en la Batalla de Boyacá. Un acto indispensable para que Brasil emergiera como Estado nacional fue la creación, después de las Guerras Napoleónicas, de la capital en Río de Janeiro, elevándola así a la condición de Reino de Brasil, un reino en el Reino Unido de Portugal, Brasil y el Algarve (1807-1821). La disolución pacífica de este reino fue seguida por el Imperio de Brasil. La Independencia fue proclamada en 1822 por el Hijo del Rey de Portugal. Don Pedro I de Brasil estableció una monarquía constitucional hasta que la República fue proclamada en 1889. Durante el siglo XX, se establecieron varias dictaduras en América del Sur y muchos hombres fuertes llegaron al poder. Pero a finales de siglo la mayor parte del continente estaba gobernada en realidad por gobiernos elegidos democráticamente, aunque no en todos los casos se habían establecido instituciones de carácter duradero. El desarrollo económico de Argentina, Brasil y Uruguay contribuyó a principios del siglo XX a atraer a un gran número de inmigrantes, especialmente de Europa y Asia. La nueva ola migratoria solo afectó en menor medida al resto del continente, mientras que algunas zonas quedaron totalmente excluidas. El Canal de Panamá inaugurado en 1914 tuvo un impacto económico y social significativo en América del Sur. La guerra del Chaco (1932 – 1935) se libró entre Bolivia y Paraguay por el control del río Paraguay, terminando con la victoria de este último. Fue una guerra entre dos de los países que permanecieron entre los más pobres de América del Sur a lo largo del siglo XX. Durante la primera y la Segunda Guerras Mundiales, el continente se mantuvo a salvo de la ola destructiva que había azotado a Europa, Asia y África, lo que dio lugar a una nueva ola de migración de miles de refugiados. Con el fin del conflicto, el 30 de abril de 1948, se fundó la organización de los Estados Americanos en Bogotá. El 9 de abril, el líder popular Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado en Bogotá, lo que llevó a Colombia a un conflicto político que duró el resto del siglo. La Guerra Fría tuvo consecuencias significativas en suelo americano. En la primera mitad de 1960, la revolución comunista en Cuba, liderada por Fidel Castro y el che Guevara, dirigió la política del país hacia la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), convirtiéndose en un aliado incondicional a expensas de los intereses estratégicos de los Estados Unidos. Se estableció un bloqueo económico en la isla. Entre los años sesenta y setenta algunos gobiernos, en Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, fueron destituidos o derrocados por una serie de dictaduras no alineadas. Con el fin de la Guerra Fría, y con la caída del muro de Berlín, el continente ha visto salir del neoliberalismo, un conjunto de propuestas de política económica con énfasis en la libre circulación de capitales y la privatización de las empresas públicas. El Banco Mundial, la Organización Mundial del comercio y el Fondo Monetario Internacional (FMI) contribuyeron a esos procesos.

La economía Sudamericana se ha caracterizado en las últimas décadas por un bajo crecimiento y baja competitividad en comparación con los mercados emergentes mucho más dinámicos de China y la India. Sin embargo, desde 2004 se ha producido un enorme aumento del crecimiento del PIB y también de la competitividad. Existen enormes diferencias regionales y una marcada disparidad en la distribución de los ingresos. La mayor parte de la riqueza se concentra en manos de una minoría de la población, mientras que millones de personas experimentan niveles de privación que llegan, en casos extremos, a la pobreza absoluta. La brecha económica entre ricos y pobres, en la mayoría de las naciones de América del Sur, se considera más alta que el promedio de los países de otros continentes. En Venezuela, Paraguay, Bolivia y muchos otros países sudamericanos, el 20% de la población más rica posee más del 60% de la riqueza nacional, mientras que el 20% de la población más pobre posee menos del 5%. Esta realidad, sin embargo, no es homogénea en toda América del Sur: de hecho, hay un grupo de países llamados el "Cono Sur" (Argentina, sur de Brasil, Chile y Uruguay), que tienen indicadores socioeconómicos, las tasas más positivas y más altas de desarrollo humano, como para clasificarlos en la categoría de estados más desarrollados. En particular, Chile, Argentina y Uruguay son considerados como países plenamente desarrollados con bajas tasas de pobreza y medianos ingresos altos, y sus capitales son indicadores socioeconómicos muy similares a algunas ciudades europeas como Milán, Madrid y Lisboa. Brasil está incluido en el BRICS, que es el grupo de las cinco economías en desarrollo más grandes y "prometedoras" del mundo (junto con Rusia, India, China y Sudáfrica). Actualmente, los factores que obstaculizan el mayor crecimiento de la economía en América del Sur, y la expansión de sus productos en los mercados internacionales son la clase dominante que apoya el statu quo, la interferencia política de otros países occidentales y la menor competitividad de precios y en términos de productividad en comparación con sus principales competidores (especialmente China). La economía Sudamericana se divide entre la minería en la región amazónica y la agricultura en casi todos los países. La industrialización se encuentra en un nivel medio en varias regiones, aunque la presencia de grupos multinacionales es muy fuerte. Las regiones más ricas e industrializadas del continente son: primero, el estado de são Paulo, que tiene la economía más grande de América del Sur, donde se encuentra el principal centro financiero, y los principales polos tecnológicos (São Carlos, São José Dos Campos y Campinas) y el puerto más grande y más concurrido; el siguiente aspecto más importante de la zona industrial a lo largo del Río Paraná Entre Rosario y La Plata en Argentina, con Buenos Aires como (segundo puerto más grande y segunda ciudad más grande en términos de PIB) y por el estado brasileño de Río De Janeiro La extracción y exportación de petróleo es importante en Venezuela, tiene algunas de las reservas más grandes del mundo, en Argentina y en el océano Atlántico con vistas a Río de Janeiro. Bolivia se distingue por la producción de gas natural. Después de Brasil, Argentina representa la segunda economía más grande en términos de PIB en América del Sur. Según datos del Banco Mundial, en 2007 cinco países se ubicaron entre los cincuenta primeros en términos de PIB (nominal): Brasil, Argentina, Venezuela, Colombia y Chile. Si se compara el PIB nominal, los países con una moneda devaluada frente al dólar parecen ser menos productivos. Por esta razón, también se utiliza la comparación con la paridad del poder adquisitivo (PPA). Entre los países con el PIB per cápita (PPA) más alto, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Argentina es el único país sudamericano en el top 50, seguido de Chile, Uruguay, Brasil y Venezuela. Debido a una tasa de inflación históricamente alta en casi todos los países de América del Sur, se registran altas tasas de interés, lo que resulta en bajos niveles de inversión. Las tasas de interés suelen ser de dos dígitos. La excepción es Chile, que cuenta con una estabilidad económica decente con tasas de interés de un dígito. Solo Argentina y Brasil forman parte del G20 (el grupo de los países más industrializados y emergentes), mientras que solo Brasil forma parte del G8+5 (los países más industrializados del planeta y los más influyentes). Las principales ciudades de América del Sur incluyen Sao Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Santiago de Chile, Lima, Caracas, Quito y Bogotá. La Unasud tiene previsto crear una zona de libre comercio que unirá a las dos comunidades existentes, el Mercosur y la Comunidad Andina. Los cuatro países con la agricultura más grande de América del Sur son Brasil, Argentina, Chile y Colombia : Brasil es el mayor exportador mundial de carne de pollo : 3.77 millones de toneladas en 2019. El país es el propietario del segundo rebaño de ganado más grande del mundo, el 22,2% del rebaño Mundial. El país fue el segundo mayor productor de carne de res en 2019, responsable del 15,4% de la producción mundial. También fue el tercer mayor productor de leche del mundo en 2018. Este año el país produjo 35,1 mil millones de litros. En 2019, Brasil fue el cuarto productor de carne de cerdo más grande del mundo, con casi 4 millones de toneladas. En 2018, Argentina fue el cuarto mayor productor de carne del mundo, con una producción de 3 millones de toneladas (solo después de Estados Unidos, Brasil y China). Uruguay es también un importante productor de carne. En 2018 produjo 589 mil toneladas de carne de res. En la producción de carne de pollo, Argentina se encuentra entre los 15 mayores productores del mundo y Perú y Colombia entre los 20 mayores. En la producción de carne, Colombia es uno de los 20 mayores productores del mundo. En la producción de miel, Argentina se encuentra entre los 5 mayores productores del mundo y Brasil entre los 15 mayores. En términos de producción de leche de Vaca, Argentina se encuentra entre los 20 mayores productores del mundo. Chile aporta alrededor de un tercio de la producción mundial de cobre. En 2018, Perú fue el segundo mayor productor mundial de plata y cobre y el sexto mayor productor de oro (los 3 metales que generan más valor), además de " ser el tercer mayor productor mundial de zinc y estaño y el cuarto de plomo. Brasil es el segundo mayor exportador mundial de mineral de hierro, posee el 98% de las reservas conocidas de niobio en el mundo y es uno de los 5 mayores productores mundiales de bauxita, manganeso y estaño. Bolivia es el quinto productor mundial de estaño, el séptimo productor mundial de plata y el octavo productor mundial de zinc. En la producción de petróleo, Brasil fue el décimo productor mundial de petróleo en 2019, con 2,8 millones de barriles / día. En vigésimo primer lugar Venezuela, con 877 mil barriles / día, Colombia a 22º con 886 mil barriles / día, Ecuador a 28º con 531 mil barriles / día y Argentina. 29 con 507 mil barriles / día. Como Venezuela y Ecuador consumen poco petróleo y exportan la mayor parte de su producción, forman parte de la OPEP. Venezuela registró un fuerte descenso en la producción después de 2015 (donde produjo 2,5 millones de barriles / día), cayendo en 2016 a 2,2 millones, en 2017 a 2 millones, en 2018 a 1,4 millones y en 2019 a 877 mil, debido a la falta de inversión. En la lista de destinos turísticos del mundo, en 2018, Argentina fue el 47 país más visitado, con 6, 9 millones de turistas internacionales (e ingresos) para 5 a us billion 5 mil millones); Brasil fue el 48 más visitado con 6, 6 millones de turistas (e ingresos) para 5 a us billion 9 mil millones); y Chile (53 ° lugar con 5, 7 millones de turistas (y un ingreso de 2, $ 9 mil millones); Perú, en posición 60 4, 4 millones de turistas (y un ingresos de 3,9 mil millones de dólares); Colombia 65 ° con 3,8 millones de turistas (e ingresos de 5,5 mil millones de dólares); Uruguay 69 ° con 3,4 millones de turistas (y un ingreso de 2,3 mil millones de dólares) En la producción de gas natural, en 2018, Argentina produjo 1. 524 bcf (mil millones de pies cúbicos), Venezuela 946, Brasil 877, Bolivia 617, Perú 451, Colombia 379. Tenga en cuenta que el número de turistas no siempre refleja la cantidad monetaria que el país recibe del turismo. Algunos países realizan Turismo de mayor nivel, obteniendo mayores beneficios. El turismo en América del Sur todavía está poco evolucionado: en Europa, por ejemplo, los países obtienen valores turísticos anuales como 73,7 mil millones de dólares (España), recibiendo 82,7 millones de turistas o 67,3 mil millones de dólares (Francia) recibiendo 89,4 millones de turistas. Mientras que Europa recibió 710 millones de turistas en 2018, Asia 347 millones y América del Norte 142,2 millones, América del Sur solo 37 millones, América Central 10,8 millones y el Caribe 25,7 millones. El Banco Mundial enumera anualmente los principales países productores según el valor total de la producción. Según la lista de 2019, Brasil tiene la decimotercera industria más valiosa del mundo (173, 6 mil millones), Venezuela a la trigésima (58, 2 mil millones de dólares, que dependen del petróleo para obtener este valor), Argentina 31-la mayor (5 57, 7 mil millones), Colombia La 46 más grande (3 35, 4 mil millones), Perú la 50 más grande (2 28, 7 mil millones) y Chile 51 más grande (Chile 28, 3 mil millones). En América del Sur, pocos países obtienen una proyección en la actividad industrial: Brasil, Argentina y, menos prominentemente, Chile. Iniciada tarde, la industrialización de estos países recibió un gran impulso a partir de la Segunda Guerra Mundial: esto impidió que los países beligerantes compraran los productos que estaban acostumbrados a importar y exportar lo que producían. Luego, beneficiándose de la abundancia de materias primas locales, los bajos salarios pagados a la fuerza laboral y una cierta especialización traída por los inmigrantes, países como Brasil y Argentina, así como Venezuela, Chile, Colombia y Perú, pudieron implementar grandes parques industriales. En general, en estos países hay industrias que requieren poco capital y tecnología simple para su instalación, como la industria alimentaria y Textil. Industrias Básicas (acero, etc.), así como las industrias metalúrgicas y mecánicas también se destacan. Los parques industriales de Brasil, Argentina y Chile, sin embargo, presentan una diversidad y refinamiento mucho mayor, produciendo artículos tecnológicos avanzados. En el resto de los países sudamericanos predominan las Industrias Primarias de procesamiento de Exportaciones. Brasil es el líder industrial en América del Sur. En la industria alimentaria, en 2019, Brasil fue el segundo mayor exportador de alimentos procesados del mundo. En 2016, el país fue el 2º productor de celulosa en el mundo y el 8º productor de papel. En la industria del calzado, en 2019, Brasil ocupó el 4º lugar entre los fabricantes mundiales. En 2019, el país fue el 8º fabricante de vehículos y el 9º fabricante de acero en el mundo. En 2018, la industria química de Brasil ocupó el puesto 8 en el mundo. En la industria textil, Brasil, aunque en 2013 estaba entre los 5 mayores productores del mundo, está poco integrado en el comercio mundial. En el sector de la aviación, Brasil cuenta con Embraer, el tercer mayor fabricante de aviones del mundo, solo por detrás de Boeing y Airbus.

El transporte en América del Sur se realiza básicamente en modo carretera, el más desarrollado de la región. También hay una infraestructura considerable de puertos y aeropuertos. El sector ferroviario y fluvial, aunque tiene potencial, suele tratarse de forma secundaria. Brasil tiene más de 1,7 millones de kilómetros de carreteras, de los cuales 215. 000 km pavimentados y unos 14. 000 km carreteras divididas. Las dos carreteras más importantes del país son la BR - 101 y la BR-116. Argentina tiene más de 600. 000 km de carreteras, de los cuales unos 70. 000 km están pavimentados y unos 2. 500 km Son carreteras divididas. Las tres carreteras más importantes del país son la Ruta 9, La Ruta 7 y la Ruta 14. Colombia tiene alrededor de 210. 000 km de carreteras y alrededor de 2. 300 km se dividen en autopistas. Chile tiene alrededor de 82. 000 km de carreteras, 20. 000 de los cuales están pavimentados y alrededor de 2. 000 km son caminos divididos. La carretera más importante del país es la Ruta 5 (Panamericana) en América del Sur, estos 4 países tienen la mejor infraestructura vial y el mayor número de carreteras de doble carril. Debido a la Cordillera de los Andes, el río Amazonas y la selva amazónica, siempre ha habido dificultades para implementar carreteras transcontinentales o bioceánicas. Prácticamente la única ruta que existía era la que conectaba Brasil con Buenos Aires, Argentina y luego con Santiago, Chile. Sin embargo, en los últimos años, con el esfuerzo conjunto de los países, han comenzado a surgir nuevas rutas, como Brasil - Perú (Carretera Interoceánica), y una nueva carretera entre Brasil, Paraguay, El Norte de Argentina y el norte de Chile (Corredor Bioceánico). Hay más de 2. 000 aeropuertos en Brasil. El país tiene el segundo mayor número de aeropuertos del mundo, solo detrás de los Estados Unidos. El aeropuerto de Sao Paulo-Guarulhos, ubicado en la región metropolitana de Sao Paulo, es el más grande y concurrido del país: el aeropuerto conecta Sao Paulo con prácticamente todas las principales ciudades del mundo. Brasil cuenta con 44 aeropuertos internacionales, como Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte, Porto Alegre, Florianópolis, Cuiabá, Salvador, Recife, Fortaleza, Belém y Manaus, entre otros. Argentina cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Buenos Aires, Córdoba, Bariloche, Mendoza, Salta, Puerto Iguazú, Neuquén y Usuhaia, entre otros. Chile cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Santiago, Antofagasta, Puerto Montt, Punta Arenas e Iquique, entre otros. Colombia cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Bogotá, Medellín, Cartagena, Cali y Barranquilla, entre otros. Perú cuenta con importantes aeropuertos internacionales como Lima, Cuzco y Arequipa. Otros aeropuertos importantes son los de las capitales de Uruguay (Montevideo), Paraguay (Asunción), Bolivia (La Paz) y Ecuador (Quito). Los 10 aeropuertos más concurridos de América del Sur en 2017 fueron: São Paulo - Guarulhos (Brasil), Bogotá (Colombia), São Paulo - Congonhas (Brasil), Santiago (Chile), Lima (Perú), Brasilia (Brasil), Río de Janeiro. (Brasil), Buenos Aires - Aeroparque (Argentina), Buenos Aires - Ezeiza (Argentina) y Minas Gerais (Brasil). En relación con los puertos, Brasil tiene algunos de los puertos más concurridos de América del Sur, como el puerto de Santos, el puerto de Río de Janeiro, el puerto de Paranaguá, el puerto de Itajaí, el puerto de Río Grande y el puerto de Suape. Argentina cuenta con puertos como el puerto de Buenos Aires y el puerto de Rosario. Chile cuenta con importantes puertos en Valparaíso, Caldera, Mejillones, Antofagasta, Iquique, Arica y Puerto Montt. Colombia cuenta con importantes puertos como Buenaventura y Bahía de Cartagena. Perú cuenta con importantes puertos en Callao, Ilo y Matarani. Los 15 puertos más activos de América del Sur son: el puerto de Santos (Brasil), el puerto de Bahía de Cartagena (Colombia), Callao (Perú), Guayaquil (Ecuador), Buenos Aires (Argentina), San Antonio (Chile), Buenaventura (Colombia), Itajaí (Brasil), Valparaíso (Chile), Montevideo (Uruguay), Paranaguá (Brasil), Río Grande (Brasil), São Francisco do Sul (Brasil), Manaus (Brasil) y Coronel (Chile). La red ferroviaria brasileña tiene una extensión de alrededor de 30. 000 kilómetros. Básicamente se utiliza para el transporte de minerales. El ferrocarril Argentino la red, con 47. 000 km de carreteras, fue una de las más grandes del mundo y sigue siendo la más larga de América Latina. Tenía unos 100. 000 km de rieles, pero el levantamiento de las vías y el énfasis puesto en el transporte motorizado lo redujeron gradualmente. Tiene cuatro rutas diferentes y conexiones internacionales con Paraguay, Bolivia, Chile, Brasil y Uruguay. Chile tiene casi 7. 000 km de vías férreas, con conexiones a Argentina, Bolivia y Perú. Colombia tiene solo 3. 500 km de vías férreas. Entre las principales rutas navegables brasileñas, se destacan dos: la Hidrovía Paraná - Tieté (que tiene una longitud de 2. 400 km, 1. 600 en el río Paraná y 800 km En el río Tietê, y lamió la producción agrícola por los estados de Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Goiás y parte de Rondônia, Tocantins y Minas Gerais) y el curso de agua Solimões-Amazonas (tiene dos secciones: Solimões, que van desde Tabatinga a Manaus, con unos 1600 km, y Amazonas, que se extiende desde Manaus a Belém, con 1650 km. Casi todo el transporte de pasajeros desde la llanura amazónica se lleva a cabo por esta vía fluvial, además de prácticamente todo el transporte de mercancías que va a los principales centros regionales de Belém y Manaus). En el Brasil, este transporte todavía está infrautilizado: las secciones más importantes de las vías navegables interiores, desde un punto de vista económico, se encuentran en el sudeste y el sur del país. Su pleno aprovechamiento aún depende de la construcción de esclusas, grandes obras de dragado y, principalmente, puertos que permitan la integración intermodal. En Argentina, la red de vías fluviales está formada por los Ríos La Plata, Paraná, Paraguay y Uruguay. Los principales puertos fluviales son Zárate y Campana. El puerto de Buenos Aires es históricamente el PRIMERO en importancia individual, pero el área conocida como río arriba, que se extiende por 67 km de la porción de Santa Fe del Río Paraná, reúne a 17 puertos que concentran el 50% de las exportaciones totales del país.

El gobierno brasileño se ha embarcado en un ambicioso programa para reducir la dependencia del petróleo importado. Las importaciones representaban anteriormente más del 70% de las necesidades de petróleo del país, pero Brasil se volvió autosuficiente en términos de petróleo en 2006-2007. Brasil fue el décimo productor de petróleo del mundo en 2019, con 2,8 millones de barriles / día. La producción logra satisfacer la demanda del país. a principios de 2020, en la producción de petróleo y gas natural, el país superó por primera vez los 4 millones de barriles de equivalente de petróleo por día. En enero de este año, se extrajeron 3.168 millones de barriles de petróleo por día y 138.753 millones de metros cúbicos de gas natural. Brasil es uno de los principales productores mundiales de energía hidroeléctrica. En 2019, Brasil contaba con 217 centrales hidroeléctricas en operación, con una capacidad instalada de 98. 581 MW, 60, 16% de la producción de energía del país. En la producción total de electricidad, en 2019 Brasil llegó a 170. 000 MW de capacidad instalada, más del 75% de fuentes renovables (la mayoría, hidroeléctricas). En 2013, la región sureste utilizó alrededor del 50% de la carga del Sistema Nacional Integrado (SIN), siendo la principal región consumidora de energía en el país. La capacidad instalada de generación de energía en la región era de casi 42. 500 MW, que representan alrededor de un tercio de la capacidad de generación de Brasil. La generación hidroeléctrica representó el 58% de la capacidad instalada de la región, y el 42% restante correspondió sustancialmente a la generación termoeléctrica. Sao Paulo representó el 40% de esta capacidad; Minas Gerais alrededor del 25%; Río De Janeiro el 13,3%; y Espírito Santo representó el resto. La región Sur posee la Represa de Itaipú, que fue la central hidroeléctrica más grande del mundo durante varios años, hasta la inauguración de la Represa de las Tres Gargantas en China. Sigue siendo la segunda central hidroeléctrica más grande del mundo. Brasil es copropietario de la planta Itaipú con Paraguay : la represa está ubicada en el río Paraná, en la frontera entre países. Tiene una capacidad de generación instalada de 14 GW para 20 unidades de generación de 700 MW cada una. La región norte tiene grandes centrales hidroeléctricas, como la presa de Belo Monte y la presa de Tucuruí, que producen gran parte de la energía nacional. El potencial hidroeléctrico de Brasil aún no ha sido plenamente explotado, por lo que el país todavía tiene la capacidad de construir varias plantas de energía renovable en su territorio. En 2019, se estimó que el país tenía un potencial de generación de energía eólica estimado de aproximadamente 522 GW (esto, solo en tierra), suficiente energía para satisfacer el triple de la demanda actual del país. En septiembre de 2020, según la ONS, la capacidad instalada total de la energía eólica fue de 16,3 GW, con un factor de capacidad promedio del 58%. Mientras que el promedio mundial de los factores de capacidad de producción eólica es del 24,7%, hay áreas en el norte de Brasil, especialmente en el estado de Bahía, donde algunos parques eólicos registran factores de capacidad promedio superiores al 60%; el factor de capacidad promedio en la región Noreste es del 45% en la costa y del 49% en el interior. En 2019 la energía eólica representó el 9% de la energía generada en el país. La energía Nuclear representa alrededor del 4% de la electricidad de Brasil. El monopolio de la generación de energía nuclear es propiedad de Eletronuclear (Eletrobrás Eletronuclear S / a), una filial de propiedad absoluta de Eletrobrás. La energía Nuclear es producida por dos reactores en Angra. Se encuentra en la central nuclear Almirante Albertovaro Alberto (CNAAA) en Praia de Itaorna en Angra dos Reis, Río de Janeiro. Consta de dos reactores de agua a presión, Angra I, con una capacidad de 657 MW, conectados a la red eléctrica en 1982, y Angra II, con una capacidad de 1. 350 MW, conectados en 2000. Un tercer reactor, Angra III, con una potencia esperada de 1. 350 MW, deben estar terminados. A partir de septiembre de 2020, según la ONS, la capacidad total instalada de energía solar fotovoltaica fue de 6,9 GW, con un factor de capacidad promedio del 23%. Algunos de los estados brasileños más irradiados son MG (" Minas Gerais ") , BA (" Bahía ") y GO (Goiás), que en realidad tienen registros mundiales de irradiación. En 2019, la energía solar representó el 1,27% de la energía generada en el país.

América del Sur

Regiones geográficas

El Dorado

El indio Dorado es un lugar legendario donde habría inmensas cantidades de oro y piedras preciosas, así como conocimientos esotéricos muy antiguos. En este luga...

Demerara

Demerara es una región en América del Sur que fue inicialmente una colonia holandesa y más tarde fue conquistada y transferida al Imperio británico en 1796 y 18...

Lugares míticos y legendarios

Colonias holandesas

El colonialismo holandés en América

Historia de Guyana

Esta página se basa en el artículo de Wikipedia: Fuente, Autores, Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual.
This page is based on the Wikipedia article: Source, Authors, Creative Commons Attribution-ShareAlike License.
contactos
Política de privacidad , Descargos de responsabilidad